La vida de acuerdo a un nuevo guión, parte 1

La naturaleza dio al hombre la capacidad de salir de sí mismo y meterse en la trama de un libro o de una película. Un sinfín de series de televisión y maratones de cine son la principal adicción de nuestro tiempo e involucra tanto a las nuevas como a las viejas generaciones.

El sueño de cualquier persona es llegar a casa, sentarse en una silla, atenuar las luces, encender la televisión y sumergirse en una serie televisiva. 

Netflix, que permite ver películas en cualquier dispositivo que tenga pantalla (televisión, teléfono y computadora) tiene 140 millones de suscriptores. La gente gasta horas sentada frente a una pantalla, mirando serie tras serie. 

Esto la transporta a una realidad diferente; desea separarse de su vida diaria e irse a una película distinta. Es decir, cambia la película en la que la vida le obliga a ser el personaje principal, por otra donde pueda ser un espectador, que se sienta tranquilo en una silla cómoda. Qué lindo sería vivir como en una película.  

Un día, dejarán la idea de la pantalla, al conectar un cable directamente a la cabeza y transmitirnos la película de la vida. Incluso yo podría ser el personaje principal, para así imaginarme en distintos estados. Ahora estamos  en una película, aunque no la conocemos ¿cómo podemos saber que esto no es una película? De hecho, eso no nos importa; lo principal es sentirnos bien o al menos, no sufrir.  

La naturaleza desarrolló en nosotros la capacidad de salir de la propia vida y empatizar con la trama de una película o con los personajes de un libro, para que entendamos que vivimos en una película. Toda nuestra vida se nos presenta como una película que podemos cambiar. 

Podemos elevar a la persona que está viendo la película al nivel de las fuerzas que la proyectan; podemos intervenir en ellas y cambiar nuestra película, es decir, nuestra vida. Al cambiar mis estados, puedo convertirme en el personaje que yo quiera, en cualquier película, incluyendo vida y muerte.  

La capacidad de empatizar con las películas se nos dio para que podamos crear una nueva película para nosotros mismos, donde yo sea el director. Finalmente, cuánto podemos lamentar las películas en las que vivimos antes, cuánto quisiéramos cambiar nuestro pasado y pensamos que es imposible. Pero es posible. Puedo cambiar mi pasado, detener la película, adelantarla al momento correcto y comenzar de nuevo en forma distinta.  

Seré de nuevo un niño despreocupado que comienza a vivir. Pero, ¿qué quiero cambiar en mi vida? Esta es la pregunta. No podré cambiar nada hasta que pueda escribir un nuevo guión, más correcto que el anterior. Así podré implementarlo. 

Después de pasar por esto, con mi experiencia acumulada, veré de nuevo cómo puedo mejorarlo y comenzaré de nuevo en un nivel más maduro, serio, intentando realizarme para no arrepentirme de nada al final de la película, antes de que muera. Luego entenderé que la película no termina y que puedo hacer que continúe para siempre.

La sabiduría de la Cabalá permite a todos desarrollar la capacidad de transmitir el guión de su vida, mantenerlo todo bajo control. Aprendemos a aceptar nuestra vida en la forma correcta, para que no lamentemos ningún momento de ella y no deseemos regresar y corregirla. 

La vida que vivo será correcta, amable, llena de sentido y no lamentaré ni un solo momento. Entonces, después de todos estos cálculos, descubriré que no fui yo quien la hizo, sino la fuerza que me proyecta la película y que todos los problemas y dificultades por los que pasé, tenían la intención de llevarme al estado perfecto. No había otra forma! Por lo tanto, estoy de acuerdo, la película termina y la verdadera vida comienza. 

Luego veo que mi vida previa fue un sueño del que ahora   despierto hacia una nueva vida y comienzo un nuevo día. Esta vida es eterna y perfecta. Estoy en relación correcta con quien me transmitía la película y estamos juntos, construyendo mi mayor avance al crear una nueva película. 

Se y comprendo que todo está arreglado y que avanza al convertirme en guionista, en camarógrafo y en director; es decir, todo un maestro de la película con miles de participantes. Yo mismo, en lugar de la fuerza superior, arreglo mi vida. A cada uno se le dio su propia vida y su propio mundo con todos los actores.
[254531]
De Kabtv  “Nueva Vida #1167,” 22/oct/19

Material relacionado:
¿Por qué nos gusta el cine?
125 grados de atracción de la luz
En el reflejo de la Luz Superior

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta