«Bendito eres, oh Señor, que sacas el pan de la tierra»

Es costumbre agradecer antes de la comida: «Bendito seas, oh Señor, que sacas el pan de la tierra». Bendecimos a la fuerza superior por ayudarnos a producir pan («pan» es el grado de fe) de la tierra, es decir, del grado del deseo de recibir, Maljut. La cualidad de Bina cayó en Maljut y la extraemos.

Cuando se planta una semilla, el suelo le da todo tipo de minerales, germina y se vuelve un tallo con muchas semillas. Así, de una semilla plantada, obtengo cientos de semillas, aumenta mi depósito cientos de veces.

¿De dónde obtiene la tierra ese poder? Es resultado del rompimiento: la Luz penetró el deseo y le transfirió sus propiedades. Desde entonces, extraemos de la tierra, de Maljut, la cualidad de Bina y con su ayuda cultivamos y tenemos plantas, animales y gente.

Todo viene del nivel inanimado, pero como la fuerza de la Luz lo penetró desde el inicio. Una fuerza viva puede salir de la tierra inanimada. Así funciona.

Bendecimos al «Señor, que saca el pan de la tierra». No hay nada en la tierra misma, pero el Creador implantó Su cualidad de otorgamiento en ella y por eso podemos extraer todos los frutos de la tierra. Todo sale del nivel inanimado, de la tierra, del primer rompimiento y como resultado, la fuerza del Creador penetró hasta el nivel más bajo, en el deseo de recibir y lo apoya.
[262235]
De la 2a parte de la lección diaria de Cabalá 26/mar/20, clase con el tema «Construyendo la sociedad del futuro»

Material relacionado:
«Tras la humildad viene el temor del Señor»
Pidiendo la ayuda del Creador
Todo está en tus manos

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: