entradas en '' categoría

El Coronavirus está cambiando la realidad, parte 7

¿Pueden contraer el coronavirus las personas que mantienen el plan de la naturaleza? 

Pregunta: Inmediatamente después de que miles de personas se reunieron durante el congreso de Cabalá en Israel, comenzó el brote mundial. Nos conectamos y vimos lo que sucedió ¿nosotros lo provocamos? 

Respuesta: No, no lo hicimos nosotros. En principio, el brote comenzó antes del congreso; sólo que no era tan obvio. 

Estábamos seguros que nada pasaría a los participantes del congreso. Dado que decenas de miles de personas alrededor del mundo, estaban conectadas, física o virtualmente con esfuerzos positivos, no hubo daño aquí. 

Estoy seguro, que ninguno de nuestros amigos, donde quiera que se encuentre, donde sea que hayan participado en congreso espejo, se siente enfermo. No hubo problemas con nadie. 

Y cómo podría ser, si estuvimos reunidos para conectarnos incluso mejor. Vamos junto con el plan de la naturaleza, por lo tanto, no podemos ser afectados porque el virus afecta las conexiones egoístas entre personas, sociedades y países.  

Pregunta: ¿Se puede deducir la siguiente regla: gente que aprende a conectarse de forma correcta con los demás, no es afectada por el virus? 

Respuesta: Si. Puedo dar mi palabra. Sólo tenemos que entender que no es el 100%, porque hay casos individuales que podemos analizar y ver por qué sucedió en nuestras filas. Sin embargo, no creo que sepamos de un gran número de cabalistas que hayan sido afectados por el virus. Es imposible. Sólo esperemos y veremos.
[262188]

De Kabtv “El Coronavirus está cambiando la realidad, parte 7”, 12/mar/20 

Pronóstico de la epidemia del coronavirus

¿Qué pronóstico se dió para el desarrollo de la epidemia del coronavirus? ¿se extenderá más alrededor del mundo o se puede detener? Aquí hay algunos grados de protección.

Ante todo, depende de la difusión de la ciencia de la Cabalá, de que todos, al menos, escuchen sobre el equilibrio y la armonía del mundo, sobre las conexiones positivas en la sociedad humana, a lo que nos obliga la naturaleza y que nuestra disparidad con las leyes de la naturaleza da origen a todos estos virus. Esto se debe explicar y difundir en las redes sociales. Todo está en nuestras manos. 

No teman ser pequeños ni piensen que nada depende de ustedes. Es nuestra responsabilidad hacer este trabajo,  explicar que la naturaleza nos dirige hacia nuestro objetivo y necesitamos empezar a actuar en concordancia. No nos podemos deshacer del coronavirus  —si no es este virus, otros aparecerán. En la era del fin de la corrección, los golpes se intensifican.  

Cabalá enseña que nuestra unión, es la mejor cura para el virus. Pero la humanidad encontró un remedio distinto y opuesto contra la epidemia: el aislamiento para no infectarnos unos a otros. Parece que hay contradicción, pero realmente no la hay: bajo estas condiciones, la unidad se expresa en el aislamiento.  

La preocupación por los demás ante esta pandemia, se expresa en separación, en aislamiento. Mi amor por el vecino se manifiesta en lo lejos que me mantengo físicamente de él. Gracias a esto, me vuelvo más cercano interna y  mentalmente; finalmente, los estoy cuidando y por eso me distancio. Mi acto de separación, de hecho, es una conexión.
[261265]

De la 2a parte de la lección diaria de Cabalá del 5/mar/20, Escritos de Baal HaSulam, “La paz” 

“¿Cuál es el impacto positivo de la crisis del COVID-19?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cuál es el impacto positivo de la crisis del COVID-19?” 

Aparte de los beneficios ecológicos que trajo la orden de quedarse en casa, en todo los continentes, está la importante caída de la contaminación y las emisiones de dióxido de carbono, otro importante impacto positivo es que la crisis del COVID-19 desinfló los neumáticos de nuestras interacciones egoístas, explotadoras y manipuladoras, la acalorada división social y las tensas relaciones internacionales, que estaban llevándonos hacia una guerra mundial. 

Además, con la orden de quedarnos en casa, se nos da tiempo para calmar nuestra usual carrera de ratas, reconsiderar qué es lo más importante en la vida y tener una perspectiva más profunda de cómo funciona la naturaleza, así saldremos de la crisis hacia un mejor estado. 

En esencia, si usamos el periodo en el que estamos ahora para mejorar la conciencia de nosotros mismos como parte de un solo sistema interconectado e interdependiente de la naturaleza, resultaría en un inmenso impacto positivo. Tanto para nosotros como para la naturaleza. 

La crisis del COVID-19 es el ejemplo principal de cómo la interconexión e interdependencia de la naturaleza se revelando cada vez más entre nosotros los humanos y nos lleva a todos a un problema global común. 

Si fuéramos prudentes aprenderíamos de la naturaleza, adaptaríamos nuestros pensamientos, actitudes y relaciones humanas de forma integral como opera la naturaleza. 

Si fracasamos en usar este periodo para mejorar la calidad de nuestras conexiones, podemos esperar que la naturaleza responda con más golpes, ya sea una intensificación de la actual pandemia u otros desastres naturales. 

El principio es que de acuerdo a la forma interdependiente e interconectada de la naturaleza, nosotros, como su nivel humano, tenemos que lograr la misma forma en nuestras actitudes y relaciones mutuas, para así experimentar una existencia armoniosa y pacífica. 

Podemos escoger libremente dar este salto, pues nuestra naturaleza humana egoísta involuntariamente le da prioridad al beneficio personal sobre el beneficio de otros y nos coloca en oposición a la consideración de la naturaleza hacia el todo. 

Nuestra composición egoísta es lo que nos llevó a crear una sociedad que funciona intentando obtener ganancias de los demás. Sin embargo, como vemos con el brote del coronavirus y otras crisis en el mundo, ese desarrollo egoísta llegó a su límite. 

La naturaleza ahora intenta despertar en nosotros la necesidad de dar un paso más en nuestro desarrollo: ejercitar relaciones positivas, de apoyo y aliento a los demás, en lugar en que por default, nos relacionamos de forma negativa. 

Aun así, la naturaleza lleva el caballo al agua, al darnos esta sacudida global pero, aún no puede hacer que el caballo beba. Con nuestro libre albedrío, tenemos que dar el salto de relaciones negativas y egoístas a relaciones positivas de consideración mutua. 

Esto es posible si estudiamos que la naturaleza funciona como un sistema completo e integral y que nosotros debemos actuar así para mantener el equilibrio en el sistema. 

En esencia, necesitamos llegar a un estado en el que cuidemos a otros igual que nos cuidamos a nosotros mismos. 

Por lo tanto, si usamos el tiempo que nos quedamos en nuestra casa para mejorar nuestra conciencia del principio unificador de la naturaleza y lo implementamos en nuestras relaciones, veremos el impacto positivo de gran alcance del COVID-19 -un cambio hacia un estado completamente nuevo y armonioso entre la humanidad, como nunca lo hemos experimentado antes. 

Vacuna universal contra todos los virus

Hoy, el mundo entero intenta desarrollar una vacuna contra el coronavirus. Pero ya existe una vacuna espiritual contra la pandemia y no hay duda de que será la única protección genuina contra la enfermedad. 

Me temo que tras el coronavirus, aparecerán muchas más de sus mutaciones y no podremos salir de este círculo vicioso. Los golpes serán más frecuentes, uno tras otro: si no es este virus, será algo más. Ya estamos en ese periodo y no podemos escapar de él. 

Aun así, la solución es simple: implementar el método de conexión que la ciencia de la Cabalá nos ofrece, explica cómo conectarnos de forma apropiada y benevolente. Cuando reemplacemos nuestras relaciones destructivas y egoístas con relaciones amistosas, el coronavirus desaparecerá. 

Vemos que este virus funciona de forma muy selectiva: nos separa, destruye todas las relaciones de negocios e industriales, los sistemas bancarios y las compañías. 

Parece explicarnos en su propio lenguaje, que el mundo que construimos es equivocado y es egoísta, está basado en explotar a otros. Esto contradice la forma integral y el mutualismo de la naturaleza y la naturaleza también lo requiere en el nivel humano. 

Los otros niveles de la naturaleza; inanimado, vegetal, y animal, existen en total simbiosis. Sólo en el nivel humano, hay guerra constante. La naturaleza requiere que usemos nuestra mente y sensaciones humanas, nuestro entendimiento y que construyamos la conexión correcta. Y el virus nos ayuda.
[262486]
De Kabtv “Conversación con David Blumenfeld”, 25/mar/20

Material relacionado:
El virus ablanda nuestro corazón
Los beneficios y peligros de los virus
Virus benéficos

El virus no distingue nacionalidad ni color de piel.

El coronavirus no reconoce ni límites ni diferencias sociales. No distingue nacionalidad ni color de piel: negro, blanco, amarillo, rojo. El sistema humano en relación con la naturaleza es como diferentes niños en relación con su madre. La madre los ama a todos.

No lo vemos con nuestros ojos egoístas, debemos corregir nuestra visión. La corrección radica en cambiar totalmente la naturaleza de la conexión entre la gente a una ayuda mutua integral. Si no sucede, nos espera una serie de golpes continuos de la naturaleza, que nos obligarán a sacar la conclusión correcta.
[262491]
De una conversación con David Blumenfeld, 25/mar/20

Material relacionado:
En la línea roja
El virus ablanda nuestro corazón
Anticuerpos contra el ego

¿Por qué el coronavirus protege a los niños?

¿Por qué el coronavirus se extiende sin límites, cruzando todas las fronteras, pero perdona a los niños? Los más perjudicados son los ancianos, en cambio los niños, portan el virus, pero no se enferman. Esto es legítimo porque los niños no tienen ninguna culpa, no son los que construyeron esta vida ¿por qué los atacaría el virus? Es la generación de los mayores la que construyó esta vida terrible y el virus les hace sentir lo que hicieron. Por eso, en primer lugar, afecta a los ancianos.
[262541]
De Kabtv, conversación con David Blumenfeld, 25/mar/20

Material relacionado:
Qué nos enseña el coronavirus
Anticuerpos contra el ego
«¿Cómo se compara el coronavirus con las pandemias pasadas?» (Quora)

Los desastres en el mundo, son las plagas egipcias modernas

Pregunta: Hoy, vemos varios golpes de la naturaleza en toda la Tierra. En África, una infestación de langostas está destruyendo cientos de miles de acres de cultivos y amenazando con un desastre alimenticio.

En Europa, un huracán que se eleva desde el sur hasta Escandinavia está causando daños muy graves. El coronavirus, que comenzó en China, se sigue extendiendo.

Todo se asemeja a las diez plagas egipcias que el Señor una vez envió a Egipto ¿nos convertimos en un gran Egipto?

Respuesta: Si. Hoy la humanidad se convirtiera en un todo único. Podrías ver lo que sucede con cualquier desastre. Incluso uno pequeño, afecta a todos los países: se interrumpe la comunicación y todo tipo de cadenas de suministro. Hoy no podemos vivir uno sin otro. Por eso sucede de esa manera. La naturaleza, bellamente nos enseña que estamos mutuamente conectados y que no podemos romper esta conexión ni organizarla de la manera correcta.

Pregunta: ¿Necesitamos saber el lugar de cada uno, para resolver correctamente nuestro desempeño en el desarrollo?

Respuesta: Necesitamos entrar en la naturaleza integral como su parte necesaria, importante y de conexión.

Pregunta: ¿Cómo podemos encontrar este lugar?

Respuesta: Todo depende de nosotros. Debemos educarnos de esta manera y comprender que al no integrarnos, violamos la integridad de la naturaleza e introducimos perturbaciones negativas.

Pregunta: Si tomamos la historia de la Torá, Moisés llegó primero al faraón y sus hechiceros y comenzó a hablar en nombre del Creador; fue un mensajero.

Por un lado, vemos las concesiones graduales del faraón, pero cada vez dio un paso atrás, se fortaleció y dijo: “Ve, reza a tu Dios, pero aún no te dejaré ir; no te irás. Quédate aquí.»

¿Este juego de la humanidad con la naturaleza seguirá el mismo camino?» Sí, sí, sí, estamos de acuerdo, pero no haremos todo de la manera que lo hicimos antes»

Respuesta: En general, por supuesto, nosotros, como humanidad obstinada, como ese obstinado faraón, nos aferramos a lo nuestro. Nosotros, tercos, como dicen, con el cuello rígido, el pueblo judío también se aferrará a lo suyo.

El único que trabaja aquí contra el faraón y contra los judíos es el Creador, la fuerza superior de la naturaleza, que une y quiere llevarnos a todos a una conexión positiva y correcta. Aquí es donde surge el conflicto.

En principio, el pueblo judío no estaba lejos del faraón; quería obedecer al faraón. Fué el Creador el que conspiró, no el faraón ni los judíos. Los judíos estaban dispuestos a vivir allí normalmente, le gritaban a Moisés: “¿Qué quieres de nosotros? Mira lo bueno que es aquí! Nunca hemos vivido así antes. El faraón nos protege, nos cuida, nos da oportunidad de vivir en el lugar más fértil de Egipto, en la tierra de Goshen ¡¿a dónde debemos ir?!»

Recuerdo haber llegado a Lituania en los años 70 para ir a Israel desde allí. Muchos podían salir de allí, pero no de otras partes de Rusia. Me dijeron: «¿A dónde vas? ¿para qué necesitas ir? ¡Mira qué bien puedes vivir aquí!

Pregunta: ¿Cómo puede una persona distinguir en sí misma, la parte que quiere seguir las leyes de la naturaleza, seguir al Creador que muestra estos milagros o tramas?

Respuesta: Hay algunas personas bastante extrañas, como yo, que se levantaron y comenzaron a salir. También estaba en negación. Este es el llamado «punto en el corazón», que nos empuja a separarnos de todos aquellos que se resisten y se oponen. Anhela ser libre.

Pregunta: ¿Cuánto tiempo tendrá que enfrentar la humanidad estas catástrofes mundiales?

Respuesta: Todavía tenemos la tercera y cuarta guerras mundiales por delante. Entonces, aún hay tiempo.

Pregunta: ¿De dónde viene este recurso interno para no renunciar?

Respuesta: De nuestro ego. Pues, es una fuerza de la naturaleza, una gran fuerza. Es la naturaleza lo que ahora observamos y vemos. Todo a nuestro alrededor, todas las galaxias, todas las estrellas, todas las vastas distancias infinitas, todo está, de hecho, en nosotros, dentro de nosotros. Es toda nuestra gran fuerza.

¿Entiendes lo que significa que en realidad incluimos toda la energía de las estrellas, todo este supuesto vacío cósmico junto con todas las supernovas? ¿tienes alguna idea de qué es esta fuerza? Y todo esto está en de nosotros, dentro de nosotros, dentro del hombre. Supuestamente lo vemos fuera, pero es nuestro reflejo. Y eso es sólo una pequeña parte de lo que está en nosotros.

Además, también hay mundos enteros. Los mundos espirituales también están en nosotros, dentro de nosotros. No tienes idea de qué es el hombre. Cuando lo reunamos todo, descubriremos que somos el Creador.

Pregunta: ¿Qué necesitamos reunir?

Respuesta: Toda nuestra energía, todas nuestras cualidades, necesitamos juntarlas para poder conectarnos integralmente. Así tendremos el sistema llamado «Adam«.

Pregunta: ¿Qué debería hacer la gente en África que sufre infestaciones de langosta, en Europa donde ocurren huracanes e incendios y en China que actualmente lucha contra el coronavirus?

Respuesta: Piensa en cómo equilibrar la naturaleza. Incluso con ejemplos tan pequeños como juguetes. Todas estas inundaciones no son a escala cósmica. Por lo tanto, debemos entender que podemos hacerlo, como dicen: «con pocas pérdidas».

Los seres humanos no son criaturas pequeñas. Son enormes Son dinosaurios que agarran, devoran y tragan las estrellas, el universo entero, todo, son la fuerza más malvada de la naturaleza.

Pregunta: ¿Qué motivará al hombre? ¿será el miedo o el deseo de algo más grande y mejor que ahora?

Respuesta: El sufrimiento motivará al hombre. Lo vemos en las etapas anteriores de nuestro desarrollo, sólo el sufrimiento nos impulsa para avanzar.

Hay dos tipos de sufrimiento: el sufrimiento que se siente en el cuerpo animal y el sufrimiento que sentimos en la mente. Es decir, cuando imaginamos hacia dónde vamos y cómo deberíamos ponernos de pie para ir en la dirección correcta.

Debemos comprender que lo único que nos afecta es la fuerza superior de la naturaleza, que nos requiere interactuar correctamente para equilibrar todas sus fuerzas con nuestras acciones y las de nuestra propia especie.

Pregunta: Si volvemos a la imagen descrita en la Torá: hubo judíos, hubo un pueblo de Israel, hubo un faraón, un Creador y también residentes de Egipto, ¿con qué deberíamos asociarnos en este juego?

Respuesta: ¿Qué hace el faraón? ¿a qué conduce todo esto? El faraón es una gran fuerza de la naturaleza, aparentemente negativa. Empuja a los judíos a aceptar unirse y salir de Egipto.

Egipto es ego. Toda la humanidad está dentro de su egoísmo. Salir de él, elevarse por encima, es salir de Egipto. Con ayuda de todas las plagas egipcias, nos vemos obligados a salir del ego.

Lo más importante es que queramos hacerlo. La humanidad tiene que darse cuenta de que debe elevarse por encima del egoísmo. Es decir, salir de Egipto.

Pregunta: ¿Qué nos impide o por el contrario, nos compromete a decir: «Sí, quiero una nueva relación, un nuevo mundo»?

Respuesta: Hay dos fuerzas: el palo y el cerebro. Cuando el palo golpea, el cerebro debe volverse y preguntarle: «¿Por qué me golpeas?» Así podemos evitar el siguiente golpe. Si usamos nuestro cerebro y comenzamos a ver nuestro desarrollo de causa y efecto y hacia dónde conduce, podremos evitar más sufrimiento.

Sin embargo, nuestra cabeza no funciona para analizar y evitar más sufrimiento, sino para salir de él. Funciona para tratar de salir de debajo del palo y, por así decirlo, continuar existiendo como deseamos por más tiempo.

Por eso se arruinan los judíos. Usan la exclusividad que les da la naturaleza para salir del egoísmo y atraer a otros para que permanezcan en el egoísmo. Quieren permanecer en Egipto un poco más. Después de todo, no es tan malo.

Pregunta: La fuerza de la naturaleza activa a propósito tanto el ego como a la segunda fuerza que conecta todo. Lo hace todo ¿qué debe hacer el hombre?

Respuesta: El hombre debe elegir el camino correcto y pedirle apoyo a la naturaleza (el Creador) en este camino. El camino correcto está sólo en la conexión con buenas relaciones. Israel y la humanidad se conectarán y crearán un sistema de relaciones y el Creador se revelará en él.
[260871]
De Kabtv «Noticias con Michael Laitman», 11/feb/20

Material relacionado:
Unidad africana- calva para su verdadera libertad
En la línea roja
Entre la humanidad y el Creador

¿Qué es, el reconocimiento del mal?

Pregunta: La falta de habilidad para lograr la conexión ¿es el reconocimiento del mal? 

Respuesta: La falta de habilidad para conectarte, para entender qué es amor, es el reconocimiento del mal. Lo que es amor, sólo lo aprendemos a partir de su opuesto. Por lo tanto, el Creador creó el ego como absolutamente opuesto a Su propiedad, de manera que, al conocer nuestro egoísmo natural, gradualmente vamos a su opuesto. 

Pregunta: El reconocimiento del mal es entendible, pero ¿por qué siempre usa palabras tan negativas como “odio”?

Respuesta:¿Qué más puedes poner como opuesto al amor? El amor y el odio son dos propiedades opuestas. 

Pregunta: ¿Odio a mi propia maldad u odio a mi prójimo? 

Respuesta: Odio hacia mi propia maldad, no poder imaginar ninguna conexión con otros, una solución en la cual mi “yo” desaparece. Eso es imposible para mí. 

Pero fue creado por el Creador. Por lo tanto, la búsqueda de conexión provoca rechazo y el rechazo provoca la sensación de verdadero amor.
[258797]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 29/dic/19

Material relacionado:
“¿Por qué odiamos?”
Odiar el mal nos acerca a la bondad
Rendición, división, mitigación

El grupo absorbe tu descenso

Pregunta: Si una persona, durante el descenso comienza a imaginar que está en ascenso, ¿le ayuda? 

Respuesta: Si. Si él mismo comienza a imaginar el ascenso, sale del descenso. 

Siempre tenemos una curva de onda de sierra de picos pronunciados arriba y abajo, después vamos un poco más abajo, luego incluso más arriba, después más abajo, etc. La amplitud se hace más grande y avanzamos hacia la meta. 

Esa amplitud, es decir, la diferencia entre más y menos, es indicador de nuestro nivel espiritual. Por lo tanto, al avanzar debes saber que tendrás grandes descensos y después grandes ascensos. 

Sólo el entorno correcto, el grupo, puede compensarlo. El grupo sirve como amortiguador, absorbe tus descensos. Pues, en el ascenso funcionas como condensador, le transfieres tu poder al grupo, en el descenso tomas el poder del grupo junto con tu descenso y asciendes. 

Así funciona el circuito oscilante entre la bobina y el condensador. Por lo tanto, así es la transferencia de la energía.
[261721]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 27/mar/19

Material relacionado:
Aférrate al salvavidas — El grupo
El descenso realmente es ascenso
¿Qué hacemos en estado de ascenso?

Lección diaria de Cabalá – 6/abr/20

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Lección sobre : «Crecer más: una llamada para acercarse»
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Escritos de Rabash, «Acerca de por encima de la razón» (1986)
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam, «La última generación»
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Destacados seleccionados
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora