¿Para qué me estoy esforzando?

El hombre pasa por varias etapas con respecto a sus esfuerzos para estudiar la ciencia de la Cabalá y sus resultados. Al principio, inevitablemente me relacionaré con mis estudios de acuerdo con las reglas a las que estoy acostumbrado en el mundo corporal; es decir, quiero obtener comprensión de mis estudios y recompensa de mis esfuerzos. Nosotros no podemos imaginarnos otra manera porque así es como operamos.

A medida que pasa el tiempo, me desilusionó con el camino, al ver que pasan años y no hay resultados a la vista. Estudié muchas fuentes; los artículos, «Prefacio a la Sabiduría de la Cabalá«, Talmud Eser Sefirot (Estudio de las diez Sefirot) El libro del Zohar, trabajé en un grupo, pero todavía no entiendo cuál debería ser el resultado correcto.  No evalúo mis cambios en relación con el otorgamiento, en mi actitud hacia mis amigos o en una conexión más cercana con ellos, es decir, los indicadores externos de la corrección de nuestros deseos rotos, que necesitamos conectar. En cambio, busco ganancias personales que la naturaleza egoísta me obliga a buscar.

Incluso si estoy de acuerdo en que debemos conectarnos, mi preocupación principal sigue siendo mi logro personal: quiero revelar la espiritualidad, conocerla y comprenderla, verla y sentirla; ¡todo se trata de mi!

Aquí, se necesita un gran esfuerzo para alcanzar un verdadero cálculo. Desde la amargura y la desilusión, la oscuridad y la incomprensión de lo que me está sucediendo, empiezo a hacer el cálculo correcto, adivinando que el objetivo no es alcanzar, sino adquirir la propiedad de otorgamiento, el deseo de conectarme con los demás y el amor.

Cuando cambio el propósito de mi trabajo, empiezo a avanzar hacia una oración, formo correctamente mi solicitud al Creador. Si busco adquirir conocimiento, sabiduría y éxito, como es costumbre en nuestro mundo, entonces, todo depende de mis esfuerzos. Cuanto más inteligente sea, más tiempo dedico al trabajo, más éxito tendré.  Pero si cambio mi meta de material a espiritual y quiero transformarme de receptor a otorgante, entonces el resultado no depende de lo que haga en este mundo, sino de cómo me afecta la Luz superior.

Este es un enfoque totalmente diferente. Por lo tanto, controlo mi orgullo y hago todo lo que el grupo requiere de mí. Porque no tengo otra opción—esta es la única forma en que se puede atraer la Luz que reforma. Sólo con una oración puedo atraer la Luz superior hacia mí mismo y transformarme verdaderamente.1

Si llegas a las lecciones, participas en la difusión y en el trabajo grupal, enseñas y todavía sientes que cada día pierdes fuerza, en riesgo de separarte por completo, comienzas a criticar este camino. Pero el hecho es que no te estás evaluando correctamente. Sientes como si estuvieras cayendo todos los días, pero tal vez, en realidad estás ascendiendo. Todo depende de cómo se midas. Estás indignado por no recibir la sensación, el logro, la comprensión. Investigas tus deseos egoístas y no ves ninguna satisfacción en ellos ¿por qué sientes que es una pérdida y no una ganancia?

Este es un gran éxito, porque pasó otro día y no recibí nada por mi egoísmo y otro día y otro. Y habrá muchos días más como este ¿con qué fin? ¿qué trato de lograr? Quiero llegar a la desesperación por estar equivocado y no debería entenderlo en lo absoluto.

Debo alcanzar la desilusión total en los cálculos que he hecho en mi deseo de disfrutar ¿cómo puedo encontrar algo espiritual allí? El hecho de que con cada día veo un cero cada vez más grande, esa es la ayuda de arriba. Así es como el Creador me muestra que mi camino es el equivocado. Como si me estuviera diciendo: «Puedes seguir intentando todo lo que quieras, pero no lograrás nada hasta que estés completamente decepcionado».

Tengo que pensar cuidadosamente: trabajo con deseo de recibir, pero no adquiero espiritualidad ¿cuál es la recompensa espiritual que trato de recibir? Una recompensa espiritual es el amor por el otro, hasta el punto de amar al Creador, otorgar, salir de mi mismo ¿es esto por lo que me estoy esforzando? Si no, ¿qué éxito puedo esperar?

Necesito decidir si quiero esa recompensa. Si es así, debo pedirle al Creador que cambie mi deseo por mí mismo, que sea un dador como Él, que ame a los demás, que me conecte con los demás. Sólo entonces me doy cuenta de que nunca me he sentido más alejado de este objetivo.

Miro a los amigos que me rodean y me doy cuenta de que están infinitamente lejos de mí, como si estuvieran en otro universo. Solía sentirlos un poco antes, pero ahora no puedo sentirlos en absoluto, como si no fueran personas sino fantasmas. Resulta que ya veo mi estado deseado y mi estado actual. Debo elevar la importancia de la espiritualidad. No importa si me gusta este estado o no, es muy importante.

Para esto, me esfuerzo para escuchar a mis amigos que me aseguran la importancia de la espiritualidad y les digo lo mismo. La verdad es que no tengo idea de qué es y no siento ninguna importancia en ello ¿quién en este mundo le da importancia a amar a su vecino? ¿tenemos respeto por esos ideales? No queda ninguno en nuestro tiempo.

Hace mucho tiempo hubo humanistas que propagaron el amor por los animales, las personas y la naturaleza. Pero hoy vemos ganancias financieras o políticas detrás de todos esos llamados. Tenemos que trabajar para hacer de la espiritualidad una meta importante para nosotros. Cuanto más me lo digan mis amigos, más lo absorberé y lo sentiré como realmente importante. No puedo descuidar lo que es importante para los demás. Si mi entorno valora la cualidad de otorgamiento, yo también valoraré el mundo espiritual que opera sobre la base del otorgamiento.

Es otro reino, el anti-mundo que se rige por la ley de otorgamiento y tengo que acercarme a él.

Nunca podemos usar nuestros deseos egoístas; mente, sentimientos y racionalismo para medir la espiritualidad. Existe por encima de nosotros. Si le lees un libro ingenioso a un gato, por mil veces, el gato no se volverá más sabio. Pero somos susceptibles a la Luz que reforma, que le da al hombre deseos adicionales. Uno comienza a sentir espiritualidad en estos nuevos deseos.

Así que, vamos a calmarnos y pensar en cómo atraer la Luz. Este es el punto y para esto debemos conectarnos con nuestros amigos. Puede que no quiera, puede que no ame a mis amigos, pero no hay otra opción: si hago un esfuerzo por superar mi rechazo, atraeré la Luz que reforma y triunfaré.2

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá del 8/oct/19, Escritos de Rabash, Artículo 33 «Los delincuentes de Israel» (1985)

1 minuto 21:45

2 minuto 30:45

Material relacionado:
Sin intención no hay resultado
En la conexión entre nosotros
Revelando la conexión entre todas las cosas

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta