Cuida de los círculos cada vez más grandes de la humanidad

Todo el universo viene de un solo punto. Así, el Creador, la fuerza superior de otorgamiento, se revela en relación a los seres creados. El Creador es el punto central de la creación. La sabiduría de la Cabalá surge a partir de los alcances que el ser humano ha tenido de la fuerza superior. Si seguimos el consejo de los cabalistas, podemos alcanzar las mismas revelaciones. Cabalá es una sabiduría práctica, genuina, que busca la revelación del Creador. 

Sólo podemos ver lo que recibimos del Creador y es la base de toda nuestra sabiduría. Así es como descubrimos lo que nos impide revelar al Creador: nuestro ego, el deseo de disfrutar que nos limita. Al principio no sentimos ningún impedimento en el egoísmo. Sin embargo, cuando intentamos reconocer y sentir la fuerza superior que actúa en nosotros y percibimos la barrera, nuestra incapacidad para comprenderla con mente y corazón, entendemos que la causa está en la fuerza egoísta que se resiste a la revelación del Creador.

Pero, después de la corrección, la fuerza del ego, de ser mala, dañina y de ocultamiento, pasa a ser lo opuesto, una fuerza de revelación, que se vuelve nuestra ayuda. Al restringir este egoísmo, cubriéndolo con una pantalla y  aumentando la Luz reflejada, podemos revelar al Creador en esa Luz: la cualidad de otorgamiento, amor y conexión —todas las propiedades que por naturaleza, no poseemos. 

La fuerza de ocultamiento se convierte en fuerza de revelación, la fuerza de rechazo se convierte en fuerza de conexión y nos encontramos ante el Creador.  Al mismo tiempo, descubrimos que nos volvimos semejantes a Él, después de todas las correcciones que recibimos. Así se revela nuestra conexión con el Creador. Conforme alcanzamos los grados de perfección, llegamos a conocer al Creador y sentimos que toda la Luz, toda el alma general, brilla en cada uno de nosotros. 

No obstante, la fuerza de rechazo es necesaria; pues gracias a ella, ocurre la revelación.1

Tengo miedo de caer, siempre debo cuidar la forma de renovar nuestra conexión. Aquí no funciona la fuerza de la inercia. En cuanto dejo de hacer mi esfuerzo, inmediatamente me detengo. Así que, incluso para permanecer en el mismo estado, tengo que pensar cada segundo en cómo renovarlo. Aún más, si quiero fortalecer ese estado, debo buscar constantemente la forma de agregar amor y conexión y de despertar a los demás, para que sientan un nuevo sabor, una fuerza adicional.    

Al temer el descenso, sigo agregando esfuerzo y cada segundo, siento un poco más de aire, más sabor. Es una sensación muy importante que constantemente agrega sabor a la suma.2

Al grado en que pienso en el avance del grupo, acelero mi avance en espiritualidad. Al expandir cada vez más mi vasija espiritual (Kli) y cuidar de círculos cada vez más grandes, hasta que cubra a toda la humanidad, cambio más rápido. Es un sistema muy simple; el único problema es que el egoísmo no nos permite actuar.3
De la lección 5 del Congreso en el desierto 2020, “Conectando con el punto central”.
1 minuto 0:20
2 minuto 1:13:30
3 minuto 1:42:05

Material relacionado:
Dispuestos para la revelación del siguiente grado
La batalla por la independencia del egoísmo
Entre ocultación y revelación

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: