“¿Por qué Angela Merkel de Alemania visita Auschwitz por primera vez, en medio del creciente antisemitismo?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Por qué Angela Merkel de Alemania visita Auschwitz por primera vez, en medio del creciente antisemitismo?”

Es un acto político de su parte. Los políticos hacen esos actos, no de acuerdo a la emoción, sino de acuerdo a lo que es más conveniente para ellos y su partido. Estoy seguro de que Angela Merkel y otras personas involucradas calcularon esa decisión. 

El fenómeno del antisemitismo, sin embargo, es mucho más amplio que la política. Hasta que el conocimiento general de la verdadera causa del antisemitismo se disemine, permanecerá como un problema no resuelto. Así que, continuará creciendo mientras nos adentramos en el futuro. 

El antisemitismo es un fenómeno natural. Surge en cada persona y nación, tanto en judíos como en no judíos. Sólo se puede combatir si tenemos conciencia de dónde viene y cuál es su causa. En la actualidad, los judíos mencionamos el problema del antisemitismo de tal manera, que es como si pidiéramos a otras naciones que no nos odien, pero vemos que eso nunca funciona. 

Es imposible que las naciones del mundo no odien a los judíos. También está escrito  en la Torá que Esaú odiaba a Jacob. Esaú simboliza el deseo de recibir, la cualidad de las naciones del mundo y Jacob es la fuerza que equilibra el deseo de recibir con el deseo de otorgar, la cualidad del judío. 

Además, hoy podemos identificar odio entre los mismos judíos que no conocen la causa del antisemitismo. Si no aprendemos la ley de la naturaleza, cómo opera la naturaleza a través de todos esos fenómenos, siempre estaremos equivocados. 

La ley de la naturaleza especifica que el estado final de la humanidad es uno de total unión, definido por el precepto, “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. El pueblo judío fue conocido como tal, porque alguna vez alcanzó un estado de unidad similar, hace alrededor de 3,800 años, bajo la guía de Abraham en la antigua Babilonia (la palabra en Hebreo para “judío” [Yehudí] viene de la palabra para “unido” [yihudí] [Yaarot Devash, Parte 2, Drush 2]). 

Por lo tanto, los judíos portan este mensaje, unirse de acuerdo a “ama a tu prójimo como a ti mismo”, entre ellos mismos. Es como si estuviera insertado en su “ADN”, como un componente definitivo. El punto dentro de la persona que se conecta con el estado más unido de la humanidad es conocido en la sabiduría de la Cabalá como “punto en el corazón”. 

El antisemitismo surge debido a la siguiente distorsión: los judíos tienen un punto latente en su interior que les permite acceder a una realidad de amor, otorgamiento y conexión. Pero, los judíos no quieren darse cuenta de la potencia de ese punto, porque nacen, crecen y se identifican completamente con su naturaleza egoísta. 

Más aún, ¿cómo puede ser que los judíos sean antisemitas? Esto viene de la actitud hacia ese punto en el corazón, en su interior. Si odian ese punto, es decir, si quieren vivir una vida egoísta cómoda, que no tienen nada qué ver con intentar desarrollar amor, otorgamiento y conexión con otros, entonces se convierten en los más grandes antisemitas. En otras palabras, el antisemitismo es siempre en relación con esta tendencia de amor, otorgamiento y conexión que los judíos alguna vez alcanzaron: si tratan de ser conscientes, el antisemitismo disminuye, pero si la rechazan, consciente o inconscientemente, el antisemitismo continuará creciendo. 

Por lo tanto, conocer la verdadera causa del antisemitismo, representa la mitad de la solución a los problemas. La siguiente etapa es entender que no necesitamos intentar eliminar el odio hacia los judíos, sino descubrir una tendencia amorosa, otorgante y de conexión, igual o más grande que el odio, de acuerdo a las palabras, “el amor cubre todas las transgresiones”. Cuando entendamos a trabajar de esa manera, veremos que el odio antisemita fue dado a la humanidad con el fin de elevarla hasta la cima de su existencia. Hasta que lo hagamos, el odio continuará siendo dirigido solamente hacia los judíos, más y más y seremos culpados por todo. 

Nosotros, los judíos somos los culpables del odio que los antisemitas sienten. Sin embargo, no es debido a las razones directas que piensan, ya sea dirigido al estado de Israel que supuestamente oprime a los palestinos o que los judíos han asumido demasiado poder en los países en lo que nos hemos asimilado, entre muchas otras. En su lugar, se debe a que estamos retrasados en nuestra propia revelación de amor, otorgamiento y conexión entre nosotros y el subsecuente fracaso en transmitir la conexión con la fuente que traerá a nuestra vida; abundancia, paz, armonía y perfección para todos. 

Por lo tanto, hasta que iniciemos un cambio importante para unirnos (“ama a tu prójimo como a ti mismo”), el antisemitismo sólo crecerá. 

Además, los 60 millones de euros que Alemania donó a la fundación Auschwitz-Birkenau, en avance al viaje de Merkel a Auschwitz, serían mejor usados si Alemania abriera un centro de investigación para el fenómeno del antisemitismo. 

Al investigar el antisemitismo, hay esperanza de que descubramos su verdadera causa y que entendamos qué necesita ser arreglada para llegar a una solución. 

Lo que realmente puede ayudar a combatir el antisemitismo es diseminar su verdadera causa y entenderla como una ley de la naturaleza. 

Los alemanes descubrirán que no tienen la culpa del holocausto, más aún, que ningún antisemita tiene la culpa por el odio que sienten hacia los judíos. 

Los judíos no están conscientes de que son culpables del antisemitismo, porque tienen una misión en la naturaleza; llegar a “ama a tu prójimo como a ti mismo” y transmitir el conocimiento de esa ley a todos. Debido a lo que nuestros ancestros la descubrieron en la antigua Babilonia, bajo la guía de Abraham, una vez más tenemos la demanda de la naturaleza hacia nosotros, unirnos por encima de todas las divisiones y llevar al mundo al equilibrio. Esto, en su turno, creará un contrapeso contra la fuerza negativa del antisemitismo y llevará al mundo a su estado perfecto.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta