entradas en '' categoría

Para qué necesitamos este mundo

¿Cómo podemos elevarnos de un estado de devastación a la grandeza del Creador, a fe por encima de la razón? En verdad, el hombre es incapaz de elevarse de un estado de devastación genuina porque esta es la apertura de un nuevo espacio vacío durante la ruptura de Adam HaRishon, necesitamos corregirlo y llenarlo con la Luz de la conexión. Pero no tenemos fuerza ni medios para hacerlo. En este mundo, no hay fuerza capaz de llenar un vacío espiritual y no tenemos medios espirituales.

Incluso si ya estuviéramos en el mundo espiritual, en grados espirituales, no podríamos corregir un espacio vacío que se nos revela. Esto sucede cada vez, porque se revelan deseos que no teníamos antes. A cada paso, se manifiestan deseos rotos más fuertes; Por eso, nuestra experiencia previa no ayuda.

Así estamos en este mundo, en un grupo material y físico que debemos usar para ascender de un nivel a otro. Ahora entendemos por qué se necesita esta realidad. Cuando caigo, permanezco vacío sin ningún apoyo del pasado y sin esperanza para el futuro, sin ninguna posibilidad de ir paso a paso, porque el nivel está roto y es imposible entender y ver nada en él. Lo único que podemos hacer es unirnos al grupo y una vez más, seguir trabajando: unirnos con los amigos, involucrarnos con ellos tanto como sea posible, atraer la Luz que reforma y ​​el Creador terminará el trabajo por mí.

Por eso, hasta que completemos todas las correcciones, no podremos liberarnos de este mundo. Este sistema debe existir. De hecho, cuando se revela un nuevo espacio vacío, es decir, el siguiente Reshimot roto en la cadena, no hay más remedio que unirse al grupo y de nuestra conexión, obtener nueva fuerza para el ascenso. Así es siempre.1

Se dice: «Lo que la mente no hace, el tiempo lo hace». El tiempo es una secuencia de acciones e impresiones que debo experimentar para comprender que lo único que tengo es el grupo. Por otro lado, tengo un grupo, ¡qué maravilla!

En la medida en que caigo, empiezo a apreciar al grupo. No es una caída, sino un nuevo grado sin corregir. Si me uno al grupo y caigo en los brazos de mis amigos, ellos me salvarán. Por eso, el estado material, es decir, la conexión, el centro de la decena, es tan importante para entrar en la escalera espiritual. Si no imagino ese sistema, no puedo sentir dónde está ubicado el centro de la decena, el grupo y yo dentro de él, si no formo un modelo de conexión así, no podré lograr ni un solo Reshimot roto. Pues, sólo puedo elevarme en la conexión con la decena. El modelo de la decena debería comenzar a vivir en mí, cada vez más y más claro. Por lo tanto, la realidad de este mundo en el que estamos es muy importante.

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 30/nov/19, «Trabajo por encima de la razón»

1 minuto 1:00

2 minuto 6:00

Material relacionado:
La auto-ilusión de felicidad es vacía y falsa
Construimos nuestra alma corrigiendo los reshimot que vienen a nosotros (avanzado)
Viaje por el tiempo

Vivir en una idea

Pregunta: ¿De qué manera depende el maestro del alumno en la transmisión del conocimiento espiritual?

Respuesta: De muchas maneras. El maestro necesita tratar de sensibilizar al alumno, para ayudarlo a sintonizarse con él, en una onda común. Deben tratar, no sólo de entenderse, sino de vivir juntos una idea que, gradualmente, será de sensaciones comunes.

Pregunta: ¿Qué es ser estudiante de un cabalista?

Respuesta: Ser estudiante de un cabalista es querer percibir el mismo, sentimiento, comprensión y pensamiento del maestro.

Pregunta: ¿Qué reglas debe observar el estudiante en relación con su maestro cabalista?

Respuesta: Debe tratar de apegarse a los pensamientos de su maestro y tratar de entrar en él lo más profundo posible. No se necesita nada más. Para hacerlo, existen métodos auxiliares, como ayudar al maestro en sus actividades.

Incluso en la ciencia ordinaria, mucho depende de lo cerca que esté el alumno de su maestro. En Cabalá, es aún más, porque el cabalista transmite a sus alumnos, no sólo conocimiento, como profesor a estudiante, sino sensaciones que los sentidos y cualidades ordinarios no pueden percibir. Por eso, se necesita mucha más cercanía, conexión común entre ellos. Pero, se logra gradualmente.
[255601]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá» 27/oct/19

Material relacionado:
¿Qué debe dar el estudiante al maestro?
El maestro está esperando en la entrada
Los conductores eléctricos espirituales

“¿Quién ganará la guerra si los más de 190 países se unen contra Israel? ¿qué pasará si Dios no ayuda a Israel?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Quién ganará la guerra si los más de 190 países se unen contra Israel? ¿qué pasará si Dios no ayuda a Israel?«

Definitivamente podría ser realidad que todo el mundo se una contra Israel.

Nosotros, el pueblo de Israel, podemos esperar más y más odio y puede ser en todas las formas que consideramos injustas. Por ejemplo, las recientes acusaciones en La Haya de crímenes de guerra de los que Israel inmediatamente se defendió o miríadas de otras formas de culpa contra nosotros.

Nosotros, el pueblo de Israel, tenemos la capacidad de encender una nueva luz en el mundo, donde todos piensen y hablen positivamente del pueblo judío y del Estado de Israel, pero la forma en la que nos comportamos actualmente nos trae cada vez más odio.

El odio contra nosotros es resultado de nuestra negligencia. Es la negligencia más grande: tenemos la capacidad de corregir el mundo, lograr el equilibrio natural de la sociedad humana en todo el mundo, difundir paz, amor y unidad por sobre la creciente división y odio, pero descuidamos nuestra capacidad para hacerlo.

Mientras las naciones del mundo más señalan nuestras aparentes irregularidades, más tratamos de defendernos. Pero, no sirve de nada tratar de defendernos así. Estamos entrando en un estado similar al que se desarrolló en Alemania en 1930, aunque hoy, no es una nación o región en contra de nosotros, es el mundo actual, globalmente conectado, el que nos frunce el ceño cada vez más.

No importa lo que hagamos para tratar de mejorar nuestra imagen, los avances en ciencia, medicina y tecnología que damos al mundo, con eso no podemos comprar una actitud positiva hacia nosotros.

¿Por qué? Porque el odio que sienten hacia nosotros es natural. Emerge de la ley de la naturaleza.

La naturaleza humana, el deseo egoísta de disfrutar a expensas de los demás, con base en pensamientos, acciones y proceder de cada uno, crece continuamente. Es la fuerza negativa en la naturaleza y es opuesta a la fuerza altruista y positiva de amor, otorgamiento y conexión. En nuestro tiempo, el deseo egoísta crece a proporciones enormes y la humanidad tiene multitud de problemas como resultado de ese ego que no encuentra equilibrio con la fuerza de amor y otorgamiento frente a él.

¿Cómo se puede equilibrar ese creciente ego con la fuerza positiva? Sólo con el método de corrección que fue hecho para lograr ese equilibrio, el método para revelar esa fuerza en la conexión positiva de la sociedad.

El pueblo de Israel originalmente se fundó como una nación que implementó el método de corrección. Surgió hace unos 3.800 años, en la antigua Babilonia, donde Abraham lo guió a la unión por encima de la división social desenfrenada de la época. Adquirieron el nombre de «Israel» (Yashar Kel, directo a Dios), de su objetivo que fue la fuerza de amor y otorgamiento. Atrajeron esta fuerza y los conectó por encima del ego divisivo que estallaba.

A medida que el ego, en la época de Abraham, destrozaba a la sociedad humana, él reunió a todos los que sentían necesidad de mejores relaciones, para enseñarles a conectarse por encima del ego divisivo, así es hoy: la gente que siguió este método, tiene la capacidad de comenzar a avanzar hacia una mejor conexión, más amor, unidad y paz, para ser un canal por donde la fuerza positiva de amor y otorgamiento se extienda a círculos más amplios de la humanidad.

Nuestra negligencia para ser conscientes de esta capacidad y nuestros esfuerzos continuos para incursionar en objetivos egoístas, por dinero, honor, control y conocimiento, permiten que el ego se vuelva loco y finalmente, provoca todo tipo de arrebatos, dolores y crisis. Como boomerang, las naciones del mundo sienten cada vez más odio hacia nosotros. Es un odio subconsciente, sienten que les ocultamos algo bueno, aunque no saben exactamente qué es, ni el pueblo de Israel ni las naciones del mundo pueden identificar racionalmente la razón principal del odio.

Es un hecho que Israel es odiado por todas las naciones, ya sea por razones religiosas, raciales, capitalistas, comunistas, cosmopolitas, etc. Es así porque el odio precede al entendimiento, pero, resuelven su odio de acuerdo con su psicología propia. -Yehuda Ashlag, Escritos de la última generación

Por lo tanto, hoy vivimos en un momento en el que si nosotros, el pueblo de Israel, no recordamos nuestra misión y no comenzamos a implementar el método de corrección que una vez cumplimos en la antigua Babilonia: unirnos («ama a tu amigo como a ti mismo») por encima de la división («el amor cubrirá todas las transgresiones») para enseñar la unidad a la sociedad (ser «luz para las naciones»), podría convertirse en realidad, que el mundo se una contra Israel.

Las acusaciones de la semana pasada en La Haya, que promovieron una investigación sobre crímenes de guerra cometidos por el Estado de Israel o por que la semana pasada, judíos de EUA, en Nueva York y Jersey City, fueron asesinados por motivos claramente antisemitas, son ejemplos de los últimos días, pero hay una larga serie de movimientos antisemitas intensos, que han aumentado exponencialmente en los últimos años.

El problema es que, como se menciona en la Torá, somos una nación obstinada, dónde a pesar de las distintas tendencias antisemitas, cerramos los oídos al llamado más profundo detrás del odio. Somos como un niño pequeño cuya madre se enoja con él y señala a su madre diciendo que es una mala madre, sin comprender la intención de la madre que desea que el niño corrija su conducta.

Por eso, no necesitamos señalar a la humanidad ni a los antisemitas ni a los que buscan iluminar nuestras malas acciones. Si en lugar de hacer eso, nos enfocarnos en nuestra propia unidad y tratamos de ser conscientes de la base ideológica que nos convirtió en nación, atraeremos la fuerza positiva de la naturaleza sobre nosotros mismos y, a través de nosotros, se extenderá a la humanidad. Con sólo hacer eso, provocaremos un cambio de actitud hacia nosotros, pues un nuevo estado de unidad entre la humanidad, traerá nuevas sensaciones positivas de felicidad, confianza, amor y paz. Así, nos sentiremos como una especie de grifo que permite que la fuerza positiva llegue a la humanidad y, en consecuencia, recibiremos una respuesta positiva del mundo.

Lección diaria de Cabalá – 25/dic/19

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: «Oración»
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam, «Introducción al libro, Panim Meirot uMasbirot«, punto 19
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: «Janucá»
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora