«¿Qué razones da la gente para odiar a los judíos?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Qué razones da la gente para odiar a los judíos

Hay todo tipo de razones declaradas para odiar a los judíos, ya sea por tener demasiado poder en países en los que nos hemos asimilado, por gobernar el mundo entero, por ser codiciosos, por envidia de nuestro éxito desproporcionado en el mundo en comparación con otras naciones, por oprimir a Palestina como Estado judío, por la caída de Alemania en la Primera Guerra Mundial, por el asesinato del zar Alejandro II en Rusia en el siglo XIX, por beber sangre de niños en la Edad Media, por negar la profecía de Mahoma y por asesinar a Jesucristo.

Sin embargo y con más fundamento, de acuerdo con la sabiduría de la Cabalá, las razones que muchos dan por el odio a los judíos están precedidas por la sensación de odio en sí mismo. Como el cabalista Rav Yehuda Ashlag (Baal HaSulam) escribe en su artículo La solución:

«Es un hecho que Israel es odiado por todas las naciones, ya sea por razones religiosas, de raza, capitalistas, comunistas, cosmopolitas, etc. Es así porque el odio precede a todas las razones, pero cada una, simplemente resuelve su odio. de acuerdo con su propia psicología «.

En otras palabras, el odio a los judíos no depende ni de las acciones ni del comportamiento del pueblo judío.

Más bien, el odio a los judíos es una sensación incrustada en la naturaleza que emerge dentro de la gente.

¿Cómo surge la sensación de odio a los judíos?

Para responder, necesitamos comprender la base del pueblo judío, la misión del judío en el mundo y cómo responden los no judíos al desempeño de esta misión por los judíos.

Establecimiento del pueblo judío

El pueblo judío surgió hace unos 4 mil años en la antigua Babilonia. Fue una época en la que Babilonia experimentó una crisis de división social, con conflictos y odio que destrozaban la antigua sociedad babilónica. En ese período, Abraham, un sacerdote babilónico que descubrió el camino para unirse, por encima de la división creciente. Es decir, alcanzar la revelación de la única fuerza de amor y otorgamiento que existe en realidad. Por encima del ego creciente comenzó a enseñar abiertamente su método a cualquiera que quisiera aprender.

Como la división social se sintió como un problema candente, la gente acudió en masa a aprender con Abraham. Él los guió para que descubrieran la fuerza única de amor y otorgamiento por sobre sus impulsos divisivos. El grupo que dirigió se conoció como «pueblo de Israel» («Israel» viene de «Yashar Kel«, «directo a Dios», es decir, directo a la única fuerza de amor y otorgamiento que existe en la realidad), más tarde se conocieron como «judíos» (la palabra hebrea para «judío» Yehudi viene de la palabra «unidos» Yihudi, Yaarot Devash, parte 2, Drush 2.

Por lo tanto, la nación judía no se fundó con una base biológica, sino con una base ideológica.

La gente de la antigua Babilonia que sentía problema con la división social y que deseaba armonía, se unió bajo el método de Abraham, por encima de sus impulsos divisivos. Al hacerlo, fueron conocidos como «luz para las naciones», pues el logro de la fuerza única, especial y unida de la naturaleza sobre el ego humano, que causa todas las divisiones y problemas en la sociedad, tiene efecto dominó positivo «restablecer» la conciencia humana: conduce a una conexión más positivas, a más consideración, apoyo, amor y cuidado, entre la humanidad.

La misión del judío en el mundo

Como fue entonces, así es hoy, pero a escala global mucho mayor.

Ego humano exagerado, división social, conflictos y odio tienen un impulso exponencial y provocan innumerables problemas y crisis. Por ejemplo, a pesar de que hay más población humana que nunca en el planeta y a pesar de todas las conexiones tecnológicas e interculturales que se han establecido en el mundo, la sociedad humana está cada vez más solitaria, con más estrés, depresión, vacío y ansiedad.

Mientras más se sientan estos problemas, más, inconscientemente, se siente que los judíos son su causa.

De ahí viene la sensación de odio a los judíos: pues los judíos tienen la misión en el mundo, de unir («ama a tu amigo como a ti mismo») por encima de la división («el amor cubrirá todas las transgresiones») y al hacerlo, ser conducto para que la fuerza única de unión, amor y otorgamiento se extienda a toda la conciencia humana colectiva («luz para las naciones»).

La respuesta a los judíos de las naciones del mundo en relación con la misión judía

Si funcionamos correctamente en relación con nuestra misión, si nos unimos entre nosotros para transmitir unidad al mundo, experimentaremos la reacción positiva de todos.

Sin embargo, si, tal como estamos actualmente, no reconocemos ni hacemos ningún esfuerzo para unirnos, bloquearemos la fuerza de unidad positiva y no llegará a la humanidad. El odio hacia los judíos crecerá en los no judíos, como un fenómeno natural que sirve para presionarnos a desempeñar nuestra misión.

Así que, espero que nos demos cuenta de nuestra misión en el mundo lo más pronto posible, así evitaremos mucho sufrimiento al mundo y a nosotros mismos.

Simplemente no vemos lo que es dar algunos pasos hacia la unión, lo que se calmaría toda la tensión en la sociedad humana y entre las naciones, que toda la explotación, manipulación, odio y abuso en la humanidad serían reemplazados por mutuo apoyo, consideración, amor y cuidado por nuestros semejantes.

Por eso hago muchos esfuerzos para difundir el mensaje de la misión de los judíos en el mundo y la causa y solución al antisemitismo, pues de esto depende el futuro de felicidad o tormento de la humanidad.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: