Abre la entrada a la espiritualidad para el mundo entero

En preparación para el congreso, nos sentamos en decenas aleatorias en las lecciones, en lugar de en nuestras decenas regulares donde algunas de las personas las conozco bien y a otras no. Pero eso no importa. En estos días, debemos llegar a ser  conscientes de que no importa con quién me siento, porque tenemos que crear garantía mutua. Así, sentado en una decena aleatoria, debo intentar sentir garantía mutua y más adelante hacerlo en cualquier decena diferente. 

Debo sentir garantía mutua con respecto a toda la realidad, porque el mundo entero es mi vasija espiritual, mi Kli. Cada vez, una parte diferente de esa vasija se me revela de una manera u otra. Cuando las diez Sefirot, los diez amigos, nos son revelados, siempre sucede en decena y sólo me parece que es diferente, como si estuviera viendo diferentes rostros, nombres, estados. Pero en realidad, es la misma decena. 

Me parece que veo personas diferentes, pero, no es así -es sólo mi percepción. En realidad, es la misma decena: “siempre diez no nueve y no once”. 

Los detalles externos no son importantes porque tenemos que llegar a la revelación del Kli espiritual. Debemos estar juntos sólo en espiritualidad y relacionarnos en la corporalidad sólo cuando sea necesario. Por lo tanto, no hay diferencia en dónde me siento, porque es la misma decena, no puede haber más grande ni más pequeño en la creación. Incluso si me siento con 8,000 millones de personas, aún así será una sola decena. Sólo que la divido para permitirme la oportunidad de estudiar los detalle diminutos en un solo Kli, En esencia, son las mismas Diez Sefirot.1

¿Revelamos o construimos nuestra conexión? Construimos nuestra conexión y sólo así llegamos a comprender que ya existía. No sabemos qué construir ni cómo, intentamos todas las formas posibles. Como resultado de nuestros esfuerzos, se establece la red. Pero no se materializa hasta que nos esforzamos al máximo en cada nivel. 

El sistema ya existe, es perfecto. Nada fue roto ni desapareció ni se perdió. La ruptura sólo existe en nuestra percepción: tenemos que hacer esfuerzos por revelarla. Pues, nuestra conciencia, entendimiento y desarrollo depende de ello. Creamos la habilidad de percibir, con nuestra mente y sensaciones, el tipo de conexiones que deben existir entre nosotros, responsabilidad, participación y reciprocidad. 

Cada uno se vuelve parte del otro y comenzamos a actuar juntos como células en un organismo. Debemos alcanzar las acciones de ese cuerpo, en todas sus conexiones. Así nos elevamos al nivel del Creador. Al sentir cómo opera ese mecanismo, nos elevamos para alcanzar el propósito de la creación, nos damos cuenta que el Creador lo hizo todo de esta forma y de por qué Él creó, justo, esas conexiones. Es el camino para revelar al Creador, para alcanzar la mente creativa.2

Todo es parte de un solo sistema, pero las almas más cercanas a mí, con quienes debo lograr garantía mutua, son la decena a la que pertenezco corporalmente, pues estoy en este mundo con mente y sensaciones. Por eso, acepto mi decena como ejercicio que se me dio para lograr Arvut entre nosotros. 

Puedo cambiar de decenas cada minuto -no hay diferencia. Lo principal es que anulo mi ego y dejo entrar a la decena que está ante mí, los dejo reemplazar a mi corazón. Esto es llamado garantía mutua. 

Los nueve amigos ante mí, son las nueve Sefirot superiores y yo soy Maljut. Por lo tanto, hago una restricción en mí y les sirvo, me adhiero a ellos, estoy dispuesto a hacer cualquier cosa por ellos. Es decir, construyo un Partzuf espiritual. La garantía mutua es la condición para crear el Partzuf espiritual en el que podemos otorgar al Creador y recibir de Él.3

Es muy real; está justo frente a nosotros. Este congreso puede convertirse en la revelación del Creador a Sus criaturas. Pero obviamente, nuestro trabajo es mucho más difícil que si estuviéramos estudiando Cabalá en un grupo pequeño de diez. Eso sería fácil. Pero estamos en un grupo cabalista que está abriendo la entrada a la espiritualidad para toda la humanidad. 

Estamos tirando a todo el mundo hacia arriba y naturalmente, es mucho más difícil. Pero somos la llamada la generación del Mesías, la última generación. 

Existen varios métodos que nos permiten experimentar algo espiritual, sin esfuerzo. Pero eso no es lo que el Creador requiere de nosotros. Él espera que hagamos un trabajo tal, que jale a todo el mundo hacia arriba con nosotros. 4

¿Qué puedo hacer si quiero sentir los deseos de mis amigos, pero no siento nada por el estilo, absolutamente nada? Anúlate. Quiero coser sus deseos, conectar sus corazones. Si tomo los corazones de mis amigos y los hilo juntos, puntada a puntada, como con hilo y aguja, creo un área donde el Creador será revelado. Este es mi Creador, mi área, porque yo conecté sus corazones.  

Si puedo describir esos corazones y conectarlos, ya habré construido mi alma.5

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 17/feb/20, Arvut [Responsabilidad mutua] (Preparación para el Congreso Mundial de Cabalá 2020)

1 minuto 49:50

2 minuto 55:20

3 minuto 1:05:11

4 minuto 1:40:20

5 minuto 1:42:11

Material relacionado:
La edad en nuestro mundo y en la espiritualidad
Lo principal que nos guía en la espiritualidad
La entrada al mundo espiritual es un proceso

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta