“¿Cuál es el impacto positivo de la crisis del COVID-19?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cuál es el impacto positivo de la crisis del COVID-19?” 

Aparte de los beneficios ecológicos que trajo la orden de quedarse en casa, en todo los continentes, está la importante caída de la contaminación y las emisiones de dióxido de carbono, otro importante impacto positivo es que la crisis del COVID-19 desinfló los neumáticos de nuestras interacciones egoístas, explotadoras y manipuladoras, la acalorada división social y las tensas relaciones internacionales, que estaban llevándonos hacia una guerra mundial. 

Además, con la orden de quedarnos en casa, se nos da tiempo para calmar nuestra usual carrera de ratas, reconsiderar qué es lo más importante en la vida y tener una perspectiva más profunda de cómo funciona la naturaleza, así saldremos de la crisis hacia un mejor estado. 

En esencia, si usamos el periodo en el que estamos ahora para mejorar la conciencia de nosotros mismos como parte de un solo sistema interconectado e interdependiente de la naturaleza, resultaría en un inmenso impacto positivo. Tanto para nosotros como para la naturaleza. 

La crisis del COVID-19 es el ejemplo principal de cómo la interconexión e interdependencia de la naturaleza se revelando cada vez más entre nosotros los humanos y nos lleva a todos a un problema global común. 

Si fuéramos prudentes aprenderíamos de la naturaleza, adaptaríamos nuestros pensamientos, actitudes y relaciones humanas de forma integral como opera la naturaleza. 

Si fracasamos en usar este periodo para mejorar la calidad de nuestras conexiones, podemos esperar que la naturaleza responda con más golpes, ya sea una intensificación de la actual pandemia u otros desastres naturales. 

El principio es que de acuerdo a la forma interdependiente e interconectada de la naturaleza, nosotros, como su nivel humano, tenemos que lograr la misma forma en nuestras actitudes y relaciones mutuas, para así experimentar una existencia armoniosa y pacífica. 

Podemos escoger libremente dar este salto, pues nuestra naturaleza humana egoísta involuntariamente le da prioridad al beneficio personal sobre el beneficio de otros y nos coloca en oposición a la consideración de la naturaleza hacia el todo. 

Nuestra composición egoísta es lo que nos llevó a crear una sociedad que funciona intentando obtener ganancias de los demás. Sin embargo, como vemos con el brote del coronavirus y otras crisis en el mundo, ese desarrollo egoísta llegó a su límite. 

La naturaleza ahora intenta despertar en nosotros la necesidad de dar un paso más en nuestro desarrollo: ejercitar relaciones positivas, de apoyo y aliento a los demás, en lugar en que por default, nos relacionamos de forma negativa. 

Aun así, la naturaleza lleva el caballo al agua, al darnos esta sacudida global pero, aún no puede hacer que el caballo beba. Con nuestro libre albedrío, tenemos que dar el salto de relaciones negativas y egoístas a relaciones positivas de consideración mutua. 

Esto es posible si estudiamos que la naturaleza funciona como un sistema completo e integral y que nosotros debemos actuar así para mantener el equilibrio en el sistema. 

En esencia, necesitamos llegar a un estado en el que cuidemos a otros igual que nos cuidamos a nosotros mismos. 

Por lo tanto, si usamos el tiempo que nos quedamos en nuestra casa para mejorar nuestra conciencia del principio unificador de la naturaleza y lo implementamos en nuestras relaciones, veremos el impacto positivo de gran alcance del COVID-19 -un cambio hacia un estado completamente nuevo y armonioso entre la humanidad, como nunca lo hemos experimentado antes. 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta