El otorgamiento no es lo que piensas que es

El otorgamiento real no es como el otorgamiento en nuestro mundo, que puede suceder incluso en contra de nuestra voluntad-por miedo o por otra razón. Eso no es otorgamiento. Otorgamiento es cuando no tengo ningún beneficio personal ni satisfacción. Una madre cuida a su bebé porque está en su naturaleza y recibe contento por ello. Pero no es el otorgamiento que discute la ciencia de la Cabalá. El otorgamiento espiritual no me trae ninguna recompensa, ninguna satisfacción material, todo es para  la persona a la que quiero otorgarle. 

Si realmente pensamos en ello, entenderemos lo lejos que estamos del verdadero otorgamiento y la vasta distancia que nos separa. Sentir los límites del otorgamiento e intentar seguir impulsándolo más y más cada vez, es benéfico. Por lo tanto, con la plegaria y el esfuerzo, en el trabajo en un grupo y con el ejemplos mostrados por los amigos, avanzaremos y extraemos el otorgamiento de nuestro interior. Obviamente es muy complicado, pero si hacemos el esfuerzo, la Luz que reforma vendrá y nos ayudará. 

Es todo un proceso porque recibimos un nuevo deseo espiritual. En el mundo corporal, entendemos el otorgamiento en relación a nuestros seres queridos, por miedo, por deber, es decir, por motivos egoístas. Sin embargo, con esos ejemplos, podemos trazar paralelos con el deseo de otorgar que es independiente de nuestro estado, el cual está alejado de nuestro deseo de disfrutar.1

El ejercicio de expandir los límites del otorgamiento es el trabajo de la decena dinámica, que continúa expandiéndose y contrayéndose. Así, podemos controlar nosotros mismos los límites del otorgamiento: ya sea para expandirlos o para contraerlos. Le otorgamos al Creador, al grupo cabalístico mundial y al Creador. Debemos intentar reunirlos, eso es llamado “Israel, la Torá y el Creador son uno”. 

El Creador sólo puede ser encontrado dentro de la vasija (Kli) espiritual y para crear un Kli, debemos integrarnos plenamente en nuestros amigos y sentirnos como un todo. Al grado en que desaparecemos dentro del Kli, comenzamos a hacer la transición de sentirnos nosotros mismos, a sentir al grupo y de sentir el grupo, a sentir al Creador.2

El otorgamiento en nuestro mundo tiene lugar para satisfacer mi deseo, como una madre cuidando a su bebé. Puede ser una leona, una mujer o un ave, cada madre cuida a su pequeño porque es su naturaleza hacerlo. Pero nosotros debemos sentir que las personas más distantes se convertirán en nuestros amigos más cercanos. La naturaleza no nos obligará a amarlos, sólo nos da ejemplo de cómo preocuparnos por todo el Kli, de manera que, a partir de ahí, cuidemos al Creador. Intento obtener el deseo de otorgar aunque no tengo ningún deseo de que se vuelva mi necesidad más intrínseca, como en los ejemplos de este mundo y que no me permita descansar.3

Este mundo nos da la habilidad de llevar a cabo acciones físicas contra nuestra voluntad. No quiero trabajar, pero me siento avergonzado ante otros y voy a trabajar. Cuando, comienzo a trabajar, veo el ejemplo de otros y me inspiro. Quiero ser como ellos para yo también ser respetado. Todo está basado en motivos egoístas; el mundo entero opera de esa manera. Pero si soy parte de una sociedad que aspira a una meta espiritual, entonces somos influidos por la fuerza superior que brilla en nosotros y nos cambia. 

Ya sea que lo quiera o no, comienzo a pensar en el otorgamiento, la unidad, el propósito de la vida y la meta de la creación. Al cambiar la estructura de la sociedad, podemos llegar a un nuevo nivel de existencia. Al involucrarme en la sociedad con simples acciones físicas, puedo elevarme al grado espiritual. Pues recibo la importancia de la meta, unidad y los esfuerzos. 

Todo gracias a que la fuerza superior habita dentro de esta sociedad. El Creador. a propósito reunió a aquellos con chispas de espiritualidad en sus almas, personas que tienen el punto en el corazón. Por lo tanto, incluso si nos unimos por un trabajo físico con propósitos materiales, egoístas, la Luz superior comienza a afectarnos y a cambiarnos de tal manera, que comenzamos a sentir placer al unirnos y acercarnos a la meta espiritual. Y en cada nivel cambiamos nuestros conceptos materiales previos acerca del logro y los convertimos en conceptos más espirituales.4

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 13/oct/19, Preparación para el Congreso de Europa
1 minuto 0:20
2 minuto 6:30
3 minuto 9:20
4 minuto 13:54

Material relacionado:
La fuerza de otorgamiento que nos vincula
El alma es el atributo de otorgamiento y sin ella somos como animales
Otorgamiento y recepción: un conflicto en todos los niveles

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta