“¿Cómo podemos erradicar el antisemitismo en Estados Unidos?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cómo podemos erradicar el antisemitismo en los Estados Unidos?”

La manera de eliminar el antisemitismo en Estados Unidos es la misma de cómo resolver el antisemitismo en cualquier lugar del mundo: elevar la conciencia de la causa raíz del antisemitismo con el fin de invertir el odio en amor. 

Las fuentes cabalísticas explican tanto esa causa como la solución al antisemitismo. Es porque los cabalistas perciben los procesos de desarrollo desplegándose en nuestro mundo, y  pueden tanto advertir a las personas acerca de amenazas por venir, como ofrecer un remedio para prevenir que esas amenazas se materialicen. 

Por ejemplo, el cabalista Rav Yehuda Ashlag (Baal HaSulam), el más renombrado cabalista del siglo XX, intentó convencer a los judíos europeos en los años 30 que abandonaran Europa porque vio venir el desastre. Tanto siguiendo su ejemplo, como prestando atención a la alarmante alza de antisemitismo en todo el mundo, también siento la necesidad de comunicar el mensaje acerca de la causa raíz del antisemitismo y su solución tanto para judíos como para no judíos, y escribo y hablo extensamente acerca del tópico con la esperanza de que, al menos, una futura tragedia masiva pueda ser evitada. 

En relación a los Estados Unidos, he dado conferencias a comunidades judías en los Estados Unidos en varios intervalos en los últimos 20 años. Durante la década del año 2000, se reían de mí cuando mencionaba que el antisemitismo iba a convertirse en un problema creciente en América. Ahora, en este tiempo, tras el inmenso crecimiento exponencial del antisemitismo, tanto en las cantidades de crímenes y amenazas antisemitas, así como en un sentimiento antisemita, estoy diciendo que todas las señales están apuntando hacia el próximo holocausto surgiendo en América. 

Sin embargo, tanto como hablo y escribo de este tópico, veo muy poca respuesta hacia este mensaje de parte del pueblo judío. Está escrito acerca de nosotros, que somos un pueblo con el cuello duro, es decir, que tenemos la piel gruesa que hace muy difícil que esa conciencia penetre en nuestra percepción. 

En cualquier caso, con el fin de prevenir un futuro escenario distópico para el pueblo judío en Estados Unidos, así como en cualquier otro lugar, el mensaje es el mismo para todos los judíos: necesitamos unirnos, de acuerdo al precepto “ama a tu amigo como a ti mismo”, con el fin de convertirnos en “una luz para las naciones”, es decir, un conducto que transmite la fuerza unificadora positiva que habita en la naturaleza, hacia el mundo. Si el mensaje no llega a ser aceptado a través de educación y difusión, entonces los golpes antisemitas y el sufrimiento crecerán, “suavizando nuestros cuellos duros”, incrementando de forma no deseada nuestra habilidad para absorber ese mensaje. 

Ese es el estado al que llegamos por primera vez hace 3800 años en la antigua Babilonia, bajo la guía de Abraham, lo cual nos concedió el nombre, “el pueblo de Israel” (“Israel, de las palabras, ”Yashar Kel”, que significa “directo a Dios” [siendo “Dios” los mismo que “Naturaleza” de acuerdo a la Cabalá, es decir, una fuerza positiva que conecta entre todos los elementos de la realidad]). Además, de acuerdo a la misma tendencia unificadora, más tarde fuimos llamados “Judíos”, de la palabra “unidad” (la palabra en Hebreo para Judío [Yehudí] viene de la palabra “unido” [Yihudí]). 

Estamos gradualmente llegando a nuevas cimas de antisemitismo que el mundo nunca ha visto, debido a que el mundo de hoy está más globalmente integrado que nunca antes. Debido al antisemtismo que surge como una fenómeno natural en los no-judíos, hacia una expectativa subconsciente de que los judíos sean pioneros de un proceso hacia una conexión humana más positiva, entonces podemos esperar un futuro en que todos excepto unos cuantos judíos serán antisemitas. 

Por lo tanto, los judíos primero y antes que nada necesitamos mostrar a todos cómo la unidad por encima de las crecientes divisiones hostiles no sólo es una posibilidad, sino que existe un método de conexión para guiar cada uno de nuestros pasos en el camino. Al implementar ese método en nosotros mismos, envíamos oleadas positivas de unificación a través de la conciencia de la humanidad, e invitamos una actitud opuesta al antisemitismo sobre nosotros mismos a cambio. En otras palabras, a atestiguar una conexión positiva cada vez mayor, y una subsecuente alza en la felicidad, soporte y confianza en la sociedad en general, la actitud general hacia un pueblo judío unificado se volvería favorable y de aliento. 

Sin embargo, si el pueblo judío continúa rechazando, ignorando o permaneciendo sin conciencia del mensaje de la necesidad de unirse, entonces en lugar de ver la unidad formarse en la sociedad en general, podemos esperar que la unidad se forme más y más en las partes marginales de la sociedad, es decir, como la unidad Nazi o fascista. Esa unidad es peligrosa, dado que es construida en base a unirse alrededor del odio hacia el otro, y se convierte en la infraestructura que puede provocar la manifestación de eventos horribles, como lo ejemplifica el holocausto. 

Por lo tanto, espero que los judíos en general, y específicamente los judíos norteamericanos, comiencen a caer en cuenta que el balón está en nuestra cancha, y que necesitamos jugar el juego de forma apropiada: darle prioridad a nuestra unidad con el fin de esparcir la unidad hacia todos. Si lo hacemos, estaremos en un mejor estado general en América y alrededor del mundo. Sin embargo, si fracasamos en realizar lo que la sabiduría de la Cabalá está diciendo acerca de este agobiante problema, entonces el estado se volverá mucho peor.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: