¿Qué más quiere decirnos el virus?

Pregunta: La pandemia nos ayuda a sentir que todos estamos interconectados. Por primera vez en la historia de la humanidad, nos encontramos en el mismo estado, como si estuviéramos pegados a nuestro hogar: nadie va a ninguna parte, todos están en estado de estupor.

Pero, al mismo tiempo, seguimos actuando como antes: cada uno por su propio interés. Nos culpamos mutuamente, buscamos nuestro beneficio. En EUA imprimieron cuatro billones de dólares, sólo para ellos, no lo comparten con nadie más. India está rodeada por de China, igual que Hungría por la Unión Europea. Todos corren como ratones en su agujero.

¿Qué más se necesita para mostrarle al mundo la ineficiencia de las decisiones egoístas, para que podamos encontrar otra manera y que finalmente se de un punto de inflexión radical? ¿dónde está este punto? ¿nos estamos acercando? ¿cuánto más tenemos que sufrir para encontrar el camino correcto?

Respuesta: El problema es que no queremos reconocer nuestra dependencia mutua. Por eso, cada uno sale de los problemas individualmente y no le importa lo que le pase a los demás. Además, medimos nuestro bienestar en comparación con los demás y, mientras sea peor para los demás, es mejor para nosotros.

Los problemas se resuelven de manera muy simple: cada uno solo, nunca juntos. Esto está en contradicción con el coronavirus, porque el virus es global, nos afecta a nivel mundial. Nos lleva a cierta ecuación general, porque viene de la naturaleza. Y la naturaleza es totalmente global.

De ello se deduce que si seguimos comportándonos como lo hacemos, nada bueno saldrá del virus. No podremos superarlo porque está en un nivel por encima de nosotros. Actúa globalmente en toda la humanidad, no podemos neutralizarlo solos. Es un nivel de influencia totalmente diferente: su influencia en nosotros y nuestra influencia en él.

Por lo tanto, tendremos que luchar de modo diferente: luchar contra nosotros mismos, contra nuestro ego, sólo en la medida en que estemos dispuestos a unirnos podremos tener efecto sobre el virus.

El virus afecta a nuestra falta de conexión adecuada. Todavía no lo entendemos, pero en el futuro, debemos darnos cuenta de que no ataca a cada uno de nosotros ni a las naciones ni a ningún grupo de personas, por separado, sino al hecho de que no estamos conectados. Esto es totalmente nuevo y, es difícil para nosotros entenderlo.

El coronavirus está diseñado para obligarnos a unirnos y comenzar a tratar a todos como uno, una humanidad única. Por eso, el virus en sí no es una amenaza para la humanidad, nada que ocurra en el mundo lo es. Simplemente no entendemos a dónde nos conduce la naturaleza, pero en su lenguaje, con sus acciones, nos obliga a interactuar correcta y mutuamente.

Actualmente, el virus nos obliga a separarnos, a estar lejos, pero es a nivel físico. Pero, si comenzamos a acercarnos internamente, en apoyo y garantía mutuos, si sentimos que somos una sola humanidad, veremos que podemos superar todos los efectos negativos que nos trae el virus.

Vienen, no porque el virus se extienda, sino porque actúa sobre nosotros, como una sola entidad y estamos divididos en partes separadas y personalidades individuales.
[265322]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá,» 19/abr/20

Material relacionado:
Lleva al mundo entero al equilibrio
En el umbral de una nueva sociedad
¿En qué debería convertirse el mundo después del coronavirus?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta