entradas en '' categoría

Mis pensamientos en Twitter, 6/may/20

Si tratamos el coronavirus con medicina, sin acercarnos entre nosotros y al #Creador, es remedio externo, no curará nuestra diferencia con el Creador. El remedio externo no cura y la enfermedad volverá.

El remedio real está en orar al Creador para que nos una y nos acerque a Él.

El mundo existe en el campo de amor al Creador. Creamos un mundo egoísta. Así, convertimos al #Creador en faraón y llega la primera plaga egipcia, Coronavirus. Si vamos a una buena conexión, avanzamos a la meta de la creación, por encima de la fuerza del #Ego, una sola humanidad.
De Twitter, 6/may/20

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter,2/abr/20
Mis pensamientos en Twitter,30/mar/20
Mis pensamientos en Twitter,17/mar/20

El caso del ego

Desde mi página de Facebook Michael Laitman 6/may/20

A menudo afirmamos que el ego humano causa todos los problemas, sin él, el mundo sería genial. Pero hay una muy buena razón para la existencia del enorme ego humano.

El ego es lo que nos separa del resto de los animales. Desde tiempos prehistóricos, es el motor detrás de cada invento humano. Aunque es tan dañino, el ego es lo que nos convirtió en la cúspide de la creación. El problema con el ego es que lo usamos mal. Si lo usáramos correctamente, mientras más lo usáramos, mejor.

Para usarlo correctamente, necesitamos conocer la verdad: esta realidad es un sistema completo cuyos componentes son interdependientes. Así como una madre usa su ego en bien de toda su familia, usaremos nuestro ego en bien de todo el planeta: humanidad, animales, plantas y minerales, todo por igual.

Nuestra percepción innata es que sólo nosotros importamos. Por eso, la educación debe empezar, cambiando nuestra percepción a una más integral, que abarque todo lo que nos rodea. Se llama «Educación Integral», hoy, todos deberíamos estar «educados», al menos un poco y con ese fin. Esta es la clave para construir un mundo que no explote ni a la gente ni a la naturaleza y que no produzca pandemias como el COVID-19. La Educación Integral es la vacuna real contra todos los virus.

¡Comencemos a vivir!

El coronavirus es una medicina que cura nuestras malas relaciones ¿Tiene algún valor llorar porque no podemos regresar a nuestra vida previa? Ochenta por ciento de nuestras ocupaciones y productos manufacturados eran superfluos, no necesarios para la vida ¿entonces por qué debemos regresar al pasado? 

Todos pudiéramos trabajar cuatro horas al día, incluso menos o ni siquiera trabajar. Que los niños pasen más tiempo en la familia, no al cuidado de alguien más. 

¡Comencemos a vivir! Estamos refunfuñando demasiado, como si al final de nuestra vida nos esperara un gran premio. Nada nos espera, excepto la muerte. Entonces, disfrutemos la vida, cada día: sintamos este mundo, la eternidad de la naturaleza. Incluso viviendo en este mundo, podemos sentir la existencia eterna, la vida espiritual, el mundo futuro. Se dice: “Verás tu mundo en esta vida”.

La ciencia de la Cabalá le da al hombre oportunidad, ayuda a revelar la vida eterna. En su lugar, vivimos como animales y pensamos sólo en cómo arrebatar más para nosotros y en envidiar a otros. Hagamos nuestra vida más rica, no tan pobre. 

Espero que la humanidad vea un remedio en este virus. Y en realidad, en Cabalá está escrito que esto no es veneno, sino medicina. 

Vivimos en un tiempo llamado, en las principales fuentes cabalistas, “fin de los días”, “días del Mesías”. Somos llamados la última generación o la generación del Mashiaj  y, debemos tratar nuestra misión, a la naturaleza y a este tiempo de modo diferente. 

Debemos extraer de la naturaleza la fuerza positiva que nos desarrollará para la conexión mutua. Es necesario crear una conexión integral en el nivel humano, que afecte a toda la naturaleza inanimada, vegetal y animal. Así, sentiremos la fuerza general e integral, reinando en toda la naturaleza, llamada Creador. Este es el poder más elevado de la naturaleza, el poder de conexión y unidad. El poder del Mashiaj (Mesías). “Mashiaj” significa “sacar” (Moshej) a nosotros del egoísmo hacia la unión. 

Cuando esta fuerza de la naturaleza nos saca de nuestra forma egoísta y nos dirige a la unidad, revelamos la realidad entera: este mundo y el mundo futuro, juntos. Ese tiempo es llamado la era del Mashiaj y veo que estamos en este periodo. 

Hace cuarenta y cinco años, cuando comenzaba a estudiar Cabalá, escuché de mi maestro que el tiempo del Mashiaj había llegado. No lo creí, pero ahora veo por mí mismo que es realmente así.
[262497]
De una conversación con David Blumenfeld, 25/mar/20

Material relacionado:
Ábreme una entrada de tamaño de ojo de aguja
El antecesor de todos los Cohen del mundo
El secreto de los volúmenes faltantes del Libro del Zóhar

Coronavirus: esta es la realidad

Comentario: Mucha gente dice que los problemas unen a la gente. Hay muchos ejemplos de esto, en la historia. 

Ahora la gente ve lo opuesto: no sólo el coronavirus no nos une, exacerbó la conciencia de nuestra desigualdad.

Hay familias que están en cuarentena en pequeños apartamentos y hay quienes se están quedando en villas de 500 metros cuadrados. Existe una gran desigualdad. 

Mi Respuesta: No importa. Todo es igual, todos están en cuarentena. De cualquier forma, entienden que el virus los distanció. Como una mamá cuyos niños se portan mal y pelean y ella les envía a cuartos separados y les dice: “Así no se ven! Cada uno se queda en su cuarto!” 

Es lo que el virus hace con nosotros: “¡No saben trabajar correctamente entre ustedes, crean empresas innecesarias, contaminan el ambiente —quédense quietos! ¡Así!” 

¿No es eso bueno? Vean que nos trata como un padre. Creo que nos hace un gran favor. Separó a todas las personas perjudiciales, nocivas y dijo: “¡Dejen de estar haciendo estupideces!, ¿Dejen de contaminar el ambiente! ¡Dejen de hacerse daño! Quédense quietos. Aprendan a sentarse y a estar callados. Es lo mejor que pueden hacer.”    

Y de hecho, es así. El mundo está más limpio. El mundo está más tranquilo. . 

Comentario: No pienso que haya muchos que estén de acuerdo con usted. 

Mi Respuesta: No importa. Finalmente, es la realidad. Puedes hablar sobre las razones, pero no puedes negar que es así, es un hecho.
[263906]
De Kabtv “El coronavirus está cambiando la realidad”, 26/mar/20 

Material relacionado:
La catástrofe climática ya está aquí
Los sanadores del mundo
La globalística es una ciencia acerca del nuevo mundo

¿Qué está incluido en el sistema de sanación?

¿Qué está incluido en el sistema de sanación que se le ofrece a la humanidad? Toda la humanidad se ocupará constantemente en su conexión, excepto por el tiempo que le tomará elaborar productos vitales: comida, ropa, construcción, en la cantidad requerida. 

Esta es la primera ley que debe ser establecida en nuestro mundo. El resto del tiempo, la mayor parte del día, será dedicada al estudio, difusión  y unión; para eso nacimos y sólo eso nos elevará al nivel del mundo futuro. Debemos hacerlo durante nuestra vida en este mundo.
[263812]
De la 2a parte de la lección diaria de Cabalá 26/abr/20, “Conectado al mundo de la última generación”

Material relacionado:
No vivas en el pasado, sino en anticipación al futuro
Con respecto al terror, al aumento de los precios y a la unificación de la sociedad, parte 4
La batalla y la unificación de los opuestos

Tiempo de un gran cambio

La mitad de los negocios en cuarentena, ya no podrán recuperarse. Si el negocio es de comida simple, tradicional a la que la gente está acostumbrada, ciertamente permanecerán. Pero negocios superfluos e innecesarios desaparecerán. 

Muy pronto, todo será evidente en la práctica. Cuando los dueños regresen a abrir su negocio, la sociedad tendrá claro lo que es necesario y lo que no. 

Y necesitaremos menos mañana e incluso menos el día siguiente, porque el virus no desaparecerá y las restricciones permanecerán. El virus mutará y regresará en diferentes formas. Así, este virus que aparece como remedio, nos corregirá y llevará en la dirección correcta. Se dice que el golpe del Creador, sana. 

Vivimos en una gran época. Aquel que ayude a la humanidad a tomar una nueva forma, para que construya su alma, se convertirá en asistente del Creador. 

Para el Creador no es problema cambiar al mundo. Lo puede clausurar en un instante: apagar el interruptor y desapareceremos. No moriremos sino que desapareceremos -hubo una creación y ahora no está. Después de todo, la creación es un resultado de la Luz superior. Pero el programa de la creación es hacer de nosotros, con nuestro consentimiento, deseo y oración, la criatura que el Creador deseó: similar a Él. Sólo en esa dirección funciona la Luz superior. 

La necesidad de cambio debe venir desde abajo, desde la mente y sensaciones humanas, para que el hombre comience a cambiar y trabajar sobre la creación. Debe querer reducir su ego y actuar en bien de otros y de la fuerza general de la creación. El hombre debe llegar a eso; se llama desarrollo. El Creador no quiere simplemente limitarnos. Él nos educa, Él nos sana.
[263824]
De la 2a parte de la lección diaria de Cabalá 26/abr/20, “La última generación del mundo”

Material relacionado:
¡El tiempo de preparación ha terminado, es hora de actuar!
El pasado dependió del Creador, pero el futuro depende de usted
El engaño de las fuerzas impuras

El mundo nos muestra su otra cara

En estos días enfrentamos cambios muy grandes en el mundo. El mundo comienza a dar un giro gradual, se adapta a las condiciones de la “última generación” y gradualmente, nos muestra sus diferentes rostros: a izquierda, derecha, cima y fondo. 

Es difícil y confuso para una persona que vive en el mundo de hoy, que no conoce la forma que el mundo, eventualmente, tomará. 

Hasta ahora, el mundo estuvo en un proceso contínuo de desarrollo, que entendemos porque estaba basado en nuestro egoísmo. El ego quería más y más, obedientemente seguíamos sus demandas. Si no había suficiente dinero, fortaleza y recursos para obedecerlo, corríamos y obteníamos lo que necesitábamos. Todo seguía el curso del desarrollo egoísta, de acuerdo a la naturaleza de este mundo. 

De pronto, la naturaleza opuesta comenzó a revelarse, requiere un desarrollo nuevo, no corporal. Lo corporal existirá en la medida necesaria, no te preocupes por eso. Sin embargo, ahora necesitamos desarrollar la cualidad de otorgamiento, el desarrollo espiritual. Aun así, no tenemos una maquinaria interna que nos ayude a avanzar en dirección del otorgamiento y nos haga actuar. 

El hombre y el mundo entero están en confusión y no saben qué hacer. Cuando la cuarentena termine y los negocios comiencen a reabrir, desde los más pequeños, como cafés, quioscos, hasta grandes plantas y fábricas, veremos lo difícil que será. La naturaleza juega con nosotros de tal manera que en el 50% de los casos, no podremos restaurar la producción en su forma anterior. El dueño regresará a su tienda, pero no habrá consumidores. 

Nada ayudará, excepto el método de la sabiduría de la Cabalá, que ahora empieza a descender y a manifestarse en nuestro mundo. El Creador nos apresura. Si el mundo no lo entiende, podría terminar en una guerra mundial que hará que el coronavirus parezca una ligera bofetada. 

Sin embargo, podemos ver que, con ayuda de esos golpes, la naturaleza, la fuerza superior oculta dentro de la naturaleza corporal, nos presiona, nos pone en orden. 

Habrá más y más de esos golpes, pero podemos ir por el camino fácil y rápido si actuamos con entendimiento y por voluntad propia, no bajo el látigo. Por ahora, sólo aprendemos con golpes y tendremos que recibirlos por todos lados, para finalmente encontrar el camino correcto. Podría no ser en la misma dirección en la que íbamos antes. Este es un problema para toda la humanidad. 

Ahora, la cuarentena comienza a relajarse y podremos regresar a nuestras actividades previas. Sin embargo, es necesario entender que regresar al pasado es imposible, el mundo debe avanzar en dirección opuesta. Pues, somos guiados por nuestro ego, que nos impulsa a desarrollarnos usando al máximo el deseo de recibir que estaba inflándose como la masa con levadura. 

Ahora entendemos con la mente, que no necesitamos expandirnos más; al contrario, necesitamos reducir nuestras necesidades para que la masa caiga, descienda y se reduzca al menos a la mitad. 

¿Pero cómo hacerlo en contra de nuestro deseo de recibir?  Es un gran problema, porque ahora necesitamos reducir los negocios en lugar de incrementarlos, rebajar y no incrementar nuestras ganancias y poder. No es fácil. 

Sabemos que si el doctor aconseja añadir algo útil a nuestra comida, lo haremos con gusto. Sin embargo, si necesitamos renunciar a algo, es muy difícil, incluso imposible y tendremos que hacer lo mismo con nuestro negocio ¿cómo podemos hacerlo si tenemos que actuar en contra de nuestra naturaleza egoísta?

Sin embargo, si la humanidad no lo hace, continuará destruyéndose a sí misma y el final se cierne en el horizonte. Es imposible contaminar y arruinar, de forma indefinida. Además, aparecerán otros virus, uno tras otro, a velocidad vertiginosa. Sentimos el gran peligro de desastres ambientales y virus, que se ciernen sobre nosotros y al mismo tiempo, no sabemos cómo detenernos. 

Si el mundo estuviera unido y controlado por un solo gobierno, de alguna manera se podría decidir cuáles industrias cerrar y cómo compensarlas. Se requiere de un plan global que cure a la sociedad humana de su egoísmo. Es imposible cerrar negocios sin un entorno fuerte que dé apoyo y compensación y que explique la razón y el propósito. 

Resulta que el mejoramiento de la sociedad humana depende de su conexión, de la organización de una nueva sociedad. No podremos existir físicamente si no establecemos correctamente una nueva forma de sociedad. Que es llamada “última generación”. 

Por primera vez en la historia, la humanidad entiende que es global e integral y que debe cuidar conscientemente su estructura, es decir, analizar sus actividades y producción a escala global. Todos los países deben unirse y entender que enfrentan un enemigo común.
[263828]
De la 2a parte de la lección  diaria de Cabalá 26/abr/20, “La última generación del mundo”

Material relacionado:
La vida sobre un volcán en erupción
No descuiden la enfermedad
¡El conocimiento es una fuerza dañina!

Tiempo de liderazgo de las mujeres

Medium publicó mi nuevo artículo «Tiempo de liderazgo de las mujeres«

A medida que el mundo despierta a una nueva realidad, el papel imperativo de la mujer para unir las piezas rotas y reconstruir la sociedad es más evidente y urgente. El COVID-19 nos hizo darnos cuenta de este hecho, aún con más claridad, en el entorno más íntimo y básico que todos conocemos: el hogar. Como resultado de la orden de quedarse en casa, redescubrimos que la figura femenina en la familia, es prominente e influyente. Desde el hogar, esa misma importancia repercute en todos los ámbitos de la vida en los que participan las mujeres. La fuerza impulsora de la feminidad, como ninguna otra, es lo que el mundo necesita para comenzar la recuperación después del impacto causado por la pandemia.

Semana tras semana de encierro, reveló que el poder femenino es central en la familia, donde todos se sintieron totalmente dependiente de la mujer. Incluso si los hombres ayudan en las tareas domésticas, la mayor parte de la carga recae sobre los hombros de la mujer. Ahora, a medida que las restricciones impuestas por la pandemia, se levantan gradualmente y la gente regresa a su oficina, no podemos decir que los negocios serán como de costumbre. Nuevos juicios nos acompañarán cuando salgamos del hogar para regresar al mundo, uno de ellos será la impresión de la notable dedicación y determinación de la mujer en la vida de todos, que quedará impresa en cada uno y particularmente, en tiempos de desesperación, se reconocerá como lo que el planeta necesita en su intento de recuperarse.

El mundo como hogar de la humanidad

No sorprende que los resultados más positivos para frenar la pandemia de coronavirus se hayan producido en países dirigidos por mujeres, como se destacó recientemente en las noticias mundiales. Cuando la mujer toma la mayor porción en el liderazgo de nuestro hogar global común, es decir, la humanidad, sin duda nos beneficiamos porque habrá menos guerra, menos problemas y conflictos, en general, nuestro mundo estará mejor organizado.

Todo hombre sabe que si espera buen resultado, básicamente, en cualquier asunto de la vida, debe consultar con la mujer en casa, pues ella es más seria y práctica que él. Esto lo he observado en muchas culturas. Con pocas excepciones, incluso en algunos países donde las mujeres parecen vivir a la sombra, son las que guían y toman las decisiones. Es la mujer quien determina lo que sucede en la familia.

Si más hombres entendieran la importancia de escuchar a la mujer, cuando nos enfrentamos a desafíos multifacéticos, el estado del mundo sería mejor, en la forma en que conducimos la vida, en lo que adquirimos y en los objetivos que establecemos.

Cualidades femeninas para el bien de la sociedad.

La mujer, por naturaleza, desea organizar el mundo como organiza su casa, para que todos se sientan cómodos y bien. A diferencia del hombre, que es como niño que disfruta con sus amigos de las peleas en el patio trasero, la mujer no permitirá que las disputas infantiles y las riñas prevalezcan, como ha sido hasta antes de la pandemia. Igual que una madre, la mujer puede poner todo en orden dentro de la sociedad y detener luchas y competitividad imprudentes. Los hombres las escucharán. Esto es comparable a la inclinación del niño para escuchar a su madre. Ella le dio a luz, lo alimentó y lo crió, así que, entiende cómo controlarlo. Entonces, ¿por qué no debería administrarse nuestro hogar global común de la misma manera que nuestra familia? Si las mujeres se unen para este propósito y actúan con sensatez, sabiduría y fuerza, sucederá un cambio positivo.

Puede haber cierta sensación de que la mujer, no necesariamente está preparada ni desea asumir el liderazgo del mundo y así lograr el cambio que se requiere, en especial en este proceso de curación de la pandemia. Por eso, es crucial elevar la importancia del rol que la mujer debe jugar en la responsabilidad social al nivel más amplio posible.

Probablemente, también hay necesidad de una fuerza masculina más solidaria que ayude a unir a las mujeres y allanar su camino. Esa fuerza debería estar al lado de las mujeres para alentarlas y darles paso para que ocupen su merecido lugar y guíen. No sugiero que una parte de la sociedad necesite reemplazar a la otra. Todos aprendemos a complementarnos.

Un equilibrio dinámico así, entre géneros, debería emanar de la comprensión de que nadie; ni hombres ni mujeres, podemos volver a nuestra forma de vida defectuosa anterior. El viejo mundo que construimos está a punto de explotar, el coronavirus es sólo el primer signo. Debemos construir juntos un mundo nuevo, donde todos se dediquen a trabajar por una sociedad próspera, pero sostenible, en lugar de un patrón desequilibrado de contaminación y destrucción.

Este cambio no significa que tengamos que desmantelar todo y construir de nuevo, simplemente es ver empresas y compromisos desde una nueva perspectiva: que sea en beneficio de nuestros hijos, de toda la humanidad y de la naturaleza. Las mujeres darán una perspectiva aguda para determinar esas decisiones. En otras palabras, la mujer debería establecer y priorizar los objetivos y los hombres implementarlos. Con una cooperación mutua así, surgirá un terreno común de apoyo y comprensión.

Hagadá de Pésaj del siglo 21

El coronavirus es consecuencia de nuestro mal funcionamiento y se manifiesta en un nivel biológico. Ya no son cataclismos ambientales en el nivel inanimado y ni siquiera una epidemia de la plaga que arrasó en la edad media. 

Muchos problemas están llegando a la humanidad para doblegarla y convencerla de abandonar el “Egipto” egoísta. Y vamos a querer salir. El pueblo de Israel pasó por 49 puertas de impureza en Egipto y estuvieron bien. Con la ayuda de las diez plagas de Egipto, salieron, de noche, en la oscuridad escaparon de todos los problemas. 

Ahora, lo mismo sucede con la humanidad están pasando por 49 puertas impuras. Nosotros mismos nos aferramos a esas puertas impuras, amamos al faraón y queremos quedarnos con él. No lo arrojamos lejos; nos aferramos a las costuras de su vestido. 

Pero vendrán las diez plagas y comenzarán a forzarnos a escapar de la esclavitud del ego. Si recibo golpes por aferrarme al faraón, no tengo opción, tengo que comenzar a soltarlo poco a poco, más y más, hasta que me deshaga completamente de él y huya- El faraón abrirá la puerta para nosotrtos y dirá: “¡Váyanse!” “¡Salgan de aquí!”

Pronto lo veremos en el escenario de la humanidad en general. La Hagadá de Pésaj está sucediendo en la práctica en este mundo. Pero tenemos oportunidad de acelerar nuestras acciones y pasar por ellas rápido, de forma placentera, con entendimiento, depende sólo de nosotros.
[263807]
De la 2a parte de la lección diaria de Cabalá 26/abr/20,  “La última generación del mundo”

Material relacionado:
Subiendo los escalones de los mundos espirituales
Fiestas espirituales, parte 1
Podemos volar sobre las plagas de Egipto

Como semilla en el suelo

Pregunta: Si el egoísmo se desarrolla constantemente, ¿el punto en el corazón del hombre también se desarrolla junto con el ego?

Respuesta: Ciertamente, el punto en el corazón se expande y se nutre como una semilla en el suelo. Si la semilla tiene un ambiente nutritivo, crece. Que el ambiente le dé lo suficiente a la semilla, depende de nosotros. Debemos tener la conexión correcta entre la semilla y el ambiente nutritivo.

El entorno somos nosotros, nuestros amigos, el gran grupo mundial y eventualmente, toda la humanidad. En la misma medida en que, de alguna manera, arreglemos el sistema, nuestra semilla crecerá. La semilla está compuesta de las pequeñas partículas que cada uno agregamos a la decena.
[260993]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá», 9/feb/20

Material relacionado:
La conducta que observamos en la Naturaleza es la consecuencia del egoísmo del hombre
El egoísmo es el virus
Cultivando la tierra en la que se plantó la semilla