entradas en '' categoría

Sabiduría del rey Salomón: «¿Quién puede soportar los celos?»

Proverbios, 27: 4: «La crueldad de la ira y la destrucción de la furia, pero ¿quién puede resistir los celos?»

La ira es un fenómeno natural, también lo es la furia. Pero celos es compararse con alguien o que alguien se compare con alguien más. ¡Es horrible! En otras palabras, es la derrota más profunda del ego.

Cuando alguien te dice que estás equivocado, bueno, estás equivocado en relación con algo abstracto.

Pero, cuando alguien te coloca al lado de otro y dice que no eres nada en comparación con él, eso es todo. Si no puedes evitarlo, olvidarlo, tíralo, etc., sólo hay una cosa por hacer: luchar en contra.

Ya sea que destruyas al que lo dijo o que destruyas a la persona con la que te comparó. Incluso, es mejor destruirlos a ambos.

Pregunta: Ese es el estado más terrible ¿qué debes hacer cuando lo sientes?

Respuesta: No hay nada que hacer. Debes elevarte al grado en el que se originan estas leyes de la naturaleza. Allí veremos su causa y su correcta ejecución.

Pregunta: ¿Cuál es la razón de los celos?

Respuesta: Es mi ego. Es decir, soy la víctima. Hirieron mi ego. Y así, no puedo vivir. Tengo que hacer algo: matarme o matarlo, uno u otro. No puedo seguir viviendo así.

Pregunta: ¿Puedo ir por encima del sentimiento?

Respuesta: No. Bueno, puedo, pero requiere educación especial, capacitación, ayuda psicológica, etc. De lo contrario, si sigo así, espera un asesinato.

Pregunta: ¿Cómo resuelven los cabalistas el problema de los celos?

Respuesta: Los cabalistas lo resuelven muy bien. Creen que es necesario revelar el pensamiento del Creador: por qué recibiste esa señal de Él y con ella, cómo debes elevarte por encima de ti. Y le agradecerás al Creador por darte sentimientos tan terribles. De hecho, sólo están allí para elevarte.

Pregunta: Acaba de decir una frase muy contradictoria: «Los signos son terribles y estoy agradecido por ellos» ¿agradezco esas terribles señales?

Respuesta: Por supuesto. Te elevan. Por eso dicen «por encima de nuestra naturaleza». Sin embargo, tenemos que pasar ese estado bajo supervisión, en el grupo, etc.

Pregunta: ¿El cabalista entiende de dónde viene y por qué?, ¿así todo es dulce?

Respuesta: Sí. Te recomiendo que encuentres un maestro que te ayude a superar todos los sentimientos negativos. Es muy posible.
[260236]
De Kabtv «Noticias con Michael Laitman», 5/dic/19

Material relacionado:
Nueva Vida #1172 – Lidiando con los sentimientos negativos
Solo en la multitud de millones, parte 7
Noticias falsas

Todos los problemas del mundo nos los envían para obligarnos a equilibrarlo

La espiritualidad se alcanza sólo con conexión. Estamos en el mundo espiritual, pero no lo sentimos; sólo nos sentimos a nosotros mismos. Por eso, debemos dar un salto en nuestra percepción, transferirla de lo personal, donde todos se sienten en este mundo, a la existencia dentro de la fuerza superior de otorgamiento y amor, unidos todos en una sola vasija, un deseo.

Todas las almas vienen del alma de Adam HaRishón porque después del pecado del Árbol del Conocimiento, se dividió en 600,000 almas. Y la única luz que llenaba esa vasija, el gran deseo, se dividió en muchas partes, cuerpos y deseos privados. Por eso, vemos este mundo dividido en miles de millones de personas con deseos conflictivos y fragmentados. Si queremos revelar el mundo espiritual, el mundo de la verdad, debemos unirnos.

Por eso, la primera lección de el Congreso Mundial de Cabalá 2020 fue «Nos hemos reunido aquí»; Realmente no hay nada más que hacer. Si nos juntamos y nos unimos en una sola alma, como fue antes de la destrucción de Adam HaRishón, antes del pecado del Árbol del Conocimiento, volveremos al mundo superior, en estado espiritual y seremos nuevamente, Adam HaRishón.

Por lo tanto, lo único que tenemos que hacer en, este mundo es buscar la forma de conectarnos con los demás. Por supuesto que va en contra de nuestra naturaleza, no hay nada más repulsivo y opuesto y no queremos escucharlo. Pero el Creador, la Luz superior, con infinita paciencia, actúa sobre nosotros una y otra vez, para enseñarnos que nada mejorará hasta que decidamos unirnos de manera positiva.

Humanidad es aprender. La gente aún no entiende lo que está sucediendo, pero la impresión de la crisis global y los problemas crecientes penetran nuestros sentidos y en nuestra memoria y nos guste o no, nos hace ser más sabios y adquirir experiencia. Algún día seremos tan sabios que entenderemos que la única salida es conectarnos.

Si estudiamos la sabiduría de la Cabalá, lo que hacemos nos quedará claro. Pues revelamos, no sólo la enfermedad y su causa que emana del ego humano, sino también la medicina que nos permite escondernos del ego. Si sufro mucho por eso, necesito liberarme.

La sabiduría de la Cabalá nos ayuda, sólo necesitamos organizar un pequeño grupo de amigos con ideas afines y atraer la Luz que reformas. Cabalá nos enseña que nuestros deseos pueden conectarse entre sí y trabajar juntos, con acciones llamadas «contracción», «pantalla«, «Luz reflejada», «golpe» y «recibir para otorgar». Al estudiar lo que sucede en nuestros deseos, gradualmente nos corregimos. Y cuando aprendemos y lo hablamos, la Luz que brilla sobre nosotros, gradualmente nos cambia.

Como dice el refrán, «centavo más centavo se acumula en una gran suma». Tenemos un sistema que puede incluirnos dentro de sí mismo, conectarnos y atraer la Luz que reforma para que influya en nosotros. Incluso si realmente no lo queremos, al final, exigiremos que la fuerza de otorgamiento, la relación altruista sobre nuestro ego, se revelen entre nosotros.1

Todas las almas vienen del alma única de Adam, creada por el Creador. Pero después de que Adam pecó con el Árbol del Conocimiento, es decir, se destruyó ese único deseo y dejó de ser como el Creador, perdió la intención altruista y se volvió egoísta; se dividió en 600,000 almas individuales. Una Luz llenó a Adam HaRishon en el «Jardín del Edén», es decir, en un estado donde se unió en una sola alma y retuvo la fuerza de otorgamiento, Bina, dentro de sí mismo, desapareció después de la destrucción y en cada partícula permaneció sólo una pequeña chispa.

Ahora que nos encontramos en cuerpos que visten a los fragmentos del alma, sentimos el deseo de unir todas las chispas espirituales. Por eso, nos reunimos y trabajamos en nuestra conexión, atraemos la Luz superior que brillará dentro de nosotros. Pero al regresar, la Luz se vuelve 620 veces más fuerte, porque actuamos contra la distancia que surgió entre nosotros y alcanzamos integración con la fuerza superior, el Creador.2

El deseo común estaba en el grado de Bina, que se llama alma, ​​cuando se hizo añicos, cayó al grado de Maljut. Necesitamos recolectar todas las partículas que cayeron en Maljut y elevarlas a Bina, al Jardín del Edén. Maljut es «este mundo» y Bina es «el mundo futuro». Por eso, con nuestra conexión, debemos elevarnos de este mundo, en el que ahora nos sentimos, al «mundo futuro», al grado de Bina, donde sentiremos una existencia eterna, perfecta, sin dificultades ni problemas, todo juntos, imbuidos del poder de otorgamiento y amor mutuo.3

La Luz superior siempre fortalece su brillo y cuando sentimos la iluminación del poder espiritual de otorgamiento y amor, nos sentimos cada vez más opuestos. Cada día nos sentimos cada vez peor, el mundo se vuelve cada vez más corrupto. No queda nada más que corregirnos y volvernos similares a la fuerza de otorgamiento que brilla sobre nosotros desde arriba.

Por eso, vemos el mundo en crisis, indefensos y sin comprender lo que sucede. Quizá todos los volcanes de la tierra se despierten mañana y comiencen a arrojar miles de millones de toneladas de ceniza a la atmósfera, para que ya no veamos el sol. El mundo se congelaría y se hundiría en la oscuridad. Pero nosotros mismos activamos esa fuerza porque vivimos en un sistema integrado y debemos saber equilibrar las fuerzas de la naturaleza. Si nos volvemos amables uno con otro, la naturaleza se volverá amable con nosotros.

Lo único que puede actuar sobre la materia inanimada, plantas, animales y sobre las fuerzas en la naturaleza, es el hombre. Además, el hombre es un pensamiento, una intención. El cuerpo físico es sólo un animal, pero con nuestras relaciones, podemos elevarnos un paso más: del nivel animal al humano. «Humano – Adam» es «como el Creador [Adameh LeElyon]».

Por lo tanto, debemos entender que todas las desgracias y problemas en el mundo se envían específicamente para obligarnos a cambiar y comenzar a poner el mundo en orden, a equilibrarlo. Para hacerlo, necesitamos acercarnos y trabajar en nuestro ego. Así, desde el nivel humano, desde el nivel más alto de la naturaleza, obligaremos a las demás fuerzas de la naturaleza, que están por debajo de nosotros en los niveles animal, vegetal e inanimado, a equilibrarse y el mundo encontrará paz y felicidad.4

El estado de nuestro grupo mundial Bnei Baruch es excepcional porque de los miles de millones de almas individuales, fuimos elegidos para estar en el sistema de Israel, es decir, ir «directo al Creador», eso llevará a la humanidad a la corrección.5

Del Congreso Mundial de Cabalá 2020, “Conectándose a la raíz de la vida” 25/feb/20, “Nos hemos reunido aquí”, lección 1

1 minuto 1:40

2 minuto 11:00

3 minuto 14:00

4 minuto 27:55

5 minuto 32:42

Material relacionado:
Los problemas del mundo se pueden resolver sin la Cabalá
¿Por qué suceden cosas malas?
El efecto de la masa crítica

Coronavirus: una consecuencia del desequilibrio de la naturaleza

En relación con la epidemia de coronavirus, el Ministerio de Salud de Israel emitió 11 reglas de conducta, que nos exigen que cumplamos con la ley de «garantía mutua». Como se trata de una catástrofe global que afecta a todos, debemos ser considerados con los demás, eso es garantía.

La garantía mutua es no acercarnos a otros, al no hacerlo, los cuidamos. Si realmente nos queremos y entendemos que con este comportamiento contribuimos al bien común, la epidemia se detendrá más rápido.

El coronavirus que tiene toda nuestra atención, en realidad parece un juguete de niños, en comparación con futuros desastres. Por ejemplo, el cambio gradual de los polos magnéticos de la Tierra amenaza con provocar un cambio brusco, como resultado volverá la edad de hielo.

¿Por qué nos preocupamos tanto por un virus que no es nada en comparación con el desarrollo futuro de otros eventos? Porque es un hecho que el coronavirus nos golpea personalmente. Pero si se acerca el hielo o el océano se eleva varios metros, no sentiré el efecto en mí personalmente al tomar mi temperatura o mi pulso.

Todo depende de nuestra sensación. Si enjambres de langostas vuelan y devoran toda la cosecha de los campos, iremos a la tienda y no veremos ningún otro producto, excepto la langosta: langostas azucaradas, langostas saladas, etc. Sólo así nos preocuparemos.

Por ahora, el foco está en el coronavirus. Demuestra a la humanidad nuestra debilidad y falta de conexión, ahora se manifiesta de forma negativa, pues la enfermedad se transmite de unos a otros. Pero también nos muestra que si queremos actuar juntos, reflexiva y conscientemente, podemos protegernos del virus.

La epidemia también nos quita impurezas: dejamos de volar de un lado a otro, de hacer cosas innecesarias. Si la epidemia se prolonga por otro año, nuestra vida se calmará y sólo haremos labores necesarias.

Nadie correrá a comprar más ropa. Todos vivirán en paz, aunque sea para tener salud. El virus nos encierra y nos volvemos buenos niños. Así, no es virus, sino ayuda de arriba.

La epidemia afectará a la política y amortiguará todas las pasiones porque, ¿para qué luchar si todos somos hermanos en la desgracia? ¿para quién deben esforzarse al gobernar, para personas que carecen de lo más necesario?

Después vendrán nuevos golpes: nubes de langostas, mosquitos, ratas. No podremos luchar contra ellos debido a su gran número. Y así, gradualmente, nuestra vida tomará un aspecto diferente y aprenderemos a vivir de modo diferente. De hecho, hoy la sociedad humana es como una burbuja financiera: cada empresa es fondo de inversión.

De acuerdo con las leyes de la naturaleza, ninguna criatura a nivel inanimado, vegetal o animal, consume más de lo necesario para existir. Vemos depredadores, un leopardo o un lobo devorando presas, pero lo hacen para sobrevivir y sólo toman lo necesario.

El hombre también debería vivir, consumiendo sólo lo esencial y dejar el resto para beneficio de la sociedad, eso es precisamente lo que le beneficia y no, confundir a la sociedad con todo tipo de cosas estúpidas.

La sociedad humana está obligada a llegar a una forma de vida material, dentro del nivel animal. El cuerpo animal debe vivir como los animales, es decir, consumir sólo para su supervivencia. No necesitas tomar nada de la naturaleza, lo demás debe ser sólo para que labores espirituales, para el trabajo del Creador.

El 90% de nuestros productos no son necesarios. Todo está organizado en cadenas, cada uno produce su parte y la transfiere al otro, hasta el último en la cadena que tira todo para que el proceso pueda comenzar de nuevo.

El mundo moderno está hecho así, de lo contrario no podríamos tener salario. Ganamos exprimiendo los recursos de la tierra. No se puede vivir así, destruimos el ambiente.

El egoísmo a cada momento nos guía a una vida que ya es imposible de tolerar. Nosotros mismos cavamos nuestra tumba. El ángel de la muerte sostiene una gota de veneno en el filo de la espada y obedientemente la tragamos y morimos.

¿Dónde está la salida? Estudiar Cabalá, para corregir nuestro pensamiento y con ese pensamiento, corregir al mundo. Cuando haya muchos que piensen correctamente, podremos traducirlo en acciones materiales. ¡Pero ya ni nuestro pensamiento funciona!

Dar a la sociedad es, en primer lugar, estudiar qué es otorgar genuinamente y cómo debo existir en la sociedad para cumplir la ley de la naturaleza. Todo pasa en el pensamiento.

El hombre mismo, con su esfuerzo y autocontrol, debe llegar al estado en el que viven los animales, es decir, no consumir más de lo realmente necesario para vivir. Y el resto de nuestra energía y mente usarlo para tratar de unirnos.

La epidemia de coronavirus y todos los problemas son consecuencia del desequilibrio de nuestra vida. Si viviéramos en el plano material como animales, sin consumir más de lo necesario para nuestro cuerpo animal y que todo nuestro esfuerzo espiritual fuera para comprender al Creador, la vida sería hermosa.

Pero traemos una distorsión, nos esforzamos en nuestro ego para gobernar al mundo, para vaciar el globo y extraer todos los recursos naturales. Por eso, la naturaleza, al perder el equilibrio, nos muestra problemas: problemas biológicos en forma de coronavirus, erupciones volcánicas, terremotos o tsunamis. Todos estos cataclismos son causados ​​por el desequilibrio que creamos en la naturaleza.

Debemos limitarnos a usar la naturaleza sólo para lo necesario, como lo enseña la ciencia de la Cabalá. Y usar las otras fuerzas poderosas, el tiempo, la mente enorme y el deseo del que está dotado el hombre sólo para corregir a la sociedad, para que sea la herramienta que revele al Creador.

En estos días, la sociedad humana actúa en la dirección opuesta a la revelación del Creador y naturalmente causamos los problemas, el coronavirus es sólo el comienzo.

La era del Mesías, en la que vivimos, debería traernos nuevas revelaciones. Esperemos que, gracias a nuestro esfuerzo, esas revelaciones sean buenas, pero hasta ahora, desafortunadamente, es dudoso…

Tratemos de aprender rápidamente y transmitir a la humanidad, que la causa del virus es resultado del desajuste de la sociedad humana con la ley general de la naturaleza que es equilibrio. Esto es física simple, no fe, sino la ley de la naturaleza.
[261320]
De la 2a parte de la lección diaria de Cabalá 5/mar/20, «La paz«

Material relacionado:
Curación a través del dolor
Causa y solución más profundas del coronavirus, según la Cabalá
Los buenos, se extendieron como un buen virus

Coronavirus, una lección de humildad

KabNet publicó mi nuevo artículo: «Coronavirus, una lección de humildad«

Esta no es la primera vez que la humanidad se enfrenta a una pandemia peligrosa, pero COVID-19 o coronavirus es, sin duda, único en su tipo. Ninguna otra crisis de salud en el pasado se extendió por el mundo como tsunami, básicamente no dejó ningún rincón del planeta sin afectar. Y la razón es que, como nunca antes, el mundo está más interconectado e interdependiente. Este sistema tan confuso y complicado de la naturaleza, nos enseña que pereceremos separados o prosperaremos juntos. Es la lección principal que nos enseña la crisis del coronavirus.

La peste negra, el SARS y la gripe española, la pandemia más mortífera hasta ahora, que mató a alrededor de 50 millones de personas en el mundo en 1918, fueron brotes de enfermedades generalizadas que afectaron profundamente a la humanidad. Pero nunca antes hubo un evento como el coronavirus, de alcance tan amplio y global, que llegó a todos y le dio una vuelta a nuestra vida, en un abrir y cerrar de ojos. La prohibición de viajar se hizo efectiva de inmediato, congeló nuestra obsesión de ser viajeros sin importar a dónde, siempre que pudiéramos escapar. Nuestra perspectiva sobre el dinero también cambió desde la crisis, nos obligó a evaluar las prioridades en la vida. Nuestro consumismo sin fin y nuestra búsqueda compulsiva de placer  se frenó repentinamente y afortunadamente, lo más probable, nunca volverá a ser igual. Tendremos que adaptarnos a un nuevo estilo de vida, más básico, sedentario y tranquilo.

“La situación muestra al mundo lo débiles y vulnerables que son los humanos frente a la naturaleza. Es una lección de humildad, cuando sentíamos que todo estaba a nuestro alcance, que era para nuestro uso y que teníamos derecho de explotar y usar lo que nos rodea sin tener en cuenta a los demás.”

Guerra contra nuestra naturaleza.

Además de las pandemias, la guerra siempre deja devastación por todo el planeta, generación tras generación. Antes, el mundo se dividía en campos para zanjar conflictos: alemanes de un lado contra alemanes del otro, rusos y estadounidenses, chinos y occidentales, iraníes e israelíes. Ahora, el mundo se convirtió en un pueblo y el coronavirus lo demuestra. En comparación con las anteriores, esta crisis afecta a toda la humanidad, sin hacer distinciones de antecedentes, origen, creencias o estatus en la sociedad. Gente común, funcionarios de gobierno, cónyuges de líderes mundiales y celebridades- nadie escapa al contagio.

La situación muestra al mundo lo débiles y vulnerables que son los humanos frente a la naturaleza. Es una lección de humildad, cuando sentíamos que todo estaba a nuestro alcance, que era para nuestro uso y que teníamos derecho de explotar y usar lo que nos rodea sin tener en cuenta a los demás.

En la naturaleza nada sucede sin una causa. La situación actual ofrece a la humanidad una nueva dirección y una nueva perspectiva, pues el problema no está dirigido, en específico a ningún país, región o líder, como sucedía en el pasado. Esta vez, todos navegamos por aguas turbulentas y en el mismo barco, debemos reconocer que el único enemigo con el que tenemos que luchar es nuestra naturaleza egoísta, la fuente del desequilibrio del mundo. El virus y otros problemas del ecosistema son resultado directo del daño que los humanos infligimos al sistema de la naturaleza, con nuestro comportamiento imprudente y abusivo, tanto para el sistema como para otros. En verdad, todas somos parte integral del mismo mundo, que funciona como una enorme maquinaria de ruedas dentadas e interconectadas.

Una cura para la humanidad

No está prohibido ni disfrutar ni sentir placer en la vida. Nuestro deseo de placer es la base de nuestra naturaleza y su satisfacción es precisamente el propósito de la creación: hacer el bien y dar placer a los seres creados. La pregunta es: ¿con qué propósito disfrutamos y más importante aún, a expensas de qué o de quién?

Por lo tanto, por dolorosa e inquietante que parezca la pandemia, el coronavirus realmente puede convertirse en medicina para los males de la humanidad, si aprendemos su lección principal: el único ángel de la muerte es el ego humano y hasta que nos elevemos por encima de él, podremos disfrutar de una buena vida. Se nos da un despertar para cambiar el rumbo y conectarnos, para que juntos podamos aumentar la fuerza positiva de la naturaleza que se revela en nuestras relaciones armónicas. Esta revelación que cambiará el mundo, es motivo de gratitud.

Esencia y raíz de la unidad, parte 2

Cabalá no funciona con números

Comentario: Cabalá, como regla, habla de algún tipo de condición cualitativa. Por ejemplo, los historiadores escriben que tres millones de personas salieron de Egipto, de las cuales 600,000 eran hombres y el resto mujeres y niños. Pero Cabalá no opera con números, en absoluto. Gematria es una cantidad cualitativa.

Es posible que no hayan sido tres millones de persona las que abandonaron Egipto, pues esta cifra significa cierta cantidad cualitativa.

Mi Respuesta: Hay cierto patrón en el que los estados potenciales de la fuerza espiritual, descrita en las fuentes primarias, deben materializarse al menos una vez.

Los historiadores y arqueólogos lo buscan en sus propias fuentes, lo miden según sus estándares, lo pesan en gramos y kilogramos, lo traducen a kilómetros, es decir, lo hacen de forma un poco diferente.

Pregunta: ¿Cómo debemos usar esa información? Supongamos que leí que hace varios miles de años hubo un éxodo de Egipto. Pero no soy historiador ni estoy interesado en esto ¿cómo puedo usarlo en mi propio bien?

Respuesta: Hablamos del ascenso por encima del ego, que lo logra un grupo que se esfuerza por alcanzarlo. En nuestro tiempo, como en esos días, se logra con las mismas acciones, esfuerzos y unión entre las personas, se llama garantía.

No importa si exististe hace 3,000 años y te elevaste por encima de tu ego, es decir, «saliste de Egipto» o lo haces hoy en un grupo, en tu decena, ya sea aquí o en el otro extremo del mundo. Pues tenemos muchos grupos que trabajan en diferentes países y hablan diferentes idiomas.
[257921]
De  Kabtv «Análisis sistemático del desarrollo del pueblo de Israel», 24/mar/19

Material relacionado:
La historia del pueblo judío
El lugar del pueblo judío en la Tierra de Israel, según la ley de la naturaleza
Historia del pasado, presente y futuro

La tierra de Israel: dispersión e integración, parte 2

Hacia la conexión absoluta

Pregunta: ¿Cuando las personas conscientemente se acercan cada vez más entre sí, superando su egoísmo, como resultado, empiezan a sentir la única ley de la naturaleza ¿cuál es esta ley? 

Respuesta: Existimos en un sistema único, llamado “Naturaleza” o “Creador”. Al grado en que, a pesar de nuestro egoísmo, somos semejantes a ese sistema, sentimos la comunicación entre nosotros y el sistema; y podemos existir en forma sensible y buena. 

Esto es Cabalá. Debemos lograr una interacción correcta para comenzar a sentir ese vasto sistema, es decir, a la fuerza superior en la que existimos y gradualmente, nos hacemos más y más similares a las leyes, principios y reglas de este mundo. En otras palabras, debemos interactuar con todos los demás, para alcanzar un estado de conexión absoluta.

Cuando nos empecemos a unir, sentiremos  la manifestación de la ley única, la fuerza única. Sin embargo, si no lo hacemos, se activará la segunda ley que es opuesta, -la fuerza negativa que nos aleja de la unidad. Este es el lado opuesto del Creador.
[260324]
De Kabtv  “Análisis del sistema de desarrollo del pueblo de Israel”, 8/jul/19

Material relacionado:
¿Cómo sería vivir en un mundo perfecto?
Estudia el descenso en el estado de ascenso
El mundo de un animal y el mundo del hombre

¿Quién es mejor gerente: el hombre o la mujer?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora:«¿Quién es mejor gerente: el hombre o la mujer?«

Hay un dicho que dice que los hombres cambian el mundo, pero las mujeres lo mejoran.

De hecho, las mujeres organizan el planeta. La inclinación natural de la mujer es hacer que todo sea tranquilo y cómodo, como en su casa.

El caso es diferente con los hombres.

El hombre necesita reconocimiento oficial de su poder. Es más probable que él supere los límites, induzca cambios y a veces, se involucre en métodos extremos.

La mujer, como regla, opera de manera diferente. En términos del deseo femenino por estabilidad, la mujer es más adecuada para administrar el mundo. Sin embargo, si queremos alcanzar un desarrollo equilibrado y continuo, tanto hombres como mujeres deben participar en la gestión.

El equilibrio perfecto entre los dos enfoques diferentes se puede observar en la familia, donde la esposa ordena de manera indirecta y el esposo cumple la orden. Esto es lo que dice la Torá: «Todo lo que Sarah te diga que hagas, hazlo» (Génesis 21:12).

En lo que a mí respecta, colocaría a la mujer en todas las posiciones de liderazgo, incluso en el ejército, excepto en las tareas duras. Sin embargo, en nuestras condiciones actuales, todo depende de las necesidades del entorno. Si vemos que para un propósito particular, es preferible un administrador masculino o femenino, entonces el ambiente hace realidad esa necesidad.

La pregunta de quién es mejor administrador, el hombre o la mujer, envuelve otra cuestión: ¿podemos hacer que el lugar de trabajo funcione como familia perfectamente equilibrada?

Sería complicado para los equipos mixtos de hoy. Para que funcione, necesitamos un grupo de personas sabias que entiendan la naturaleza masculina y femenina y que puedan guiar a los equipos, para superar sus relaciones personales de género, para que no trabajen ni como hombres ni como mujeres, sino en equilibrio, buscando un objetivo común.

Reevaluando los deseos

Comentario: Después de comenzar a estudiar Cabalá, mucho ha cambiado en mi vida. Reevalué mis valores y deseos. 

Mi respuesta: En realidad, una persona que comienza a estudiar Cabalá está preparada para reducir sus expectativas de esta vida a un nivel normal mínimo. Comida, casa y familia, es todo lo que se necesita en el nivel corporal. 

No debes correr detrás de metas corporales. Debes anhelar el alcance de un estado eterno y perfecto, el cual ves ante ti como posible de lograr

Lo demás es temporal y de cualquier forma, se desvanecerá. En este respecto, la sabiduría de la Cabalá nos ayuda a posicionarnos correctamente en los valores que podemos obtener en nuestro mundo.
[260887]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 26/ene/20

Material relacionado:
La desigualdad social – Perseguir ganancias hasta el desastre
Valores ilusorios, medios de comunicación y la sabiduría de la Cabalá
Violencia en espiritualidad

Lección diaria de Cabalá -18/mar/20

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: «Pesaj (Pascua)»
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Destacados seleccionados
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora