El centro de la decena es la vasija espiritual

No tengo que borrar mis sentimientos como si no existieran. Si me convierto en cero absoluto para no pensar en mí, destruyo toda la profundidad del deseo. Por el contrario, necesito elevarme por encima de mi egoísmo. De otro modo, resulta que soy cero y el Creador es un poco más que cero y nada más.1

Es insuficiente con sólo decidir que no hay nada más que el Creador. Necesita una fuerza especial de fe para elevarme un poco por encima de mí. De lo contrario, puedo decir todo lo que quiera; que no hay nada más que la fuerza superior, pero no me ayudará. porque lo atribuiré todo a mí mismo o a los demás.

Por lo tanto, hacemos esfuerzos para conectarnos en el centro de la decena, en el punto en el que cada uno se anula a sí mismo hacia los demás, hacia la conexión y hacia el Creador. Así, gradualmente atraemos la Luz que reforma y que realiza esta acción sobre nosotros.2

Todos decimos palabras hermosas y correctas, pero no conectamos nuestra inclinación con el Creador y por eso, no podemos ofrecerle nuestro deseo común (Kli) ni le damos oportunidad de revelarse y disfrutar de nosotros. Nuestros deseos no se conectan y no pueden revelar al Creador. Individualmente, todo es correcto, pero no hay suficiente conexión.

Diez personas se sientan juntas y cada una habla desde el corazón, pero no hay conexión entre ellas. El problema es que no conectamos nuestra aspiración con el Creador ni entre nosotros mismos, no vemos que es lo mismo. Nuestra conexión correcta es la conexión con el Creador.

Deberíamos tratar de acercarnos sensorialmente al amigo y dentro de esta conexión, imaginar al Creador, la cualidad de otorgamiento y amor que quiero descubrir entre yo y mi amigo. Hasta ahora, por el contrario, existe una barrera entre nosotros: ruptura en lugar de conexión, odio en lugar de amor.

Tenemos que conectarlo todos juntos: adhesión con el Creador, revelación de que no hay nada más que Él, conexión entre amigos y fe por encima de la razón. Todo se conecta en la adhesión entre nosotros y el Creador.

Con cada una de nuestras acciones en pensamiento y deseo, debemos atraer, invitar al Creador para que nos controle, tratar de sentir y descubrir Su gobierno. Debemos planear nuestros pensamientos y acciones para que se dirijan a la revelación del gobierno del Creador por encima de todo lo que sucede. Esa acción se llama mandamiento.

Nuestra aspiración al centro de la decena se dirige exactamente de modo que a través de nuestros esfuerzos comunes hagamos que el Creador nos gobierne.3

Gradualmente, comenzaremos a revelar que existe tal concepto dentro de la decena. Anteriormente no pensábamos ni queríamos revelarlo, pero ahora vemos lo importante que es, que este es el centro, el objetivo principal de nuestro trabajo. El centro de la decena es el Templo, la vasija espiritual. Cada uno individualmente no es un Kli, sólo todos juntos, conectados correctamente y dirigidos al otorgamiento al Creador. En la medida en que anhelemos llegar a este centro, comenzaremos a sentir que el Creador nos dirige desde ahí.

Al anhelar el centro de la decena, nos dirigimos a nuestro estado corregido, que ya existe ante nosotros, el buen futuro que nos espera. En la medida en que hacemos esfuerzos para imaginarlo tan bueno y correcto como sea posible y anhelamos alcanzar esta conexión con amor y ayuda mutua, entramos en el siguiente estado, en la imagen futura. Así avanzamos paso a paso, grado tras grado.

Tratamos de imaginar el estado correcto y le pedimos al Creador que corrija nuestra dirección. El Creador es nuestra principal ayuda. El camino ya está pavimentado hasta el final de la corrección, pero necesitamos pasarlo para sentir que necesitamos al Creador. Todas estas etapas son sólo los medios, la razón para recurrir a Él. Al unirnos a Él para nuestro avance, nos damos cuenta correctamente de la corrección.

Por lo tanto, el objetivo principal no es el estado futuro en sí mismo, sino la conexión con el Creador que se requiere para alcanzarlo. El estado en sí es sólo una razón, pues, no necesito este estado, sino al Creador.5

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 22/nov/19, “Centro de la decena”
1 minuto 56:00
2 minuto 59:00
3 minuto 1:23:33
4 minuto 2:00:00
5 minuto 2:22:40

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta