Al final entenderé

¿Cómo puede un estudiante saber que sigue al maestro correctamente? Pues, el estudiante no tiene una brújula o instrumento. El maestro es una persona que pone ante mí nuevos valores, nuevas metas y requiere que sean aceptadas y cumplidas. Debo revisar a diario que lo cumplo y no me aparto de los principios que el maestro me enseña a mí y a los demás. 

Sólo así puedes acercarte al maestro. No tiene sentido imitarlo en sus hábitos y gustos materiales porque no están relacionados con lo espiritual y permanecerán sin cambiar incluso cuando seas un gran cabalista. El cuerpo animal permanece como fue creado. 

Puedes revisar si tu camino es correcto con respecto a otros: anularte y comparar con tus amigos si entiendes al maestro correctamente o estás equivocado. Finalmente, estoy en un grupo donde todos estudian lo mismo ¿Mis amigos me entienden y yo los entiendo a ellos? Aquí uno debe rebajar su orgullo y subyugarse. Si no cuido mi actitud hacia el maestro y el Creador subyugándome en el entorno que estudia conmigo,, ciertamente estaré equivocado. 

El ego me probará que estoy en lo correcto, que entiendo y siento más que otros y será un error porque el orgullo humilla al hombre. En realidad, es imposible evitar los errores, está dicho: “Los caminos del Creador son directos”, algunos cometen más errores, otros menos, pero “no hay persona justa en la tierra que haga el bien y no haya pecado”. El lugar del alma en el sistema de Adam HaRishón determina cuánto y en qué estará equivocado cada uno. También ante eso debes resignarte y aceptarlo como es.  

En última instancia, debo ser dirigido por el maestro y el grupo hacia el Creador: pelear menos conmigo mismo, con mi egoísmo y confusión y aferrarme más al maestro y al grupo. Esto es más efectivo. Al pelear conmigo, peleo con cosas imaginarias. Al aferrarme al maestro y al grupo, disipo esa ilusión, como si necesitara corregir algo en mí mismo. No hay necesidad de arreglar nada: todo será corregido en la conexión.1

Es imposible avanzar a menos de que caigas y te levantes. Avanzas un paso y caes para arrepentirte una vez más y levantarte una vez más. El movimiento sólo es de esa manera. Después de una buena obra, siempre, como resultado, ocurre una caída. Por eso, después de una congreso grande y fuerte, la fricción, la confusión y las disputas ocurren, es un proceso natural de sanación. 2

¿Por qué este mundo, la familia, el trabajo y la responsabilidad diaria son necesarios si lo único que puede ayudarnos en el alcance espiritual es la auto-anulación hacia maestro y amigos? No lo sabemos, pero sentimos dentro de nuestro deseo: que existimos en este mundo entre millones de personas y además, rodeados de un grupo de amigos y acompañados por un maestro. El Creador traza esta imagen frente a mí y estoy obligado a usarla correctamente: colocar todo en su lugar y equilibrarlo para actuar ahí. 

Si trabajo de forma correcta, al final entenderé por qué sentí como si estuviera en el cuerpo material y en el mundo material, entre otras personas y con el maestro. Cuando todo quede claro, me encontraré en un estado completamente diferente y entenderé por qué el elevado estado espiritual primero apareció ante mí en esa forma material. donde había muchas cosas supuestamente innecesarias. 

Esto es lo que el Creador me da hoy, por lo tanto, debo tomar en serio todo lo que recibo. En realidad, veo el sistema espiritual, pero descrito en mi deseo material, en mi percepción egoísta. No critico lo que sucede ni mis sensaciones y entendimiento, simplemente intento dirigirme hacia el Creador de la forma más precisa posible. 

Es mejor no dispersarse intentando averiguar por qué y para qué existe todo a mi alrededor, sino avanzar a máxima velocidad hacia la meta, hacia la fusión con el Creador. Tras llegar a la adhesión con el poder de otorgamiento, unidad y amor, podré, gradualmente, añadir el mundo entero a esta integración.3

Agujero negro

El centro de la decena es el lugar donde el Creador se oculta de nosotros. Si nos enfocamos en revelar este centro, el agujero negro, revelaremos al Creador. Encontraremos que, en realidad, estamos ahí, en este agujero negro, donde la verdadera realidad existe. Fuera es sólo un mundo ilusorio. 

El agujero negro en el centro de la decena es la entrada al mundo superior. Este es el lugar donde, en realidad, estamos localizados, no en nuestro mundo como nos parece en nuestra imaginación egoísta. Luego descubriremos que nuestro mundo está también dentro de ese agujero negro, el universo entero. Existimos ahí dentro como “Israel, la Torá y el Creador son uno”, es decir, conectados en el punto de perfecta integración. 

Pero con el fin de acercarnos a este estado verdadero, necesitamos descubrir nuestra conexión en la decena. Dentro de ella, pasaremos por 125 grados hasta que lleguemos a la unidad completa. 

Para nosotros es un agujero negro, pues nuestro ego no ve nada bueno, sólo oscuridad. Después de todo, requiere de ir por encima de la razón y aceptar la opinión del maestro, la opinión del Creador, la opinión del grupo ¿estoy de acuerdo con esto en mi egoísmo? Por supuesto que no. Para mí es como la oscuridad total. No me hace feliz en absoluto. Entiendo con mi mente que si va en contra de mi deseo egoísta, es porque es la verdad, pero el corazón aún no lo siente como verdad.4

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 21/nov/19, “Fe en el Rav”

1 minuto 20:54

2 minuto 1:30:50

3 minuto 57:40

4 minuto 1:32:57, 1:57:47

Material relacionado:
¿Cómo ver al Creador a través de este mundo?
Una balsa en un mar tormentoso: la decena
¿Cómo podemos llegar a conocer al Creador?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: