No volveremos a ser lo mismo

En este momento difícil de la pandemia de coronavirus, las mujeres pueden hacer un trabajo mucho mayor que los hombres porque tienen más conexión con la vida, un sentido de vida más fuerte en relación con su familia e hijos.

Después de la epidemia, la gente no será igual. Después de varios meses, estaremos acostumbrados a este nuevo estado. Comenzaremos a percibir el mundo de una manera nueva; sentiremos que está bajo el control de la fuerza superior.

Ahora tienen las mismas preguntas: ¿De dónde vino este problema? ¿por qué? ¿qué pasará después? De repente perdimos nuestras fuerzas para perseguir placeres de este mundo, lo principal es sobrevivir y que nuestros hijos vivan en paz en el mundo.

Es una etapa muy importante en la educación de la humanidad. El virus nos educará para que ya no seamos los mismos. Imagina que en cuatro, cinco o seis meses, cuando la epidemia desaparezca y el coronavirus nos deje, ya seremos diferentes.

Mientras tanto, necesitamos apoyarnos mutuamente y explicar que este golpe vino de la naturaleza, porque violamos sus leyes y violamos su integralidad y globalidad.

Destruimos a la naturaleza y como resultado, involuntariamente sacamos estos virus y los obligamos a manifestarse. Si continuamos tratando la naturaleza de igual manera, habrá muchos más virus nuevos, mucho más terribles que el coronavirus. Por lo tanto, no hay elección, debemos cambiar nuestras relaciones y nuestra actitud hacia la naturaleza y así, todo encajará.

En primer lugar, debemos entender que el coronavirus es consecuencia del desequilibrio que los humanos causamos a la naturaleza. Este desequilibrio viene de la falta de conexiones amistosas entre nosotros.

Debemos existir en un sistema integral, pero hacemos lo contrario y nos alejamos cada vez más. El ego crece todo el tiempo y nos pone, cada vez más, uno contra otro. Si no detenemos el proceso de separación global, haremos que aparezcan virus aún más dañinos.

Todos están de acuerdo en que necesitamos conexión mutua, pero nadie cree que podamos lograrlo, lo consideran un hermoso sueño. Sin embargo, en realidad no estamos obligados a lograr conexión, sólo tenemos que querer conectarnos.

Al anhelar la conexión, ya ponemos nuestro esfuerzo en la naturaleza y como resultado, la naturaleza se corrige y mejora. Así, todas las plagas, incluidos los virus, dejarán de salir.
[262771]
De la lección de Cabalá para mujeres 4/abr/20

Material relacionado:
“¿Cómo cambiará la sociedad después de la crisis del coronavirus?» (Quora)
¿Cómo será el mundo después de la epidemia?
Después de la pandemia

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta