¿Cuándo vendrá el profeta Elías?

Ahora estamos en cuarentena en nuestro hogar, ¿a dónde debemos ir después de salir de este Egipto? Primero, debemos entender exactamente por qué lo hacemos y hacia dónde vamos. La salida de Egipto es la salida del ego, al amor entre nosotros. Estamos en Egipto bajo el gobierno del faraón, nuestro ego común, que nos mantiene esclavizados y nos enfrenta unos a otros. Queremos salir de este odio infundado y vernos cara a cara con el corazón abierto.

Esto debería revelarse como amor mutuo y se llama éxodo de Egipto a la tierra de Israel, al deseo de ir directamente al Creador, al poder superior de amor.

Pésaj es la fiesta de liberación del ángel de la muerte, de nuestro egoísmo. Imaginamos la liberación como volver a la vida anterior al coronavirus para que finalmente podamos salir de la casa, ir a un restaurante y dar un paseo por la orilla del mar o en el parque. Así vemos la libertad y a la gente libre.

El virus nos muestra que no somos libres y que estamos inmersos en nuestro egoísmo. El coronavirus dice: “¡No salgas de casa! Si estás encerrado en tu egoísmo, estarás encerrado en tu vida material de la misma manera”. El virus nos muestra que no somos libres y que estamos inmersos en nuestro ego, en el faraón.. Obedecemos mansamente todas las demandas de nuestro ego y ni siquiera nos damos cuenta. El egoísmo domina nuestros pensamientos y deseos; esto es esclavitud..

«Fuimos esclavos en Egipto»—esclavos de nuestro egoísmo, nuestro deseo de buscar placer para nosotros mismos, sin pensar en los demás. Pero estamos en el mismo sistema integral con todo el mundo, con los niveles inanimado, vegetal y animal de la naturaleza y con la gente. Si mis acciones son sólo para satisfacer mis deseos personales, significa que trabajo para el faraón. Pensar en los demás significa trabajar correctamente con a la naturaleza, con el Creador. Y así, nada, ningún virus, puede dañarnos.

Durante la cena de Pésaj, es tradición preparar una copa de vino para el invitado de honor, el profeta Elías. Hubo una broma en esta Pésaj, que esta vez no invitamos al profeta Elías para no infectarlo con el virus, porque está en el grupo de riesgo debido a su edad. Entonces, ¿deberíamos esperar al profeta Elías o no? Elías viene a anunciar la llegada del Mesías. El Mashíaj (hebreo) es la fuerza que nos saca de nuestro egoísmo, es decir, de todas las desgracias y nos lleva al estado de otorgamiento y amor universal, que es el Creador y al deseo donde todos estaremos conectados entre nosotros y con la fuerza superior de la naturaleza. Ese es el mensaje que nos trae el profeta Elías.

Es decir, no esperamos a una persona, sino a una fuerza especial que nos llevará a amar. Amor es tratar los demás como a mí mismo y aún mejor. Hemos esperado al profeta Elías durante muchos años y aún no viene. Pero nunca hemos esperado al verdadero Elías, ¿alguna vez quisimos amar a alguien? Esperábamos que Elías nos trajera dinero, auto nuevo, casa nueva, avión privado; Todos tenían su propia interpretación. ¡Esperábamos al Elías equivocado!

Elías es la fuerza más alta que nos llevará a una unión tan fuerte, hasta el amor y nos sentiremos no sólo como nación, sino como un cuerpo y un deseo y sentiremos al Creador dentro de nosotros, como se dice: «Israel, la Torá y el Creador son uno».

El Creador es el poder de otorgamiento y amor, no una imagen material. Ese poder de amor debe habitar en nosotros, entre nosotros. A eso le llamamos revelación del profeta Elías, liberación, salida de Egipto y el verdadero fin de la corrección. Entonces sentiremos a la nación como una gran familia. Para hacerlo no debemos salir de casa. La fuerza de Elías, el poder de la unidad, actúa por encima de todos los muros y fronteras. De repente sentiremos que todo el mundo es transparente, sin divisiones entre habitaciones, casas y partes del universo. Todo se sentirá como un todo en el que todos estamos conectados y cada uno incluye a todos dentro de sí mismo. Pues, el hombre es un mundo pequeño. Así sentiremos toda la realidad y dentro de ella al Creador.

Por eso, en esta Pésaj, nuestro esfuerzo principal es concentrarnos con el poder del amor del profeta Elías para que nos viste y nos conecte con el mundo entero, en un abrazo mutuo, eso nos llevará al verdadero éxodo de Egipto.
[263169]
De Kabtv “Nueva Vida  1220”  2/abr/20

Material relacionado:
Plagas en aras de la vida futura
El misterio de Miriam
Egipto: Abundancia y vacío

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta