“¿Qué sucederá si el coronavirus regresa en una segunda ola?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Qué sucederá si el coronavirus regresa en una segunda ola?” 

Si pensamos que la pandemia estaba bajo control, llegó el tiempo de repensarlo. 

La segunda ola de coronavirus ya se discute en todos lados, aun cuando la primera nunca se detuvo realmente. 

La reapertura de la economía ayudó a reforzar el influjo de brotes de COVID-19 en el mundo y una vez más enfrentamos un futuro incierto con respecto a la pandemia. 

Estoy seguro, de que nuestro mundo fue sometido a un cambio irreversible y que haríamos bien en tomar conciencia de que la naturaleza hace más estrecha nuestra dependencia mutua. 

Aunque quisiéramos que hubiera pasado, el coronavirus está aquí para quedarse por largo tiempo. Necesitamos resignarnos a que estará con nosotros por mucho tiempo y debemos revisar nuestro enfoque socio-económico en correspondencia. 

El Banco Mundial declaró que la pandemia será responsable de la más grande recesión desde la segunda guerra mundial. Aún podemos esperar el cierre de más negocios, un aumento dramático en el desempleo y mientras más y más personas se adentran en las profundidades de sus cuentas de ahorro, más y más personas tendrán préstamos, rentas e hipotecas impagables. 

Los cambios inmensos a los que somos llevados exigen algunos cambios. 

¿Cuáles deben ser esos cambios? 

Para empezar, las necesidades esenciales de la gente deben ser cubiertas. 

Las autoridades deben asegurarse de que su población reciba bienes y servicios esenciales y ajustar su presupuesto de acuerdo. 

También debemos acostumbrarnos a que los bienes de lujo pierdan sus atractivo. No habrá necesidad de invertir para salvar ni revivir los negocios con productos de lujo, pues tendrán cada vez menor demanda. Además, la creciente conciencia del daño ecológico que provocan muchos de esos negocios contribuirá a ilustrar aún más su no-necesidad. 

Nuestra vida está en camino a ser más calmada y más enfocada en lo esencial de lo que solía ser y para eso, nuestra economía previa fracasó en prepararnos. 

Cualquier superávit, cualquier impulso de progresar y hacer avances en la sociedad, debe ser reenfocado. Hay un espacio infinito para desarrollar conexiones positivas en la sociedad y haríamos bien en enfocarnos en mejorar las conexiones humanas. 

Al hacerlo, estaremos en camino de una nueva realidad, diferente de la actual, una donde experimentemos nuestra interdependencia cada vez más estrecha, no como una carga cada vez mayor, sino como oportunidad de ejercitar relaciones positivas y compartir una armonía recién descubierta, felicidad y confianza en toda la sociedad. 

De la misma forma, después de cubrir las necesidades esenciales de la población, las autoridades harían bien en implementar un sistema de educación que enriquezca la conexión, con base en un salario, que satisfaga las necesidades de todos los que estudien acerca de las condiciones de interdependencia de hoy, así como el apoyo en esfuerzos para desarrollar una atmósfera social más positiva. 

En última instancia, el coronavirus nos lleva a una forma mucho más natural de vida. Al resaltar nuestra interdependencia, nos fuerza a considerar cómo relacionarnos con los otros y ya podemos concluir que si intentamos incrementar nuestro cuidado mutuo, viviremos de manera más sana, más segura y más feliz. 

Las condiciones de distanciamiento social nos dan espacio para introspección, para ver que la conexión genuina está en nuestra actitud cariñosa de uno hacia otro. 

Mientras más endeble es nuestra base pre-coronavirus, más profundo nos adentramos en el tiempo del coronavirus, la incertidumbre y la ansiedad acerca del futuro pueden llenarse rápidamente con una confianza renovada en una sociedad que tiene sus necesidades aseguradas y que a diario genera conexiones cada vez más positivas. 

Podemos pensar en el coronavirus como una andadera en la que la humanidad empieza a caminar y cuando la deje, habremos perdido mucho de la grasa competitiva-materialista que nos pesaba demasiado antes de la pandemia. 

Ahora más que nunca, necesitamos enfocarnos en nuestra nueva etapa de crecimiento, lo que nos alimentaba en la etapa previa ya no funciona y para cumplir con las nuevas condiciones, necesitamos desarrollar conexiones positivas mutuas. 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta