Mi decena es mi pasaporte hacia el mundo espiritual

En primer lugar, necesitas estar integrado en tu decena personal y sólo entonces en todo el Kli mundial. Mi decena es mi Kli personal del cual no puedo salir, con quienes estoy conectado, y en quienes debo invertir. Es como al tranquilizar un bebé; al cargarlo, instantáneamente se calma y se vuelve a él mismo. 

Así es como debemos sentir a nuestra decena, como si sin ella no existiéramos y no pudiéramos hacer nada. Este es mi escudo, el cordón umbilical que me conecta con Adam HaRishón, con el sistema general de todos los mundos. Al  integrarme en mi decena, a través de ésta, como ese cordón umbilical, me conecto al alma común de Adam HaRishón, y el Creador es revelado a través de ello. 

Durante el congreso, recibí un gran deseo proveniente del gran Kli, sintiendo al mundo entero. Debo ahora traer toda esta intensidad a mi decena personal. Cada amigo en mi decena está obligado a traer sus impresiones del gran Kli que estaba en el congreso europeo. A partir de todas esas impresiones, nuestra decena parecía inflarse y hacerse más grande, y también sentir una gran conexión con el Kli mundial. 

Esto sucederá siempre después de los congresos: expansión y contracción, expansión y contracción, gracias a los cuales creceremos.1

Con todas las impresiones que recibí del Kli mundial, estoy ahora en mi decena confundido y debo una vez más encontrar unidad y conexión en ella. Pero esta será ya una conexión diferente porque cada uno de nosotros llega con la impresión del gran Kli, como si estuviera inflado, y por lo tanto debemos volver a trabajar en nuestra conexión. 

La expansión ha ocurrido, y ahora debe ser convertida en contracción para que nuestra nueva conexión sea mucho más poderosa que la previa, con cualidades internas más profundas. Fue como si diez niños se hubieran unido antes, y ahora ya son diez adolescentes, y después habrá diez adultos. Cada vez una nueva cualidad de conexión es lograda debido al hecho de que a partir de la expansión regresamos a la contracción. Con la contracción, parecemos retornar al mismo estado, pero en un nivel más elevado. 

La decena permanente es mi escudo, mi amado calmante para bebé, sin la cual no existo. En el mundo espiritual, mi decena es mi pasaporte.2

De la primera parte de la lección diaria de Cabalá 15/nov/19, “Pesadezdel corazón- una invitación para construir un anhelo por el Creador”, 

1 Minuto 58:15

2 Minuto 1:07:20

Material relacionado:
“El endurecimiento del corazón—Oportunidad para el ascenso
¿Por qué no podemos sentir la esencia del Creador?
La conexión entre el camino espiritual y el camino corpóreo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: