Sabiduría del rey Salomón: no agarres a un perro de las orejas

Proverbios, 26:17: El que se ve envuelto en una disputa que no es suya, es como el que agarra a un perro de las orejas.

Pregunta: ¿Quiere decir que el hombre juega con su destino?

Respuesta: ¡Por supuesto! Si te entrometes en la disputa de otros, provocas enojo en el otro al nivel de un perro.

Sabemos que es mejor no interferir. Lo mejor es dejar que cada quien solucione la situación en la que se encuentra sin ninguna sabiduría ni consejo; de lo contrario, te convertirás en enemigo de todos.

Pregunta: Digamos que hay una pelea ¿qué se debe hacer?

Respuesta: La persona externa no hace nada. Se aleja, se hace a un lado.

Es asunto de la policía o de otra persona que se supone que debe suavizar las cosas. Nadie tiene derecho a interferir.

Pregunta: ¿Es porque no sabe quién tiene razón y quién está equivocado?

Respuesta: No tienes derecho a entrometerte en absoluto. De lo contrario, esos estados no tendrán solución.

Pregunta: El rey Salomón dijo que la disputa está dentro de mí ¿qué disputa existe dentro del hombre?

Respuesta: Una constante, porque el hombre se crea a partir de dos deseos: egoístas y altruistas. Pero un verdadero humano es aquel en el que hay una batalla constante entre el bien y el mal, alguien que específicamente incita su bien al mal.

El mal se eleva constantemente, quiere todo para sí mismo. Sin embargo, si el hombre quiere educarse, siempre se desarrolla bien y constantemente libra esa batalla interna.

Por eso, todos estos proverbios se basan en la revelación del mal al hombre, pero en la medida en que trata de revelar el bien en sí mismo.

Pregunta: Es decir, el mal está en mí, el ego está dentro de mí, todo el tiempo; ¿es mi naturaleza?

Respuesta: Sí. Le pides al Creador que además te dé una buena naturaleza para que puedas equilibrar las dos naturalezas. Puedes decir: «Le pido al Creador que me quite esta naturaleza malvada». No. Eso no es sabio.

Debes pedir una buena naturaleza para que las dos naturalezas existan dentro de ti, en equilibrio. Una no debe ser más grande que la otra, la positiva no debe estar por encima de la negativa.

La línea media entre ellas es un estado grandioso. Yo estoy constantemente en este equilibrio. Me paro sobre dos piernas por encima de ellas. Hasta entonces puedo sentir completamente el menos y el más y toda la naturaleza debajo de mí.

Pregunta: ¿Alguien que incluye su propia naturaleza y la naturaleza del Creador en sí es una persona armoniosa?

Respuesta: Por supuesto. Se le llama «Adam», es decir, «similar al Creador», porque todas las propiedades internas opuestas al Creador también se parecen al Creador.
[260367]
De Kabtv «Noticias con el doctor Michael Laitman», 16/dic/19

Material relacionado:
¿Cómo aparece la línea media?
Un destello directo que conduce al Infinito
Secreto de la línea media

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: