Todos somos responsables

Clamar hacia el Creador es sólo posible desde el estado llamado “desierto”. Desierto es ausencia del Creador entre nosotros, ninguna sensación de conexión con Él. Él desapareció, nos abandonó, todo lo que podemos hacer es llorar, como está dicho: “la voz del que clama en el desierto”.1

El Creador cuida de que sigamos revelando nuevos deseos de disfrutar en nuestros deseos rotos y que cada día, nos sintamos más lejos de la meta. Es porque el deseo opuesto a nuestra corrección continúa creciendo cada vez. Tenemos que sobreponernos al ego cuando nos sentimos y más lejos de la meta, cuando perdemos fortaleza y entendimiento y caemos en la impotencia. 

Este avance va en contra de nuestro sentido común ¿cómo es posible que mientras más avanzamos, más alejados nos encontramos? Pero todo funciona de acuerdo con la estructura del Partzuf espiritual: mientras más grande es el deseo egoísta, más alejados de la meta nos sentimos. Pero mientras más nos sobreponemos al egoísmo y nos elevamos por encima con intención de otorgar, más cerca estamos de la meta. Dos opuestos en uno. 

Por lo tanto, no entiendes lo que sucede y caes bajo el poder de tu estado de ánimo. Es un trabajo duro que tira de nosotros en dos direcciones diferentes. Pero debes perseverar y reforzar tu resolución con los ojos cerrados, sumergiéndote en el grupo y así, avanzar. Cada vez que te encuentro separado de la espiritualidad, es decir distanciado del grupo, debes acercarte, es decir, acercarte al Creador. Es la única forma de conquistar nuestra inclinación malvada que crece cada día. La forma en que la conquisto no es usando mi propia fuerza, sino acudiendo al Creador. 

El primer problema es que el mal aumenta todo el tiempo. El segundo, es que, con mi propia fuerza, no puedo luchar directamente contra el creciente egoísmo, debo pedir ayuda al Creador, a quien no veo. Acudir al Creador sólo es posible en el grupo; por eso, constantemente debemos elevar la importancia de los amigos, del grupo y tratar de integrarnos en ellos más y más. 

Hay varios puntos importantes en el camino, que por sí solos e indirectamente, se manifestarán en nosotros, necesitamos analizar, reforzar nuestra resolución y elevarnos por encima de nuestra mente y sensaciones. De mayor importancia es no renunciar en esta guerra, no retirarse ni desesperarse.2

El clamor al Creador debe ser un clamor común. Es la diferencia entre religión y ciencia de la Cabalá. Dentro del marco religioso, cada uno clama al Creador y cree que eso le ayudará. Y le ayuda, psicológicamente. Pero si realmente quieres ir al Creador, esa aproximación sólo es posible en el sistema correcto, en un Kli, con amor a otros, creando el alma común de Adam HaRishón. 

Todo el tiempo, somos empujados lejos de la decena. Sentimos desdén hacia los amigos, hacia nuestra propia debilidad e impotencia y en general, hacia la falta de sentido de este trabajo. Ayer, por varios minutos, pude conectarme con mis amigos y con el Creador, enlazarme con el grupo y con el Creador. Pero hoy, todo me parece irreal y sin sentido. 

Pero si realmente quiero revelar al Creador y el propósito de la creación, si me aferro a la verdad, la verdad está por encima de mi naturaleza, es fe es por encima la razón, es otorgamiento por encima de recepción. Por eso, sólo podemos llegar con ejercicios constantes para suavizar el corazón, que se manifiesta en falta de habilidad para conectarnos en la decena, para construir el Partzuf espiritual, las diez Sefirot, el alma. 

Constantemente soy empujado hacia atrás, para poder avanzar otro paso difícil hacia la unidad. Así avanzo hacia la verdad. Y si hoy no siento que es más difícil conectarme al grupo, no estoy avanzando hacia la meta. Por lo tanto, se dice: “La opinión de la Torá difiere de la opinión de la gente”. 

Nadie pueden avanzar en un sistema en el que cada paso se vuelve más difícil. Va en contra de la lógica y del sentido común ¿cómo es que avanzo, pero, día con día,  se vuelve más difícil la conexión, se vuelve más insoportable, como si fuera castigado por este trabajo? ¿cómo puede ser esto un avance?

Pero realmente es así y “la opinión de la Torá”, es decir avanzar con ayuda de la Luz que reforma, es “opuesta a la opinión de la gente”. Las personas reciben nuevo entendimiento, sensaciones y afirmaciones. Aquí vemos un proceso inverso. El cabalista debe bajar al nivel de “Shimon del mercado” para elevarse a la altura del final de la corrección.3

Debemos cuidar a cada amigo, pero sin invadir su personalidad ni pensamientos, sin hacer escrutinio de lo que le suceda. Debemos reafirmar a cada uno, crear una atmósfera grupal de preocupación por todos, no por alguien individualmente, sino por la decena completa. Garantía mutua es el campo que creamos con diez Kelim, diez amigos. 

¡Ninguno tiene nada de forma individual! Eso es lo que nos hace fuertes, porque queremos la fortaleza común para ser construidos desde cero. Esta fortaleza no nos puede ser concedida ni siquiera por el Creador, sólo juntos podemos crear el poder de garantía mutua. Esto es lo que tenemos que pedir y exigir. Que la Luz superior nos ayude y nos de fortaleza para apoyar al grupo. 

El poder del apoyo es llamado, garantía mutua. Así nos aseguramos de que ni el grupo ni sus miembros, escapen, sino que siempre estaremos en cuidado mutuo porque en eso, construimos nuestras esperanzas para el futuro. Esto es sobre lo que se construirá el Partzuf espiritual de diez Sefirot, el alma. 

Por eso nos fue dado este estado de impotencia, donde no tenemos nada, para que así, podamos construir nuestra conexión, nuestra red de seguridad, la garantía mutua. Nos pertenece porque la Luz superior llegará de acuerdo a nuestros esfuerzos, vestida en ellos, nos dará el poder de garantía mutua y nos unirá en una decena. Así será una decena y comenzaremos a construir nuestro Partzuf, el alma.4

Todos somos responsable del Kli de Adam HaRishón. Es la ley al trabajar en un sistema perfecta, en espiritualidad: hasta que el elemento más diminuto, justo el último deseo esté corregido, el Kli no está corregido. Esto es lo que quieren decir con; no hay trabajo “parcial” en la espiritualidad. Debemos recordarlo.5

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 5/feb/20, “Clamor común hacia el Creador” (Preparación para el Congreso en Arava)

1 minuto 0:20

2 minuto 2:20

3 minuto 7:20

4 minuto 46:15

5 minuto 1:20:00

Material relacionado:
Del “desierto” a la “tierra de Israel”
Un camino sin señales
Canal de luz

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: