No hemos vivido, sólo hemos jugado a vivir

Antes del coronavirus, era habitual viajar e ir a restaurantes y centros comerciales. Eso nos dio satisfacción y llenó nuestra vida de significado. Pero el coronavirus lo cambió todo ¿de qué recibirá satisfacción el hombre en el nuevo mundo al que estamos entrando?

Somos como niños que de repente crecieron. Mientras los niños son pequeños, los llevan a caminar y jugar en el patio de recreo, montar en carruseles. Pero luego, crecen y deben comenzar a aprender. Y cuando se convierten en adultos, deben obtener una profesión y un trabajo y asumir diferentes responsabilidades.

La vida no es jardín de niños. Y aunque estábamos bien en la infancia y nos gustaría volver, ya no es adecuado para nosotros ¿aceptarías volver al jardín de niños y jugar como niño?

La humanidad ahora pasa por una etapa especial de crecimiento, que afecta a adultos y a niños y no es fácil. Tendremos que darnos cuenta de que necesitamos relacionarnos con la vida de manera diferente.

Recuerdo lo difícil que fue para mí cuando terminó mi despreocupada infancia y mis padres, que siempre me mimaron, de repente comenzaron a exigirme, obligarme a estudiar y cuidarme. No podía entender por qué ocurrió ese cambio tan de repente.

Fue difícil sobrevivirlo hasta que me di cuenta de que la vida se divide en mitades. En la primera mitad, eres niño y tus padres se encargan de todo. En la segunda, te conviertes en adulto y debes cuidarte a ti mismo y, tus padres ya no pueden hacer todo por ti.

Esto es lo que sucede con la humanidad, que antes la mimaba la naturaleza. Pero ahora tenemos que convertirnos en adultos. Y esta madurez no es abrir más negocios, viajar por el mundo, sentarse en restaurantes y bares, como era antes del virus, es decir, disfrutar la vida. Ya terminó ese período y de ahora en adelante, la naturaleza nos exigirá como adultos.

Y como adultos, debemos saber para qué vivimos, cuál es el propósito de la vida y hacia dónde nos lleva. Ya no podemos ser niños despreocupados. Debemos abrir los ojos y ver que tenemos una vida seria por delante y requiere que tengamos una actitud seria.

Debemos ser gente nueva, que vive en un mundo nuevo. Y este mundo ya apareció ante nosotros, sólo que no queremos notarlo, seguimos jugamos como en un jardín de niños.

En el nuevo mundo, recibiremos satisfacción sólo por comprender el significado de la vida. Mientras tanto, nos divertimos como niños pequeños con juguetes y pelotas, construimos castillos en la caja de arena y destruimos, jugamos a la guerra. De repente llegó una nueva etapa y necesitamos una actitud seria ante la vida.

Hasta ahora, no vivimos, sólo jugamos a vivir. Construimos un mundo artificial y jugamos dentro de la esfera que creamos. Si alguien ve la Tierra desde el espacio, no entenderá lo que hacíamos, por qué nos preocupábamos tanto, ¿de qué sirve?

Necesitamos aprender a vivir de un modo nuevo. Yo también, una vez, quise seguir viviendo como niño y que mis padres me cuidaran. Pero no estuvieron de acuerdo y no pude hacerlo, se dieron cuenta de que había crecido. Por eso, se alejaron gradualmente de mí, redujeron su atención y cuidado. Podrían ayudar de alguna manera, desde lejos, pero cada vez menos y, me vi obligado a crecer.

Ahora debemos entender cómo mejorar nuestra vida y en qué forma debemos vivir, qué objetivos alcanzar, para dejar de jugar a todos estos asuntos descabellados y comenzar a construir una vida con sentido, desde el punto de vista de la naturaleza.

Para hacerlo, debemos descubrir la naturaleza y comprender lo que nos sucede y lo que se debe hacer para ser adulto de acuerdo con el programa establecido en la naturaleza, que aún no tocamos.

Vivir significa percibir, sentir y comprender su esencia y propósito y mientras aún estás en este mundo, saborear el sentido cósmico más elevado de la vida, que abarca todo el universo, la totalidad de la naturaleza. Vemos que en la naturaleza todo tiene significado, tiene meta, sólo nuestra vida aparentemente pasa sin rumbo. Este es nuestro trabajo: revelar el significado de la vida, su esencia y propósito y, comenzar a cumplirlo. Esta es la tarea que la naturaleza plantea ante nosotros.
[264812]
De Kabtv «El mundo» 12/mar/20

Material relacionado:
Figuras en el tablero de la vida
“He puesto hoy delante de ti la vida”
Jugando nos desarrollamos

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta