Abriéndome a la percepción del Creador

Si examinamos el concepto de Ein Sof (Infinito), veremos que en realidad no existe. Existe solo en nuestros deseos, que aún no están corregidos.

Por el concepto de Ein Sof o ilimitado, nos referimos a un estado en el que la luz ilumina sin restricción (Tzimtzum) y estamos totalmente abiertos a su impacto. Por lo general, damos este ejemplo: si llenamos un vasija por completo, estará en un estado de Ein Sof, porque en este estado la pantalla no limita el placer de ninguna manera. Es decir, Ein Sof, infinito, significa sin fin, sin límite. Necesitamos alcanzar este estado y abrirnos a la percepción del Creador, sin límites.

¿Cómo percibimos al Creador dentro de nosotros? Nombramos todo lo que alcanzamos dentro de nuestros límites, de acuerdo con los atributos dentro de los que operamos para percibir y comprender algo. Esta es la razón por la que medimos al Creador que nos de placer de manera clara y muy precisa, de acuerdo con el tamaño, el volumen, el peso y de acuerdo con nuestros deseos; así avanzamos.

Siempre definimos al Creador en letras, es decir, de acuerdo con la forma en que lo percibimos en nuestros atributos y no de acuerdo a lo que es en realidad, porque no tiene ningún atributo y no hay ningún atributo específico allí. Decimos que Él es el bueno que hace el bien, que Él satisface y sana o sea, que todo lo que sentimos dentro de nosotros viene de Él, pero no podemos comprender qué es en realidad.
[257961]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá,” 8/dic/19

Material relacionado:
Corregir la percepción de la realidad
Nueva vida No. 1079 – Odio: Un fenómeno de la percepción
Nueva vida No. 1063 – Expandiendo los límites de la percepción

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta