entradas en '' categoría

El mejor remedio para el coronavirus

El coronavirus se ha convertido en un problema a escala mundial para la humanidad. El virus que se originó en China y se extendió por todo el mundo, ya hay más de 3,000 muertos ¿cómo debemos relacionarnos con ese problema?

Encontramos muchos problemas en el camino del desarrollo. Nuevos virus y nuevas enfermedades aparecen todo el tiempo. Debido al calentamiento global, la tierra se evapora y descubrimos algo nuevo todos los días. Podemos presenciar el regreso de enfermedades que existieron en el pasado distante, hace unos 50,000 a 100,000 años.

No sabemos de dónde vienen los nuevos virus, no vivíamos en ese entonces pues la humanidad existe conscientemente en este planeta sólo hace unos pocos miles de años. Por eso podemos esperar manifestación de un número cada vez mayor de nuevos virus y bacterias.

La sabiduría de la Cabalá ofrece un medio simple de protección: no tenemos nada de qué temer si nos unimos. Con nuestra unidad, creamos un lugar y la fuerza que mata todos los virus. Pruébalo y verás.

Por ejemplo, recientemente celebramos el Congreso Mundial de Cabalá en el corazón de Tel Aviv. Participaron más de 5,000 personas de 78 países. Estuvimos juntos por los tres días del congreso principal y antes y después del mismo, por 10 días en total. Y nadie se enfermó, ni siquiera se resfrió.

Es porque tenemos una vacuna: un agente desinfectante especial que elimina todos los microbios, es nuestra unión. Esa es la fuerza de la naturaleza que actúa contra todas las fuerzas del mal. Si queremos unirnos, no tememos a ningún virus, recibimos una vacuna que mata todos los virus, tanto espirituales como materiales.

Por eso no tuve dudas al celebrar este congreso. Algunos sugirieron cancelarlo o al menos restringir el acceso a personas que deben evitar grandes reuniones por miedo a infecciones, es decir, madres lactantes o personas con enfermedades crónicas.

Sin embargo, estoy seguro de que el congreso no representó ningún riesgo para la salud. Tenemos el remedio para todos los virus, sólo necesitamos aprender a usarlo, no es fácil.

La gente necesita aprender a usar la conexión que puede eliminar y desinfectar las infecciones y eliminar los virus que existen en los niveles biológicos y en los espirituales. Puede parecer místico e irreal, pero, precisamente la conexión es el remedio para todas las enfermedades y problemas, porque nuestra unidad tiene lugar en un nivel más alto que este mundo.

La naturaleza tiene cuatro niveles: inanimado, vegetal, animal y humano. En los niveles inanimado, vegetal y animal, la naturaleza existe tal como fue creada, sin cambios. Pero en el nivel humano, podemos influir en lo que sucede. Si logramos buenas relaciones, nos pasamos energía y fuerza mutuamente, para que nos vacune de malos pensamientos, problemas y de malas relaciones.

Pero si no corregimos nuestras relaciones, estimulamos la proliferación y manifestación de virus y desastres naturales: erupciones volcánicas, tsunamis, tifones, etc. Todo depende de las relaciones porque existimos en el nivel más alto de la naturaleza. Por eso, nuestra actitud mata a la naturaleza o por el contrario, ordena que mejore.
[261159]
Del Kabtv «El mundo: la epidemia de coronavirus», 3/mar/20

Material relacionado:
Bnei Baruj—Somos responsables de todo el mundo
Mis pensamientos en Twitter,29 /feb/20
Mis pensamientos en Twitter, 6/mar/20

Desarrollo del ego y método de conexión, parte 6

Diferencia entre el método de Moisés y el método de Abraham

Pregunta: ¿De qué se ayudaron el método de Abraham y el método de Moisés para sacar a la gente de su ego?

Respuesta: Moisés tenía medios muy simples. Abajo, todo depende del deseo de conexión de la gente, de su garantía mutua (Arvut). En la medida en que lo desean, se les da la fuerza superior que los conecta.

Pregunta: Es decir, la condición principal es la ley de garantía mutua. En el Talmud de Babilonia está escrito: “Si aceptas la ley de garantía, es bueno. Si no, aquí está tu tumba” ¿quiere decir que la naturaleza o el Creador nos exigen por la fuerza que cumplamos?

Respuesta: No hay nada más en la naturaleza. Todo es muy simple; hay una ley: llevar a la humanidad a la conexión. Si, a lo largo de este camino, repentinamente hay alguna interferencia, la naturaleza, como siempre, la destruye. Nos unirá por la fuerza.
[260051]
Del Kabtv «Análisis del sistema del desarrollo del pueblo de Israel», 1/jul/19

Material relacionado:
Una nueva vida #870- Cómo funciona el método de conexión
Un método para conectar al Creador con el ser creado
El método de ascenso

De Babilonia a Roma, parte 1

La fundación del pueblo de Israel

Pregunta: Durante el Primer Templo, el pueblo judío alcanzó su punto de unidad. Como resultado, se construyó el Templo, símbolo de la unión de las 12 tribus. Luego comenzó la decadencia espiritual, la gente se separó. Duró aproximadamente 16 años y terminó con la destrucción del Templo y el exilio de Babilonia.

Baal HaSulam, en su artículo Exilio y redención, escribe sobre este período: «Porque no lo hicieron y deseaban incluir su estrecho egoísmo, es decir, Lo Lishma, vino la ruina del Primer Templo, pues ansiaban ensalzar riqueza y poder, por encima de la justicia, igual que las otras naciones».

Y como la Torá lo prohíbe, negaron la Torá y la profecía y adoptaron los modales de los vecinos, para poder disfrutar de la vida, tanto como el ego se los exigía. Y como lo hicieron, los poderes de la nación se desintegraron: algunos siguieron a reyes y oficiales egoístas, algunos siguieron a los profetas. Esa separación continuó hasta la ruina.

¿De qué clase de justicia estamos hablando?

Respuesta: En este caso, el concepto de justicia se refiere al pueblo judío, se deriva de su propia fundación: por qué y cómo se creó.

El hecho es que fue una congregación de las muchas pequeñas naciones que habitaban Babilonia durante el tiempo de Abraham, la condición para su creación fue «ama a tu prójimo» y «el amor cubre todas las transgresiones».

Por eso, si siguen esas reglas, existen como pueblo, pero, si tienen otras condiciones como base para su existencia, desde el punto de vista de las fuerzas que actúan sobre ellos, ya no son un pueblo.

El resto de las naciones reciben la influencia de otras fuerzas, cada nación se ve afectada por su propia fuerza, su «ángel guardián». En otras palabras, el poder común que existe en la humanidad actúa selectivamente sobre cada una de 70 naciones del mundo.

El pueblo de Israel no pertenece a ellas, porque es una asamblea de sus representantes. El pueblo judío es muy diferente y opuesto entre sí. Si se reúnen para coexistir correctamente, por encima de su ego, podrán vivir. Pero si violan esta regla y dejan de estar unidos para resolver sus problemas, se convierten en un pueblo disperso.
[259537]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá», 8/jul/19

Material relacionado:
El retorno de la antigua Babilonia
Somos una familia de la antigua Babilonia
Babilonia del siglo 21

«¿Es importante tener amor en la vida?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Es importante tener amor en la vida?«

El principio del amor o más específicamente, amar a los demás como a uno mismo, es conocido por todos, pero hay mucha confusión en torno a él.

Hay un acuerdo general en la mayoría, necesitamos que haya amor, pero vemos que algunos están dispuestos a eliminar a grandes porciones de la humanidad, en nombre del amor. Es aún más sorprendente lo vagamente que se refleja este principio en las religiones.

Como resultado, en realidad, no nos inquieta mucho amarnos unos a otros. Nos criamos con gran variedad de influencias que niegan totalmente la importancia de lograr amar verdaderamente a los demás.

Por eso, la pregunta es correcta y definitivamente deberíamos detenernos y ponerle atención: ¿Es importante tener amor en la vida? ¿realmente es tan importante el amor?

¿Quizás es suficiente con enseñarles moral a los niños y tener una atmósfera general de respeto entre los adultos? ¿o deberíamos amar a los demás y que el amor sea la meta de la vida, que nos esforcemos por sentirlo a cada momento y que nos preocupe amar a todos por igual? Tal vez si definimos que: amar a los otros, a todos por igual, sea nuestro objetivo y tratamos de lograrlo de la forma más rápida posible, podríamos ahorrar mucho sufrimiento a la humanidad y lograr que nuestra vida fuera más feliz y placentera.

Por eso, es una pregunta realmente importante. Si discutimos el significado de la vida, el propósito por el que estamos en este mundo, ¿por qué descuidamos este principio?

En esencia, estamos muy lejos de comprender que este principio es una ley del universo y de la naturaleza. Las demás leyes que conocemos y especialmente las que no conocemos, giran alrededor de esta.

Si deseamos entendernos a nosotros mismos y al mundo en el que vivimos, debemos descubrir las leyes de la naturaleza, que fundamentalmente son leyes de amor y conexión. Sin logramos amar a los demás o como está escrito, «Ama a tu prójimo como a ti mismo», podremos entender quiénes somos y dónde estamos.

El amor es la clave que nos permite ver, comprender, sentir, estar incluidos y usar con precisión la imagen completa de la realidad, para nuestra autorrealización.

Al cultivar el amor por los demás, alcanzamos la cualidad del Creador. Otras leyes son sólo facetas y expresiones parciales de esta ley fundamental de la realidad. Así como la ley de la gravedad se puede expresar de diferentes maneras, pero en su conjunto, siempre determinan la forma en la que un objeto es atraído por otro.

Hay un fenómeno general y hay casos particulares. La ley universal de otorgamiento, para nosotros se expresa, ante todo, como el principio social, «Ama a tu prójimo como a ti mismo». Al aplicar este principio en la sociedad, acatamos la ley universal. Nos controla y si queremos organizar bien nuestra vida, tenemos que aspirar a aplicarla.

Movimiento espiritual

Pregunta: ¿Cómo puedo construir correctamente la interacción entre la sociedad y mi espacio espiritual personal?

Respuesta: Sólo debes estar dentro del grupo y vivir su vida espiritual. Además, puede tener familia y trabajo, pero tu vida espiritual está en el grupo y junto con él, avanzas. Así, siempre estarás alineado.

De suma importancia es sentir siempre que estamos en la sociedad correcta, le damos y recibimos de ella. Con esa acción consistente en el entorno, podemos progresar.

Luego veremos que detrás de esa sociedad hay una fuerza superior. Damos y recibimos, damos y recibimos, así interactuamos. Como la rueda de bicicleta que gira hacia adelante y hacia atrás, hacia adelante y hacia atrás y hace que la bicicleta avance. Así podemos imaginar nuestro progreso espiritual.
[260542]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá», 2/feb/20

Material relacionado:
¡El espacio, el tiempo y el movimiento no existen!
Avance espiritual
Para el progreso espiritual se necesita aceleración y no velocidad

Lección diaria de Cabalá – 10/mar/20

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora   Audio:Reproducir ahora

Lección sobre: «Purim«
Video: Reproducir ahora   Audio:Reproducir ahora

Destacados seleccionados
Video: Reproducir ahora   Audio:Reproducir ahora