“¿Los judíos pueden ser antisemitas?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Los judíos pueden ser antisemitas?

Los judíos no sólo pueden ser antisemitas, pueden ser el más grande y severo tipo de antisemitas. 

¿Por qué? 

Porque los judíos tenemos un punto que nos conecta con el estado corregido y de unión de la humanidad -“ama a tu prójimo como a ti mismo”- el cual alguna vez descubrimos bajo la guía de Abraham, hace cerca de 3,800 años. Junto con ese punto, también albergamos el deseo egoísta fragmentado, el cual se opone el punto de unión, separándonos a todos unos de otros. 

Cada judío se acomoda a esta dualidad: un deseo egoísta de recibir, que busca beneficio personal a expensas de otros, junto con el punto altruista de unidad, anexo al estado máximo de unión del desarrollo de la humanidad. 

Quien se siente más cerca del punto central de unión, es atraído para desarrollarse de forma diferente que aquellos jalados por la carrera de ratas de las masas hacia la conexión positiva en la sociedad. Quien se resiste a este desarrollo y deja que el ego determine sus metas y placeres en la vida, está en contra de la unión y por lo tanto, de acuerdo a su definición más profunda, es antisemita. 

Sin embargo, el principal problema no es si ciertas personas son o no antisemitas. En su lugar, necesitamos entender cómo salen a la luz esas inclinaciones que son parte de un fenómeno natural, dónde se originan y cómo surgen nuestros sentimientos a partir del juego mutuo entre esas dos fuerzas interiores.

Si la conciencia de la causa auténtica del auto-odio en los judíos despierta a más y más personas, podríamos, de alguna manera, influir en el equilibrio de la humanidad con la naturaleza. Así la humanidad sería capaz de entender mejor por lo que está pasando. 

En pocas palabras, los judíos son los más grandes antisemitas, precisamente porque sostienen los dos puntos extremos de unidad y anti-unidad. 

Esos dos puntos tienen relaciones que cambian constantemente. En realidad existen en cada persona y lo vemos en cada nación, en cada etapa de desarrollo. Sin embargo, debido a que alguna vez descubrieron la unidad por encima de las grandes diferencias, en la antigua Babilonia, los judíos ven la diferenciación mucho más prominente entre esos dos puntos: por una parte, tienen acceso al mismo método que Abraham usó para unir a la gente por encima de sus diferencias, por otra parte, un ego más inflado que se resiste a esa unidad y hace que los judíos, fuera de cualquier proporción, tengan más éxito en sus esfuerzos egoístas, que las otras naciones. 

Por lo tanto, mientras más se desarrolla la humanidad, más odio hacia los judíos sienten las naciones del mundo. Es porque el antisemitismo es una respuesta natural al crecimiento del ego, que odia el punto opuesto a sí mismo, el que anhela conceder por encima del ego para conectarse positivamente con otros. 

La gente en áreas poco desarrolladas, como en las tribus, no tiene esa actitud hacia los judíos. Mientras más desarrollo hay en una civilización, con su gran competencia egoísta y su materialismo individualista, más se desarrolla su actitud hacia los judíos. De pronto, los que encuentran cada vez más problemas al intentar abrirse paso en el mundo moderno y civilizado, comienzan a sentir que les desagradan los judíos. Eso se debe al crecimiento del ego y a la subsecuente tensión entre el ego y el punto más profundo en el interior del hombre, el que anhela la conexión positiva con otros. 

Llegaremos a un estado en que el mundo entero revelará su actitud negativa hacia los judíos. Por eso, todo depende cuán pronto y hasta qué grado, los judíos comencemos a ejercer nuestro potencial: realizar el método para unirnos (“ama a tu prójimo como a ti mismo”) por encima de la división (“el amor cubrirá todas las transgresiones”), con el cual podemos convertirnos en conducto para que la unidad se extienda a la humanidad (“luz para las naciones”). 

Cuando esa transformación tenga lugar, la creciente actitud de odio hacia los judíos se invertirá a su forma positiva: una actitud de apoyo, respeto e incluso amor hacia un pueblo que traerá una nueva y jubilosa sensación de felicidad y unidad al mundo.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: