¡Más de uno, no se reúnan!

Si siento que tengo conexión con el Creador, corromperá mi trabajo. Estaré satisfecho si estoy conectado con el Creador, cerca de Él, otorgándole a Él y sintiendo  su reacción.

Esa conexión sólo me debilitará y traerá todo tipo de cálculos egoístas: Yo para el Creador y el Creador para mí ¿tal vez es mejor anhelar y añorarlo a Él? ¿qué es mejor para que el hombre sea atraído hacia el Creador lo más posible?

También lo vemos en nuestro mundo: si dos amantes están separados por la distancia, se preocupan por estar lejos y sueñan con encontrarse una vez más, con abrazarse y estar juntos como un cuerpo. Después, cuando se encuentran y logran lo que deseaban, el romance desaparece. El deseo que ardía en ellos cuando estaban separados se desvanece y todo el sabor se pierde.

Si no hay hambre ni apetito por una comida, no puedes disfrutarla. Primero necesitas acumular la deficiencia por la comida y tener apetito, así ese apetito te ayudará a revelar los sabores en la comida.

Ahora durante la epidemia del coronavirus, el Creador quiere dividirnos y nos distancia. Él dice, “¡No se acerquen a menos de dos metros! ¡No se reúnan más de dos!” Mañana será imposible que se acerquen en absoluto, hasta que sienta lo divididos que están. Debemos acumular la necesidad de conectarnos, cansados de estar en casa solos y soñar con estar con personas, sentirlas y entenderlas.

Entonces pensaré: deseo que el virus desaparezca para que pueda comunicarme y estar con mis amigos, no sólo estar juntos, sino, porque dentro de nuestra conexión, podremos revelar al Creador y un grado más elevado de existencia donde sintamos la vida eterna. Ahora estoy en casa y temo a la muerte. Sé que moriré de cualquier manera, si no de coronavirus, en otros diez o veinte años. Nadie lo duda.

Sin embargo, ahora es como si lentamente comenzara a ver: ¿Este virus apareció para darme vida eterna, para que pueda vivir por siempre de forma completamente diferente, sin preocuparme ni por dinero ni por contaminación del aire ni por otros problemas? Este virus me lleva a ascender a otro nivel.

Estoy en el nivel de este mundo y el virus quiere llevarme al siguiente, donde la vida es eterna y perfecta. Nos da oportunidad de entrar, con nuestra conexión, a otra esencia de la naturaleza, donde no estaremos conectados por cuerpos físicos, ni por esta tierra, el globo o el universo. Es como si estuviéramos deslizándonos hacia una dimensión diferente.

Resulta que puedo usar este estado crítico para lograr eternidad y perfección y elevarme por encima de mi naturaleza.

Mi sueño no es que el virus se evapore como si no existiera, es llegar, con su ayuda, a un estado especial, más elevado, ir por encima de esta materia a la materia espiritual, de la sensación de esta realidad a una realidad superior. Existen muchos grados, pero lo principal es ir del grado corporal al grado espiritual.
[262229]
De la 2a parte de la lección diaria de Cabalá 26/mar/20, lección sobre: “Construyendo la sociedad del futuro”

Material relacionado:
Mantener la trayectoria espiritual
El virus ablanda nuestro corazón
“¿Cómo cambiará la sociedad después de la crisis del coronavirus?» (Quora)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta