Resiste el ego, piensa en la conexión

Aún estamos en exilio, dentro de nuestro deseo egoísta que nos separa. Sin embargo, es sabido que con el fin de implementar el método de corrección, debemos organizarnos en decenas, como lo hicimos tras el éxodo de Egipto cuando Jetró vino a Moisés y comenzó a organizar al pueblo de Israel en decenas.  

Aún no sentimos que existe una fuerza especial en la decena, por eso nos decepcionamos de ella y no entendemos para qué la necesitamos. Sin embargo, es un hecho que el Creador debe ser revelado en nuestra conexión. Diez deseos (precisamente deseos, no personas) quieren descubrir al Creador, para esto, muestran una buena actitud mutua, para conectarse y volverse “como un hombre con un corazón” con respecto a la meta espiritual. 

Entre la decena y el Creador oculto en ella, existe una restricción. El Creador está oculto tras la pantalla, como si estuviera detrás de un cristal opaco que no deja que Él sea visto. Pero Él está en medio, en el centro de la decena. Al grado en que los amigos puedan conectarse e influir al Creador, la Luz circundante, la cualidad de otorgamiento y misericordia, el Creador, se revela entre ellos. 

Todo ocurre entre ellos, en el centro de la decena. Existen leyes estrictas que nos ayudan a cumplir la condición de equivalencia de forma. Por lo tanto, nuestro trabajo es hacer un esfuerzo común para crear la Luz circundante, como está escrito: “En Tu Luz veremos luz”. 

La Luz circundante, que viene de arriba como resultado de nuestro esfuerzo , hace que el cristal opaco, se vuelva transparente y vemos al Creador revelado en nuestra conexión en la decena.1

Queremos conectarnos sin prestar atención a ninguna diferencia. Lo más importante es dirigirnos hacia una meta común y sentir que con esta aspiración construimos “el campo que el Creador ha bendecido” entre nosotros. Y, cierto campo aparece, entretejido con nuestro esfuerzo y aspiración de acercarnos el uno al otro. 

Aún no vemos nada en este campo, excepto nuestros intentos de construir y sentir al Creador. Sin embargo, al grado en que nos esforzamos, comenzamos a sentir que una nueva fuerza opera en esta área, la Luz circundante, generada por encima del deseo de recibir. Cada uno rechaza su ego personal y por encima de éste, extiende su mano hacia los otros y así, creamos nuestra Luz reflejada común, que construye un campo entre nosotros y abre la oportunidad de manifestar la fuerza de otorgamiento, unidad y amor, es decir, el Creador. 

Es como si quisiéramos ver a través de una ventana, pero es completamente opaca y no puedo ver nada. Sin embargo, si puedo resistir mi egoísmo y pensar en la conexión, en el beneficio de la decena y en el propósito de la creación, genero Luz reflejada que hace que el cristal opaco, sea transparente. Así veo al Creador en el otro lado, no como persona, sino como cualidades que comienzo a reconocer. 

En realidad, no reconozco al Creador, pero lo construyo, como está escrito: “Como si Me hubieras construido”. Moldeo al Creador a partir de mi deseo de otorgar. 2

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 11/ene/20, Escritos de Baal HaSulam, “La libertad”

1 minuto 3:05

2 minuto 19:45

Material relacionado:
Ve a través de la decena
Ver al Creador sólo a través de los lentes de la decena
¿Por qué revelar el egoísmo en la decena?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: