entradas en '' categoría

Enderezando la Economía

Medium publicó mi nuevo artículo «Enderezando la economía«

Nunca lo supimos, pero nuestra economía ha estado al revés durante más de un siglo. En lugar de satisfacer nuestras necesidades, habíamos atendido las “necesidades” de la economía. Nos preocupaba el crecimiento, la producción, el consumo y el déficit o superávit comercial. En algún momento del camino, olvidamos que la economía estaba destinada a abastecer nuestras necesidades, para asegurar que tuviéramos comida, ropa, atención médica, vivienda y educación. Si es posible, también debería procurar un pasatiempo agradable, pero hasta que apareció la COVID-19, lo habíamos olvidado por completo. Ahora se nos da oportunidad de enderezar la economía y reorganizar nuestra vida de manera que se adapte a nuestras necesidades.

Con la tecnología de hoy, no hay necesidad de que todos trabajen y desde luego, no la cantidad de horas que hemos trabajado hasta el inicio del bloqueo. El empleado de cuello blanco promedio, trabajaba muchas más horas que las que trabajaban los esclavos hace dos siglos. Pudiera haber tenido sentido si los empleados hubieran tenido más libertad o seguridad que los esclavos, pero cuando la crisis del coronavirus cerró la economía, decenas de millones de personas quedaron sin ningún tipo de seguridad ni en la vivienda ni alimentaria.

En otras palabras, los esclavos de ayer son los profesionales de hoy, ingenieros de software, trabajadores independientes, empleados en finanzas, derecho, seguros, turismo y la mayoría de las profesiones de cuello blanco. En la búsqueda de libertad, reemplazamos la seguridad relativa del esclavo por títulos de trabajo. Pero cuando necesitábamos apoyo, descubrimos que nuestros títulos no tenían sentido. No nos hicieran felices; ni siquiera nos dieron ninguna seguridad.

El golpe de la COVID-19 cayó en la economía, es la oportunidad de la humanidad de liberarse de las cadenas del capitalismo. Ahora es nuestra oportunidad de reevaluar el concepto de trabajo ¿debe nuestro trabajo definir quiénes somos? ¿por qué, por ejemplo, nuestra contribución a la sociedad no debería determinar nuestro estatus social? ¿por qué un abogado debe tener un estatus más alto que un maestro? ¿quién contribuye más a la sociedad, el abogado o el profesor? En lugar de apreciar a la gente por su contribución a la sociedad, las apreciamos por su contribución a ella misma ¿no es hora de cambiar nuestros valores?

Gracias a la tecnología, se necesitan muy pocas horas de trabajo para satisfacer las necesidades de la humanidad. Dentro de unos años, no habrá trabajos de la forma en que existen hoy. Simplemente, no habrá demanda para ellos. En lugar de cheques de pago, los gobiernos darán un ingreso básico o algún otro tipo de sustento seguro a toda su población. Eso será necesario para evitar el colapso social total.

Cuando el sustento esté asegurado, podremos establecer una sociedad realmente libre, donde todos trabajen para reforzar su entorno, en lugar de su cuenta corriente.

El ingreso seguro libera a la gente para asegurar su felicidad. Así, se centrará mucho más en fomentar relaciones satisfactorias. La capacitación profesional dará paso a la capacitación social; aprenderemos el arte olvidado de hacer amigos, compartir y cuidar. El fin del reino de la economía es el inicio del reino de la humanidad, de la bondad humana. El coronavirus no es sólo otro virus; llegó para sanar a la humanidad, para enderezar nuestra economía y poner al hombre en la cima, en el lugar donde estuvo el dinero.

No temas al coronavirus

Pregunta: Una persona simple tiene miedo del coronavirus. Teme que su familia o sus seres queridos se enfermen. Con cautela se aventura a la tienda con cubre bocas, lo usa y hace sus compras de la semana. Así es su vida. Sobre todo, porque los medios de comunicación siguen exacerbando la situación.

Todos tienen miedo. Yo también ¿cómo podemos vivir y actuar en este tiempo? ¿cómo podemos adaptarnos a este virus?

Respuesta: Cálmate, siéntate, deja de correr. El hombre no fue creado para correr, sino para sentarse. Piensa: ¿cómo podemos tener una vida diferente a la que creamos en la segunda mitad del siglo XX? Cuando entiendes para qué vives, es un tipo de vida ligeramente diferente. No sólo correr, correr y correr hasta que caes y mueres.

No sabemos de dónde vino el coronavirus. Por cierto, ya no importa. Digamos que es bueno.

Pregunta: ¿Ese es su consejo para una persona normal?

Respuesta: Sí. El virus nos paraliza. Dice: «¡Gente deténganse! ¡Terrícolas! ¡Vean lo que hicieron con la Tierra! Destruyen todo lo que existe. Destruyen a la naturaleza que los creó, los desarrolla, los nutre, la naturaleza donde viven”.

Nuestro mundo iba hacia una guerra mundial. Hay estados en la vida, incluso en la vida personal, cuando a la mitad nos damos cuenta de que no hay salida, que definitivamente terminará mal, una situación poco saludable de la que no se puede salir. Ese era el estado en el que estábamos.

Pregunta: ¿Dice usted que este virus salvó a la humanidad de una guerra mundial?

Respuesta: ¡Absolutamente! Estoy convencido de que si no fuera por este virus, habríamos estado lidiando con una guerra en un futuro muy cercano.

Pregunta: ¿Está sugiriendo que deberíamos estar agradecidos con el virus?

Respuesta: ¡Por supuesto!

Comentario: Soy una persona normal. Evitar la guerra definitivamente es bueno.

Mi respuesta: ¡Nos estábamos acercando! ¡No teníamos elección! Somos egoístas y seguíamos avanzando a un estado donde sólo la guerra podría salvarnos para que los mercados o cualquier otra cosa, se renovaran. Y, de nuevo, comenzaríamos a correr después de destruir todo. Y nuevamente, caer en la misma rutina. Es lo que hacemos.

Pregunta: En general, entiendo el problema, pero, ¿qué hacemos con el virus?

Respuesta: Antes que nada, el virus es global. Eso es muy sorprendente. ¡Ve que interesantes es lo que la naturaleza o el Creador, que es lo mismo, tiene bajo la manga!

Comentario: De hecho. Nos llegó a todos.

Mi respuesta: ¡En absoluto! Y muy tranquilamente.

Comentario: Y antes, hubo incendios, erupciones volcánicas, huracanes, todo parecía que estaba en algún lugar lejano. Sólo era para los que vivían allí, nada más. De repente, este pequeño virus … ¡Llegó a todos! ¡Absolutamente a todos! ¡Es increíble!

Mi repuestas: Y todos están de acuerdo, ¡todos están de acuerdo! Al principio, algunos dijeron: “¡Esto no nos concierne! ¿A quién le importa?» Pero tan pronto como nos llegó, todos se humillaron y se prepararon.

Por lo tanto, debemos entender la misión especial de este virus. No hay mucho que decir al respecto. Debemos hablar de nosotros mismos más que del virus. No se trata de cómo protegernos de él, sino de cómo transformarnos individualmente y entre nosotros.

Comentario: Así que, me quedo en casa, aislado, con mi familia …

Respuesta: Piensa por qué el virus actúa de forma tan selectiva. Te aisla con tu esposa e hijos. No has pasado tiempo con ellos en 10, 20, 30 años.

Comentario: De hecho, por primera vez en mucho tiempo; eso es verdad.

Mi respuesta: Ahora puedes averiguar cuáles son sus nombres, qué hace cada uno, en qué año están y cuánto han crecido, etc. Ahora finalmente puedes ver a los niños, a ti y a tu esposa.

Comentario: En realidad, es cierto. También pasa en mi casa. Estoy en casa por primera vez en mucho tiempo. Solía ​​venir sólo para un descanso rápido.

Mi respuesta: ¡Pobre de ti!

Pregunta: No, no lo diga. De repente, estoy en casa, mi esposa también y comenzamos a hablar sobre la vida y cosas en general. Incluso llegamos a hablar de nuestra vida y nuestro futuro. Empezamos a tener esas conversaciones.

También quiero preguntar sobre el miedo que inevitablemente existe en el hombre ¿qué consejo daría? ¿cómo debemos trabajar con el miedo de infectarse o infectar a otros?

Respuesta: ¿En qué se diferencia de los virus anteriores? ¿no murió gente de gripe o de otra enfermedad? Simplemente no hablamos de eso porque nos acostumbramos a que muera cierto número de gente cada año. ¿Y qué?

Hoy también, ¿cuál es el porcentaje? Hablo de que estamos generando pánico por una situación totalmente natural.

Pregunta: ¿Alude esto a una sabiduría superior que nos presiona a todos?

Respuesta: Sí, por supuesto.

Comentario: Realmente es algo que viene de arriba. La gente racional dice lo mismo que usted: ¡la gripe y los accidentes automovilísticos cobran miles de vidas más! Pero, también se quedan en casa. También escriben, pero, ¡también les afecta! ¡El virus está dentro de ellos! ¿De qué se trata este gobierno superior? ¿qué quiere?

Mi respuesta: No es lo que el virus transmite. ¡Penetra en mi mente, en mis sentimientos internos! Es ese tipo de virus. Funciona en nuestra mente y corazón. Por eso tenemos una actitud diferente hacia él. Bueno, ¿que pasa? Bebí media botella de vodka y lo olvidé. Esto es diferente. Desde funcionarios de alto rango, presidentes, hasta los que limpian la calle, a todos les afecta su poder. Y no porque los haya infectado o matado.

Pregunta: ¿Y no se debe a que los medios de comunicación lo están empeorando?

Respuesta: ¡No! Piensan que lo hacen. Hay muchas teorías de conspiración, preguntan de dónde vino y las redes, supongo, debe estar lleno de eso.

Comentario: ¡Llenas de esas tonterías! Tantas teorías que ni siquiera se imagina. Y usted insiste en que nos fue enviado.

Mi respuesta: Fue hecho para sacudir a la humanidad, como a un niño. Lo sacudes para sacar todas las tonterías de su cabeza, para que escuche y actúe de manera diferente.

Comentario: ¡Al mismo tiempo sacude a todos! ¡Es increíble! De presidente a conserje.

Mi respuesta: Sí. Me emociona. «Feliz es el que vive ese momento». ¡Estamos aquí en este el punto de inflexión! ¡Es una reestructuración seria del mundo! Espero que sea una reestructuración ideológica y no financiera o psicológica. Específicamente es una reestructuración espiritual, el mundo comienza a pensar en el propósito de la vida.

Pregunta: ¿El mundo cambiará u olvidará, cómo olvidamos todo? ¡Incluso la segunda guerra mundial o catástrofes así!

Respuesta: Lo que sucede a nivel corporal se olvida en un siglo. ¡Máximo un siglo!

Pregunta: Entonces, ¿esto también será olvidado? ¿el virus también será olvidado?

Respuesta: Si lo permitimos, será olvidado.

Pregunta: Entonces, ¿no debemos permitirlo?

Respuesta: ¡No! Debemos entender que no es un virus en absoluto. Es la misericordia superior que nos muestra el mundo terrible que creamos, cómo, en principio, sufrimos en él y lo tontos que somos al convertirnos en esclavos.

Corro hacia mi automóvil por la mañana, lo enciendo, paso dos horas en el tráfico para llegar al trabajo, paso el día trabajando, para poner gasolina al automóvil y volver a casa. Llego a casa por la noche y veo un estúpido programa de televisión.

Al día siguiente, lo mismo. Y ¿dónde están mis hijos? No tengo idea. En algunas actividades que pagamos para poder trabajar y trabajamos para pagarla, etc. ¡Es terrible! ¡Es horrible lo que está pasando! ¡Todas esas deudas!

Comentario: Un ciclo vicioso, una carrera de ratas constante, siempre, sin parar.

Mi respuesta: Creamos a propósito un mundo así. Pensemos cómo podemos cambiarlo. El virus nos ayudará. De hecho, ¡el virus nos ayudará a hacerlo!

Pregunta: El virus nos ayudará, también ¿nos ayudará a dejar atrás todos los miedos?

Respuesta: Debería haber sólo un miedo: usar este momento correctamente. Es todo.

Pregunta: ¿Sacar las conclusiones correctas?

Respuesta: Sí. Y la conclusión correcta es muy simple: pensar. ¡Pensar! Pensemos para qué vivimos y cómo podemos construir nuestra vida de manera diferente.

Vemos que un pequeño virus puede volvernos muy tranquilos: podemos quedarnos en casa, no nos apresuramos, no necesitamos millones; gradualmente desaparecerán, gracias a Dios, no quedará mucho. No necesitamos nada de eso. Se nos ocurrió el dinero y todas las riquezas para presumir, en nuestro ego sin fin. Cambiemos nuestro objetivo.

Y hoy es posible. Si el virus actuara sobre nosotros un poco más, limpiándonos a todos, ¿qué haríamos? Millones de personas, ¿de qué vivirán después del virus?

Pregunta: Esperaba que pudiera decirme eso: ¿de qué vivirán? La economía se está derrumbando, la gente no tiene trabajo.

Respuesta: ¡Por supuesto, se derrumba! Velo, los aviones están en tierra, los barcos anclados, no hay nada que intercambiar, nada que hacer. Pero ¡no necesitamos nada de eso! Tendremos lo necesario, ¡eso es todo! Todo estará quieto.

Pregunta: ¿Así tendremos comida sana y buenas relaciones? ¿es posible?

Respuesta: Por supuesto, se puede ¿porqué no? A menos que el virus desaparezca. Sin él, estamos condenados a volver a ser como antes. Sin lugar a duda. Por eso, dejemos el virus y despejemos nuestra cabeza y busquemos un estado razonable.

Pregunta: Cuando dice que el virus no desaparecerá, ¿quiere decir, despejar la cabeza para hacerlo?

Respuesta: Para permanecer en el estado actual y mucho, mucho más tiempo, para que comprendamos que queremos vivir para bien nuestro. Para bien nuestro, es el estado en el que quiero estar por siempre. Esta puede ser una razón atractiva.

Toda la vida, lo único que hicimos fue evitar el tema de la muerte. El virus nos ofrece una nueva perspectiva: no intentes huir de la muerte, no puedes evitarla. Hagamos algo para superar este umbral imaginario de muerte. Podemos hacerlo Podemos ser inmortales. Y el virus puede ayudarnos a hacerlo.

Pregunta: ¿Cómo podemos ser inmortales?

Respuesta: Debemos elevarnos por encima de nuestro ego, ¡que nos está matando! Ego no es sólo actuar cuando deseamos presumir frente a otros, ser más fuertes o más inteligentes que los demás. El ego nos impone una percepción del mundo limitada. Si percibimos el mundo en nuestra estructura interna: nuestra alma. Veremos un mundo muy diferente: eterno, infinito, perfecto.

No tiene nada que ver con religión. Sintamos en nosotros que vivimos en un mundo perfecto y eterno. La sabiduría de la Cabalá nos lo dice. No aboga por ninguna religión. Sólo desarrolla el alma humana. Con eso, podemos llegar a ser verdaderamente felices.

Los millones desaparecerán de una forma u otra. El hombre no necesitará más que alimento saludable, de buena calidad, ropa normal y una familia sana. En realidad, es muy simple: mejor no trabajar para tirarlo todo. Trabajar y tirar, trabajar y tirar. Porque mi vecino tiene coche nuevo y el mío aún es viejo y así. Todo eso debe desaparecer.

Espero que entendamos que podemos llegar a ese estado, consulta nuestro material en Internet. La naturaleza nos ayudará a hacerlo. De lo contrario, nos destruiremos nosotros mismos.

La naturaleza ayudará y el virus no nos dejará.
[263985]
De Kabtv «Noticias con Michael Laitman» 18/mar/20

Material relacionado:
Que nos enseña el coronavirus
¿Por qué quieres vivir asi?
Protección contra el miedo 2

 

Por encima de nuestro pequeño yo

Medium publicó mi nuevo artículo «Por encima de nuestro pequeño yo«

Detectar nuevas fases en el desarrollo de la humanidad es fácil: si surge un nuevo nivel de interconexión e interdependencia, es señal de que pasamos a una nueva fase. El COVID-19 es un caso clásico de que nace una nueva etapa.

Hasta el momento, incluso en los peores momentos que la humanidad sufrió; las dos guerras mundiales y la Peste Negra, no toda la humanidad estuvo involucrada. El coronavirus provocó la primera pandemia que realmente merece ser llamada así. Es una señal clara de que la realidad evolucionó y entró en una nueva fase. Mientras más rápido lo aceptemos y dejemos de esperar que la vida regrese al modo pre-coronavirus, mejor será para todos.

Este súper germen no es sólo otro virus. Su impacto en el mundo nos obliga a elevarnos a nuevos niveles de conexión. Hasta hace poco, muy pocas personas pensaban tanto en la salud de los demás. Ahora pensamos en la salud de todos, aunque claramente tenemos un motivo egoísta, pero existe un nivel de conexión que nunca antes tuvimos. Incluso, a medida que descienda el contagio en la sociedad, seguiremos pensando en la salud de los demás, pues no queremos que se enfermen y pongan en peligro nuestra propia salud. Así nos conectó el virus, inadvertidamente, y nos obligó a considerar a los demás.

Una vez que se manifiesta ese nivel, la interconexión e interdependencia no disminuirán. A partir de ahora, tendremos que calcular todos nuestros movimientos como sociedad y no como individuos. Es evidente que es un cambio muy difícil para nuestro ego, pero la evolución no entiende de egos. La evolución avanza en su camino, que siempre ha sido complejo y progresivo, mayor interconexión e interdependencia y por consiguiente, mayor consideración hacia el otro. El hecho de que el ego se sienta incómodo, es irrelevante. Este virus o el siguiente o el que seguirá después, nos impulsará a aprender y pensar en los demás, no menos de lo que ahora pensamos en nosotros mismos. En la medida en que nos neguemos a hacerlo así, será nuestro dolor.

El objetivo de la naturaleza no es torturarnos. Su objetivo es llevarnos a un gozo mayor y mucho más profundo de lo que podemos imaginar hoy. Su objetivo es abrirnos los ojos a una realidad plena y total, para hacernos omniscientes. Sin embargo, la naturaleza sólo puede hacerlo si nos elevamos por encima nosotros mismos y del enfoque hacia mi. Nos tiene que elevar, y desde esa cima poder ver el mundo entero, no solo nuestro pequeño cuerpo. Para hacerlo, debemos elevar nuestra mirada por encima de nuestra mezquindad.

Así como una madre dolorosamente presiona a su bebé, para que salga fuera de su útero por el estrecho canal del parto, la humanidad está siendo expulsada de su antigua visión del mundo hacia una nueva realidad, un mundo nuevo. El bebé, no tiene más remedio que nacer, así naceremos en el nuevo mundo, de angustia en angustia, así es como nuestra conciencia aceptara la realidad de nuestra interconexión. Y una vez que la aceptemos, descubriremos que el mundo en el que habíamos vivido era oscuro, obtuso y limitado.

En nuestra simpatía por los demás, aprenderemos qué es el verdadero amor, la responsabilidad mutua y que cada uno es único, que el mundo no está completo si no estamos todos para poner nuestra parte. Viviremos en una realidad de expresión personal total y de absoluta devoción hacia la humanidad, todo al mismo tiempo. Nos sentiremos satisfechos y seguros y transmitiremos ese sentimiento a todos los que nos rodean y a toda la realidad. La vida dejará de ser una pesadilla y comenzará a ser el mundo que soñamos, como sentíamos que debería ser.

Lograr estos objetivos depende completamente de nuestra contribución mutua. Sólo si todos colaboramos, emergerá el nuevo mundo. Y hasta que no empujemos juntos, tendremos que soportar los golpes del coronavirus.

No puedes entrar en el mismo río dos veces

Medium publicó mi nuevo artículo «No puedes entrar en el mismo río dos veces«

La nueva realidad será un mundo diferente, donde la mala voluntad y el maltrato a los demás se volverán despreciables, y la humanidad abandonará el ego de una vez por todas.

Podemos sentirnos aliviados porque la economía se está reabriendo y  salimos del encierro, pero como dijo Heráclito, “No se puede entrar en el mismo río dos veces”. Nuestro estilo de vida anterior al coronavirus no volverá. Estamos en una nueva era y mientras más rápido y más conscientes nos adentremos en ella, más fácil será la transición. Mientras más nos resistamos a la transformación, más traumática será.

La COVID-19 nos trajo a una nueva realidad. Es la primera vez que realmente vemos que la humanidad es una entidad cuyas partes son interdependientes. También es la primera vez que nos damos cuenta de que, pensar en nosotros mismos es inútil, pues otros pueden infectarnos sin importar lo cuidadosos que seamos. Esta pandemia fue la primera lección de responsabilidad mutua que nos dio el coronavirus y es una de muchas otras por venir.

“La sociedad apreciará más a los que promueven el bienestar general, todos se valorarán de acuerdo con su contribución social”.

Ahora que aprendimos que somos responsables unos de otros, gradualmente aprenderemos lo que eso significa, en cada aspecto de nuestra vida. Al principio, es posible que deseemos regresar a la vida anterior, de excesivo consumo y cuidar nuestro derecho, pero eso dará como resultado el regreso del virus o sus “sucesores”. Ya somos conscientes de que nuestro maltrato al medio ambiente nos infligió esta amenaza, por eso, a medida que sufrimos, más y más golpes recibiremos de la naturaleza como “represalia”, entonces aceptaremos que ya no podemos vivir como lo hicimos antes.

Al dejar el capitalismo desenfrenado y la competencia despiadada, inevitablemente habrá altas tasas de desempleo. En ese punto, el virus (o sus implicaciones) enseñan otra lección: las autoridades cuidarán que cada persona obtenga un ingreso básico que le proporcione lo esencial: alimento, ropa, atención médica, vivienda y educación.

A medida que más y más trabajos se automaticen, el nivel de desempleo aumentará y obligará a las autoridades a repensar sus prioridades. La provisión de ingresos básicos mantendrá a la gente en el nivel físico, pero su ociosidad y falta de desafíos afectará su salud mental y la volverá apática e ingobernable.

Aquí es donde entrará en juego la siguiente lección del coronavirus. Para hacer frente a la creciente apatía, las autoridades se verán obligadas a condicionar la recepción del ingreso básico, a la participación en cursos y capacitación. Aquí iniciará la transición real de la sociedad hacia la nueva era.

Los entrenamientos y cursos se enfocarán en dos categorías: tecnología y sociedad. Los cursos de tecnología dotarán a la gente de las habilidades profesionales requeridas en una era donde los trabajos cambian rápidamente y se evaporan aún más rápidamente. La habilidad de aprendizaje deberá perfeccionarse para que puedan ser flexibles y estar abiertas a los cambios.

La formación más complicada será la social. Primero, la gente aprenderá que el mundo es un sistema integral cuyas partes están interconectadas y son interdependientes.

La gente se siente bien cuando puede vivir de acuerdo con sus valores, la capacitación se centrará en los méritos de los que contribuyen con la colectividad. Gradualmente, se dejará de percibir el éxito como obtener posesiones y se percibirá como el avance de  todo el grupo. Pues la sociedad apreciará más a los que promueven el bienestar general, todos se valorarán de acuerdo con su contribución. Así, se percibirán como parte del cuerpo común de la colectividad y funcionarán en armonía con él.

Una vez que hayamos procesado totalmente estas lecciones, ya no nos maltrataremos entre nosotros ni a la naturaleza. La cosmovisión se volverá expansiva y plena, y se comprenderá la realidad desde el punto de vista de todos y de todo el planeta, nuestro hogar común. La actitud de la gente entre sí y hacia la naturaleza cambiará de negativa a positiva. Así como antes fue natural preocuparnos por nosotros mismos, ahora será natural preocuparnos por los demás. Y dado que todos actuarán igual, la nueva realidad será un mundo diferente, donde la mala voluntad y el maltrato a los demás se volverán despreciables, y la humanidad abandonará el ego de una vez por todas

Para que el Creador se convierta en nuestro hogar

Pregunta: Baal HaSulam escribe: El mundo fue creado, sólo para corregir nuestra naturaleza y asemejarnos al Todo Poderoso.

Dado que se necesita esfuerzos para corregir nuestra naturaleza, se dice, hagamos al hombre junto con el acto de la creación, pues la creación estará completa sólo con el esfuerzo y la ayuda de todo lo creado. Sin embargo, excepto por el hombre, lo demás es perfecto.

El hombre debe esforzarse por llegar a un estado mejor ¿cuál es la conexión entre este esfuerzo y el hecho de que el coronavirus nos está afectando ahora? ¿qué esfuerzos debemos hacer y en qué?

Respuesta: Encontrar la conexión correcta entre nosotros. Además, esta conexión debería ser buena, más alta que nuestro corazón egoísta. Debería ser que con la ayuda de la aspiración mutua, nos unamos en el Creador. En el Creador mismo.

Que Él sea nuestro hogar, el llamado Templo. Para que nos unamos en un deseo común, una intención común y una aspiración común. Por eso se nos dio esta vida y esta oportunidad.

Los virus y otras cosas similares nos empujan para lograrlo. Pero se ajustan para no privar nuestro libre deseo, para que aún podamos encontrar las conexiones correctas entre nosotros.
[263485]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá», 22/mar/20

Material relacionado:
El coronavirus:a través de las galaxias
Un nuevo hogar donde hay espacio para todos
¿Dónde está la salvación por el coronavirus?

¿Cómo siente el mundo el acercamiento del Creador?

Pregunta: El crecimiento del alma y los cambios en ella, debido a la influencia de la Luz es algo muy interno, abstracto y oculto a extraños ¿cómo aparecen esos cambios en el mundo material? ¿te vuelve más armonioso? ¿se revelan buenas relaciones entre nosotros?

Respuesta: No diría que se revelan buenas relaciones. Sino que todo lo que sucede en nuestro mundo es hecho bajo la influencia de un campo superior. Éste, constantemente incrementa su tensión, intensidad, eso se siente cuando el Creador se acerca a nosotros.

Pero es una proximidad muy poco placentera, porque el Creador es la cualidad de otorgamiento y amor y nosotros, al ser egoístas no corregidos, sentimos Su acercamiento como negativo. Es similar a la manera en que nuestros maestros y padres se acercan a nosotros y nos exigen que nos comportemos de forma más madura, más seria y no queremos.

Hoy podemos verlo en el desarrollo de la humanidad. El acercamiento del Creador al mundo, determina la crisis actual. Puesto que aún no somos similares al Creador, no es una proximidad agradable, de otra forma la sentiríamos como Su revelación. No la revelación de oscuridad, sufrimiento, problemas y varios virus, sino la revelación de la Luz. Todo depende de nosotros. Si logramos elevarnos espiritualmente, sentimos el acercamiento del Creador como una bendición. Si no, sentimos que es malvado.

El Creador siempre quiere acercarse a nosotros y Él lo hace gradualmente, pero hasta ahora sentimos Su presencia como declive constante de la humanidad.
[262346]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 16/feb/20

Material relacionado:
Llegó el momento de que el Creador se acerque
Entrando a la órbita espiritual
Ardiendo con el trabajo espiritual

Si los placeres de este mundo no nos dejan descansar

Pregunta: En el momento en que la importancia de la espiritualidad es revelada, cierto deseo de este mundo aparece y no nos deja descansar, se vuelve más fuerte que el deseo por la espiritualidad ¿por qué se nos da este obstáculo?

Respuesta: El problema es que no tienes un entorno apropiado que te proporcione una sed incluso más grande por revelar la cuestión del significado de la vida.

Si estás solo, tu entorno, por supuesto, será mucho más fuerte y te arrastrará. Pero si creas una pequeña sociedad a tu alrededor, en la cual cada uno intenta cooperar de forma mutua y correcta, cada uno puede apoyarse en los otros y así, avanzar.
[260957]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 2/feb/20

Material relacionado:
Desarrollo espiritual y crecimiento del ego
Plántate en tierra fértil y crecerás
Lugar de residencia – El grupo

Lección diaria de Cabalá – 8/mayo/20

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam “Prefacio a la Sabiduría de la Cabalá”
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: “La última generación”
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Destacados seleccionados
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora