Rosh Hashaná: buscando un líder del pueblo judío

The Times of Israel publicó mi nuevo artículo «Rosh Hashaná: buscando un líder del pueblo judío«

El caos político en Israel tras las elecciones no es ninguna sorpresa. El empate técnico entre los dos principales partidos israelíes y la feroz negociación para formar una coalición capaz de gobernar el país revela la gran división dentro de la sociedad de Israel.

¿Por qué debería importarle esto a un judío en Manhattan, París o Buenos Aires? ¿Por qué esta situación debería ser motivo de preocupación en el Año Nuevo judío?

La celebración de Rosh Hashaná –el comienzo o la «cabeza» del año– es el momento para reflexionar como judíos sobre nuestra conexión como pueblo, independientemente del lugar donde se encuentre nuestra mesa festiva. Actualmente estamos experimentando una oleada de odio contra los judíos e Israel que no nos dará tregua ni lugar para conjeturas a posteriori.

Ahora más que nunca, es preciso que el liderazgo de Israel sea también una guía para todo el pueblo judío, fomentando la unidad –tanto en la tierra de Israel como en la diáspora judía– para paliar la gran división entre las dos comunidades.

En los últimos años, los jóvenes judíos estadounidenses han experimentado una creciente pérdida de identidad judía y una mayor indiferencia hacia Israel como patria ancestral del pueblo judío.

Las presiones internas y externas a las que cada día nos enfrentamos como judíos en todas partes del mundo agudizan la sensación de urgencia para que resolvamos nuestras divisiones. Lo que sucede en Israel debe ser de incumbencia para todos los judíos porque, aunque no siempre es evidente para nosotros, compartimos un destino común, un vínculo invisible a la vez que indivisible.

Darse cuenta de esta indivisibilidad y trabajar en pro de la unidad debería ser la máxima prioridad del pueblo judío si quiere tener la fuerza para hacer frente a las amenazas existenciales de hoy. Nuestros enemigos no hacen distinción entre tú y yo, entre izquierdistas y derechistas, entre religiosos y seculares, entre un judío israelí y un judío estadounidense.

En consecuencia, tenemos que estar uno al lado del otro: como uno.

5.880 años para levantar el asedio

Durante este año, los judíos de todo el mundo se han sentido menos seguros. Los tiroteos mortales en sinagogas en Pittsburg y Poway encendieron todas las alarmas en relación al terrorismo antisemita, que puede desatarse en cualquier momento en el seno de la sociedad estadounidense.

Las grandes ciudades de los Estados Unidos también han experimentado un fuerte aumento de los ataques violentos contra judíos. El Departamento de Policía de Nueva York registró 184 delitos de odio a finales de junio contra 110 judíos. El número de incidentes prácticamente se duplicó en comparación con 2018. En cambio, los delitos comunes en la ciudad disminuyeron hasta un mínimo histórico.

En Europa, el 89% de los judíos siente que el antisemitismo ha aumentado en su país durante la última década, y un porcentaje similar cree que es un problema grave. Mientras tanto, los boicots económicos, académicos y culturales contra Israel, conocidos como BDS, se están extendiendo por todo el mundo.

Por lo tanto, quien sea que gobierne el país debería comprender que un Israel más débil y una brecha cada vez mayor entre Israel y la diáspora judía solo provocará un aumento del antisemitismo por todo el mundo y mayores amenazas para nosotros. Como la realidad nos ha enseñado una y otra vez –y como demuestra la historia– cuando estamos divididos, nuestros enemigos se levantan contra nosotros. Y ahora que nos aproximamos al nuevo año, debemos prepararnos para, de una vez por todas, revertir ese destino para siempre.

Un cambio para mejor

Rosh Hashaná proviene de las palabras hebreas «Rosh Hashinuy» (el comienzo del cambio). Simboliza nuestra aspiración de adquirir valores más elevados: la benevolencia, la solidaridad y la preocupación de unos por otros. Todas las fiestas judías representan hitos en nuestro camino de transformación desde la inclinación al mal –es decir, el egoísmo– hacia el altruismo: «ama a tu prójimo como a ti mismo».

La tradición de Rosh Hashaná de comer la cabeza del pescado simboliza nuestra decisión de ir en cabeza y no ir a la cola, siendo nuestros propios guías y llevando a todos hacia la unidad.

La granada que servimos en esta época del año –con sus tantas semillas jugosas– nos recuerda que nosotros también somos como semillas y que es hora de que maduremos espiritualmente a través de la unidad. Las semillas también representan nuestros deseos egoístas, los cuales queremos llegar a utilizar de manera más equilibrada –en beneficio de los demás en lugar de egoístamente– realizando nuestras aspiraciones a través de nuestras muchas contribuciones a la sociedad.

El significado de la manzana que comemos en Rosh Hashaná es la «transgresión» primordial del egocentrismo. La sumergimos en miel para simbolizar su endulzamiento (su corrección) a través de una restablecida preocupación por los demás. Para lograr ese estado y reavivar nuestro amor fraternal, tenemos que elevarnos por encima de nuestro egoísmo equilibrándolo con su fuerza opuesta –el altruismo– y estableciendo unas conexiones positivas entre nosotros.

La cabeza, no la cola

Analicemos más a fondo el simbolismo de la cabeza del pez en las costumbres judías del Año Nuevo. Israel y la diáspora judía necesitan un liderazgo que también cuide de nuestra generación más joven, que está perdiendo el apego a sus tradiciones.

¿Qué tipo de acciones deberían tomarse para este fin? En primer lugar, debe establecerse un marco educativo que explique las siguientes preguntas esenciales:

  •  ¿Qué significa ser judío? Ser alguien que trabaja para unir las partes separadas de la humanidad en un mismo todo. 
  • ¿Quién es Israel? Aquellos que encarnan el significado de Yashar-Kel: aquellos que quieren ir «directos hacia el Creador» como la fuerza unificadora de la realidad. 
  • ¿Qué es la tierra de Israel? Es el camino de ese propósito común entre nosotros. 
  • ¿Cuál es el rol del pueblo judío? Ser «una luz para las naciones», es decir, proporcionar un ejemplo de unidad al mundo entero. 

Debemos trabajar en estrecha colaboración con los representantes judíos a nivel mundial, incluso si sus opiniones son radicalmente opuestas, y tener en cuenta su perspectiva en los procesos políticos que tienen lugar en Israel. Es esencial que encontremos un lenguaje común y que trabajemos unos con otros en apoyo mutuo (Arvut). 

El liderazgo que Israel necesita es el que muestre cuán crucial es para todos –sin excepción– la conexión: ser como «un solo hombre con un solo corazón» y proporcionar al mundo la clave para alcanzar dicha unidad. El pueblo judío necesita un liderazgo que facilite que los judíos vivan a salvo en su país de origen y que abra las puertas a todo judío en dificultades. 

Esta demanda de cambio debe empezar por nosotros mismos. De nosotros depende elegir transformar nuestro estado de separación en uno de cohesión. Mediante ese cambio, propiciaremos que la inseguridad se transforme en seguridad. Y no hay momento más hermoso que este –alrededor de una mesa festiva de Rosh Hashaná– para empezar a darnos cuenta de la fuerza de nuestra unidad.

Tenemos distintas edades, gustos, ideas, opiniones y procedencias; pero no debemos tratar de cambiar ni borrar nada de eso. Más bien al contrario, lo que nos hace únicos es el tesoro que cada uno puede aportar al mundo. Deberíamos preservar nuestras diferencias e ir por encima de ellas cubriéndolas con respeto y amor mutuo, tal como el mantel cubre la mesa de celebración. Esta es la receta tan especial de nuestra familia para disfrutar de una vida dulce y equilibrada. Y para tener un futuro prometedor como nación. 

Vamos a alzar nuestros vasos de vino y hacer un brindis por nuestra unidad. 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: