Geografía espiritual, parte 7

A imagen y semejanza del alma

Pregunta: En Cabalá y en las fuentes se dice claramente: hay una ciudad, hay puertas y hay un templo ¿cuáles son esos conceptos?

Respuesta: Todo está organizado de acuerdo al sistema del mundo superior, a imagen y semejanza de nuestra alma.

Observación: Una vez usted dijo que si el muro no rodea el lugar, no es una ciudad.

Mi comentario: Si. Sólo hay unas pocas ciudades en Israel que alguna vez estuvieron rodeadas por muros. Son Acre, Jerusalén, Safed y Tibieras. Incluso hoy en Tibieras aún quedan restos de las antiguas murallas.

Pregunta: ¿Qué simboliza el muro de la ciudad desde el punto de vista de Cabalá?

Respuesta: El muro que rodea la ciudad es como Parsa. Es lo que separa a la ciudad de las fuerzas externas, es decir, separa las fuerzas espirituales superiores de las inferiores, la cualidad de otorgamiento de la cualidad de recepción.

Hay un espacio fuera de la ciudad llamado «70 Amah» que se relaciona con la ciudad.

Las puertas de la ciudad simbolizan una entrada especial al mundo superior, donde el hombre debe corregirse a sí mismo de cierto modo, para que se le dé el derecho de ingresar a la ciudad, que está en el nivel espiritual. Por eso, ingresar a las puertas de la ciudad no es una acción simple.

Pregunta: ¿Podemos decir que el muro es algún tipo de condición necesaria?

Respuesta: El muro es la pantalla que separa la ciudad de lo que hay fuera. Es decir, la cualidad de otorgamiento está en la ciudad y la cualidad de recepción egoísta y mala fuera de la ciudad, por eso, la ciudad se restringe a sí misma, con la cualidad de otorgar.

Pues, por lo general, hay bandidos, es decir, egoístas que deambulan fuera de la ciudad. No pueden acercarse al muro porque los expulsa o, ellos mismos se alejan. Es como si el muro los obligara a ser generosos, amables y eso no está en su naturaleza.

Pregunta: Entonces, ¿quiere decir que al usar el lenguaje de raíces y ramas, los cabalistas tomaron conceptos familiares como “ciudad”, “muro”, “puerta”, sintieron su raíz espiritual y los usaron para explicarnos?

Respuesta: Sí, pero además, entendieron por qué nosotros en nuestro mundo nos organizamos así, por qué, de cierta manera, construimos casas, chozas, tiendas de campaña, carpas y templos. Lo sintieron como consecuencia de las fuerzas espirituales.

Pregunta: De hecho, los grandes cabalistas, en particular el Ari, escribieron que hay una casa, un patio, un campo y un desierto ¿se trata de deseos específicos que se pueden usar en bien del Creador y otros que no se pueden usar así?

Respuesta: Sí, el hombre dentro de la casa es la parte interna del alma y es ​​la casa misma, el patio, el campo y el desierto ya son partes externas de su alma, lo que debe corregir.
[255928]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá» 28/ene/19

Material relacionado:
Geografía espiritual, parte 3
Geografía espiritual, parte 4
Geografía espiritual, parte 5

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta