¿Cómo se sienten durante estos días difíciles?

¿Cómo se sienten durante estos días de epidemia de coronavirus que los lleva a un remolino de sensaciones y pensamientos? Justo como en un caleidoscopio, un estado reemplaza a otro, de un ataque al corazón a la total indiferencia. Oleadas de horror una tras otra como si la naturaleza te pusiera en una licuadora. Todas tus habilidades y conocimiento, a lo que estabas acostumbrado por décadas -hijos, trabajo, hacer dinero- todo se cancela y está desapareciendo ¿cómo podemos ayudarte y aliviar este enorme dolor?

Sé que eres racional, inteligente y respetado en tu trabajo. Te gusta hacer números y cálculos específicos, que están por encima de las sensaciones. Pero ahora, quieres escuchar algo emotivo que vaya directo a tu corazón.

Intentaré hacerlo; sólo entiende, la ciencia de la Cabalá se dirige al corazón humano a través de la mente o la mente a través del corazón. Combina esos dos sistemas opuestos, completamente diferentes.

La vida está construida en círculos de relaciones: relaciones con nosotros mismos, relaciones con nuestra esposa e hijos, relaciones con el Creador. Ahora esas relaciones están pasando por una revisión, principalmente, las relaciones con nosotros mismos.

El coronavirus hizo ese cambio tan radical en nuestra vida, constantemente estamos bajo presión y con miedo, eso nubla la mente y es una carga pesada para el corazón, como un ataque al corazón y en confusión, como un animal atrapado.

¿En qué deberías pensar para calmarte un poco y sentirte protegido? Vale la pena hacer una revolución total en tu visión de la vida. Al contrario, pienso que antes del coronavirus vivíamos en eterna presión y confusión, en condiciones enredadas y desequilibradas.

Corríamos de mañana a noche y de noche a mañana, para lograr lo que la sociedad, jefes, familia y alguien más nos obligaba a hacer. Estaba endeudado con el banco, debía, debía, debía. Esa era mi vida.

Y entonces aparece algo increíble llamado coronavirus. Y este virus de pronto calma toda mi vida. Me quedo en casa, no voy a trabajar. Los hijos no deambulan por algún lugar, nadie sabe dónde, se quedan en su cuarto, mi esposa también está en casa. Vemos TV juntos o cada uno está ocupado en su computadora haciendo lo suyo. Todo parece bien. Tal vez la principal razón de la confusión y el miedo, es la posibilidad de perder el ingreso. Antes, todo era claro y razonable, de pronto, todo se volvió incomprensible, confuso y cada día los prospectos son más y más amenazadores. Estás preocupado no por el futuro distante ni por tu jubilación, sino por que no habrá dinero para comer la próxima semana, el próximo mes.

Hasta ahora, es sólo miedo, no la realidad. Hay comida en la casa, el refrigerador está lleno. Aún hay algo de dinero en la cuenta de banco. Es sólo miedo hipotético del posible desarrollo de eventos. Pero vivimos día a día, podemos decir que la vida es más calmada.

¿Para qué preocuparme por el posible futuro si no puedo evitarlo? no sabemos qué sucederá mañana, entonces ¿para qué volverte loco hoy con emociones y miedo ?

Por supuesto, tenemos la responsabilidad de familia e hijos, pero las preocupaciones no ayudarán en nada. Lo que suceda, sucederá: estamos todos en manos de la fuerza superior y todos mis esfuerzos no cambiarán nada, ni en una buena ni en una mala dirección. Será como el Creador lo planeó.

Tal vez en este estado entenderé más rápido que el Creador me atrae a Él. Pues, no hay nada más que Él y Él siempre nos lleva hacia la meta. Así que, pensemos en la meta y encontremos qué quiere el Creador de nosotros. Nuestro estado es consecuencia del programa de la naturaleza, no debemos pensar que somos más listos que ella, sería grandioso si entendiéramos dónde estamos, en qué universo, en qué entorno, bajo la influencia de qué fuerzas.

Nada depende de nosotros. Somos sólo partículas diminutas que creen que entienden algo de la naturaleza. Pero incluso, si en realidad lográramos entender algo, lo usaríamos en nuestro detrimento. Por lo tanto, no lamentemos que no hayamos logrado la meta que nos pusimos, porque no había nada bueno en ella.

Antes de que surgiera la epidemia, la humanidad en todo el globo estaba al borde de la catástrofe. Enfrentaba grandes adversidades. Ya todos hablaban de la imposibilidad de evitar una guerra. De la crisis global en ecología, en relaciones humanas, industria, política y finanzas. El mundo construido por el hombre en base a su mente y sensaciones egoístas, simplemente era terrible e iba de una crisis a otra.

¿Qué era bueno en tu vida previa? ¿por qué te lamentas ahora? Porque entre todos esos problemas, te las arreglabas para obtener un mísero salario y alimentar a tu familia ¿eso te hacía sentir perfecto y feliz? Lamentas que al menos, lo sabías por adelantado: habría suficiente dinero para fin de mes y si no, sabías de dónde tomarlo prestado. Al menos tenías algo de certeza, ahora estás nervioso ante lo desconocido ¿qué debemos hacer con este disturbio interno y pensamientos delirantes?, con el: “¿qué sucederá si…?”.

Esos pensamientos atormentan a la mayoría de la sociedad humana, porque la epidemia pronto cubrirá todos los continentes. El coronavirus engulle al mundo, a la humanidad. Todos comenzarán a pensar: “¿Qué me sucederá mañana? ¿de quién dependo? ¿cómo puedo influir en mi destino? ¿cómo puedo garantizar un buen hoy, mañana y después?”

Es muy bueno que surjan esas preguntas en la gente, especialmente en los jóvenes ¿todo es dinero? Si sólo nos preocupa nuestro ingreso, es que queremos vivir como animales para quienes lo principal es estar seguros de qué comerán, lo demás no es importante. Así que, ¿quiero “comer con un burro del mismo comedero” o soy un humano, que aún pienso en otras cosas?
[262031]
De Kabtv “Nueva Vida #1214: Coronavirus, ¿cómo lidiar con el miedo?”, 19/mar/20

Material relacionado:
Pronóstico de la epidemia del coronavirus
Anticuerpos contra el ego
Qué nos enseña el coronavirus

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: