La naturaleza nos habla a través del coronavirus

La naturaleza va por delante, organiza la relación correcta entre nosotros y con la naturaleza en general, es decir, el Creador. Nos condujo por la primera etapa y pasó a la siguiente.

Por lo tanto, en esta nueva etapa, pronto veremos que no se trata sólo de otro virus, no es un accidente que pasará pronto y podremos regresar a nuestra vida anterior con ayuda de algún medicamento. No te confundas, no pienses que puedes regresar al estado antes del coronavirus y que la epidemia terminará como cualquier otra gripe.

Debes entender que la naturaleza seguirá presionándonos porque tiene un programa, un objetivo, que cumplirá sin duda y sin piedad. Por lo tanto, la humanidad enfrentará dificultades, presiones y golpes de la naturaleza. Su propósito no es sólo ponernos en cuarentena y distanciarnos; es despertarnos a la acción que conducirá a la unión consciente.

La naturaleza quiere que pensemos en lo que está sucediendo y veamos que es importante, no sólo deshacernos del virus, sino comprender para qué es la epidemia, cuál es su propósito, qué nos está haciendo, qué cambios produce en nuestra mente y sentimientos y, cómo nos desarrolla.

El virus no desaparecerá, ejercerá una presión aún más fuerte y lo más importante, será cualitativa. Tendremos que entender que es el Creador que nos habla. El virus no es un fenómeno aleatorio de una naturaleza simple que no comprende ni siente nada, como creen los biólogos y los médicos.

Debemos tratar de percibir la mano que actúa en el coronavirus y a través de él, con el objetivo específico de aumentar nuestra mente, comprensión y sentimientos, para que podamos ver en el virus, el poder y pensamiento que lo trae.

Pero si observas correctamente y ves ayuda superior, diseñada para llevarnos a una meta sublime y elevada, percibirás el virus como una manifestación de amor, una acción altruista que busca corregirnos y conectarnos.

Y veremos en el coronavirus, en esta epidemia, a pesar del sufrimiento, su objetivo. Por eso, en lugar de querer escapar de los golpes y extinguirlos, debemos avanzar en la dirección a la que el virus nos empuja, no resistir la presión, sino caminar junto con la ola.

En este caso, revelaremos el camino de corrección que el virus abre ante nosotros, iremos a donde nos lleve, es decir, iremos del camino del sufrimiento al camino de la Luz y del enemigo, haremos un aliado.

Así, distinguiremos la ayuda en las acciones del virus, un signo, que nos muestre cómo cambiar nuestro corazón y nuestra mente para comprender al Creador, para lograr semejanza, adhesión, conexión y cercanía con Él.

Al intensificar nuestro sufrimiento, la naturaleza, es decir, el Creador, quiere obligarnos a relacionarnos con lo que sucede. Quiere que no sólo veamos los golpes, también quiere que notemos la mente superior y los sentimientos detrás de ellos, la actitud de la naturaleza hacia nosotros, que busca educarnos y enseñarnos y lo más importante, llegar a Él. Es la tendencia de este tiempo que se manifestará cada vez más.

Espero que la humanidad pueda abrir su corazón y su mente y que vea en el cambio creciente en la sociedad humana una invitación a acercarse al Creador, que es la causa de todo lo que sucede.

Nosotros, como niños inteligentes, no percibiremos la presión de la Madre Naturaleza como castigo cruel, nos daremos cuenta de por qué nos presiona y qué quiere de nosotros. Pues, esa presión es sólo una manifestación externa de una buena actitud, diseñada para despertarnos a nosotros, los egoístas.

Si nos elevamos por encima de nuestro ego para ver y sentir lo que nuestros padres realmente quieren de nosotros, percibiremos todo de manera diferente: como una manifestación de amor y su deseo de atraernos hacia ellos.
[263021]
De la 4a parte de la lección diaria de Cabalá 12/abr/20, “Pésaj (Pascua)»

Material relacionado:
¿Por qué nos castiga la naturaleza con el coronavirus?
¡Escucha lo que yo, la naturaleza, te digo!
Causa y solución más profundas del coronavirus, según la Cabalá

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: