entradas en '' categoría

Redefiniéndonos

Desde mi página de Facebook Michael Laitman 9/may/20

El coronavirus nos impulsará a reevaluarlo todo. Primero, demostró que nos necesitamos mutuamente al negarnos el contacto físico y al enviarnos a quedarnos en casa. Luego, destacó las imperfecciones de la economía: que es inadecuada para mantener a la gente a la que debe sostener, que el nivel financiero se beneficia sobre la espalda de todos los demás y que productos vitales para la alimentación son arrojados a la basura, para mantener los precios altos, mientras que más del 20 por ciento de los hogares pasan hambre.

La crisis social que habrá, sin ninguna duda, nos hará repensarlo todo. Reevaluaremos; relaciones, trabajo y valores sociales. Si, hasta hace poco, consideramos que la gente rica y ostentosas era exitosa, comenzaremos a apreciar a las personas que contribuyen a la sociedad. El aplauso diario a los trabajadores de la salud, en la primera línea de la batalla contra la COVID-19, es un ejemplo de esta tendencia. Mientras más pronto comprendamos que nuestra felicidad, no depende de emular a los que se jactan de su egoísmo, sino a los que trabajan duro para contribuir a la sociedad, más trataremos de ser como ellos.

Puede ser una lección difícil y dolorosa de aprender, pero el coronavirus, gradualmente nos enseña a ser más atentos, compasivos y finalmente, felices. La COVID-19 nos obliga a redefinir nuestro ser.

Peligro de disturbios sociales tras el coronavirus, parte 1

Con el tiempo, el miedo asociado con la pandemia del coronavirus están cambiando; de los problemas relacionados con la salud a los problemas de desempleo y falta de alimento. Muchos negocios no sobrevivirán a la crisis causada por el coronavirus porque ya no habrá demanda de sus servicios. 

La humanidad está cambiando; comienza a considerar muchos viejos hábitos como lujo excesivo. El consejo del programa mundial de alimentación de la ONU teme que el coronavirus provoque hambruna global a escala sin precedentes, como en la profecía bíblica. Y al mismo tiempo, los ricos se hacen más ricos a expensas de los demás.  

El estilo de trabajo va en cambio a una automatización incluso más grande, los precios de los energéticos están cayendo drásticamente y el futuro trae miedo e incertidumbre ¿qué sucederá con el mercado laboral y hacia dónde va? 

El coronavirus es una fuerza que, aunque biológica, causa grandes cambios ¿hacia dónde nos dirige, hacia dónde empuja a la sociedad humana? El virus nos hace entender que vivimos en una sociedad integral y estamos interconectados. 

No nos permite acercarnos por el peligro de transmitir partículas dañinas, virus, que pueden infectarnos con una enfermedad mortal. Así, el virus, nos muestra que nuestra conexión no es buena, pero si podemos arreglarla, podemos vivir sin restricciones. 

De otra manera, es poco probable que podamos volver a la vida normal. Por supuesto, tratamos de encontrar cura para el virus, para poder acercarnos a los demás, como antes, pero no funcionará. 

Pienso que la humanidad tendrá que avanzar hacia esta forma común, global, integral, de conexiones correctas. Así, la naturaleza nos influirá de tal manera, que nos obligará a tomar conciencia y organizar buenas conexiones entre nosotros. 

Hoy, ya esperamos esa conexión. Intentamos engañar a la naturaleza al quedarnos en casa, usar cubrebocas, etc. Pero serán revelados nuevos obstáculos para que finalmente entendamos que debemos cambiar nuestra interrelación. 

Y al grado en que la cambiemos, que la llevemos de egoísta a altruista y amigable, en ese grado podremos estar en contacto, hacer negocio y ganar dinero. Nuestro sustento debe estar basado en buenas conexiones y no en ganancias egoístas. 

A principios del siglo 20, la humanidad vivió una epidemia similar, la gripe española, que cobró muchas vidas. Además resultó en muchos cambios sociales, pero no provocó ni cuarentena ni aislamiento, como el coronavirus. 

La gran diferencia es que la humanidad de hoy recibe un golpe global, de forma virtual e instantánea, la epidemia se extendió en todo el mundo, sin perdonar a ningún país ni nación. El virus nos demuestra que estamos conectados como un cuerpo. Esto nunca pasó en epidemias previas. 

Vivimos en una nueva era llamada “última generación”, la última generación egoísta, que debe corregirse y vivir en buena conexiones como en familia. Lo primero que el coronavirus nos muestra es que el mundo entero es una familia. Puede no parecernos tan claro, pero en los próximos años tomaremos conciencia de ello. Podremos defendernos contra esas fuerzas de la naturaleza. 

El mismo coronavirus tiene muchas consecuencias diferentes, que aún están por revelarse y no debemos tomarlas a la ligera. Es mejor cumplir con sus demandas. El virus nos dice: “Trátense bien, como familia y no tendré que venir a mostrarles que son egoístas y distantes entre ustedes”. 

La cuarentena provoca incomodidad y tensiones en la sociedad y pueden resultar en un colapso económico. La epidemia le niega al mundo estabilidad y seguridad básicas. Si no formamos buenas relaciones, es decir, si fracasamos en resolver el problema de raíz, enfrentamos una crisis económica en todos los ámbitos, porque estamos conectados con dependencia total. 

Al final, podríamos llegar a una guerra mundial, está formulado en el programa de la naturaleza. La naturaleza no tiene piedad; es un sistema de leyes y si no respondemos hoy y no cumplimos con sus requerimientos, vendrán fuerzas incluso más poderosas y nos obligarán a trabajar en nuestra corrección, hasta que nos unamos dentro de una sociedad humana de forma tan integral como los demás niveles de la naturaleza: inanimado, vegetal y animal. 

Los habitantes de la Tierra trata a sus semejantes humanos peor que lobos hambrientos. Y la naturaleza no está de acuerdo. A medida que avanzamos, debemos ser conscientes de que sólo una buena conexión pueden atraer la fuerza buena que nos ayudará a avanzar. 

Por cierto, los lobos se tratan muy bien entre ellos. Somos nosotros los que pensamos que un lobo es peor que un hombre. Es una falsa apreciación común.
[264097]
De Kabtv “Perspectivas globales” 1/may/20

Cómo convertir el polvo en diamantes

En cada nivel, el individuo pasa por estados desagradables, se siente como si estuviera en el polvo, en la oscuridad, la espiritualidad pierde sabor y deja de brillar. Le parece que el Creador se alejó de él. Pero de hecho, es una invitación para su avance. 

Precisamente en este estado gris, nublado, sin sentido, debo desarrollar la actitud correcta. En este momento, las fuerzas de la naturaleza no me mueven con Luz, sino que me presentan un estado decadente: ni de oscuridad, ni de luz, sino de algún tipo de gris. Pero exactamente en este estado, tengo oportunidad de atraer al Creador, de involucrarme en la fuerza de otorgamiento y, avanzar.  

La mayoría de los estados por los que pasa el hombre son grises: ni luminosos, ni oscuros; debes ser muy sensible a estos estados, para despertar la necesidad del trabajo espiritualidad en ti mismo, la importancia del Creador, Su sensación y la revelación de la fuerza superior. 

Cuando no hay sabor, sólo el sabor del polvo, es una señal de la oportunidad que tengo para comenzar a superar esta indiferencia y hacer mucho trabajo espiritual. 

El polvo es como la arena y si conectamos estos granos de arena, los comprimimos con gran presión, obtenemos un diamante. Esa es toda la diferencia entre polvo y diamante: lo más barato y lo más caro. Es la forma en que lo barato se convierte en joya —sólo gracias a nuestra presión y al esfuerzo por conectarnos. 

Cada paso comienza con el estado de polvo, si no abandono, si lo tomo correctamente, con toda la seriedad, puedo levantarme del polvo hacia grandes alturas y hacer un diamante de la arena. 

En el mundo material, es decir, en nuestro egoísmo, este estado se siente como polvo; pero en la espiritualidad, es decir, en otorgamiento, según el Creador, es el estado más importante. A los ojos del Creador, son diamantes, pero en mis ojos, en mi deseo de disfrutar, lo veo como simple polvo. 

Por lo tanto, debo pedir a mis amigos que me ayuden a salir de mi egoísmo hacia el otorgamiento y a partir de este estado, construir mi estado espiritual.

Intenta estar dentro de tus amigos, más que dentro de tí mismo y sentirás que te elevas del polvo. Reza, pide, llora, pero no esperes que el estado cambie por sí mismo. La arena no se convertirá, por sí misma, en diamante. 

La fuerte presión con la que hago un diamante, a partir de la arena, es mi resistencia a aceptar que mi estado gris, es vano. El ego siente que ese estado no es importante, que es como polvo. Siento que caí y yazco en la tierra, pero no estoy de acuerdo con ese sentimiento, porque sé que mi deseo de disfrutar, es el que me presenta esta realidad. 

Es bueno que nuestro ego se sienta en el polvo, pues quiero elevar mi deseo de otorgar, el punto de aspirar al Creador, por encima del polvo; esto es llamado, fe por encima de la razón.

Luego siento que es a partir de ese polvo y del deseo de salir de él y con la presión que aplico, lo convierto en un estado más preciado, como si obtuviera diamantes de la arena. El material sigue siendo el mismo, es sólo la medida en que lo comprimo, que lo vuelve la joya  más grandiosa. 

La sensación de espiritualidad en nuestros deseos egoístas se llama polvo y la sensación de espiritualidad en el deseo de otorgar, se llama diamante.
[263605]
De la 2a parte de la lección diaria de Cabalá del 22/abr/20, “Lo concerniente a fe por encima de la razón”

¿Qué nos impulsa para avanzar?

Pregunta: ¿Es un error típico de estudiantes principiantes de Cabalá, al menos durante los primeros años, que pidan conocimiento?

Respuesta: Si. Piden conocimiento porque, en nuestro mundo, están acostumbrados. Es una ganancia natural, egoísta y comprensible.

Pregunta: ¿Está mal pedir las sensaciones del Creador?

Respuesta: Depende de para qué. En principio, no debes dar órdenes al Creador. Además, cuando avanzas, tu deseo de revelar al Creador desaparece. El deseo de revelar la propiedad de otorgamiento, de estar más en la propiedad similar al Creador, de sentirlo dentro de tu egoísmo comienza a despertarse en ti.

Pregunta: Siempre podemos explicar el estado en el que estamos ahora y el estado futuro: cómo nos sentiremos si el Creador aparece en nosotros. Pero la transición del estado X al estado X+1 no es clara ¿cómo sucede? ¿qué acciones se deben tomar? No puedo entenderlo.

Respuesta: Se dices: «Lo que la mente no hace, el tiempo sí». Debes estudiar sistemáticamente, trabajar en un grupo, trabajar en ti mismo, diseminar, esforzarte, como se dice, «Todo lo que está en tu poder hacer, hazlo».

El resultado de todas estas acciones es atraer la Luz superior que te ayuda a avanzar. La Luz es la cualidad de otorgamiento, amor y unidad, su fuerza siempre irradia sobre ti y sus cualidades se manifiestan en ti. Empiezas a desearlas; sientes que no están en ti. En la Luz, sientes lo contrario. Esto se llama ser consciente del mal.

Si ves lo opuesto, sientes el mal, deseas deshacerte de él incluso con tus cualidades egoístas. Aunque aún eres egoísta, ya quieres deshacerte de tu ego. Estás convencido de que te perjudica. Aquí comienza tu trabajo en ti mismo y comienza un constante avance hacia la calidad del otorgamiento.
[263329]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá», 4/ene/19

Consejos de Cabalá – 16/feb/20

Pregunta: ¿Por qué el punto espiritual está ubicado en el corazón y no en la cabeza?

Respuesta: Corazón se le llama al deseo general. El deseo específicamente dirigido hacia el Creador se llama, punto en el corazón.

Pregunta: Si ya no quiero recibir del Creador, ¿dejará Él de dar?

Respuesta: Si dejas de pedir, el Creador dejará de dar. Él comenzará a hacerte cosquillas de otras formas alternas, para que desees recurrir a Él.

Pregunta: Nos reunimos una vez por semana en el grupo ¿podemos reunirnos más a menudo para avanzar más rápido?

Respuesta: Me alegra mucho saber que están dispuestos a reunirse más de una vez por semana. ¡Prepararse! Nuestro archivo tiene mucho material: conferencias, clases, etc. Úsalo. No tienes idea de lo que hay allí.

Pregunta: ¿Qué es la Luz superior? ¿Es una luz ambiental o algo más?

Respuesta: La Luz superior es la propiedad de otorgamiento y amor que emana del Creador y construye el deseo (creación), lo llena, lo modifica y hace varias acciones con él para que se parezca a Él mismo. Al final, el deseo (creación) se vuelve totalmente idéntico a la Luz del Creador.

Pregunta: ¿Podemos llamar a nuestra conexión, capacidad de sentir el deseo de otra persona?

Respuesta: No. No es la capacidad de sentir a otra persona. No quiero sentir a nadie en absoluto, solo quiero revelar al Creador, mi conexión con Él y que Él me de satisfacción.
[262567]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá», 16/feb/20