entradas en '' categoría

Cuarentena: primer paso para superar la crisis

La responsabilidad mutua global es la ley para todos los elementos, conectados en un solo sistema. Esta ley obliga a todos a saber cómo deben relacionarse con el sistema para equilibrarlo y perfeccionar las relaciones mutuas entre todas sus partes.

Y, por supuesto, ni siquiera podemos comprender esta ley, menos, cumplirla. No puedo hacer un compromiso así, porque si no cumplo con mi función en el sistema integrado, todo se saldrá de balance y yo tendré la culpa.

Todos sentirán que violé la perfección del sistema. Pues cada elemento es equivalente al sistema general, es una responsabilidad terrible. Todos somos responsables del mundo entero. Por eso, se dice: «Es mejor sentarse y no hacer nada».

Así que ahora, se le pidió a la gente ponerse en cuarentena, que no salga a ningún lado ni vuele ni tengan contacto con nadie. Entonces, ¿qué vamos a hacer?

Necesitamos estudiar que estamos en un sistema integral y global, donde opera la ley de responsabilidad mutua, es decir, la dependencia mutua y sabremos cambiar esta dependencia, de obligatoria a deseable. Queremos estar conectados, no porque la naturaleza nos obligue, sino porque nosotros mismos comenzamos a revelar lo bueno que es estar en contacto.

Sería una vida celestial -unirnos, ser una unidad perfecta y comenzar a sentir la perfección de la naturaleza. Así sentiremos todas las partes de la naturaleza, desde las estrellas más distantes hasta formas de vida que ahora no conocemos. El hombre puede convertirse en un exaltado creador de la perfección.

El primer paso para superar la crisis es la cuarentena, es decir, «siéntate y no hagas nada», solo aprende. El problema de la humanidad es que comenzamos a actuar incluso antes de comprender lo que hacemos. Mientras estamos en cuarentena, tenemos tiempo para pensar: en qué mundo existimos, quiénes somos, cuál es el sistema de la naturaleza en el que vivimos, cómo dependemos del sistema de la naturaleza y ella depende de nosotros?

¿Cómo, con nuestras relaciones, influimos en el sistema global de la naturaleza: materia inanimada, plantas, animales y humanos y cómo reacciona la naturaleza ante nuestras acciones? Así, comenzaremos a aprender a construir una hermosa casa para todos: no sólo cómoda, sino eterna y perfecta, por encima de vida y muerte biológica, en un nivel superior.

Al corregir nuestra conexión, nos elevamos a un sistema infinito, ilimitado en tiempo. Comenzamos a vivir en un mundo en el que la muerte no existe y no hay restricciones, solo logros y existencia ilimitada. Ahora tenemos la oportunidad de llegar a esa vida.

En primer lugar, necesitamos estudiar el sistema global de la naturaleza, nuestro papel en él y cómo podemos organizarnos para conectarnos con el sistema global de la naturaleza. Finalmente, todos somos egoístas, lo contrario de la naturaleza, ¿cómo puedo adaptarme al sistema de la naturaleza, que es integral y existe de acuerdo con la ley de responsabilidad mutua, con conexión, amor y siendo complementarios, si fui construido con las cualidades, exactamente opuestas?

Aquí es donde la sabiduría de la Cabalá viene en nuestra ayuda; nos enseña, a los egoístas, a construir una conexión mutua, similar al sistema integral de la naturaleza. Esto se llama «decena», ahí, diez personas se unen para establecer relaciones consistentes con el sistema de la naturaleza.

El ego humano siempre trata de adaptar el mundo a sus necesidades. Pero ese tiempo se acabó. La epidemia revolucionó la conciencia del mundo y comenzamos a comprender que no podíamos usar todo, sólo para beneficio propio, que deberíamos buscar ser útiles para todo el sistema.

Diez personas son como un pequeño laboratorio, donde tratamos de desarrollar un antivirus, ahí acordamos establecer entre nosotros, las mismas leyes que operan en la naturaleza perfecta, integral y global, es decir, otorgamiento mutuo. Todos caen y se elevan por encima de ellos mismos, logran relaciones más altas que el ego personal de todos. Esto sirve como vacuna contra el virus.

Por lo tanto, surgirán nuevos grupos hasta que toda la humanidad reciba una vacuna antivirus y volvamos a un comportamiento que corresponde a una naturaleza saludable. Será un nuevo humano, porque percibirá el deseo de los nueve amigos como suyo y los cuidará más que a sí mismo.

En esta medida, recibirá apoyo de la ley integral de la naturaleza, que lo convertirá en parte integral. La ley de garantía mutua nos obliga a conectarnos con el sistema, por encima del ego.

La naturaleza hizo al hombre el mayor egoísta de todas las criaturas. Pero la naturaleza global quiere mostrarnos con esta crisis, que ha estado esperando para hacernos sus partes inextricables. Es como si la naturaleza nos dijera: «Ya estoy lista para incluirlos dentro de mí como elementos integrales».

Y eso a pesar de que fuimos creado anti-integración y sólo queremos gobernar y usar a los demás. La naturaleza nos hizo contrarios a ella, para que comparemos los estados negativos y positivos y apreciemos la «ventaja de la luz de la oscuridad». Así podremos sentir y conocer el estado integral, perfecto y querer lograrlo. De lo contrario, no entenderíamos dónde estamos.

La naturaleza originalmente instaló un programa egoísta en nosotros y ahora deja de funcionar. Necesitamos entender que un programa egoísta es incompatible con un mundo global y conectado.

La crisis nos empuja a aceptar conectarnos y cumplir con la ley integral de la naturaleza. Necesitamos instalar en nosotros un programa de garantía mutua nuevo y mejor, el único programa que existe en la naturaleza.

Este programa funciona en todo, excepto en el hombre, pero no podemos percibirlo con nuestra mente egoísta y malcriada. Juzgamos el mundo en función de nuestras deficiencias y lo vemos dañado. Tan pronto como comencemos a corregirnos y queramos convertirnos en parte integral de la naturaleza, veremos un mundo totalmente diferente, sabremos  que siempre fue así, sólo que no nos dimos cuenta.

La ley de garantía mutua establece que todos pertenecemos a un sistema y estamos obligados a sentirnos como engranajes de un mecanismo en el que todos dependen de todos. Así tendremos una vida eterna, perfecta y hermosa. No se necesita nada más, la crisis creada por la epidemia del coronavirus nos acerca a esto. Deseemosle a todos éxito y una resolución adecuada.
[261746]
De Kabtv “Nueva Vida #1212: responsabilidad mutua”, 10/mar/20

Material relacionado:
Bnei Baruj—Somos responsables de todo el mundo
Una nueva vida-929 Alcanzar la perfección en nuestro mundo
La unidad es el propósito de la evolución en la naturaleza

Pon a tus amigos en tu corazón

Pregunta: ¿Cómo puedo entender lo que es la decena, en mi corazón? 

Respuesta: Tú, junto con todos, deben intentar poner a los amigos en su corazón, crear ahí una imagen unida de la decena, donde todos se combinen en una sola forma, una imagen común. 

Después, intentar sentir esa imagen formada de diez, como si fuera uno y comparala con el Creador, qué más hace falta para que esa imagen sea similar al Creador

Comienza a trabajar y verás cuántas preguntas aparecerán para ti.
[260068]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 12/ene/20

Material relacionado:
Ama el punto espiritual en el corazón del otro
Mis amigos en mi corazón
Los deseos redondos

¿Por qué los cabalistas necesitan aislarse?

Pregunta: En su libro Siempre conmigo, usted describe que Rabash acostumbraba recluirse por unos días. Vemos también que tanto Buda como los monjes, hacían lo mismo. Se alejaban de la gente y se ocupaban sólo en su trabajo ¿cuál es el significado de este aislamiento? 

Respuesta: De hecho le pasa a la mayoría de la gente. Por ejemplo, los escritores, como regla, se recluyen en su oficina, se sientan y crean. Si es así, mejor dejarlos solos y no interferir. Es natural. 

Pero, para el cabalista es doblemente natural, porque la soledad para él, es un proceso muy serio de introspección. Es necesario para entender más de sí mismo, de su conexión con la creación y el Creador.

Hay una técnica especial para penetrar más profundo en el universo, para evocar su influencia sobre sí mismo y para tener la sensación de alcanzar una clara comprensión de lo que está pasando y no sólo de sus emociones. 

Hablamos exactamente de la comprensión, que puede vestirse en palabras y posiblemente, incluso en dibujos, gráficas y fórmulas. 

Los cabalistas ahondan más profundo en ellos mismos y a través de ellos, en el enorme mundo. Todo está ante tí.
[261011]
De Kabtv  “Fundamentos de Cabalá”, 2/feb/20

Material relacionado:
En la vida de un cabalista hay lugar para este mundo
La difícil vida del cabalista
Exige

La tierra de Israel: dispersión y asimilación, parte 5

Comentario: En 928 AC, el reino unido de Israel se dividió en Israel y Judea. En 722, sólo unas décadas después de la muerte del rey Salomón, ya se habían separado. Y después de 150 años, el reino de Israel terminó y las diez tribus se dispersaron.

En ese momento, se perdieron diez tribus del pueblo judío, aunque desde el punto de vista de la historia no se dispersaron, simplemente cambiaron sus prioridades y se asimilaron en otras naciones. La mayoría de la gente comenzó a adorar ídolos.

Mi respuesta: Depende de lo que entiendas por ídolos. Cualquier objeto material al que le atribuyas un significado especial, es un ídolo. Puedo comprar un candelabro de plata por decenas de miles de dólares, ponerlo en mi habitación y representará el Sabbath para mí. Así creo un ídolo para mí.

Pregunta: Si no sentimos la fuerza única de la naturaleza o al Creador, que está detrás de todos los objetos del mundo corporal, en principio, se nos considera adoradores de ídolos ¿somos todos adoradores de ídolos?

Respuesta: Sí. Puedes ver tu ropa, tu automóvil o cualquier otra cosa como ídolo, porque los valoras por encima de tu propósito.

El mayor valor es la unidad, ser similar a la fuerza superior de la naturaleza. Si valoras eso como lo más importante en tu vida, entonces tus otras metas son adoración de ídolos.
[260460]
De Kabtv «Análisis del sistema del desarrollo del pueblo de Israel,» 8/7/19

Material relacionado:
No crees un ídolo 
Regidos por Ídolos
Cómo no ser adorador de ídolos