Ver con la razón del grado superior

Fe por encima de la razón es un tema al que debemos volver constantemente. Con relación a esto, percibiremos ascensos y descensos; todo nuestro trabajo se concentra a su alrededor. Fe por encima de la razón es que el otorgamiento se vuelve más alto que la recepción, es decir, se llega al estado en el que se vive con la fuerza del otorgamiento. Por supuesto, te levantas y vuelves a caer, pero ya comienzas a conquistar ese territorio, «el campo que el Creador bendijo», ahí ya estás en comprensión, conciencia y anhelas adherirte a la fe.

Si no compruebo lo que recibí, se llama fe por debajo de la razón. Pues, no lo conozco; no conté lo que recibí, simplemente creí en su palabra. Así, mi fe es aún más baja que la razón: no hay discernimiento, sólo fe ciega. En espiritualidad, no se considera fe, es religión.

En fe por encima de la razón, primero debo tener mi opinión y de acuerdo con ella, sé lo qué sucede. Sé que no hay $1,000 en el sobre, sino $999 o sólo $1, pero lo acepto como $1,000. Esa diferencia determina mi grado espiritual. Necesito aclarar esos dos puntos: razón y fe, Maljut y Biná.1

Fe por encima de la razón es que acepto $999 como $1,000 desde el fondo de mi corazón. Desde luego, no es aconsejable hacerlo en la tienda. No hablamos de este mundo, sino del espiritual. En el espacio espiritual, debemos ir con fe por encima de la razón porque estamos construyendo nuestra actitud hacia el Creador, por encima de nuestra razón, aumentamos la espiritualidad, no con base en la fuerza del conocimiento, sino en la fuerza de la fe.

Avanzo de acuerdo a lo que dicen los cabalistas porque no quiero confiar en la opinión de mi ego. Mientras más logro anularme ante el superior, más adquiero la fuerza de fe con la que puedo avanzar con la mente y el corazón del superior.

En el mundo corpóreo no funciona porque sólo hay un grado en él. Pero, en el espacio espiritual, hay dos grados: yo y el superior (AHP del superior) y estoy de acuerdo con la opinión del AHP del superior. Me incluyo en la opinión del superior y, como me aferro a él, puedo elevarme junto con él. Eso sucede porque acepté su opinión y se convirtió en mi fe.

Esa es la diferencia entre los grados superior e inferior. En la percepción (en los Kelim) del superior son $1,000, en mi percepción (en mis Kelim) son $999. Entiendo, siento y sé que me falta $1, sólo tengo $999 en mi bolsillo, no $1,000. Pero, en los Kelim del grado superior, tengo $1,000; lleno esa área vacía con la fuerza del superior y me siento completo gracias a él.2

Está escrito sobre fe por encima de la razón: “Tienen ojos, pero no verán; tienen oídos, pero no oirán”. Tengo ojos, oídos, corazón, mente; soy inteligente, entiendo y siento todo en mi grado, juzgo sólo por lo que ven mis ojos y me mantengo firme en el suelo. Sin embargo, la pregunta es ¿cómo puedo elevarme un grado por encima de mí mismo, en qué elevador? ¿dónde está ese elevador, es decir, con qué ayuda puedo cambiar mis sentimientos y mi razón por el sentimiento y la razón del grado superior para ascender del estado «I» a «I + 1»? Para hacerlo, necesito fe por encima de la razón.

Desde arriba, siempre se me revela un espacio vacío y debo llenarlo con fe. Cuando lo lleno de fe, siento que para mí está lleno de razón. Después, nuevamente se revela la oscuridad, el espacio vacío que debo llenar con fe. Con la fuerza de la fe, me elevo al siguiente grado y nuevamente se convertirá en razón. Así crecemos: concepción-lactancia-madurez (Ibur-Yeniká-Mojín) cada vez que nos elevamos, percibimos la oscuridad y el vacío que se nos revelan como parte del grado superior y vamos por encima de nosotros mismos.4
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 5/dic/19, «Trabajo por encima de la razón»
1 minuto 6:20
2 minuto 11:50
3 minuto 27:40
4 minuto 1:29:10

Material relacionado:
Ejemplos de: Fe por encima de la razón
Soñando con la fe por encima de la razón
Fe por encima de la razón

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta