entradas en '' categoría

Mis pensamientos en Twitter, 15/may/20

El estado animal es el mejor porque a partir de él, nos elevamos al grado humano. Ahora me encuentro en el grado animal: es una señal de que terminé de trabajar a través de mi estado «humano» anterior y lo corregí. Desciendo al estado animal para elevarme una vez más.

Si no siento conexión con los amigos en la decena ni necesito la sabiduría de la Cabalá, el Creador, la unidad y el camino espiritual y, sólo deseo dormir, como un animal. Entonces, debo aceptar, con fe por encima de la razón: que recibí esto del Creador. ¡Es Él jugando conmigo!

La conexión leal debe habitar en la decena No puedo recurrir al Creador a menos que me conecte con 9 amigos, 9 partes del deseo, a través de las cuales puedo recurrir al Creador, recibir de Él. ¡Sin ellos, ni siquiera puedo dirigirme al Creador!

Parece que los amigos están afuera, más allá de mí. Pero no hay nada en el exterior: son mis cualidades internas. Los veo afuera en relación con mi única cualidad, que considero mi «yo». Debo unirme con las cualidades aparentemente externas, para que se conviertan en las mías.
De Twitter, 15/may/20

Nueva Vida 1219 – Coronavirus, dinero y nuestra cultura consumista

Nueva Vida 1219 – Coronavirus, dinero y nuestra cultura consumista
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Lev

Resumen

Disfrutar esta vida está bien, pero también se requiere que nos desarrollemos hacia una inteligencia superior. La naturaleza quiere que desarrollemos características divinas y que nuestro dios no sea el dinero. Corremos tras el dinero, compramos obsequios, regateamos por un menor precio, vamos de vacaciones muchas veces al año, todo para satisfacer al ego. Pero, sólo nos sentimos satisfechos por un corto tiempo, porque el ego cambia rápida y constantemente quiere más y mejor. La carrera por satisfacer nuestros deseos es para que lleguemos a un estado de desesperanza, con respecto al ego, para que deseemos otro método de satisfacción: dar. Este método de satisfacción y corrección nos ayuda a sentir que el mundo está cerca, que lo amemos y anhelemos dar. Empezamos a sentir que todos son parte del alma eterna y al conectarnos, descubrimos el poder superior. El coronavirus quiere llevarnos a un estado en el que queramos ser buenos con todos y así, adquirir eternidad y perfección.
[262701]
De Kabtv “Nueva Vida 1219 – Coronavirus, dinero y nuestra cultura consumista”, 2/abr/20
Video: Reproducir ahora Audio: Reproducir ahora

Virus en lugar del Creador

El mundo, gradualmente, toma una nueva forma. La dispersión del coronavirus en el mundo es resultado de no ir a la par con el tiempo. Estamos en la última generación, es decir, la primera generación que debe someterse a la corrección  y elevarse al grado de otorgamiento.

El grado de otorgamiento es llamado fe por encima de la razón, es decir, otorgar, por encima de recibir. Por eso, necesitamos ver si cumplimos con ese requerimiento.

La naturaleza requiere mayor unidad y conexión entre nosotros, mayor cercanía, entendimiento y que  sintamos la realidad como un sistema integral, donde los niveles inanimado, vegetal y animal de la naturaleza y la gente existan en una armonía única.

Pero a nosotros no nos importa en absoluto lo que le sucederá al mundo inanimado, vegetal y animal ni al entorno en el que vivimos. Es decir, no somos similares a la forma integral, en la que las cuatro formas de la naturaleza existen en una simbiosis única.

La maquinaria interna de la realidad sigue funcionando y gradualmente nos lleva a la conexión definitiva. Pero no vamos a esta velocidad y por eso, una y otra vez sentimos la reacción negativa de la naturaleza en todas las formas. Pueden ser virus, es decir, una reacción del nivel animal o una reacción en los niveles vegetal o inanimado.

Es una lástima que la humanidad aún no entiende cómo llegar a una forma integral, donde todas las partes de la naturaleza están conectadas y los cuatro niveles se unen gradualmente, como un solo sistema en el cual el Creador puede ser revelado como la fuerza común de corrección que actúa en nosotros.

Debemos darle a Él un lugar en donde se revele. Mientras más nos unimos, más pronto veremos que como resultado de la red de conexiones que construimos, el Creador viene y se revela.

Mientras el Creador esté oculto, le pedimos a Él unir a la naturaleza: inanimada, vegetal, animal y humana -de forma correcta, integral. Incluso si nuestra unión es parcial, sentimos que el Creador se revela dentro de esta naturaleza. Pues el Creador es el poder de unidad y amor y mientras más nos unimos, más podemos revelar al Creador.

Mientras tanto, en lugar del Creador, nos topamos con el virus. Señala que el desarrollo de la humanidad es incorrecto. El Creador despierta el deseo de conocerlo, entenderlo y revelarlo a Él, en nosotros. Pero revelar al Creador como el poder de unidad y otorgamiento, es posible sólo al grado en que conectamos todas las partes rotas del sistema con el fin de descubrir nuestra conexión  y el poder de devoción y amor mutuos.

No hay salida, debemos llevar al mundo entero hacia una forma unida y realizar el principio de amar a mi prójimo como a mí mismo -la ley principal del universo entero, enlazado en todas sus partículas. Como resultado de esta unidad, todos revelamos el poder de amor y conexión, es decir, al Creador. Si no ponemos esto en práctica a la velocidad correcta, a causa de nuestra pereza y retraso, atraemos entre nosotros, en lugar de amor, coronavirus.

El virus nos aleja, nos muestra nuestra deficiencia y falta de disposición para acercarnos. Con este golpe, nos sana y nos dice qué hacer. El virus nos cuesta mucho dinero y mucho sufrimiento e incluso en algunos casos mata, pero aún así, nos lleva a la corrección. Esperemos que no sólo suframos por el virus, sino que ganemos el entendimiento de cómo nos ayuda al mostrarnos dónde invertir nuestras fuerzas, cómo lograr conexión tanto interna como externa, con el fin de encontrar el equilibrio.

El coronavirus dice: “No pueden conectarse ni acercarse físicamente, si no hay conexión interna”. Pronto lo entenderemos, descubriremos y sentiremos. No puede haber diferencia entre los mundos materiales y espirituales- todo es un solo sistema integral. No hay diferencia entre este mundo y el mundo futuro. Por lo tanto, en todas nuestras relaciones, debemos discernir el mismo grado de distancia que el coronavirus requiere de nosotros y responder en concordancia, al corregir nuestras relaciones. Si nos acercamos internamente, podremos acercarnos en el mismo grado, de forma externa.

El coronavirus nos sana y explica dónde está nuestra ruptura y que internamente, debemos ser amigables y cercanos. Así el mundo exterior también será corregido y se volverá bueno. El virus requiere que nos elevarnos por encima de la fuerza de recepción, del egoísmo, hacia la fuerza de otorgamiento, es decir, elevarnos por encima de la razón para que el poder de otorgamiento se vuelva más elevado que el poder de recepción. Así, adquirimos la naturaleza del Creador y nos fusionamos con Él. Al final de la corrección todos nos elevaremos a fe por encima de la razón, al otorgamiento mutuo y estaremos unidos en un solo sistema.

No habrá excepción, ni una sola persona que no sentirá lo que es la naturaleza del Creador, la naturaleza de otorgamiento y fe.
[263921]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 29/abr/20, “Fe por encima de la razón”

Material relacionado:
El coronavirus es resultado del odio mutuo
¿Cómo será el mundo después de la epidemia?
Bnei Baruj- Somos responsables de todo el mundo

Cada uno por su propio camino

Comentario: El desarrollo del coronavirus da cierta herramienta para tomar decisiones políticas. económicas y otras decisiones en EUA y otros países. Incluso si no están conectado de forma directa, es la razón para un enorme número de transformaciones que podrían ser realizadas ahora en el mundo.

Mi comentario: Por supuesto. Ahora hay oportunidad de actuar con mano fuerte.

Pregunta: Es como si se montara un espectáculo ante nosotros. La provocación inicial es establecida y nosotros, nos encontramos en una situación en la que, simplemente nos movemos por inercia, en un proceso aburrido del cual ya estamos, posiblemente, hartos. Tal vez es cómodo, pero no muy dramático ni dinámico. Ahora el suspenso está absolutamente en todos lados.

Las sociedades y los gobiernos de muchos países están en desacuerdo: ¿Qué hacer ahora? Es decir, el virus ya es sólo un escenario de fondo.

¿Qué tan efectivas pueden ser las medidas para forzar un estímulo artificial de los antiguos sectores de economía, empleo y consumo? ¿provocarán una salida de la crisis o al contrario, la exacerbarán? Hay una pronunciada controversia a este respecto.

Respuesta: Pienso que la humanidad se deshizo de muchos sectores económicos, sin utilidad alguna, obviamente, haríamos lo mejor por la humanidad, la naturaleza y para que el virus se calme. Pero no estoy seguro que la humanidad esté preparada.

Ahora, EUA seguirá su camino de todas maneras. Con respecto a Europa, pienso que el camino será diferente. La actitud hacia la población es diferente ahí.

Incluso más en Israel. Aquí el gobierno no puede darse el lujo de tratar a su población como le plazca: lo más importante es la economía. Aquí, la preocupación por la gente debe estar en primer lugar. Nadie dejaría que el gobierno haga algo por el bien del tesoro del estado ni por alguna estadística de prosperidad económica.

En Israel, hay una actitud especial hacia la vida humana. Siempre ha sido así, con el pueblo judío. Por eso, si el gobierno comete un error e ignora la vida de los ciudadanos, estará condenado. El pueblo inmediatamente se levantará y lo reemplazará. El hecho de que la vida humana está por encima de todo está profundamente arraigado en la nación.

Pregunta: En otras palabras, ¿piensa que en este caso, Trump tiene derecho de un experimento económico riesgoso que no funcionaría en Israel?

Respuesta: No puedo siquiera imaginar eso en Israel. Hasta donde conozco a la gente, al gobierno y todo lo que sucede allá, es imposible siquiera pensar en ello.

Cualquier gobernante de Israel, cualquier partido en el gobierno y todos los demás deben constantemente proclamar: “¡Estamos a favor de la vida humana!” La crítica hacia el otro, está basada en esto: “¿Por qué ellos se preocupan menos por el pueblo?”

¡Sólo nosotros nos preocupamos realmente! Es decir, todo gira alrededor de la importancia de la vida humana. Este no es el caso con Trump. Su razonamiento es muy simple: “La competencia es competencia en todo.
[264058]
De Kabtv “El coronavirus hace explotar a la antigua economía” 26/mar/20

Material relacionado:
No esperes volver
No hay vuelta al mundo pasado
¿Cómo será el mundo después de la epidemia?

Un monumento al coronavirus

Comentario: Europa fue impotente ante el coronavirus. Italia cayó primero, después España, luego Francia. Hay muchos casos. El cierre completo de las fronteras comenzó. Esta Europa unida, que estaba orgullosa de sus fronteras abiertas, de pronto comenzó a cerrarlas, un país tras otro. Usted siempre apoya la comunicación y conexión, pero aquí es al revés.

Mi respuesta: ¡Me regocijo con el cierre de fronteras! Me regocijo con la destrucción de las interesadas, militaristas y otras, conexiones egoístas.

El virus rompe todas las antiguas conexiones, todo este nudo gordiano, que no podíamos romper. Ahora ya no está ese esquema: proveedores, consumidores, barcos que se arrastran de una parte del mundo a otra llevando productos inservibles… ¡¿Para qué?!

Todo se calmará ahora. Vemos que la ecología mejoró, el aire se volvió más limpio.

Comentario: Se dice que el aire en Italia es  25 al 30% más limpio. Un agua más clara fluye en Venecia. Y ya no hay smog en China, en su lugar las aves vuelan en el cielo.

Mi respuesta: Recuerdo una vez que fui en una góndola por los canales de Venecia, sumergí mi mano en el agua de forma muy romántica. Después, por varios meses, la uña y la piel de mi dedo se desprendían ¡Cuántos antibióticos tomé! Hoy, no lo puedo imaginar. Si esos canales están limpios, deberían hacerle un monumento al coronavirus.

Comentario: Ahora, los países fueron cerrados.

Mi respuesta: ¡Correcto! Está dicho en la Torá que alejar a los pecadores es bueno para ellos y bueno para el mundo.

Pregunta: ¿Por qué, el mundo entero, no ayuda a Italia?

Respuesta: ¡¿Cómo?! ¡¿Quién ayudará?! ¡¿Para qué?!

Comentario: Existe algo que llamamos, ayudar.

Mi respuesta: No existe eso de ayudar. Al contrario, ayudo a hundirlo más profundo.

¿Y cómo está construido el sistema mundial, el sistema de relaciones mundiales? ¿Alguien piensa en alguien más que en sí mismo? No puedo elevarme de ninguna manera si no suprimo a otros. Después de todo, todo es medido en relación a otros.

Pregunta: ¿Quiere decir, que cada uno actúa por su propio bien, ese es nuestro mundo?

Respuesta: Por supuesto.

Pregunta: ¿Si cada uno siente que todos actúan por su propio bien, es bueno, no es así?

Respuesta: Si, pero aparte sentirán que, sin apoyo mutuo, sin vínculos adecuados, no podemos sobrevivir.

Pregunta: Es decir, debemos concluir que las conexiones son violentas, egoístas y ahora necesitamos separarnos con el fin de conectarnos más tarde, en otra conexión?

Respuesta: El virus anula. Todos los barcos, locomotoras, aviones, todo está en pausa y todo está en calma, nada se mueve. Gradualmente, los bancos estarán vacíos, todas las cosas innecesarias desaparecerán. En realidad, en años recientes, las empresas más importantes eran compañías, a las que se les asignaba dinero sin valor. Alguien lo imprimía en una máquina. Es decir, pura especulación, además, de la nada.

Ahora todo esto desaparecerá paso a paso. Como una burbuja o balón con helio que vuela lejos y explota en algún lugar.

Pregunta: ¿A qué relaciones deben llegar los Estados al anularse? ¿qué es lo mejor? ¿cuál es su opinión?

Respuesta: Muy simple. Te doy algo y me das algo necesario para nuestra existencia. Es todo, nada extra ¡Nada extra!

Los demás, nos involucramos en estudiar el mundo en que vivimos, nos estudiarnos a nosotros y cómo poder lograr un estado verdaderamente bueno y correcto en el mundo.

Pregunta: ¿Y qué sucede con eso de lo que siempre habla -educar a una sola Europa?

Respuesta: Es esto.

Es decir, lo que hacíamos, todas lo innecesario, que fue el 90% de nuestra ocupación, negocios y todo lo demás, debemos abandonarlo en bien de la educación, para cambiar a la humanidad.

¡Verás que todo estará quieto, en calma, será bueno!  Qué atmósfera tan calmada será, los pájaros cantarán, los peces aparecerán en el mar una vez más. Todo estará bien.

Comentario: La ecología se recuperará.

Mi respuesta: ¡Todo! Como en Chernobyl.

Comentario: Ahora, sucede lo mismo en Fukushima. Todo está siendo restaurado, animales que desaparecieron hace mucho, aparecieron una vez más.

Mi respuesta: Si, se consideraban extintos, pero nada desaparece en la naturaleza. El Reshimó, el registro de información, existe y de pronto aparece de algún lugar ¡¿Cómo puede aparecer?!  De la misma manera que apareció alguna vez, en algún lugar, está sucediendo ahora.

Comentario: Sólo es necesario retirar a los humanos de ahí.

Mi respuesta: Los humanos, espero, serán diferentes. Y si no, los dinosaurios vendrán una vez más.

Pregunta: Siempre habla de una humanidad interconectada ¿qué es una humanidad interconectada? Digamos, después del virus.

Respuesta: Después del virus, la humanidad interconectada será cuando todos tengan lo que necesitan para vivir de forma normal: ropa, comida, casa, etc., educación para sus hijos y todo lo necesario, el resto del tiempo nos ocuparemos en el trabajo público. Y todos tendremos lo mismo.

Pregunta: ¿Cuál es ese trabajo público?

Respuesta: Trabajo público es reforzar las relaciones entre la gente ¡Nada más! Estará prohibido involucrarse en ningún tipo de negocio ¡No negocios!

Pregunta: ¿Relaciones públicas entre la gente, qué es eso?

Respuesta: Es reforzar las relaciones entre la gente, en las que la forma más elevada de la naturaleza gradualmente aparece, ¡en la que sentimos que existiremos por siempre!

Pregunta: Cómo resultado de esta educación, ¿cómo debo tratar a otras personas?

Respuesta: Como te tratas a ti mismo. Aun cuando estamos separados por nuestro cuerpo, somos un solo cuerpo espiritual.

Pregunta: Es decir, “ama a tu prójimo como a ti mismo”, ¿es esto tratarlos “como a ti mismo”?

Respuesta: Si ¡Y eso vendrá!
[264146]
De Kabtv “Noticias con Michael Laitman”, 26/mar/20

Material relacionado:
El coronavirus es resultado del odio mutuo
El coronavirus nos saca de la rueda viciosa
“¿Cómo cambiará la sociedad después de la crisis del coronavirus”? (Quora)

Peligro de disturbios sociales después del coronavirus, parte 2

El coronavirus amenaza al mundo con grandes disturbios, revoluciones y guerra mundial. El camino del sufrimiento en el que nos embarcamos, ir en contra de la naturaleza y no esforzarnos por ser una comunidad integral, traerá muchos y diferentes problemas, incluso hasta una guerra mundial. Desafortunadamente, el mundo aún es administrado por gobiernos egoístas, cuya preocupación principal es su beneficio y posición propia.

¿Qué debe hacerse para mejorar nuestra dirección? Hay un debate acalorado en marcha, acerca de si el coronavirus es producto de la naturaleza o fue generado en un laboratorio, como acusa Estados Unidos a China.

Pero no pienso que sea tan importante de dónde exactamente viene el virus. Si está destinado a actuar en contra de la humanidad que no cumple con las condiciones de una conexión correcta entre todos los elementos de la naturaleza, no importa de dónde vino, ya sea de un mercado o de un laboratorio, es consecuencia del ego humano que recibió la corrección a tiempo.

Es claro que al principio, todos culparon a China, pero, ¿qué queremos en realidad de ese país? Ese es un sistema egoísta, igual que todos los otros, sólo que con su propio carácter específico.

En su lugar, todos habrían actuado exactamente del mismo modo. A todas las naciones les gustaría ser fuertes y grandes como China. Nosotros mismos, cegados por nuestra sed de ganancia, transferimos toda la producción a China y permitimos que ganara ese poder ¿de qué los culpamos?

Los chinos lo entendieron y trabajaron de forma diligente y desinteresada para satisfacer nuestras necesidades, justificados por el hecho de que les transferimos el trabajo. Le permitimos a esta nación, elevarse en un corto tiempo y ahora estamos indignados porque no nos gusta. No tenemos a nadie a quién culpar excepto a nosotros mismos.

Hasta ahora, la epidemia se ha extendido más y más, por nuestro deseo de corregirla en nuestra forma egoísta, sin tratar de buscar una mayor integración. Vivimos en el globo en un sistema integrado: naturaleza inanimada, plantas, animales y personas.

Los cuatro niveles de la naturaleza están obligados a comunicarse y apoyarse mutuamente. La vida inanimada, vegetal y animal vive en simbiosis y se alimentan unos a otros. Pero el nivel superior, el hombre de este mundo, destruye sin clemencia a los otros niveles, aun cuando en su mente puede entender que necesita actuar de forma diferente.

Aquí hay una discordancia entre la mente, que se da cuenta de la necesidad de comportarse de forma más altruista y construir una sociedad integral y, el ego primitivo, que nos obliga a arrebatar y escapar. Constantemente pelean entre sí.

Pero, de pronto aparece un virus y nos ayuda a cambiar nuestra actitud hacia la sociedad humana, la cual está obligada a volverse integral, global, cerrada y basada en la asistencia mutua. De otra manera, llegaremos a una guerra mundial y la total auto-destrucción.

El camino hacia una sociedad integrada es posible sólo, al educar al hombre, que entienda en qué mundo vive, qué requiere la naturaleza de nosotros, qué es la fuerza integral superior de la naturaleza que nos lleva hacia un estado perfecto y además, qué evita que sigamos la instrucción de la naturaleza y nos conectemos con buenos vínculos.

Toda la humanidad está obligada a aprenderlo. Si sólo comenzamos a estudiar, ya no veremos epidemias. Incluso si no podemos darnos cuenta de esta conexión integral y apenas comenzamos a aprenderlo, ¡lo principal es comenzar y veremos que de inmediato, hacemos nuestra vida más fácil!

Nos ayudará inmediatamente y de pronto, descubriremos nuevas oportunidades para mantener negocios, industria, empleos y familia, pues lo consideraremos todo como un sistema único y cerrado. Pero si continuamos actuando como egoístas que sólo buscan obtener ganancias a expensas de otros, no funcionará.

La mejora no requiere de mucho tiempo, tan pronto como comencemos a estudiar, los cambios tendrán lugar. Nosotros mismos cambiaremos y así, entenderemos lo que necesita ser cambiado.
[264150]
Del Kabtv “Perspectivas globales: peligro de disturbios sociales después del coronavirus, parte 2”, 1/may/20

Material relacionado:
Peligro de disturbios sociales tras el coronavirus, parte 1
Tiempo de un gran cambio
Aliento para toda la humanidad

Una nueva vida tras la cuarentena

Al regresar a la vida normal, tras la cuarentena, debemos asegurar que llegamos a una nueva forma de existencia, preservando la integridad del mundo y su unión interna. 

Si no queremos mantener esa forma externa y cada uno continúa preocupándose sólo por su bienestar personal, por su propio país y construye su felicidad sobre el infortunio de los otros, por supuesto, nunca lograremos paz en el mundo. Nos dañaremos unos a otros y, al final, todos esos problemas regresarán a nosotros como búmerangs.

Por lo tanto, veremos que los deseos de Estados Unidos, China, y Europa de usarse unos a otros y pensar sólo en su propio beneficio, les resultarán en contra, en el futuro muy cercano. Ya puedes ver que el deseo de usar a China y exprimir todos sus recursos, ayudó a construir un país poderoso y rico.

Pero, si no comienza a pensar en el mundo, como si se relacionara con un solo país, con un mundo integral -si cualquier Estado sale de la conexión correcta con el resto- colapsará completamente.

Entramos a un sistema llamado “última generación”: una humanidad unida e integral. Por eso, si alguien no usa correctamente la forma integral que está siendo revelada, no perciba el mundo como un país, un pueblo y, perderá. Mientras más se separe un país del resto, más perderá.,

¿Para qué construyeron los europeos un mercado común? Para poder confrontar a Rusia y a China, en absoluto, para asegurar prosperidad igual para todos los Estados de la Unión Europea ni para servir de ejemplo de unidad para el mundo entero.

Inicialmente, tuvieron esos sueños tan maravillosos, pero después se dispersaron. Todos los países son egoístas. Pero cuando comenzamos a conectarnos con la meta de oponernos a otros, es un crimen serio, condenado a resultar en grandes golpes de parte de la naturaleza.

En nuestro tiempo, no nos saldremos con la nuestra como lo hicimos antes, la naturaleza nos golpeará.

El coronavirus fue el primer golpe general para el mundo entero. Si no empezamos a tratar al mundo como una familia común, enfrentaremos grandes problemas.
[264164]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 4/may/20, “La última generación del mundo”

Material relacionado:
¿Cómo será el mundo después de la epidemia?
La envoltura correcta para el mensaje de la naturaleza
El secreto de la transmisión del coronavirus

Coronavirus: la naturaleza se encargará de nosotros

Pregunta: ¿Si la tasa de mortandad del virus es de 3 a 5%, tal vez es más correcto dejar que el 3 a 5% muera. Es decir, no detener todo el proceso y enviar al mundo entero a hacer cuarentena, causando así una crisis prolongada que podría ser más aterradora que la muerte del 3 a 5% de la población?

Respuesta: Yo no asociaría una cosa con la otra. Veo al mundo de manera totalmente diferente. Por una parte, hay una enfermedad que el virus causa: una violación del funcionamiento apropiado del cuerpo humano. Y, la persona muere.

Y por otra parte, hay miedo de lo que esta enfermedad causa en los humanos. Al mismo tiempo, a causa del miedo, se ocultan en su casa, se alejan más. Desde el punto de vista del gobierno superior, uno no está relacionado con lo otro.

Por una parte, el virus fue enviado, por otra parte, lo acompaña el miedo. Eso es todo, ¿tal vez el miedo por sí mismo hubiera sido suficiente, sin el virus? No, debe haber alguna razón.

Tampoco tiene sentido enviar el virus sin miedo. ¿Para qué? Por eso, están combinados. Más aún, en la naturaleza, son dos sistemas totalmente diferentes: problemas que causan miedo y pánico y problemas que causan enfermedad.

¿Qué tiene de bueno el miedo y el pánico? Detienen a la humanidad de un horrible desarrollo económico, político y material, absolutamente innecesario.

Este es el punto, la gente se sacude y piensa: “¿Qué estoy haciendo? ¿para qué necesito eso?” No por nuestra voluntad, pero del 50 al 70% de nuestros productos son innecesarios. Nos detendremos y no los haremos.

Ahora, cuando muchas familias están en casa, observamos a nuestra familia y pensamos en dónde dónde pasaban el tiempo nuestros hijos, qué hacían. Y ¿cuándo se reunía la familia en casa? ¿cuándo estábamos juntos? Ahora, de pronto, comienzan a acercarse de alguna manera. Al principio se quedaban en cuartos separados, en esquinas diferentes, como era costumbre, solos. Más tarde comienzan a platicar, incluso juegan juntos. Después de todo, hay tiempo y existe la oportunidad.

¿Ve cómo lo cambia todo? ¡Nuestro mundo está cambiando! Por eso dego que, en realidad, el virus es bueno. Sacudirá a la humanidad.

Si hubiéramos seguido, todo este tiempo, derramando humo en el cielo, mucha más gente hubiera muerto. Dices: “El virus reclamó las vidas de mil personas”. Pero por  la polución del aire que hubiéramos creado en estos días, mucha más gente hubiera muerto. Observemos las cosas de forma un poco más global y verás que, pueden hacerse cálculos totalmente diferentes.

Y si ves un poco más adelante, puede entender que al rechazar, con ayuda de este virus, producción innecesaria, conexiones innecesarias, vuelos y todas las otras cosas, tal vez, como madre amorosa ayudarás a nuestra vieja y buena Tierra a florecer, tierna y suave, ¿qué tan malo es eso? ¿por qué ves al mundo desde una visión tan estrecha?

Abracen al sistema de forma más abierta. Entiendan que la fuerza que ennoblece al mundo, te sacude: “¡Piensa, ¿con qué estoy tan ocupado?¡” Esto es lo que nuestro sabio virus hace. En la naturaleza nada es en vano. Todo es para llevar a la humanidad a la interconexión correcta, a relaciones benévolas, para que tomes conciencia de que nuestro ego es malvado y lo transformes en bueno. Y se hará. Te lo aseguro.

La naturaleza es más fuerte que nosotros. Vemos que puede hacer que nos pongamos de pie, como cachorro en sus patas traseras. Y estamos preparados. Cuando veo, que la humanidad reacciona al virus, comienzo a creer que posiblemente esta humanidad puede tener un futuro bueno y amable, que la naturaleza se encargará de nosotros.
[263966]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 22/mar/20

Material relacionado:
Qué nos enseña el coronavirus
Lleva al mundo al equilibrio
Protección contra el miedo -2

¿Puede el virus dejar un efecto negativo posterior?

Pregunta: ¿Puede el virus dejar un efecto negativo posterior? ¿cómo debe responder la humanidad para que no sea negativo?

Respuesta: No habrá nada negativo después del virus. Espero que nos cure.

De hecho, Rabash escribió, será una cura en lugar de enfermedad. El virus nos curará del ego, nos elevará un poco más alto, nos limpiará y hará posible que nos veamos con nuevos ojos, no seremos tan egoístas, tan repugnantes con los demás.

La vida después del virus será mucho más fácil, mucho mejor. Pienso que lo veremos pronto. Pero no en los próximos meses. No será tan rápido.
[263715]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 22/mar/20

Material relacionado:
¿Cómo será el mundo después de la epidemia?
No temas al coronavirus
¿Por qué quieres vivir asi?

¡Estar sano!

Desde arriba, un golpe llegó al mundo, a toda la humanidad. Y esta es una señal clara de que estamos en la última generación y llegamos a un sistema global.

No nos tratan por separado de arriba, como países individuales, se nos percibe como un organismo, que se esfuerza por avanzar y volver a la forma del hombre, Adam, es decir, a la forma de una sola alma.

Pero, ¿cómo puedo reconocer que mi deseo personal y el deseo de la sociedad, de toda la humanidad, son igualmente importantes y que tengo derecho a cuidarme solo en la medida en que cuido de la humanidad? Esto es muy difícil porque llega al punto egoísta más doloroso.

Pero este es precisamente el sistema de contabilidad integral que funciona en la última generación y estamos obligados a hacerlo.

Si cada célula de un organismo perfecto piensa en todo el cuerpo como en sí misma, es señal de que el cuerpo está sano.

El mundo espiritual está en el mismo lugar que el mundo material y en el mismo deseo de recibir, que no desaparece, sino que solo se complementa con la intención que cambia su uso. Una persona sigue siendo una persona; la única pregunta es cómo usa su deseo, en beneficio de su prójimo o exclusivamente para su propio beneficio.

Por supuesto, seguiremos pensando en nosotros mismos, pero ¿podemos comenzar a pensar en los demás un poco? De lo contrario, recibiremos golpes, un virus tras otro, eso nos obligará a corregirnos y gradualmente comenzaremos a pensar integral y globalmente como un sistema interconectado.

Pero será un camino difícil, de sufrimiento. Un virus infectó al mundo entero y si no comenzamos a pensar en los otros, la pandemia no se detendrá, se expandirá.

El próximo virus será tal que no necesitaré protegerme de él usando cubrebocas y manteniendo la distancia, sino protegiendo a los demás. Si no pienso en los demás, me sentiré mal, infectaré a alguien y cuando el mismo virus regrese de ellos, realmente me pondré muy enfermo.

Esto me enseñará a cuidar a los demás; Sólo me preocuparé por asegurarme de que todos a mi alrededor estén saludables y que nadie se infecte con mi virus.

Si le paso este virus a alguien y luego lo recuperó, será un verdadero golpe. Es entonces cuando comenzaremos a pensar en cómo no transmitir algo malo a nuestro vecino. Estos virus corregirán nuestras intenciones y nos enseñarán a no dañar a otros. La naturaleza tiene, en reserva, muchas formas de enseñarnos.
[264284]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 4/may/20, «La última generación del mundo»

Material relacionado:
Si queremos estar sanos
Coronavirus: ¿Una bendición disfrazada?
¿Dónde está la salvación por el coronavirus?