entradas en '' categoría

Mis pensamientos en Twitter, 17/dic/19

Nosotros los judíos debemos mostrar al mundo que podemos unirnos por encima de la división hostil de la sociedad. Al convertirnos en ejemplo de unidad, pasaremos la fuerza de unión positiva a la humanidad y generaremos una actitud positiva hacia nosotros.

#judío #Israel #unidad 

 Estamos alcanzando una nueva escala global de #antisemitismo sin precedentes, pues el mundo es más integrado y global. El antisemitismo se está volviendo un fenómeno natural en no judíos: subconscientemente esperan que los #judíos comiencen a conectar a la humanidad positivamente.

Hace unos 3,800 años en la antigua Babilonia, Abraham nos dio el nombre de «pueblo de Israel» («Isra-El» de «Yashar-El«, que significa «Directo al Creador»). Más tarde fuimos llamados judíos – «Yehudí» de la palabra «unidad, unión» [Yaarot Devash, parte 2]

#judío #unidad

Desde la década del 2010, después de una oleada de crímenes y amenazas #antisemitas, junto con sentimientos antisemitas, todos los signos apuntan a un próximo #Holocausto que tendrá lugar en EUA. Pero no veo que los #judíos tengan una respuesta adecuada ante este mensaje.

Para evitar un futuro escenario anti-utópico para el pueblo judío en EUA y otros países, debemos unirnos bajo el principio «ama a tu prójimo como a ti mismo» y ser «luz para las naciones», es decir, ser canal que transmite la fuerza positiva de unidad de la naturaleza al mundo.
De Twitter, 17/dic/19

Aceptar trabajar para el Creador

Después de un congreso tan poderoso, queremos medir nuestros ascensos y descensos de acuerdo con nuevos valores. Antes el estado dependía sólo de mí, de si me sentía bien o mal y de ahí concluí, si estaba en ascenso o descenso. Pero ahora quiero conectar mis estados al Creador: si Lo anhelo, es ascenso, si no Lo anhelo, no importa si mi vida ordinaria está organizada, lo considero descanso.

Luego llegamos a un nuevo estado donde ascensos y descensos se determinan de acuerdo a su dirección: hacia el Creador o hacia nosotros mismos. Este es un gran avance porque ya puedo analizar: ¿pienso en el Creador o en mí mismo? Y si anhelo al Creador, entonces ¿por qué, para darle satisfacción a Él o a mí mismo? Aquí comienza un cálculo con un discernimiento adicional: ¿yo o el Creador, yo o los amigos?

En esa escala, doy mayor peso al lado opuesto a mí: el grupo o el Creador y lo uso para evaluar ascensos y descensos. Los ascensos son cuando pienso más en el bien de la decena y del Creador y los descensos lo contrario: cuando desaparecen de mi horizonte y no pienso en ellos, sólo en mí. Estos son pasos claros de causa y efecto que deberían llevarme a Lishmá.

Lo principal es desconectarme un poco de mí mismo y comenzar a pensar en el Creador. Quiero anhelarlo y darle contento. Sólo si estoy en la decena, le daré satisfacción. Por eso, la decena tiene mayor peso para mí: no son sólo diez personas sino Shejiná (Divinidad), un lugar para revelar al Creador, donde puedo otorgarle. Todo es dirigido hacia el estado de otorgamiento, Lishmá.1

El Creador baila tango con nosotros: se acerca, retrocede y exige respuesta. Después de que Él me ilumina, se aleja y desaparece, debo acercarme al estado anterior. Es como respirar: exhalar e inhalar. Así, el Creador me enseña que, con acciones en el grupo, le daré un lugar donde pueda revelarse, donde lo invito y le exijo Su revelación. Cuando el lugar se abre, el Creador lo llena y nuevamente desaparece, Lo deja vacío. Y tengo que atraerlo de nuevo.

Necesito agregar mi pasión, mi aspiración, a este tango. Cada vez que el Creador desaparece, debo examinarme a mí mismo: ¿qué es lo que realmente anhelo? Y trato de mejorar la calidad de mi aspiración por Él, para que lo importante, no sea mi satisfacción, sino Él, a quien anhelo.2

No tenemos nada que dar al Creador, excepto nuestra conexión. El Creador es perfecto y no necesita nada, nada le falta. Todo lo que podemos ofrecerle es una vasija, un Kli, en el que Él puede revelarse y disfrutar cumpliendo nuestro deseo. Por eso, todos tenemos oportunidad de dar alegría al Creador, preparando las primeras nueve Sefirot, los nueve amigos, para la revelación del Creador en ellas.

Cada uno se convierte en Maljut en relación al resto y nos preparamos para recibir satisfacción del Creador. Damos nuestro deseo y el Creador se revela en las primeras nueve Sefirot, en los amigos. Ese es nuestro trabajo y eso es todo lo que podemos dar al Creador: una vasija espiritual.3

El deseo por el Creador se desarrolla en un largo camino, desde nuestro deseo egoísta. Recibo golpes y luego siento que el Creador los manipula para hacerme entender que todo viene de Él, tanto mal como bien, todas las situaciones de la vida. En todos los problemas y «castigos» de la vida, se revela la mano del Creador.

Al principio, sólo siento el castigo y siento dolor, miedo, desesperación y vergüenza. Pero, resulta que el castigo viene del Creador y es un alivio. Pues, hay justificación y explicación de lo que sucede: así me lleva el Creador a la corrección final. Eso endulza el castigo.

Me sentí mal cuando llegó el castigo, pero por su dulzura, me siento bien. No puedo tener un sentimiento agradable sin antes sufrir. Y, estoy de acuerdo: hay miedo, ansiedad, confusión, sólo para poder recibir misericordia y dulzura. Así aprendemos que la conexión con el Creador, justifica cualquier condición.

Así se construye el anhelo por el Creador, pues veo que el amor cubre todos los crímenes y quiero sentir al Creador, comprenderlo, amarlo. Me siento bien al anhelarlo, aún es ego. Me siento bien por que pienso en el Creador, me esfuerzo por Él, porque sé que la conexión con Él hay dulzura. Y no sólo porque endulza el juicio que recibo, sino que incluso sin la amenaza del juicio, quiero pensar en Él. Esta es la segunda etapa.

Si no pienso en el Creador, aunque sea un momento, me siento mal. Y si no me siento mal por eso, lo lamento. De hecho, es separación del Creador. Aquí se puede comprobar lo terrible que se siente separarse del Creador, incluso por un momento.

Mi definición de bien y mal cambia. Mal es cuando no pienso en el Creador y bien es cuando lo hago. También evalúo si me siento complacido o disgustado, pues sólo pensar en el Creador, se convierte en recompensa. Ya no necesito castigo en este mundo, espero al Creador como mi salvador. Pues ya me dirijo, de este mundo, hacia el Creador y digo que pensar en Él es recompensa y si no pienso, es castigo.

El Kli que el Creador llena es la decena. Lo bueno es cuando el Creador se revela en los diez como uno: Él nos une y se revela a todos. ¡Déjalo trabajar, Él ama este trabajo! Pero no hará nada hasta que se lo exijamos. Somos los maestros, ordenamos que el Creador trabaje: identificamos lugares donde no estamos conectados y Le demandamos que nos conecte y nos de satisfacción. Eso es elevar MAN, es la oración.2

Debes trabajar en fe por encima de la razón, ignorar tus sentimientos, «como buey al trabajo y como burro a la carga». Una vez, los animales domésticos, bueyes y burros eran libres y vivían su vida en la naturaleza, en su familia, en el rebaño. Ahora su vida es para satisfacer la demanda del propietario. Se vendieron por comida y están dispuestos a hacer todo el trabajo que el dueño requiere.

También nosotros debemos aceptar hacer todo el trabajo que el Creador pide, «como buey al trabajo y como burro a la carga». Y ¿cuál es la recompensa? No mucho, sólo lo básico para vivir. No quiero nada, sólo existir, ¿para qué? Para cumplir el deseo del maestro, para que Él me ame como a su buey o a su burro.

¿Por qué los propietarios alimentan y limpian a sus animales? Porque trabajan Así que, quiero lo mismo y nada más. Necesito descender al estado de intención pura.

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 13/nov/19, Endurecimiento del corazón: invitación a construir anhelo por el Creador”

1 minuto 4:50

2 minuto 27:50

3 minuto 31:56

4 minuto 51:50

5 minuto 1:24:15

Material relacionado:
¿Qué es un trabajo perfecto para el Creador?
El trabajo del hombre y el del Creador
Trabajar en el mundo del Creador

«¿Qué fue lo que más le sorprendió cuando Trump declaró que los judíos son una «nación»? (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Qué fue lo que más le sorprendió cuando Trump declaró que los judíos son una «nación»?

Nada me sorprendió de esta declaración. Fue una estrategia para combatir el antisemitismo y el creciente movimiento anti israelí, en los campus universitarios de EUA. Pero, esas acciones no se interpondrán en el camino de la expansión del antisemitismo.

Estoy seguro de que el antisemitismo continuará siendo un problema creciente si no lo tratamos desde su raíz, es decir, que el pueblo judío tome consciencia de lo que nos hizo judíos: nuestra inclinación a unirnos. («Ama a tu prójimo como a ti mismo») por encima de las divisiones («el amor cubre todas las transgresiones») para difundir la unidad a la humanidad (“ser luz para las naciones»).

Mientras más se desgarre la sociedad actual y más sufra por la división social, más antisemitismo habrá.

¿Por qué? Porque nosotros, el pueblo judío, originalmente fuimos formados con la base de la ideología de unidad: un grupo que vivió en la antigua Babilonia, hace unos 3.800 años y que siguió a Abraham y al método de unión que él descubrió y aplicó.

Cuando logramos estados sublimes de unidad por encima del clima social divisivo de esa época, se nos conoció como «nación de Israel». Es decir, nuestra nación nunca fue biológica, como con otras. Fue ideológico, basada en la idea de unión con conexiones positivas de amor y otorgamiento.

Después del tiempo de Abraham, recibimos el nombre de «Judíos» (Yehudim) de la palabra hebrea para «unidos» (Yihudi). Sin embargo, desde la ruina del Segundo Templo, entramos en un largo período de exilio, que continúa hasta hoy. Dejamos de sentir nuestra unidad y nos alejamos, por el mundo y en nuestra actitud mutua.

Hoy, a medida que la humanidad está cada vez más interconectada a nivel mundial, en tecnología, economía y cultural, llegó el momento de que nuestras actitudes internas estén tan conectadas como nuestros sistemas externos.

Mientras más nos desarrollemos, sin tratar de mejorar nuestra actitud mutua, más sentiremos nuestra conexión de manera negativa. Podemos ver esas paradojas en nuestra era, donde mientras más aumenta la población a números nunca antes vistos, más aislada y solitaria está la gente; y mientras más construimos grandes redes sociales globales, hay más depresión y estresa.

Todos estos problemas indican la necesidad de una conexión positiva en la sociedad. Por eso, cumplir con la misión de unidad que tiene el pueblo judío, se vuelve cada vez más necesaria y urgente.

Nosotros, los judíos de hoy, necesitamos comprender la necesidad de una gran transformación: mejorar la unión, consideración, preocupación, apoyo y estímulo mutuos, pues tenemos la clave para ser pioneros de un cambio monumental en la sociedad, divulgando la unidad al mundo, hasta el punto donde la humanidad se sienta como una nación.

Hasta que seamos conscientes del método de conexión que tenemos, el mundo seguirá presionándonos. Incluso si, por el momento, el actual presidente de EUA tiene una actitud favorable hacia nosotros, eso no tiene ningún efecto en la corrección a escala global que tenemos sobre nuestros hombros.

De hecho, sucederá lo contrario. Es como un enfermo al que se le dan analgésicos. Se sentirá bien por un momento, pero la enfermedad seguirá extendiéndose. Mientras tanto, duerme, habla y ríe, todos piensan que está bien, pero no siente la enfermedad, que gradualmente se filtra bajo la superficie hacia un brote irreversible.

Es similar a Alemania en la década de 1930, donde hubo un período de relaciones positivas entre nazis y judíos (como lo expliqué aquí). Es un período latente en el que necesitamos digerir el desarrollo del proceso, nuestra misión en el proceso y actuar en consecuencia, no sólo pensar que todo es como siempre, porque así, nada sanará. La historia muestra que los nazis rápidamente se volvieron contra los judíos y con facilidad se libraron de nosotros

La historia se repite ante nuestros propios ojos. Aunque, al parecer, vemos algunas señales alentadoras hacia los judíos en acciones como la orden ejecutiva de Trump que reconoce a los judíos como nación o la elección británica de Brian Johnson en oposición a Jeremy Corbyn, es sólo por tiempo limitado.

Si no aprovechamos este período de relativa tranquilidad para convertirnos en el canal positivo de unidad hacia el mundo, podemos esperar que el odio antisemita crezca y alcance el punto de ebullición en el futuro. Trump y Johnson, eventualmente serán reemplazados por nuevos líderes y todo lo que necesitan es presionar algunos botones y perderemos toda la ayuda que tenemos ahora. Es similar a cuando Hitler, de pronto, cambió de rumbo hacia la Solución Final. También tenía consultores pro-sionistas cerca, pero luego se revelaron como antisemitas.

Por lo tanto, aunque por ahora, vemos signos de apoyo de algunos líderes mundiales, el sentimiento antisemita continúa creciendo bajo la superficie. Aún tenemos algo de tiempo para ajustar nuestro enfoque y dar prioridad a la unidad: implementar el método de conexión, que se extenderá a la humanidad. Si lo hacemos, veremos florecer un nuevo y armonioso equilibrio de fuerzas en el mundo y podremos evitar que se materialice un futuro de sufrimiento masivo y derramamiento de sangre.

Geografía espiritual, parte 7

A imagen y semejanza del alma

Pregunta: En Cabalá y en las fuentes se dice claramente: hay una ciudad, hay puertas y hay un templo ¿cuáles son esos conceptos?

Respuesta: Todo está organizado de acuerdo al sistema del mundo superior, a imagen y semejanza de nuestra alma.

Observación: Una vez usted dijo que si el muro no rodea el lugar, no es una ciudad.

Mi comentario: Si. Sólo hay unas pocas ciudades en Israel que alguna vez estuvieron rodeadas por muros. Son Acre, Jerusalén, Safed y Tibieras. Incluso hoy en Tibieras aún quedan restos de las antiguas murallas.

Pregunta: ¿Qué simboliza el muro de la ciudad desde el punto de vista de Cabalá?

Respuesta: El muro que rodea la ciudad es como Parsa. Es lo que separa a la ciudad de las fuerzas externas, es decir, separa las fuerzas espirituales superiores de las inferiores, la cualidad de otorgamiento de la cualidad de recepción.

Hay un espacio fuera de la ciudad llamado «70 Amah» que se relaciona con la ciudad.

Las puertas de la ciudad simbolizan una entrada especial al mundo superior, donde el hombre debe corregirse a sí mismo de cierto modo, para que se le dé el derecho de ingresar a la ciudad, que está en el nivel espiritual. Por eso, ingresar a las puertas de la ciudad no es una acción simple.

Pregunta: ¿Podemos decir que el muro es algún tipo de condición necesaria?

Respuesta: El muro es la pantalla que separa la ciudad de lo que hay fuera. Es decir, la cualidad de otorgamiento está en la ciudad y la cualidad de recepción egoísta y mala fuera de la ciudad, por eso, la ciudad se restringe a sí misma, con la cualidad de otorgar.

Pues, por lo general, hay bandidos, es decir, egoístas que deambulan fuera de la ciudad. No pueden acercarse al muro porque los expulsa o, ellos mismos se alejan. Es como si el muro los obligara a ser generosos, amables y eso no está en su naturaleza.

Pregunta: Entonces, ¿quiere decir que al usar el lenguaje de raíces y ramas, los cabalistas tomaron conceptos familiares como “ciudad”, “muro”, “puerta”, sintieron su raíz espiritual y los usaron para explicarnos?

Respuesta: Sí, pero además, entendieron por qué nosotros en nuestro mundo nos organizamos así, por qué, de cierta manera, construimos casas, chozas, tiendas de campaña, carpas y templos. Lo sintieron como consecuencia de las fuerzas espirituales.

Pregunta: De hecho, los grandes cabalistas, en particular el Ari, escribieron que hay una casa, un patio, un campo y un desierto ¿se trata de deseos específicos que se pueden usar en bien del Creador y otros que no se pueden usar así?

Respuesta: Sí, el hombre dentro de la casa es la parte interna del alma y es ​​la casa misma, el patio, el campo y el desierto ya son partes externas de su alma, lo que debe corregir.
[255928]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá» 28/ene/19

Material relacionado:
Geografía espiritual, parte 3
Geografía espiritual, parte 4
Geografía espiritual, parte 5

Consejos de Cabalá – 9/jul/19, parte 5

Pregunta: ¿Cómo se pueden aceptar correctamente los regalos interminables del Creador, sin inclinarse por la vergüenza de recibir, cómo puede hacerse con alegría?

Respuesta: Da gracias y haz lo mismo con los demás.

Pregunta: ¿Qué es la oscuridad?

Respuesta: Es lo que te distingue del Creador.

Pregunta: ¿Cómo puedo fortalecer mi actitud hacia el Creador?

Respuesta: Haz lo que quieras, no te ayudará. Eres un gran héroe hasta que  Él te pellizque. Después, inmediatamente comenzarás a llorar.

Pregunta: ¿Cómo puede la decena no huir de la revelación de la corrupción?

Respuesta: Apoyándose mutuamente y rezando al Creador.

Pregunta: Incluso si llegaste a la conclusión de que es imposible cambiar tu naturaleza a otorgamiento, nace una fuerte incredulidad del Creador. Sin embargo, la oración es imposible, no hay fuerzas para pedir. Tampoco ves el punto debido a la falta de fe en el Creador ¿qué debo hacer y cómo puedo seguir en el camino?

Respuesta: No creas. ¿Quién te hace creer? Fe es sentir al Creador. No es lo que te imaginas: sólo creo que Él existe. Eso no es Cabalá sino religión.
[255085]
De la lección 5, Congreso Mundial de Cabalá en Moldavia 7/sep/19, Volviéndonos al Creador

Material relacionado:
Consejos de Cabalá – 4/abr/19
De acuerdo a los consejos de Abraham, Isaac y Jacob
Consejos de Cabalá – 15/sep/15

70 Naciones del mundo – Interpretación histórica y espiritual

Pregunta: En Cabalá existe el concepto de 70 naciones del mundo ¿de dónde viene el número “70”?

Respuesta: Viene de las raíces espirituales que dan origen a las emanaciones correspondientes en nuestro mundo.  

Zeir Anpin está compuesto de siete Sefirot y cada Sefira de diez, lo que da un total de 70.  

Pregunta: Los cabalistas escribieron que nuestros deseos, desde un punto de vista espiritual, están divididos en 70 naciones. Pero, ¿si comenzamos a estudiar, históricamente podría ser diferente, no necesariamente 70? 

Respuesta: No. Flavio Josefo lo confirmó y es considerado un gran historiador. 

Fue capturado por los romanos y con ellos dejó la subyugada y destruída Judea. En Roma, se creó para él un gran instituto, donde cientos de personas trabajaban bajo su supervisión, para que él pudiera escribir sus obras. Por lo tanto, no podemos decir que estos hechos sean falsos o de alguna forma, absurdos.  

Pregunta: ¿Cómo se relacionan los cabalistas con sus obras? 

Respuesta: No son particularmente relevantes, porque no escribe sobre las condiciones espirituales. Describe lo que sucedió en nuestro mundo, como consecuencia. Pero aún, sus libros comienza con las palabras: “En el principio, el Señor creó el cielo y la tierra…” y así sucesivamente, como se describe en la Torá

Pregunta: Puede usted, como cabalista, confirmar que los resultados que él describió en nuestro mundo, corresponden claramente a las leyes espirituales que usted conoce del mundo espiritual? 

Respuesta: Seguro. Él describió todo de forma precisa. 

Pregunta: ¿No pasa que los historiadores distorsionan las cosas? 

Respuesta: Él no estaba en ese nivel, ni los romanos. Ellos sólo tenían que registrar todo para las futuras generaciones, como lo hicieron. A los ojos de los romanos, él los glorificó para siempre. Por eso se crearon tales condiciones para él y él fue capaz de describirlo todo.
[256037]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá,” 28/ene/19

Material relacionado:
El desarrollo espiritual de las naciones
No existe discriminación en el trabajo espiritual
En Israel, no reconocemos al “BDS”

Lección diaria de Cabalá – 17/dic/19

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam, «Una sierva que hereda a su ama»
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam, «Prefacio a la Sabiduría de la Cabalá», punto 145
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam, «El amor por el Creador  y el amor por los seres creados»
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora