El papel espiritual de las mujeres, parte 3

Voltea la copa hacia lo bueno

Rabash, Dargot HaSulam, artículo 274, «Específicamente en el hombre y la mujer»: Además, si sólo tiene poder de recepción sin chispa de otorgamiento, ya no puede decidir rechazar lo malo y elegir lo bueno, pues no tiene fuerza para decidir al lado del mérito.

Lo más importante es la propiedad de otorgamiento. Debemos desarrollarla tanto como sea posible y, en consecuencia, utilizar la propiedad femenina de recibir para que siempre tengamos oportunidad de elevarla a la propiedad de otorgamiento. Así podremos recibir por el bien del otorgamiento.

Específicamente cuando las dos fuerzas son iguales: el poder de recibir y de otorgar (esta es la mejor opción), se tiene espacio para el trabajo y la tarea de prevalecer en el camino y determinar el lado del mérito. En ese momento, cuando el hombre se decide por el lado del mérito se llama «recién nacido», es decir, que el Creador pone el espíritu de vida en esta acción.

No se trata de cuerpos individuales sino del hombre, porque en cada uno hay parte femenina y masculina. Si están en la interacción correcta, cuando se trabaja en sí mismo, causa tal influencia de la Luz superior que todos los deseos de recibir tendrán la intención de otorgar, así actúa correctamente, está corregido.
[263217]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá» 8/mar/20

Material relacionado:
El papel de la mujer en el trabajo espiritual
Hombre y mujer: diferencias en el trabajo espiritual
Propósito espiritual de la mujer

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: