El coronavirus y el Creador

Pregunta: En Italia, por Internet, fue publicada la carta de un médico que escribió: “Nunca, incluso en las pesadillas más oscuras, imaginé que podía ver y experimentar lo que sucedió en nuestro hospital, durante tres semanas. La pesadilla crecía.

Al principio había varios pacientes, luego docenas y luego cientos. Y ahora ya no somos médicos, sino clasificadores en la cinta transportadora. Y decidimos quién vivirá y quién debe ser enviado a casa para morir.

Dos semanas antes, mis colegas y yo, éramos ateos. Era normal porque somos médicos y sabemos que la ciencia excluye la existencia de Dios. Ahora tenemos que admitir: nosotros, como humanos, llegamos a nuestro límite, no podemos hacer más. Y estamos exhaustos, dos de nuestros colegas murieron y otros se infectaron».

Respuesta: Se le mostró el camino, que existe la fuerza superior, el plan superior, la predestinación superior y esto viene del Creador. De un poder superior, además de ti mismo, pues te considerabas maestro. Hay otro maestro que, se muestra y se manifiesta frente a todos en el mundo. Y cada uno, de alguna manera siente que está «caminando bajo Dios«.

Y esto está bien. Sin embargo, todos tienen sus propias ideas. Básicamente, son ideas groseras y primitivas y es mejor no hablar de ellas, mejor no decir qué es lo que consideran que es Dios, etc. Pero aún así, es un paso adelante.

Ya no somos como un niño pequeño que repite: “Se cayó sola; se rompió por sí mismo». Ya decimos: “No, aquí hay una predestinación superior; aquí hay una voluntad, un poder. No sólo sucedió, ni siquiera soy yo, algo me gobierna”. Es decir, es un paso adelante.

Pregunta: Es claro que es el dolor de un hombre que está en un callejón sin salida y no sabe qué hacer. Pero, ¿cómo establece esta conexión con el Creador, con la naturaleza? ¿cómo?

Respuesta: Se debe desear. Realmente lo quiero. Sólo así vendrá al Creador.

Pregunta: ¿Cómo se puede desear sin sufrimiento, sin ser forzado?

Respuesta: Es imposible sin sufrimiento. Todo lo que recibimos, absorbemos y entendemos, sin importar lo que hagamos, es logrado con dolor.

Comentario: Pero no hay humanidad superior en esto, no hay amabilidad en esto.

Mi respuesta: Es de acuerdo con tu comprensión. Yo afirmo que no podría ser de otra manera, porque de lo contrario no tendrías la aspiración correcta, no habría deseo y no habría forma de comprender. Finalmente, todo lo que obtienes, será algo opuesto a ti mismo, alcanzarás al Creador.

Además del hombre, sólo existe el Creador. ¿Cómo puedo comprenderlo a Él, no sólo lo que puso a mi alrededor, sino a Él? Para hacerlo, realmente necesito un gran esfuerzo.

Y tú dices: «No, que venga por sí mismo». Así no vendrá. No tendrás un deseo verdadero. Debes tener intención, deseo, aspiración, dolor. Y cuando sientas que estás en el exilio del Creador y de repente comienzas a revelarlo, verás que el Creador dice: “¡Bueno, ven aquí! ¡Te he esperado por tanto tiempo!

¿Así actuamos con los niños? ¿no es lo mismo? Queremos despertar en ellos algún deseo, alguna aspiración, algo. Cuando surge, inmediatamente nos acercamos a ellos.

Pregunta: ¿Por qué no es posible iluminar un poco, abrir ligeramente?

Respuesta: Esto es lo que el Creador nos hace. Esto es lo que nos dice el médico que escribió esa carta.

Comentario: No, lo hace por dolor.

Mi respuesta: Por supuesto, ¿de que otra forma se lo harías sentir?

Comentario: Es como si de repente le revelaras al hombre que hay luz y felicidad por delante.

Mi respuesta: Pero, él no lo siente, porque no tiene deseo ni dolor ni sufrimiento.

Todos los escenarios de películas también se basan en sufrimiento. El guionista aviva en la gente, sufrimiento, aspiraciones, algún tipo de comprensión. Carencia, en resumen. Luego, satisface la deficiencia y la gente, realmente siente placer en la medida en la que sintió deficiencia.

Comentario: Así que, ¡se le dan consejos para vivir ahora, en este momento de sufrimiento a su alrededor o del temor cuando está en casa! Sigo preguntando todo el tiempo porque, básicamente, esto es lo que nos preocupa ahora.

Mi respuesta: Deja de llorar. Debes trabajar duro para descubrir la actitud del Creador hacia ti y la actitud que debes tener hacia Él. Eso es todo.

Pregunta: ¿Puede decirnos qué es el Creador? ¿qué es Él para mí?

Respuesta: El Creador, es muy simple. El Creador es una fuerza que contiene absolutamente todo lo que existe.

Pregunta: ¿Es decir, tengo que sentir que estoy dentro de esa fuerza?

Respuesta: Por supuesto. Si quieres ponerlo geográfica o geométricamente, estás dentro de esa fuerza.

Pregunta: ¿Y debería estar de acuerdo?

Respuesta: Si quiere entenderlo y esperas influir, debe conocerlo y estudiarlo. Debes ser consciente y comprender cómo funciona. Tú, como niño pequeño, no entiendes lo que quiere de ti. Debes aprender lo que quiere de ti. Y así actuarás al unísono con tu gobierno superior.

Pregunta: ¿Y qué quiere de mí?

Respuesta: Quiere que seas más sabio, maduro, que comiences a entender al Creador, que interactúes correctamente con Él.

Pregunta: Si llego al punto de a construir buenas relaciones con otras personas, ¿es un paso?

Respuesta: ¡Claro! Es un paso adelante.

El Creador está oculto para que entiendas con claridad cómo sintonizarte con Él. A tu alrededor creó gran cantidad de oportunidades. Hasta que estés en contacto correcto con los seres creados en la Tierra, es decir, trates a la materia inanimada, vegetal, animal y humana correctamente, no podrá relacionarse cabalmente con el Creador.

Pregunta: ¿Solo el sufrimiento puede empujarme a hacerlo? ¿sólo el sufrimiento, nada más?

Respuesta: El sufrimiento puede ser diferente. Puede ser pequeño, grande, afilado o sin brillo. Todo depende de ti, en la medida en que tú mismo te sintonices para establecer un diálogo con el Creador.

Pregunta: ¿Qué es para usted, compasión por el hombre?

Respuesta: Es llevarlo a la conexión con el Creador. Este es mi propósito. Sólo lamento no poder hacerlo con toda mi fuerza. Probablemente, es a la vez; que no puedo hacerlo y la gente no está preparada. Y el Creador no puede revelarse. Este es el nivel mínimo al que debemos elevarnos: la interacción de hoy con el Creador.

Comentario: En algunos comentarios se le acusa de darle la bienvenida al virus. El mundo lucha contra el virus y de repente, usted dice: «No, démosle las gracias».

Mi respuesta: Si queremos deshacernos del virus que causa tanto sufrimiento, debemos comprender que necesitamos unirnos. Es todo. ¡Nada más! ¡Unirnos! Y el virus simplemente se evaporará, se irá volando. Además, ayudará a nuestra unidad.

Pregunta: El problema es que, para nosotros, egoístas, es casi imposible unirnos; ya es una pregunta retórica ¿cómo podemos conectarnos como somos?

Respuesta: Debemos pedirlo al Creador. Por supuesto, no tenemos fuerza. ¡A propósito no nos dio esa fuerza! Él dice: “¡Creé el mal! ¿quieres convertirlo en bien? Por favor, pídemelo.»

Pregunta: El último grito del médico que escribe: «Me doy cuenta de mi inutilidad en esta tierra y quiero dar mi último aliento para ayudar a otros», ¿sigue siendo una especie de revelación para el hombre?

Respuesta: Por supuesto. Con eso, redime mucho en sí mismo.

Pregunta: Es decir, si una persona, de repente revela el deseo de que su vida pertenezca a otros, ¿es este un paso hacia el Creador?

Respuesta: Sí. Es precisamente porque ve ese sufrimiento y quiere ayudar a la gente desarrolló en él, esa inclinación, ese deseo. Es una gran corrección.

Con ese propósito se nos dio el sufrimiento: para que podamos acercarnos correctamente entre nosotros, por encima del sufrimiento.
[265159]
De Kabtv «Noticias con Michael Laitman», 23/mar/20

Material relacionado:
¿Cuándo desaparecerá el coronavirus?
Qué nos enseña el coronavirus
El coronavirus está limpiando a la humanidad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta