QUÉ ES JANUCÁ PARA LA HUMANIDAD (NO SOLO LOS JUDÍOS)

Desde mi página de Facebook Michael Laitman 7/dic/19

Janucá es una parada en boxes en la pista de carreras de la vida. Proviene de las palabras “Janu” (aparcar) y “Ko” (aquí).

Cuanto más avanzamos, más frecuentemente nos encontramos con tales paradas. Nos permiten analizar lo que hemos hecho y si debemos cambiar nuestra dirección para avanzar de mejor manera.

LA HUMANIDAD NECESITA PARAR Y CAMBIAR EL RUMBO

En un momento u otro, todos nos encontramos con pensamientos que hacen que nos cuestionemos todo nuestro camino en la vida: “¿Qué estoy haciendo con mi vida?”, “¿Estoy viviendo mi vida al máximo o la estoy desperdiciando?”, “¿Cómo vivir de manera que después no me arrepienta de no haber aprovechado al máximo?”

Cuanto más avanzamos en la vida, más tenemos que luchar con todo tipo de circunstancias. Y entonces nos preguntamos: “¿Para qué estamos luchando?”, “¿Cuál es el propósito de todo esto?”, “¿A dónde nos dirigimos?”,”¿Qué significa «ganar» en esta lucha?”.

A veces, nos encontramos en situaciones que nos hacen detenernos y repensar el curso de nuestras vidas. Además, a veces necesitamos detenernos forzosamente, incluso si queremos continuar, recalcular hacia dónde nos dirigimos y si deberíamos generar un cambio para un futuro mejor.

Hoy estamos en tiempo de espera. Aunque la sociedad sigue avanzando, todavía tenemos la oportunidad de tomar perspectiva y contemplarnos a nosotros mismos y preguntar: “¿A dónde nos dirigimos?”, “¿Estamos yendo por el camino correcto?”, “Si detectamos que vamos por el camino equivocado, ¿tenemos la capacidad de cambiar el rumbo?

Por lo tanto, en las palabras “Janu” y “Ko” (aparcar aquí), deberíamos ver un deseo que se está gestando en la humanidad; un deseo de gritar y detener la forma en que actualmente estamos manejando nuestras vidas y redirigirlas hacia una dirección más fructífera.

EL PROBLEMA CON NUESTRO ESTILO DE VIDA INDIVIDUALISTA, CONSUMISTA Y MATERIALISTA

Nuestro actual estilo de vida individualista, consumista y materialista, nos está llevando a endeudarnos más. Nuestra deuda no es solamente monetaria, sino que además vamos muy retrasados en lo referente a alcanzar el equilibrio con las crecientes demandas de la naturaleza sobre nosotros: conectar nuestras actitudes –de unos hacia otros– de modo que coincidan con la conectividad de la naturaleza.

Es imposible abonar la masiva deuda que hemos acumulado, pero de una u otra forma, tendremos que pagarla. Entretanto, seguimos extrayendo de la naturaleza todo lo que podemos.

Tampoco prestamos atención a nuestros propios pensamientos, que aparecen momentáneamente, cuestionando la forma en que vivimos nuestras vidas: se ahogan en el ruido del aluvión constante de múltiples mensajes ni tampoco escuchamos a quienes nos explican cómo la naturaleza opera sobre nosotros, cuál es la tendencia general de nuestro desarrollo o los consejos sobre cómo podemos lograr un futuro más favorable.

Ignoramos estos consejos para el cambio y continuamos corriendo nuestra carrera de egoísmo.

JÁNUCA ES UN ESTADO QUE LA HUMANIDAD NECESITA ATRAVESAR HOY

Básicamente, la humanidad necesita detenerse por un momento y pensar en cómo puede lograr un mayor equilibrio consigo misma y con la naturaleza. Jánuca es mucho más que una festividad marcada en ciertos calendarios. Es lo que la humanidad en su conjunto necesita atravesar.

Sin embargo, no podremos hacer tal parada hasta que no seamos conscientes de la causa de nuestro estilo de vida –individualista, consumista y materialista– y tomemos conciencia de cómo funciona el ciclo del consumo: fabricar productos que no necesitamos, publicitarlos para que los deseemos, comprarlos, venderlos y deshacernos de ellos. Al final, esto no nos beneficia ni a nosotros ni a nuestro planeta.

Llevamos retraso a la hora de hacer esta parada en boxes. Si continuamos funcionando como hasta ahora, entonces ya podemos empezar a contar los días para que la naturaleza active un gran golpe sobre nosotros: presiones y desastres que harán la vida insoportable.

Pero, ¿cuál es la alternativa? Si detuviéramos nuestra actual carrera de consumismo, ¿con qué podríamos reemplazarla? ¿Y cómo saber si su reemplazo sería mejor?

LA ALTERNATIVA AL CONSUMISMO: CONEXIÓN POSITIVA

Para entender la conexión positiva –la alternativa al consumismo– primero debemos entender la importancia de la influencia social.

La sociedad determina cuáles son nuestros valores en consonancia con lo que nos va mostrando como agradable, valioso e importante. Lo cierto es que nos comparamos con otros e intentamos tener lo que ellos tienen. Por eso, se nos promocionan bienes de consumo constantemente, vemos que las personas los disfrutan y hablan acerca de ellos, y entonces también los queremos.

Por lo tanto, debemos determinar qué es lo más ventajoso para que todos disfrutemos de modo que no vivamos nuestras vidas vaciando nuestros bolsillos para llenar los bolsillos de los más ricos cada vez que hacemos una transacción para comprar otra cosa que no necesitamos.

Por ejemplo, en lugar del Black Friday, podríamos anunciar un “Día Mundial del Picnic”, un día en el que las familias y los amigos se encuentren en un parque, en la playa, en la naturaleza, vayan al cine o hagan un viaje. Promocionar un día entretenido junto a familiares y amigos. Todo depende de lo que decidamos promocionar entre nosotros. Si viéramos a personas de todo el mundo publicando sobre el Día Mundial del Picnic, si apareciera en las noticias y las redes sociales, si viéramos a las celebridades, los “influencers” y a todos nuestros amigos celebrándolo de diferentes modos, también nosotros querríamos disfrutar ese día así. También nos daríamos cuenta de que un día así proporcionaría a la gente mucha más satisfacción que un día global de transacciones comerciales.

¿Por qué no lo hacemos entonces?

En lugar de gastar el dinero comprando montones de cosas de las que pronto nos cansaremos, deberíamos enfocarnos en disfrutar unas conexiones positivas con otras personas.

Por lo tanto, si realmente detuviéramos la forma en que actualmente vivimos nuestras vidas, podríamos pinchar la burbuja materialista-consumista que hemos inflado a nuestro alrededor. Y podríamos empezar a anunciar un nuevo enfoque hacia la vida que podríamos disfrutar mucho más: centrarnos en conectar de forma positiva unos con otros. Esto nos conduciría a un mayor equilibrio en nuestras relaciones y con la naturaleza.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta