El logro y lo logrado

La Luz superior que nos llega tiene dos discernimientos: el logro y lo logrado. Cuando la Luz entra en nosotros, nos sentimos a nosotros y también lo que percibimos dentro de nosotros.

Siempre percibo al Creador por los atributos que yo imagino para alcanzarlo. Es decir, no siento al Creador mismo, sino algo que está en medio entre Él y yo.

Es como tomar una taza de café, puedo decir que el café es amargo, dulce, negro, caliente o frío. Para otros, pueden ser atributos totalmente diferentes o pueden ser los mismos, pero pueden llamarlos con diferente nombre. Pueden decir: «No, no está frío, está caliente, no es negro, sino marrón», etc.

Es decir, cada uno siente al Creador de manera diferente, nunca podemos comparar nuestra percepción, ¡nunca! Tampoco puedo compartir el sabor de algo con otros. Puedo dejar que lo prueben, lo sentirá a su manera. Nunca sentirá lo que yo siento.

Nuestra percepción es absolutamente individual, de cada uno, por eso, decimos que cada uno tiene su propio Creador. Lo siento de una manera que nadie más lo siente, de acuerdo con mis atributos internos.
[258008]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá», 8/dic/19

Material relacionado:
Sabor en espiritualidad y corporalidad
La máquina del tiempo de los cabalistas
El mundo espiritual es real, no es una fantasía

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta