Usar el egoísmo para beneficiar a otros

¿Cómo sobrevivimos en el estado de cuarentena, stress y soledad? Este golpe afectó a toda la humanidad, en todo el mundo, golpeó al continente americano, China, Rusia, Europa, el Medio Oriente y los países nórdicos escandinavos. 

No importa dónde estás, todos tienen el mismo problema. Y dado que el mundo entero está conectado por el comercio y las relaciones tecnológicas, el virus instantáneamente se propaga por el mundo y todos sintieron que una crisis global había surgido. 

Nunca había sucedido, cuando ciertas crisis locales surgían en otros lugares, todos estaban muy contentos porque podían hacer negocio. Ya no funcionará. La crisis será global, absoluta y afectará a toda la gente, a todos los países, a todas las naciones. 

Por lo tanto, lo único que podemos exigir de los gobiernos es educación universal que nos enseñe que somos parte de un mismo sistema, que todos en la Tierra somos una nación y que sólo con apoyo y cuidado mutuo podemos evitar los golpes que nos llegarán y que ya están en el horizonte. 

Imagina que el coronavirus es seguido por epidemias de otros virus poderosos que existen en la naturaleza. No estamos preparados en absoluto. La única manera de evitar este peligro es establecer buenas relaciones. Esta es la única manera de destruir a todos los virus. 

Nos parece que eso no puede ser comparado con una vacuna antiviral, pero es lo único que funcionará. Intentémoslo. Tendremos que hacerlo de cualquier manera: debemos conectarnos en un solo sistema. 

No hay otro modo de lidiar con la crisis. Incluso si logramos derrotar la epidemia del coronavirus, ¿qué haremos después? No podemos regresar a las vidas previas y comenzar a restaurar los mismos sistemas industriales y de comercio en todo el globo. 

No tenemos suficiente fortaleza física ni emocional para hacerlo. Nadie querrá regresar a su antiguo entretenimiento, no llenarán lugares de descanso ni cruceros ni restaurantes. 

La humanidad tuvo un golpe ideológico muy serio. Realmente, nadie  quiere regresar a su empleo. Entienden que deben tener ingreso, pero eso no les da el nivel previo de entusiasmo. La emoción, el incentivo y el deseo de tener éxito, de ganar o de ser líder se perdió. El impacto del coronavirus nos hizo más sabios. 

Todo el mundo estará deprimido hasta que encuentre el camino correcto. Para hacerlo, necesitamos una nueva educación que corresponda con el mundo que está a punto de surgir. Estamos en una naturaleza global e integral y estamos obligados a cambiarnos y ajustarnos al mismo estado. 

De otro modo, ese estado vendrá a nosotros de forma sorpresiva y tan sangriento como han sido todos los cambios en el paradigma social, acompañado por guerra y revolución. 

Ahora tenemos oportunidad de hacer la transición de manera suave y fácil con consenso público y educación nacional. Y vendrá una nueva sociedad, sin guerra mundial ni revoluciones. 

Realmente espero que entiendan, escuchen y estén de acuerdo: tanto los jóvenes que quieren el cambio, como los mayores que se resisten al cambio. El cambio debe ser en las relaciones. Todos deben recordar que viven dentro de una naturaleza integral y deben estar conectados con todos y preocuparse por todos. Así, viviremos en un un mundo bueno. 

De otra manera, continuaremos destruyendo la Tierra, que ya no nos tolera y, simplemente nos desechará. En términos materiales, no necesitamos más que lo que el cuerpo animal requiere. Y no hay necesidad de exprimir de la tierra más de lo que necesitamos para nuestra existencia animal. Sólo en nuestras relaciones debemos ser humanos: apoyarnos mutuamente y construir un sistema amigable y unido. 

Por eso, si queremos sobrevivir en esta tierra y vivir felizmente, es necesario reducir todos los negocios artificiales, no necesarios, que sólo destruyen a la naturaleza. Y la gente que no tenga trabajo deberá involucrarse en un sistema de educación integral. 

Es necesario dar a todos lo necesario para el nivel animal, para su sustento y que sostenga a su familia. En cuanto a la satisfacción interna, necesitamos una sociedad apropiadamente organizada en la que se cultiven la educación y la cultura .Para eso, no necesitamos agotar los recursos naturales, tendremos ganancias espirituales en lugar de ganancias materiales. 

Actualmente encontramos satisfacción en destruirnos unos a otros y alimentar nuestro orgullo. Nosotros mismos cortamos la rama en la que estamos sentados. El globo ya no puede soportarnos. El problema son nuestras malas relaciones y la pobre actitud hacia la naturaleza. Esto es lo que causa el surgimiento de nuevos virus. 

La gente puede seguir involucrándose en ciencia, cultura, música, baile y deportes. Pero hay gran diferencia entre el compositor que escribe música para beneficio propio, para volverse famoso y elevarse por encima de otros, a darles placer con un corazón puro y abierto. 

Para un científico, es importante ver para qué desarrolla su ciencia: si quiere entender el universo, ¿qué hay de malo en eso? Él entiende la complejidad del mundo, transmite este conocimiento a otros para que todos entiendan que realmente viven en un mundo único que vale la pena salvar. No hago un llamado a la destrucción del ego ¡Debe ser usado para beneficiar a otros!
[265215]
De Kabtv “Perspectivas globales,”15/may/20

Material relacionado:
¿Qué más quiere decirnos el virus?
Encuentro con la naturaleza
Relación de la naturaleza con la humanidad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: