entradas en '' categoría

Mis pensamientos en Twitter, 15/mar/20

Recomendaciones para el período del coronavirus:
Contacto virtual de grupos permanentes de hasta 10 personas. Si es difícil en esta cantidad, hacerlo en grupos de 5. Durante las clases y en otros momentos, hasta 5 veces al día.
Recomiendo revisar materiales del libro de Pascua.
De Twitter, 15/mar/20

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter, 9/mar/20
Mis pensamientos en Twitter, 11/mar/20
Mis pensamientos en Twitter, 12/mar/20

Abre la entrada a la espiritualidad para el mundo entero

En preparación para el congreso, nos sentamos en decenas aleatorias en las lecciones, en lugar de en nuestras decenas regulares donde algunas de las personas las conozco bien y a otras no. Pero eso no importa. En estos días, debemos llegar a ser  conscientes de que no importa con quién me siento, porque tenemos que crear garantía mutua. Así, sentado en una decena aleatoria, debo intentar sentir garantía mutua y más adelante hacerlo en cualquier decena diferente. 

Debo sentir garantía mutua con respecto a toda la realidad, porque el mundo entero es mi vasija espiritual, mi Kli. Cada vez, una parte diferente de esa vasija se me revela de una manera u otra. Cuando las diez Sefirot, los diez amigos, nos son revelados, siempre sucede en decena y sólo me parece que es diferente, como si estuviera viendo diferentes rostros, nombres, estados. Pero en realidad, es la misma decena. 

Me parece que veo personas diferentes, pero, no es así -es sólo mi percepción. En realidad, es la misma decena: “siempre diez no nueve y no once”. 

Los detalles externos no son importantes porque tenemos que llegar a la revelación del Kli espiritual. Debemos estar juntos sólo en espiritualidad y relacionarnos en la corporalidad sólo cuando sea necesario. Por lo tanto, no hay diferencia en dónde me siento, porque es la misma decena, no puede haber más grande ni más pequeño en la creación. Incluso si me siento con 8,000 millones de personas, aún así será una sola decena. Sólo que la divido para permitirme la oportunidad de estudiar los detalle diminutos en un solo Kli, En esencia, son las mismas Diez Sefirot.1

¿Revelamos o construimos nuestra conexión? Construimos nuestra conexión y sólo así llegamos a comprender que ya existía. No sabemos qué construir ni cómo, intentamos todas las formas posibles. Como resultado de nuestros esfuerzos, se establece la red. Pero no se materializa hasta que nos esforzamos al máximo en cada nivel. 

El sistema ya existe, es perfecto. Nada fue roto ni desapareció ni se perdió. La ruptura sólo existe en nuestra percepción: tenemos que hacer esfuerzos por revelarla. Pues, nuestra conciencia, entendimiento y desarrollo depende de ello. Creamos la habilidad de percibir, con nuestra mente y sensaciones, el tipo de conexiones que deben existir entre nosotros, responsabilidad, participación y reciprocidad. 

Cada uno se vuelve parte del otro y comenzamos a actuar juntos como células en un organismo. Debemos alcanzar las acciones de ese cuerpo, en todas sus conexiones. Así nos elevamos al nivel del Creador. Al sentir cómo opera ese mecanismo, nos elevamos para alcanzar el propósito de la creación, nos damos cuenta que el Creador lo hizo todo de esta forma y de por qué Él creó, justo, esas conexiones. Es el camino para revelar al Creador, para alcanzar la mente creativa.2

Todo es parte de un solo sistema, pero las almas más cercanas a mí, con quienes debo lograr garantía mutua, son la decena a la que pertenezco corporalmente, pues estoy en este mundo con mente y sensaciones. Por eso, acepto mi decena como ejercicio que se me dio para lograr Arvut entre nosotros. 

Puedo cambiar de decenas cada minuto -no hay diferencia. Lo principal es que anulo mi ego y dejo entrar a la decena que está ante mí, los dejo reemplazar a mi corazón. Esto es llamado garantía mutua. 

Los nueve amigos ante mí, son las nueve Sefirot superiores y yo soy Maljut. Por lo tanto, hago una restricción en mí y les sirvo, me adhiero a ellos, estoy dispuesto a hacer cualquier cosa por ellos. Es decir, construyo un Partzuf espiritual. La garantía mutua es la condición para crear el Partzuf espiritual en el que podemos otorgar al Creador y recibir de Él.3

Es muy real; está justo frente a nosotros. Este congreso puede convertirse en la revelación del Creador a Sus criaturas. Pero obviamente, nuestro trabajo es mucho más difícil que si estuviéramos estudiando Cabalá en un grupo pequeño de diez. Eso sería fácil. Pero estamos en un grupo cabalista que está abriendo la entrada a la espiritualidad para toda la humanidad. 

Estamos tirando a todo el mundo hacia arriba y naturalmente, es mucho más difícil. Pero somos la llamada la generación del Mesías, la última generación. 

Existen varios métodos que nos permiten experimentar algo espiritual, sin esfuerzo. Pero eso no es lo que el Creador requiere de nosotros. Él espera que hagamos un trabajo tal, que jale a todo el mundo hacia arriba con nosotros. 4

¿Qué puedo hacer si quiero sentir los deseos de mis amigos, pero no siento nada por el estilo, absolutamente nada? Anúlate. Quiero coser sus deseos, conectar sus corazones. Si tomo los corazones de mis amigos y los hilo juntos, puntada a puntada, como con hilo y aguja, creo un área donde el Creador será revelado. Este es mi Creador, mi área, porque yo conecté sus corazones.  

Si puedo describir esos corazones y conectarlos, ya habré construido mi alma.5

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 17/feb/20, Arvut [Responsabilidad mutua] (Preparación para el Congreso Mundial de Cabalá 2020)

1 minuto 49:50

2 minuto 55:20

3 minuto 1:05:11

4 minuto 1:40:20

5 minuto 1:42:11

Material relacionado:
La edad en nuestro mundo y en la espiritualidad
Lo principal que nos guía en la espiritualidad
La entrada al mundo espiritual es un proceso

Sabiduría del rey Salomón: «No hay hombre justo en la tierra”

Comentario: El rey Salomón insertó una tremenda sabiduría en sus dichos y detrás de su simplicidad externa yace una gran profundidad.

Ecclesiastes: 7:20: Porque no hay hombre justo en la tierra que haga el bien y no  haya pecado.

Mi Respuesta: Lo diría de otra manera: que no hay una persona justa en la tierra que haga algo justo sin haber pecado. Cada vez, en la medida del pecado, uno puede actuar con rectitud. Uno contra otro.

Pregunta: ¿Qué cree que es el pecado?

Respuesta: El pecado es cualquier condición que pueda dañar a otros. No tiene que ser en acción. Puede ser en intención. Cuando me doy cuenta, inmediatamente procedo al siguiente estado, en el que me corrijo con una actitud correcta y amable hacia los demás y eso completa mi corrección.

Por lo tanto, ves buenas acciones, pero tal vez simplemente no te das cuenta de que antes de que alguien hiciera algo bueno, fue malvado y conscientemente tomo la decisión de cambiar al bien y al estado del bien que ves.

Es decir, hay cuatro pasos del estado malo al estado bueno y luego se actúa.

Pregunta: Entonces, antes de hacer cualquier acto bueno, ¿había pecado?

Respuesta: Si hiciste una buena acción, pecaste antes. Y si no sientes que pecaste, tu acción no es buena.

Realmente es el caso. Hay historias y parábolas, donde cada persona alegre y verdaderamente sabia, tiene un opuesto depresivo en su interior.

Raikin [un comediante soviético] fue un personaje así. Gracias a los estados que experimentó, cuando sintió que tenía estado totalmente repulsivos hacia el mundo y que el mundo los tenía hacia él, subió al escenario y pudo hacer lo contrario.De otra forma, no hubiera tenido esas emociones ni esa comprensión, es decir, lo opuesto siempre es así.
[260327]
De Kabtv “Noticias con el doctor Michael Laitman”, 30/dic/19

Material relacionado:
Sabiduría del rey Salomón: «dos son mejores que uno»
La intención es el plan de acción completo
El mundo espiritual es un mundo de intenciones

¿Cómo podemos equilibrar a la sociedad? – Charla con el profesor Stephen Bronner

El cabalista doctor Michael Laitman y el profesor stephen Bronner, co-director del consejo internacional para la diplomacia y el diálogo y el autor de A Rumor About the Jews: Anti-Semitism, Conspiracy, and the Protocols of Zion (Un rumor acerca de los judíos: antisemitismo, conspiración, y los protocolos de Sión) buscan la manera óptima para equilibrar a la sociedad. 

Dos fuerzas operan la realidad: positiva y negativa. La fuerza negativa es el ego humano que evoluciona constantemente -el deseo de disfrutar a expensas de otros. Se desarrolla naturalmente y cuando surge, causa crisis y desintegración. La fuerza positiva es de amor y otorgamiento, la fuerza altruista. Se revela en las conexiones humanas positivas. De forma subconsciente anhelamos el altruismo, pero enfrentamos manifestaciones del ego a nuestro alrededor. 

¿Cómo nos deshacernos de nuestro ego? 

No debemos deshacernos de nada. Tanto altruismo como egoísmo, amor como odio, son necesarios para nuestro desarrollo. La humanidad tiene que encontrar un equilibrio consciente entre esas dos fuerzas, la sabiduría de la Cabalá nos dice cómo. 

Existimos bajo las leyes de la naturaleza, por lo tanto estamos sujetos a ellas. Si la gente crea una actitud así hacia odio y amor, donde uno cubre el otro (“el amor cubre todas las transgresiones”), construirá una estructura que se ajustará al sistema integral de la naturaleza y si logra equivalencia de forma con la naturaleza, llegará al equilibrio perfecto y completo. 

Coronavirus y la nueva humanidad

The Times of Israel publicó mi nuevo artículo «Coronavirus y la nueva humanidad«

El brote del COVID-19 (coronavirus) nos agarró fuera de guardia. Al inicio, al mundo no le importó realmente, porque era en China y el oeste sólo ve a china como una gran fábrica. Después, pensamos que era un poco más que un nuevo tipo de gripe. Cuando comenzó a propagarse, no pensamos que pudiera llegar a nuestro país ni a nuestra  ciudad y menos a nuestro vecindario. Cuando los gobiernos declararon cuarenta obligatoria a las personas que regresaban del extranjero o cierre de espectáculos de entretenimiento o cancelación de juegos deportivos o cierre de escuelas y universidades, aún pensamos que entraban en pánico sin razón.

Pero ya lo sabemos mejor. Si no queremos que nuestro país luzca como Wuhan o Lombardía, debemos seguir atentamente las instrucciones.

Casi un mensaje positivo 

Si no fuera tan triste, podríamos decir que el mensaje del coronavirus suena casi positivo: nos dice ” todos estamos unidos”. Es el mensaje universal de responsabilidad mutua, donde las medidas tomadas por un gobierno tienen efecto en cada individuo del planeta. Sólo piensa en como empezó: alguien en Wuhan, China, tuvo un extraño resfriado en noviembre, tres meses después, miles de personas están muertas, el mundo cierra negocios, cientos de miles están encarcelados dentro de su propia casa o atrapados en su ciudad. Rusia y la OPEP declararon la guerra del petróleo, Estados Unidos piensa que ambos están dispuestos a ganar y todo por una persona que tuvo un resfriado extraño.

Es un hecho, todos estamos juntos, universalmente conectados.

En la sabiduría de la Cabalá, existe el concepto “última generación”. Básicamente dice que cuando el ego de la generación le llegue hasta la médula, surgirá un nuevo paradigma de unidad y responsabilidad mutua. Ahora, de acuerdo con El libro del Zóhar, libro primordial en Cabalá, estamos en el inicio de esa última generación.

Nacimiento de una nueva humanidad 

Es cierto que estamos en medio de una crisis global. Pero la palabra “crisis” no merece su mala reputación. En griego, crisis es “punto de inflexión, para bien o para mal, en una enfermedad aguda” o “momento decisivo en un asunto grave y de consecuencias importantes” o “cambio radical en el desarrollo de un proceso”, según el diccionario de la lengua española. Por lo tanto, no necesariamente es malo, pero, sin duda, es una situación dramática.

La palabra hebrea para “crisis” es aún más interesante. Mashber, crisis en hebreo, es la palabra que los textos antiguos usaban para denotar nacimiento. Mashber era una silla especial en la que la mujer en trabajo de parto se sentaba hasta que daba a luz (Talmud, Arachin 1: 4). Además, en la Biblia (Isaías 37: 3), la palabra Mashber denota la apertura del canal de parto, justo antes de que el bebé emerja al mundo.

En el caso de la crisis actual y de hecho, del proceso que hemos observando durante algunas décadas, el bebé recién nacido es la nueva humanidad. La diferencia entre ahora y, digamos, hace diez años, es que porciones representativas de la humanidad empiezan a reconocer que la responsabilidad mutua y la interdependencia no son sólo palabras elegantes que pueden usar para decorar sus publicaciones en redes sociales; es la dolorosa realidad que debemos tener en cuenta en nuestra vida diaria. Antes, a nadie le importaba si querías ir a una discoteca o al cine para distraerte de la carga de la vida. ¡Hoy, literalmente, la vida de otros podría depender de tu decisión! No hay nada más, mutuamente responsable, que eso.

Disposición vs no disposición para colaborar con la realidad

La realidad eligió por nosotros:  todos dependemos unos de otros. Pero podemos elegir cómo hacerlo. Igual que “crisis”, interdependencia no es malo en sí. Imagina cómo sería la vida si no hubiera alguien que haga la comida para que la compremos en el supermercado, nadie que fabrique coches para poder ir a donde queramos y nadie que haga ropa, casas, electrodomésticos y los artefactos que tanto disfrutamos ¿cómo sería la vida?

El problema no está en la dependencia mutua en sí, sino en que tratamos de usarla en nuestro beneficio personal, en lugar de en beneficio de todos. Cuando usamos la interdependencia egoístamente, el resultado es la crisis financiera de hace doce años, la depresión que sentimos por nuestra insatisfacción con la vida y que es causa de abuso de sustancias que cobra decenas de miles de vidas cada año y la pandemia actual que no sabemos cuándo ni cómo terminará.

Pero si usamos nuestra interdependencia para el bien común, estaremos encantados de contribuir con nuestra mejor habilidad y esfuerzo con la sociedad y todos harán lo mismo ¿te imaginas una sociedad en la que todos sus miembros trabajen por el bien común? ¿imaginas que haya tristeza allí? ¿puedes ver enfermedades? ¿encontrarás soledad? ¿habrá crimen, analfabetismo o drogas en esa comunidad? Una comunidad que funcione con responsabilidad mutua nunca permitirá que nada de eso suceda.

COVID-19 es un maestro severo. Pero por dolorosas que sean sus lecciones, es mejor que aprendamos ya la lección de nuestra interconexión y responsabilidad mutua, del nuevo paradigma de la vida. La realidad ya decidió que ahora es el momento del nacimiento de una nueva humanidad; es nuestra elección hacerlo suave y feliz o resistirlo y soportar el método de parto asistido de la naturaleza…

Cómo trabajar con los obstáculos

Comentario: Cuando llega un obstáculo, debo recordar que, en primer lugar, todo proviene de la fuerza única: «No hay nada más que Él».

En segundo lugar, me dan el obstáculo para unirme más con los amigos del grupo. En tercer lugar, externamente, empiezo a jugar en el grupo, trato de hacer algo bueno para mis amigos: organizar una comida, etc., aunque internamente, empiezo a sentir animosidad. Mientras más me esfuerzo en beneficio del grupo y me uno, más fuerte siento animosidad y rechazo.

Mi respuesta: Pero hasta este punto, recibes oportunidad de recurrir al Creador para que Él te ayude. Te esfuerzas y le pidas.

Comentario: Yo hago esfuerzos, pero siempre fracaso.

Mi respuesta: No necesariamente es fracaso, aunque no está excluido. Lo más probable es que sea un obstáculo: ni siquiera podrás acercarte al grupo.

Comentario: Luego viene la desesperación de la futilidad de mis esfuerzos y, finalmente, la comprensión de que sólo el grupo puede ayudar.

Mi respuesta: Sólo el Creador puede ayudar a través del grupo. Y así comienzas a recurrir a Él conscientemente, pero sólo a través del grupo le pides a Él que te ayude. De lo contrario, no escuchará.

El Creador no está asociado de ninguna manera con ningún individuo. Aunque puedes dar pequeños pasos para elevarte un poco por encima de ti mismo, no es un avance. Solo es posible en la integración del grupo.

Pregunta: ¿Qué significa «a través del grupo»?

Respuesta: ¿Por qué te vuelves hacia Él?

Comentario: Para que Él me ayude.

Mi respuesta: ¿Para qué? Si no estás incluido en el grupo, quiere decir que es una solicitud egoísta.

Comentario: Pero quiero revelarlo.

Mi respuesta: ¡Qué hermoso egoísmo! ¿Y por qué lo necesitas?

Comentario: Se dice que el propósito de la creación es revelar al Creador. Él quiere que lo haga. Él creó a los seres creados para darles placer. Yo quiero tenerlo.

Mi respuesta: Para hacerlo, debes ser similar a Él, ¿cómo lo harás?

Comentario: A través del grupo.

Mi respuesta: Así que volvemos al grupo de nuevo. Puedes gritar tanto como quieras, no te dará nada. Por el contrario, solo te alejará de Él, para que te des cuenta de tus acciones incorrectas.

Por eso, al hacer esfuerzos mutuos, todos alcanzan una oración para que el Creador los ayude a través del grupo, para que les de fuerza «para jugar». Así recibirán la fuerza y ​​alcanzarán un estado de gratitud.
[260358]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá ”, 25/mar/19

Material relacionado:
Transformen los obstáculos en un grado de elevación
Pequeños esfuerzos, enormes correcciones
El amor no es más que armonía, un equilibrio mutuo de más y menos

«¿Cómo llegas a conocerte a ti mismo?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Cómo llegas a conocerte a ti mismo?«

En principio, tenemos la necesidad innata de conocernos a nosotros mismos, pero no es muy importante descubrir quiénes somos ahora, porque en nuestro estado actual, tenemos nuestro cuerpo animal con sus instintos pequeños y compactos.

En otras palabras, en nuestro mundo, tenemos deseos individuales de comida, sexo, vivienda y familia, también deseos sociales; dinero, honor, control y conocimiento. Esencialmente, todos los deseos están destinados al beneficio propio.

Descubrimos quiénes somos realmente cuando superamos la intención de beneficio propio, con la intención de beneficiar a los demás y al todo común que todos compartimos, así alcanzamos las raíces de nuestra alma.

En la sabiduría de la Cabalá, someterse a cada cambio de intención se llama hacer una «corrección», el método de Cabalá, nos guía para hacer esas correcciones, hasta que alcancemos el estado final, eterno y perfecto de existencia, llamado «corrección final» (“Gmar Tikkun”).

Al embarcarnos en este viaje, dentro de nosotros mismos y en conexión con los demás y con la naturaleza, logramos conocer nuestro verdadero ser. Descubrimos que somos entidades espirituales muy elevadas y sólo necesitamos revelarlo.

Lección diaria de Cabalá – 15/mar/20

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: «Pesaj (Pascua)», parte 1
Video: Reproducir ahora Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: «Pesaj (Pascua)», parte 2
Video: Reproducir ahora Audio: Reproducir ahora