La segregación de los corazones

Mi artículo : «La segregación de los corazones«

Entre lo que parece ser una batalla desesperada contra el coronavirus, una guerra comercial con China, un año de elecciones rencorosas y disturbios, parece que Estados Unidos realmente lo hizo mal esta vez. Las opciones ahora son claras y simples: seguir tratando de apagar cada fuego por separado, o aceptar y finalmente reconocer las diferencias y regocijarse  de los beneficios que brindan a la nación.

Actualmente, el abismo entre afroamericanos y blancos es insuperable. No ha habido acercamiento desde la liberación de la esclavitud y no se hará en ningún momento en el futuro, si continúan por el mismo camino. Incluso sin segregación oficial, la segregación en los corazones reina en ambos lados y es el centro del problema.

Toda la gente y las naciones son diferentes. No son mejores ni peores por su color, carácter, lengua o cultura. De hecho, sin importar el origen étnico, en el fondo, todos somos egoístas hasta la médula. Es la naturaleza humana o como dice la Biblia: “La inclinación del corazón de un hombre es malvada desde su juventud”. La pregunta no es quién tiene razón y quién está equivocado, pues cuando se actúa con odio, siempre se está equivocado. Todos creen que tienen razón, pero siempre están equivocados, porque no sólo quieren deshacer la injusticia, sino vengarse y humillar al otro. Si no lo crees, observa los disturbios en tu ciudad y decide por ti mismo si protestan por la muerte de George Floyd o si sólo desatan su odio y violencia.

La situación es aún más difícil porque un año electoral siempre destaca las diferencias, pues los partidos intentan obtener votos al avivar el odio entre las etnias y las religiones. Pero parece que, ahora, EUA no tiene otra opción; está al borde del colapso. La situación es extremadamente volátil y la precaución y la atención son obligatorias en este momento.

La gente debe reconocer que las facciones de la sociedad son interdependientes y no pueden vivir una sin la otra. EUA está formado por blancos, afroamericanos, hispanos y muchas otras etnias y religiones. En ese estado, las tensiones están destinadas a suceder, la única opción es que todos aprendan a vivir juntos.

Por aprender a vivir juntos, no me refiero a la separación y hostilidad que existen hoy. Juntos significa que cada elemento de la sociedad aporta sus cualidades únicas al recipiente común y se fusiona en el conjunto, que es más grande, más hermoso y mucho más poderoso que cualquiera de sus partes individuales.

El poder de la sociedad estadounidense está en su diversidad; simplemente no se han dado cuenta. Cada faceta tiene su belleza, cualidades y características únicas. Cuando se emplean esos rasgos para el bien común, Estados Unidos puede, literalmente, lograr lo que quiera, pero debe decidir trabajar como una nación unida, en lugar de como una masa de tierra fracturada.

Quizá el mejor ejemplo de colaboración de diferentes elementos es la Madre Naturaleza misma. Cuando ves a cualquier ser en la naturaleza, encontrarás que consta de innumerables órganos únicos. Incluso los órganos duales como los pulmones no son idénticos. Al mismo tiempo, todos los órganos contribuyen por igual al cuerpo, con todo lo que pueden, para mantener su bienestar. A pesar de las diferencias entre los órganos y, a veces, incluso oposición, no hay odio entre ellos. Por el contrario, hay apoyo y aprecio o no podrían colaborar para mantener un cuerpo sano y vibrante.

Como es en la naturaleza, así es en EUA o en cualquier país. Cualesquiera que sean las facciones, están allí como órganos y existen para trabajar juntos en beneficio del país. Cualquier otra perspectiva causará luchas interminables y la eventual desintegración. Ahora podemos ver más claro que nunca que la elección de Estados Unidos es: elevarse por encima del odio y colaborar por el bien de esa sangrante nación, o dejar que sangre hasta que no haya nación.
[265619]

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: