¡Con cubrebocas, no te reconozco!

Tenemos que enfrentar una nueva perspectiva de la realidad, la pérdida de seguridad debido a problemas en las relaciones personales y un futuro desconocido. Uno de los factores perturbadores es el uso de cubrebocas que la gente, en todo el mundo, usa para protegerse del coronavirus.

Sin embargo, el cubrebocas cambia nuestra comunicación, porque la expresión facial transmite cierta información, es parte del lenguaje humano que nos ayuda a entender quién está frente a nosotros. Si la cara está cubierta con un cubrebocas, como pantalla, los demás se sienten inseguros, no saben con quién hablan ¿cambiará esto la naturaleza de las relaciones entre la gente?

Creo que el cubrebocas es bueno porque nos ayuda a darnos cuenta de que no conocemos a la persona que está frente a nosotros. Es bueno que tratemos a otros como si desconocidos. Pues, realmente no sé qué quiere ni cuáles son sus intenciones ni qué piensa de mí.

Necesito conocer a la gente, convencerla de que me abra su corazón. No importa si no veo su rostro, sabemos que la sonrisa puede ser artificial. En cambio, podemos encontrarnos con el corazón abierto para poder estar seguro de su buena actitud.

Si lo trato bien y él me trata bien, no tendremos miedo de ningún virus y es posible que no necesitemos cubrebocas. El coronavirus juega con nosotros y es muy astuto. Todavía estamos por descubrirlo a nivel humano, ver cómo juega y nos lleva por diferentes estados. Una y otra vez, ataca a alguien cercano, nos arrastra la jungla de las relaciones humanas, las cualidades y la forma de conexión.

Nos daremos cuenta de que el coronavirus no es sólo una mutación genética, sino un factor que actúa a nivel humano y requiere que cambiemos nuestras relaciones. En la medida en que nuestras relaciones sean amigables, podremos comunicarnos.

Si nuestras relaciones son malas, no podremos acercarnos a otros de ninguna forma. Ni siquiera podrás hablar a distancia. Sentirás que odias a todos y que ellos te odian, si queremos mantener algún tipo de conexión, tenemos que cambiarnos y ser más cercanos y más amigables.

Si queremos sobrevivir en este mundo, debemos mejorar nuestras relaciones. De lo contrario, no podremos estar de acuerdo, no podremos conectarnos. No es sólo el cubrebocas, estaré totalmente sordo para los demás y ellos para mí.

No podremos hacer negocios juntos. Esto se revelará en una forma especial y diré que no se trata del virus, sino de un educador, una guía para la humanidad, que garantiza que alcancemos otro grado de desarrollo: desarrollo de corazones y relaciones, para comenzar a vivir como un hombre, una familia.

Crearemos nuevos negocios, no como antes, cuando todos intentaban ganar dinero a expensas de los demás. No tendremos que usar cubrebocas, sino una pantalla sobre nuestros deseos egoístas y conectarnos a través de ella.

La pantalla anti-ego de la que habla la sabiduría de la Cabalá, no sólo nos bloquea, también bloquea nuestro deseo egoísta y nuestra mala actitud mutua. Si corregimos nuestro deseo y pensamos en el beneficio de los demás, podremos abrir nuestros deseos y conectarnos.

Así, construimos un campo de conexiones nuevo y correcto, hermoso y amable y nos llevará a nuevos negocios donde todos se ayudan entre sí y todos actúan sólo en beneficio de los demás, en lugar de pensar en su propio beneficio y éxito y en competir. Sólo construiremos relaciones que beneficien a todos.

Así nos enseña a trabajar el virus. Descubriremos qué hay detrás del coronavirus, si no detrás de éste, detrás de los otros que vendrán después. Todo con el fin de educarnos y hacer humanos de nosotros. Humano no es el grado animal en el que existimos, sino el ser creado que está en buenas relaciones mutuas, por encima de su ego.

Esta transformación ocurrirá debido a las limitaciones y golpes desagradables, con los que el virus influye en nosotros. Debe despertarnos, de lo contrario, no pondremos atención a los cambios que deben realizarse. Por otro lado, la sabiduría de la Cabalá y los cabalistas nos ayudarán, nos dirán cómo debemos cambiar para organizar adecuadamente nuestra vida como personas adultas y maduras.
[264630]
Del Kabtv «El mundo» 12/mar/20

Material relacionado:
¿Qué revela el virus?
Qué nos enseña el coronavirus?
La epidemia no es castigo, sino remedio

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: