“¿Por qué el consumismo es algo malo?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: ¿Por qué el consumismo es algo malo?

El consumismo nunca nos satisface. Al contrario, mientras más corremos tras los placeres materialistas más vacíos quedamos, sucede que cada llenado que recibimos tras cada compra, se convierte muy pronto después en vacío. 

Nuestra naturaleza, el deseo de disfrutar- en el que constantemente busco sentir placer, usando lo que sea y quién sea a nuestro alrededor para ingresar placer en nosotros mismos- eventualmente nos lleva a un estado de desesperación. 

La desesperación de nunca encontrar una verdadera satisfacción despertará nuestro entendimiento de que estamos atrapados: nuestra persecución de felicidad nos lleva a la infelicidad, una falta de llenado e insatisfacción, como escribe el cabalista Yehudá Ashlag (Baal HaSulam), que morimos con la mitad de lo que deseamos en nuestra mano. 

“Todas sus posesiones son sólo para sí mismos, y ‘aquel que tiene una sola porción quiere una doble porción’, uno finalmente muere con sólo ‘la mitad de su deseo en su mano’”. – Yehuda Ashlag. El estudio de las Diez Sefirot, Volumen 1, Parte 1, Histaklut Pnimit (Reflexión interna)

Lo que alguna vez disfrutamos ya no nos llena, y constantemente buscamos renovados y diferentes tipos de placeres para intentar satisfacernos. 

Hacemos más fácil para nosotros el comprar bienes materiales. Hacemos más barato el viajar. Pero nos encerramos en nuestra propia trampa, porque cuando nuestras compras y viajes eran más difíciles de lograr, tenían más valor. 

Ahora, con unos cuantos golpes de nuestros pulgares, podemos tener productos entregados directamente en nuestras casas el mismo día, y acceso al entretenimiento para mantenernos ocupados por horas. No hay nada más qué desear, 

¿Qué sigue? Nuestro deseo crece, nos sentimos más vacíos, comenzamos a sentirnos fuera de control, que nuestros deseos nos están controlando, y nos frustramos cada vez más. 

Entonces viene una gran crisis. 

El acelerado molino del consumismo está llegando rápidamente a un estado en el que seremos incapaces de ir a su misma velocidad, y caerá de lleno sobre nuestros rostros. Como resultado, necesitaremos buscar una manera diferente de satisfacernos. Toda la base de cada uno de nuestros disfrutes, que disfrutamos de forma egoísta, para nuestro beneficio personal, necesitará someterse a una transformación fundamental: que disfrutemos de forma altruista, para el beneficio de otros. 

¿Cómo es posible una transformación así? 

Es posible porque nuestro deseo de disfrutar simplemente quiere disfrutar, y no le importa aquello de lo cual disfruta. 

El consumismo está construido bajo la premisa que mediante publicitar varias maneras de disfrutar, sacaremos nuestras tarjetas de crédito y pagaremos por placer. Sin embargo, si la sociedad hiciera publicidad que podemos disfrutar mediante dar placer a otros, entonces simplemente cambiaríamos la manera en que nos llenamos: mediante dar en lugar de recibir. 

Hoy en día, existen muchas personas y grupos enfocados en llenarse a sí mismos mediante el dar. Baal HaSulam escribe acerca de que el 10% de la población humana es altruista de forma natural, es decir, personas que sienten una sensación innata de placer al dar a otros. Esas personas y organizaciones ya proporcionan un ejemplo de cómo podemos cambiar nuestros medios para disfrutar. 

Por lo tanto, al cambiar la forma en que disfrutamos. Al dar en lugar de recibir- el deseo y el llenado permanecerán, pero los medios serán diferentes. 

En la sabiduría de la Cabalá, este estado es llamado “otorgamiento con el fin de recibir”. Es un paso más elevado que “recibir con el fin de recibir”, el cual es considerado como la forma más baja de la conciencia humana. 

El mismo ego humano está operando, aun cuando de forma diferente. Se volverá posible someterse a esta transición cuando la entendamos como la solución a la muerte egoísta a la que llegamos en nuestro intento consumista de disfrutar. 

Junto con esta toma de conciencia, el “reconocimiento del mal” de nuestra falta de habilidad para llenarnos mediante medios de consumismo, necesitaríamos establecer nuestras influencias sociales- publicidad, los medios, las recompensas y pagos que recibimos por nuestro trabajo- honrar y respetar el dar y despreciar el recibir. 

Baal Hasulam describe este fenómeno en Los escritos de la última generación, como “libre competencia para cada individuo, pero en el otorgamiento a otros” y que “revelar cualquier forma de recibir para uno mismo es deshonroso y tan grande defecto que esa persona es considerada como entre las personas más bajas, más inferiores en la sociedad”. 

En otras palabras, Baal HaSulam  explica que cuando la sociedad humana llegue a un estado altruista, las medallas y premios serían  entregados a las personas que ejemplifican actos excepcionales de entrega con el fin de dar impulso al altruismo en toda la sociedad en general, y despreciar cualquier muestra de disfrute dirigido hacia uno mismo. 

El desarrollo humano está marcado por el deseo de disfrutar en constante crecimiento, y está creciendo monstruosamente en exceso. Estamos reconociendo nuestra falta de habilidad para disfrutar de forma egoísta, y la idea de disfrutar de forma altruista está saliendo a la luz. 

Nos dirigimos hacia un estado en el que no obtendremos ninguna satisfacción al recibir, y entonces descubriremos que podemos llenarnos al dar. 

Las personas disfrutarían , por ejemplo, deambulando entre el público, buscando cómo podrían contribuir de forma positiva a las personas y a la sociedad en general. Sucedería de forma simple porque no encontraríamos satisfacción en ningún otro lugar. Buscaríamos qué y cómo dar con el fin de llenarnos. 

Ese modelo diferente de satisfacernos- de forma altruista en lugar de egoísta- llevaría a la sociedad a un estado en el que comenzaríamos a entender cómo existe un  beneficio mucho más grande, felicidad, confianza y satisfacción cuando buscamos disfrutar dando , y no recibiendo. 

Entonces nos acercaríamos un paso más a las leyes de la naturaleza, que funcionan de forma altruista- una fuerza de entrega y amor que habita entre todas las conexiones en la realidad- y estaríamos más cerca de realizar las conexiones de la naturaleza en nuestras conexiones sociales.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: