“COVID-19: ¿La naturaleza se está defendiendo?… o, con más precisión, ¿el brote era inevitable como respuesta a un sistema terrestre trastornado?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “COVID-19: ¿La naturaleza se está defendiendo?… o, con más precisión, ¿este brote era inevitable como respuesta a un sistema terrestre trastornado?” 

Debido a frecuentemente hablo acerca del brote de coronavirus, como respuesta de la naturaleza hacia nuestra forma egoísta y explotadora con las que nos relacionamos como sociedad humana y provocamos una pandemia, me preguntó  uno de mis estudiantes: 

¿Cómo pudo un virus a un nivel biológico llegar como resultado de que la gente es cada vez más egoísta y explotadora? Es claro, por ejemplo, si un país quiere responder en contra de otro país que lo explota, ¿pero cómo la naturaleza y los virus se relacionan con las actitudes negativas de persona a persona. 

A simple vista, en realidad parece como si el nivel biológico y el de las relaciones humanas estuvieran separados. 

En la naturaleza, todo comenzó a partir de una partícula. Esa partícula comenzó a conectarse con otra y después otra y así siguió. En cierto punto, este proceso generó átomos y más adelante en el desarrollo, surgieron las moléculas. 

La vida surgió cuando se transmitieron entre varias partículas, energía e información. Este proceso siguió su desarrolló hasta formas de vida más y más complejas. 

En otras palabras, todo en la naturaleza fue creado de tal forma, que aún sus partes más diminutas están intrínsecamente conectadas con todo el universo. 

Dentro de este sistema completamente integral, el humano es el nivel más complejo y el nivel cualitativamente más elevado y los pensamientos, actitudes y relaciones humanas tienen la influencia más poderosa sobre los otros niveles de la naturaleza. 

Dada la capacidad de los pensamientos humanos de impactar a los otros niveles de la naturaleza, existe un dicho cabalista que afirma, “Todo es aclarado en el pensamiento”. 

Entiendo que no podemos entender a qué grado, nuestros pensamientos, actitudes y relaciones influyen en la naturaleza, por lo tanto, cuando un fenómeno, aparentemente negativo nos impacta, como el coronavirus que ahora soportamos, observamos como niños que apuntan a un vaso roto que accidentalmente golpearon cuando jugaban diciendo que se cayó por sí mismo. 

Sin embargo, la manera en que el coronavirus nos obliga a todos en una situación global común, con muchos millones de personas con la orden de quedarse en casa, debe servir para despertar nuestros pensamientos, actitudes y relaciones mutuas, lo que, en última instancia, nos conecta en una red única. 

Más aún, seríamos prudentes si llegamos a la conclusión de que nuestros pensamientos, actitudes y relaciones son la red más importante que determina la respuesta de la naturaleza. 

Si creamos equilibrio es esa red, veremos que los otros niveles de la vida se equilibran. Las puertas del cielo en la tierra -un mundo de absoluta perfección- se abrirá justo ante nuestros ojos. 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: