entradas en '' categoría

Mis pensamientos en Twitter, 5 /jul/20

Hasta que estemos bien conectados, el #coronavirus no retrocederá. La conexión correcta es estar dispuestos a cuidar a los demás. Mi preocupación al salir a la calle debe ser por no infectar a otros, como si yo fuera el único portador del virus. ¡Así la #pandemia desaparecerá…!

Volver a las noticias reales, a la verdad, requiere trabajo duro. Nos acostumbramos a comer alimento en mal estado y aprendimos a digerirlo y a sentirnos bien. Cuando te enfrentes a la verdad, como al alimento fresco, tendrás indigestión en la mente…
¡Necesitas la Luz superior!

Si digo la verdad en un mundo de mentiras, me tratarán de mentiroso. Esto sucedió en el tiempo del primer #Templo con el rey #Salomón, a quien nadie quería reconocer como rey. Nadie creyó en su sabiduría. Pero en el Sanedrín, los sabios lo entendieron… ¿quién lo entendería hoy?

El mayor enemigo de hoy: noticias falsas (información falsa y confusa). Se transmite al instante, consciente o inconscientemente. Como el juego del teléfono roto: la noticia pasa a lo largo de la cadena, pero ni una sola palabra dicha por el primero llega al décimo ¡somos sordos!

De Twitter, 5/jul/20

Realízate donde quiera que estés

Laitman_632.3Pregunta: Yo estudio la sabiduría de la Cabalá. Tengo un grupo con el que puedo compartir nuestra meta común, pero siento que nadie me entiende en el grupo y que no son lo suficientemente fuertes para mi ¿qué debo hacer? 

Respuesta: Aún así, vale la pena estar en un grupo. Es mejor estar en un grupo débil que trabajar solo. 

Pregunta: Pero, ¿puede la libertad ayudarme a elegir un distinto entorno? ¿depende todo de mí? 

Respuesta: No, el individuo no puede hacer nada. Tiene que elegir un entorno, en cualquier caso. Si piensas que el entorno es muy débil para tí, busca otro entorno, pero no pienso que sea la elección correcta. Acepta el entorno en el que estás y verás que lo que te fue dado, es lo correcto.
[256987]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá,” 17/nov/19

Material relacionado:
Los dos principios para el éxito
Importancia de los amigos
Buscando a los hermanos

El capitalismo ha terminado, ¿qué sigue?

Mi nuevo articulo: «El capitalismo ha terminado, ¿qué sigue?»

El capitalismo está muriendo desde hace mucho tiempo, pero no lo sabíamos. Pensamos que lo vivíamos; pensamos que era el sistema económico más avanzado que la humanidad hubiera concebido. Pero, de hecho, está liquidado desde hace mucho tiempo o, como lo define el Diccionario Webster, “totalmente terminado, derrotado, destruido, incapaz de funcionar”. De hecho, el capitalismo fue destruido por la fuerza con la que pretendía capitalizar: el ego humano.

Cuando la humanidad aplicó por primera vez el capitalismo, fue lo correcto, en el momento adecuado. Facilitó el progreso, la competencia saludable y, en muchos casos, la oportunidad de construir una buena vida basada en el deseo de trabajar duro. Pero en las últimas décadas, el vínculo entre trabajo e ingreso, se rompió y acabó, lo reemplazó la magia financiera, la explotación del poder financiero para obtener ganancias políticas y viceversa. Sólo para demostrar la desconexión, pregúntate: Si en este momento, la industria y los servicios están rompiendo récords a la baja, ¿cómo es que Wall Street está rompiendo récords al alta? Ese es un vínculo roto entre trabajo e ingreso. Muy pocos obtienen ganancia.

Ahora, gracias al coronavirus, es evidente que el capitalismo siguió su curso. Creo que la marea de acciones que vimos después de la caída inicial, cuando la COVID-19 golpeó por primera vez, fue el canto del cisne del capitalismo, igual que la aparente recuperación repentina de una persona moribunda antes del colapso final. Actualmente, Wall Street está de celebración . Pero será de corta duración. Muy pronto, comenzará su declive final. Puede ser un proceso más largo o más corto, pero, de cualquier manera, el capitalismo terminó su curso.

Para mí, la pregunta más importante es: “¿Qué sigue?” Porque si no tenemos cuidado, los signos nos llevan a una nueva era oscura. Las fuerzas radicales se están volviendo cada vez más descaradas y buscan derrocar a la democracia y al capitalismo, e instalar el totalitarismo. Pueden tomar forma de comunismo, fascismo o nazismo, pero cualquiera que sea, no beneficiará a la gente común.

Sin embargo, esto sucederá sólo si permanecemos inactivos. Es evidente para todos, que el mundo de hoy es un sistema integral, cuyas partes están interconectadas. Lo que cada uno hace, afecta a la humanidad. En este sistema, cuidarnos sólo a nosotros, es una prerrogativa que no podemos permitirnos. Debemos desarrollar un pensamiento inclusivo, donde calculemos nuestras acciones de acuerdo con el beneficio de nuestra comunidad, ciudad, país y, finalmente, el mundo. Si somos conscientes, no tenemos excusa para sentarnos y dejar que los eventos se desarrollen solos. Necesitamos correr la voz de que todos somos responsables unos de otros.

Las luchas violentas que vivimos hoy son contraproducentes para la causa de la responsabilidad mutua, pues aumentan el odio y la separación. Estar interconectados y ser interdependientes significa que nos cuidamos unos a otros. Y así como no actúo con violencia hacia un miembro de mi familia, aunque no esté de acuerdo, también debo evitar la violencia hacia los demás, incluso si, por cualquier razón, no me gustan.

No respaldo el socialismo y ciertamente tampoco ningún tipo de comunismo. Tampoco tengo una afiliación política particular. Mi interés es el bienestar de la humanidad. En consecuencia, respaldo el cuidado, la consideración y la responsabilidad mutua.

El sistema económico resultante después de la desaparición del capitalismo, será algo que nunca antes intentamos, pues nunca nos preocupamos por otros, a menos que fueran familiares (e incluso, no siempre). No hay un esquema claro para esta nueva economía, pues aún, debemos comenzar a cuidar a los demás, pero tan pronto como comencemos a protegernos, sabremos qué debemos hacer.

Es un poco como la madre primeriza. Antes de tener a  su hijo, no tiene idea de cómo ser madre. Pero tan pronto como nace el bebé, de repente lo sabe. Siente lo que debe hacer, porque el amor guía su maternidad.

Lo mismo sucede en una sociedad basada en el amor. Hasta que comencemos a construirla, no sabremos cómo debería ser. Pero una vez que demos nuestro primer paso, el conocimiento vendrá con nuestro cuidado mutuo.

Es posible y es urgente. Si esperamos, las fuerzas radicales y totalitarias ganarán demasiada tracción y pondrán a la sociedad en un camino totalmente opuesto.

La decena – dispositivo para revelar al Creador

laitman_934El Creador puede ser revelado sólo al disolverte en los amigos y elevarte al nivel de Bina. Es similar al dispositivo necesario para detectar un campo magnético invisible. Este dispositivo nos muestra que existe cierta fuerza actuando y provoca el movimiento de su indicador. Es decir, nos muestra no la fuerza en sí, sino su reacción a esa fuerza. 

Nos volvemos un dispositivo para revelar al Creador, que funciona bajo el mismo principio que cualquier instrumento de medición de nuestro mundo. Sólo tenemos que organizar todo de forma correcta en nuestro interior y podremos descubrir al Creador. 

El dispositivo debe percibir el fenómeno y reaccionar a él, su reacción puede ser medida y el dispositivo estima la fuerza que lo causó. No sabemos qué es la fuerza electromagnética, pero sabemos cómo actúa, causa que la corriente fluya en un cable o el movimiento de la aguja en una brújula. Siempre vemos la reacción del dispositivo, no de la fuerza en sí, extraemos conclusiones y la nombramos como el fenómeno en sí. 

Para revelar al Creador, necesitamos construir esa brújula entre nosotros, un circuito de inducción, un dispositivo que revelará a la fuerza superior. El Creador, también hace girar todo dentro de nosotros, pero no le ponemos atención a Él ¿qué cambio debo hacer dentro de mí para discernirlo a Él? 

Todo nuestro trabajo es hacer esta calibración al dirigirnos al Creador. El problema es que siento mi propia reacción hacia la influencia de la fuerza superior y necesito desencriptarla de tal manera que encuentre al Creador en ella. Respondo a Su influencia dentro de mi deseo, mi cuerpo. Por eso, necesito calibrarme de manera que mi deseo me permita entender correctamente las acciones del Creador. 

Y para esto necesito anularme hasta cero y no pedir nada para mi ego. Cada dispositivo se calibra primero para que esté en cero, después se usa para medir. 

Nuestra calibración inicial es no querer nada para nosotros mismos, para no ser sobornados ni juzgar con sesgo. Hacemos esa calibración en la decena. Intento unirme al centro de la decena y quiero conectarme con todos mis amigos. Restablezco mi dispositivo. Ahora, a partir de ese cero, puedo comenzar a responder de forma correcta al Creador, a Su impacto en mí. 

Estar en cero es ya un punto de partida que evita desear nada para sí mismo, sólo para la decena. Excepto a mi decena, no tengo ningún indicador para verificar que no recibo nada para mi ego. Si hay amigos frente a mí en los que pienso, me anulo frente a ellos. Resulta que personalmente yo me vuelvo neutral, es decir, cero. 

De esta manera construimos el dispositivo correcto para percibir al Creador. Bajo la influencia de la fuerza superior comenzamos a despertar hacia el otorgamiento mutuo en la decena. El Creador nos da el poder del otorgamiento con el que revelamos que Él está entre nosotros. Así comenzamos a relacionarnos uno con otro en la decena y recibimos la propiedad de Bina, otorgamiento, la fuerza de la fe por encima de nuestra resistencia, nuestra razón. 

También la resistencia  comienza a sentirse más, porque una fuerza que fluye dentro de las lazos que nos conectan, viene a nosotros como al dispositivo electrónico y sentimos la resistencia en nuestro interior. Así medimos la diferencia de potenciales: entre otorgamiento-por encima y recepción-por debajo, llamados “fe” y “razón”. 

Esos pasos de fe y razón, comienzan a elevarse: la fortaleza de nuestro egoísmo crece y la fortaleza del otorgamiento crece, así nos elevamos. La diferencia de potenciales entre Maljut y Bina, por decirlo así, permanece igual- las siete Sefirot de Zeir Anpin

Al principio sólo era cero. Después gradualmente creció hasta siete Sefirot, Zeir Anpin es el Partzuf de mi alma que justo acaba de nacer. El alma crece en el abdomen de Bina debido a su conexión con Maljut, que se anula en relación a Bina

Las siete Sefirot de ZA– este es el lugar donde revelo toda la realidad. En este espacio vacío entre la razón y por encima de la razón, están todos los mundos, el universo entero. No hay nada más. Por encima de Bina ya son las propiedades del Creador: Keter, Jojma, Bina. Por debajo de Bina están las propiedades de ZA, que acaba de nacer. Y Maljut es el deseo de disfrutar creado por el Creador. Por lo tanto, aparte de esas propiedades que desarrollo entre Maljut y Bina, no hay nada más -es toda mi realidad.
[266789]
De la 2a parte de la lección diaria de Cabalá 25/jun/20, Escritos de Baal HaSulam, “Introducción al estudio de las Diez Sefirot”, punto 15

Material relacionado:
La decena —el único amor
Violín con diez cuerdas
Sintoniza la transmisión del Creador en la decena

Encuentra tu lugar en el sistema de la naturaleza

Laitman_632.3Baal HaSulam, La paz: Por lo tanto, evidentemente he probado desde la perspectiva de la razón empírica -a partir de la historia práctica que se despliega justo ante nuestros ojos- que no existe otra cura para la humanidad excepto aceptar el mandamiento de la providencia: otorgamiento sobre otros para dar contento al Creador en la medida de los dos versos. 

El primero es “ama a ti prójimo como a ti mismo”, que es el atributo del trabajo en sí. Es decir, la medida del trabajo para otorgar a otros, para la felicidad de la sociedad no debe ser menor a la medida impresa en el hombre de cuidar de sus propias necesidades. Más aún, debe poner las necesidades de su semejante antes que las propias, como está escrito en el artículo, Matán Torá (Ítem 4). 

Pregunta: ¿Cómo podemos salir de ciertos cálculos pragmáticos que ahora en tiempo de crisis nadie puede resolver, para entender la conexión y el nivel superior que debemos asumir, el cual implica cumplir con las leyes del gobierno superior, incluirnos en ellas, y ayudar a todos a sentir ese tipo de sustento? 

Respuesta: Elevarse al siguiente nivel de percepción de la realidad se reduce a entender la sensación de eternidad, perfección, infinito y más importante, una realidad única, común, perfecta, integrada. 

Si comenzamos a sentir la naturaleza como un sistema absolutamente integral, también conoceremos nuestro lugar en ella, dónde se localiza mi célula dentro de ella, entenderé el significado de mi existencia en relación a la grande unión de individuos y todo será claro para mí. 

Lo principal es separarte de tu individualismo, tu egoísmo y observar la naturaleza desde un aspecto integral, de modo que veas la imagen completa como un todo unido. Es una percepción completamente diferente de la realidad, donde no me siento separado de los objetos y fenómenos, sino que veo la imágen completa. 

Así puedo entenderme de manera completamente diferente: ¿dónde estoy en la imagen? Y no estoy en ella. Me siento separado de todo. Estoy experimentando de forma incorrecta. Esto significa que estoy en una especie de estado inconsciente, separado de la verdadera vida, de toda la vasta imagen de la naturaleza ¿cómo puedo percibirla correctamente? Eso es lo que quiero. 

Y si comienzo a percibirla correctamente, veré mi lugar y descubriré qué me hace falta para volverme integralmente conectado con todos. Me quedará claro cuál es mi trabajo, cuál es mi deber, cuál es mi conexión con otros y cómo están los otros conectados conmigo, llegaré al nivel de esta naturaleza eterna, perfecta, integral, unida y entenderé el significado de su existencia y de mi existencia. 

Y justo ahora, no entiendo en absoluto para qué es todo esto. Observo todo: resulta que existe y yo estoy ahí. Pero por qué, no lo sé.
[266663]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá,” 17/may/20

Material relacionado:
La Cabalá es un sistema de leyes de la naturaleza
Cambiando la naturaleza humana
La Cabalá: Un sencillo sistema de las leyes básicas de la Naturaleza

 

Coronavirus: tiempo de cambio

laitman_627.1Como era de esperarse, el coronavirus se quedará con nosotros por mucho tiempo. 

Muchos países, al ver que bajó el número de casos, comenzaron a relajar las restricciones y a retirar la cuarentena. Pero tan pronto como sucedió, inmediatamente surgió una nueva oleada de enfermedades. 

Hay muchos ejemplos: Estados Unidos, Rusia, Francia, Israel, Argentina, Brasil, Italia, Alemania, Corea del Sur y muchos otros. Donde la economía se abre, el virus vuelve. 

Necesitamos prepararnos pues tendremos que vivir con el coronavirus por años y necesitamos reconstruir la economía en correspondencia. Antes que nada, necesitamos averiguar qué industrias son absolutamente necesarias para la vida dado que debemos darle comida a todos. 

Para esto es suficiente con el 20% de la población, el resto no necesita trabajar. No hay necesidad de ropa de diseñador, carros costosos ni viajes. El mundo debe regresar a una vida normal modesta como era antes del siglo 20, antes de la explosión del consumo y el desarrollo de muchas industrias que no son necesarias. Si no lo hacemos, la naturaleza, el virus, lo hará por nosotros y pagaremos un precio mucho más alto, tanto en términos de dinero como de vidas humanas. 

80% de los empleos se acabarán de una forma u otra, la única diferencia es si será un proceso espontáneo, acompañado por grandes pérdidas o nosotros decidimos reducir la producción innecesaria. 

Vemos que la gente dejó de usar y comprar cosas de moda o de lujo que solían costar mucho dinero, pero no eran necesidades. 

Está bien si esos negocios permanecen cerrados por unos meses; de todas formas nadie va a comprar nada, ¿para qué intentar resucitarlos artificialmente? Estoy seguro que nadie se apresurará a ir a las joyerías, incluso si las abren. 

El Estado intenta compensar a todos por sus pérdidas, pero en unos meses el dinero se agotará,  ¿y qué haremos? Por eso, es mejor investigar ahora y entender que no es un problema temporal, sino de una nueva forma de vida para una nueva sociedad, una nueva familia, un nuevo estado. No debe ser como ahora donde todo tipo de círculos de interés ponen presión sobre el Estado y éste les abre el tesoro y les da dinero. 

Si pagamos por las pérdidas de las joyerías hoy, mañana no quedará dinero para alimentar a los hambrientos, que serán 50, 60 o 70% de la población. Ahora lo principal es movilizar las fuerzas y fondos para dar a todos la comida necesaria. 

Agua, electricidad, gas y comida deben ser totalmente accesibles. Después puedes pensar en ropa para los que la necesitan. Jardines de niños y escuelas gratuitos en lugar de pagar a las tiendas de joyas que pierden consumidores. De otra manera, vaciaremos el tesoro en unos meses y sería el fin. 

También necesitamos un programa que ayude a las familias jóvenes a comprar casa a un precio razonable. Es necesario construir casas para los ciudadanos ordinarios y no especular con apartamentos y tierra. Debe ser una revolución real y sucederá de todas formas. La única diferencia es si sucederá gradualmente, de acuerdo a un plan científico bien pensado o bajo los embates de una multitud enardecida que saldría a la calle a destruir todo alrededor y establecer un nuevo orden. 

No hay ninguna revolución planeada en la historia, hecha bajo recomendación de expertos científicos. Pero ahora no hay salida y necesitamos hacer algo porque es obvio que si no es el 80%, entonces probablemente el 40% estará sin trabajo. 

Aquellos que sigan trabajando se les deben dar condiciones de seguridad, de modo que no se infecten con el virus. Pues, son nuestros proveedores de alimento. El resto permanecerá en cada y aprenderá a vivir en la nueva sociedad. Esta nueva vida está ya a unos años de nosotros y necesitamos acostumbrarnos a que no vamos a trabajar, sino a estudiar. El estudio será el empleo. 

Esto es inevitable y tenemos que aceptarlo, nos guste o no -el coronavirus nos obligará. Necesitamos explicar de dónde viene y por qué la sociedad humana debe pasar por esos cambios, metamorfosis. 

La humanidad está cambiando y creciendo. Ya pasamos muchos cambios y transformaciones sociales en nuestra historia, ahora es tiempo de ese cambio, que aún no ha sucedido. Debemos participar nosotros mismos activamente. 

Antes, las formaciones eran reemplazadas de forma espontánea, porque llegó el tiempo, de la esclavitud al feudalismo, después al capitalismo. Y ahora avanzamos a la siguiente etapa, dejar de vivir para obtener ganancias y comenzar a vivir para construir un nuevo hombre. Esta es una gran revolución, porque somos egoístas y solíamos vivir obteniendo ganancias uno de otro. Ahora tendremos que vivir para ayudarnos el uno al otro- este es un cambio radical.
[266280]
De Kabtv “Perspectivas globales,” 14/may/20

Material relacionado:
Causa y solución más profundas del coronavirus, según la Cabalá
Coronavirus: lo creas o no
El coronavirus está cambiando la realidad, parte 1

 

¿Por qué la naturaleza planeó una pandemia?

laitman_586Pregunta: ¿La naturaleza planeó una pandemia, para restablecer el orden en el mundo? 

Respuesta: El hecho es que el coronavirus llega desde dentro de la naturaleza misma, como todos los virus, está claro para nosotros. Pero que nosotros permitamos que se manifieste ya es nuestro problema. Pues, por nuestras malas relaciones, nosotros mismos causamos el desequilibrio en la naturaleza y el virus aparece. 

No importa cómo empezó ¿por qué necesitamos saber? Si estamos en estados más corregidos con los demás, las cualidades negativas no tendrán control sobre nosotros.
[266812]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá,” 3/may/20

Material relacionado:
La Ley Universal de la Naturaleza
La humanidad debe ser humilde ante la Naturaleza
Sistema rígido lleno de bondad

El coronavirus y la familia

laitman_623Pregunta: La incertidumbre asociada con la epidemia y con el tiempo que permanecerá se refleja en la psique de niños y padres. Al principio todos estaban eufóricos: nos quedaremos en casa, nos uniremos, tenemos una familia, todo será maravilloso. Después de una, dos o tres semanas a un mes quedó claro que en casa estaban teniendo lugar disputas serias. 

¿Cómo resistir? Usted dice: “El virus nos ayuda a entender el significado de la vida”. Pero la gente está molesta, no sabe qué hacer, no puede controlarse. 

Respuesta: Estamos pasando por una reprogramación de nuestra actitud hacia nosotros mismos y el mundo. El hombre en nosotros está cambiando. Había una persona así en mí, ahora, lentamente, está siendo reemplazado por una diferente, en la forma en la que percibiré el mundo, la manera en que pensaré, concebiré, lo que recordaré y a qué me someteré a mí mismo y etc. Es decir, todo está cambiando. 

Esto es lo que nos sucede a todos; todos participamos. Necesitamos explicarlo. 

Pregunta: ¿Piensa que la gente escuchará, cuando está es un estado como este? 

Respuesta: Escucharán, precisamente porque están en ese estado. Porque todo es muy importante para ella. Por supuesto, ¡escucharán! 

Pregunta: Tenemos que decir: “Mira, la epidemia no terminará mañana. Pero tienes que hacer la paz en tu mundo ¿cómo lo haces?” ¿cómo pueden hacer, al menos, una paz relativa en casa entre padres y dos o tres hijos? 

Respuesta: Necesitamos jugar constantemente entre nosotros en el mundo futuro. 

No verás simplemente lo que sucede, sino la oportunidad que nos da. Resulta que necesita nuestra cooperación, que seamos socios. En ese punto debemos estar.

Incluso, diría que debemos estar en clara reciprocidad, que es más interna, sincera, deseable, en sensaciones, en pensamientos, en todo, en reciprocidad entre nosotros y el programa que actualmente está funcionando en nosotros de modo que incluso comienza a retorcernos y cambiarnos, a nosotros nos gustaría sentirlo y cambiar. 

Pregunta: ¿Como padre que siente que somos presionados para estar juntos, cómo debo desplegar este programa? ¿qué debo entender? 

Respuesta: Deben ser amables entre ustedes e intentar revelar este programa juntos. Será gradualmente revelado y lo trataremos cada vez de forma más amable, abierta, afable. Desearemos que entre en nosotros. Y nos guiará hacia nuestra correcta interacción. Nos volveremos amigables hasta nos amemos unos a otros. 

Pregunta: Si comienzo a hablar con el programa, ¿no me resisto? 

Respuesta: ¡Si, por supuesto! Revelarás al Creador

Comentario: Pero la gente no lo entiende.

Mi respuesta: ¡Se lo explicaré! ¿Qué fuerza nos está cambiando hoy y poniendo a la humanidad de cabeza? ¿qué es este pequeño programa? 

La fuerza interna en este programa es la fuerza superior de la naturaleza, que se manifiesta principalmente en el hombre y el hombre aún es  la etapa más elevada de desarrollo de la naturaleza. Lo cambia y está dirigida precisamente a él. 

Pregunta: ¿Cómo podemos cambiar esta relación? Dénos un consejo. 

Respuesta: Mientras más pronto lleguemos a la interacción integral de todas las partes de la naturaleza, inanimada, vegetal, animal y más importante, humana, mientras más pronto lleguemos a concluir que este es un sistema integral de interacción y apoyo mutuo, etc., ¡más rápido llegaremos al estado de felicidad, placer, eternidad! Ninguna mortificación, como hoy, sino eternidad y perfección. Todo despertará entre nosotros. Lo veremos frente a nosotros. ¡El virus nos libera de nuestro egoísmo! Si lo deseamos, por supuesto. 

Pregunta: ¿Qué es una buena actitud? 

Respuesta: Estar en interacción absoluta. Padres, hijos, abuelos, etc. Todos somos los mismos elementos de un solo sistema, Esto es lo primero. 

El segundo es, ¡las mascotas son necesarias! Las tratas de forma que sienten tu actitud y sienten su actitud hacia ti, lo que les exiges y se construye una interacción. No los tratas como animales ni los trates como iguales a ti. Debes tratarlos como elementos de la creación, a los que exiges una respuesta correcta, razonable. 

Pregunta: ¿Cómo debo tratar a  los niños? 

Respuesta: Lo mismo es verdad con los niños. Los niños, en realidad, son adultos con un entendimiento del mundo a su alrededor, mucho más limitado. Pero al grado en que lo entienden, están obligados a participar razonablemente. Y se lo debes explicar, tratarlos así y entenderán. 

Te corriges a ti y a tu alma de la manera como tratas a los niños y a tu familia. 

Pregunta: ¿Cómo se debe tratar al esposa o esposo? 

Respuesta: ¡Exactamente de la misma manera que a ti mismo! Es decir, lo más importante es que se apoyan mutuamente en sus acciones, en entender qué les sucede. 

Pregunta: ¿Cuáles son mis concesiones con respecto al otro, para no suprimirlo, para no someterme a él? 

Respuesta: Me anulo con el fin de ser el elemento correcto en el sistema del universo. Tengo una actitud razonable hacia todo. 

Pregunta: ¿Porque estamos dentro del sistema y debemos corresponder a él? 

Respuesta: Si. El sistema integral de la naturaleza debe revelarse ante nosotros, dentro de nosotros, más y más, en nuestras sensaciones y en él veremos el enorme programa llamado “Creador”. 

Estamos en un sistema, en un mundo, en un globo, en una esfera. Dentro de esta esfera todos son iguales; todos están interconectados y todos son amigables; todos están conectados por la sensaciones de amor, concesiones y asistencia mutua. Nadie piensa en sí mismo, sino que piensa sólo en otros. 

Es la ley del sistema interconectado e integral del mundo. Necesariamente llegaremos. Mientras más pronto lleguemos, más pronto entenderemos lo que la naturaleza, el Creador, demanda de nosotros y realmente descubriremos un futuro maravilloso. 

Pregunta: ¿Esto es lo que el virus quiere de nosotros? ¿el sistema lo lanza al mundo? 

Respuesta: Si, por supuesto ¿de dónde más viene? Ha existido en este sistema, sólo que no hemos podido discernirlo. Con nuestro comportamiento aterrador, eventualmente lo sacamos. Y ahora aparece en el lado opuesto. 

Pregunta: ¿Nos dice: “Regresen a casa. Dejen de deambular?” 

Respuesta: Por supuesto.
[266900]
De Kabtvs “Noticias con Michael Laitman,” 6/abr/20

Material relacionado:
Victoria sobre la humanidad
El coronavirus está reconstruyendo nuestra vida
Qué nos enseña el coronavirus

Corona, el virus que nos está reprogramando

Mi nuevo articulo: «Corona, el virus que nos está reprogramando«

Foto de Arturo Rey en Unsplash

Puede que no lo notemos porque es lo que somos, pero la forma en que pensamos sobre la vida, las cosas que queremos, valoramos, preferimos, nuestras aspiraciones, modales, miedos, reacciones, todo está “programado” en nuestra psique, por el entorno social en el que vivimos. Cuando la COVID-19 forzó un cambio en nuestra vida y nos encerró, nos afectó a todos. Para algunos, su impacto fue físico, pero para todos, es emocional. Las implicaciones sociales y de conducta que provoca el coronavirus, apenas están comenzando, pero serán de largo alcance y duraderas. Entramos en una nueva era. Mientras más pronto nos adaptemos, mejor para todos.

Incluso si queremos volver a nuestro estilo de vida anterior, la presencia del virus lo hará muy difícil. Dondequiera que vayamos, existe la posibilidad de que podamos contraer el virus o transmitirlo, incluso si usamos mascarillas y mantenemos nuestra distancia. Poco a poco, el virus nos obliga a reconsiderar lo que solíamos dar por sentado, como salir a bares y restaurantes, tomar el avión para ir de vacaciones, comprar nuevos dispositivos, sólo porque son nuevos o porque nuestros amigos los tienen, etc.

Al obligarnos a comportarnos de manera diferente, el virus, en realidad, nos está “reprogramando”. ¿Quién hubiera pensado hace sólo unos meses, que podríamos imaginar una vida sin la búsqueda interminable de placeres inmediatos (aunque insatisfactorios)? Pero ahora, si sólo tuviéramos el sustento básico garantizado, muchos con gusto saldríamos y diríamos: “Detengan al mundo, que quiero bajarme”, parafraseando el musical de Leslie Bricusse.

El coronavirus no es una epidemia más. Igual que un virus informático, reprograma nuestro sistema operativo y cambia nuestra esencia. Pero no en el mal sentido; por el contrario, baja el ritmo de nuestra vida para que podamos descubrir placeres ocultos que no habíamos visto antes. Al obligarnos a depender de otros para nuestra salud, el virus nos enseña que podemos confiar en los demás, que podemos crear comunidades de apoyo y que podemos encontrar placer en la gente más que en las cosas.

El coronavirus no nos permitirá volver al consumismo desenfrenado, a la explotación sin control del planeta y de los demás. Nos enseñará a construir una vida buena y sostenible para nosotros y para nuestros hijos. Si seguimos sus directivas de buen grado, la transición será rápida y fácil. Si seguimos obstinados, será dolorosa y lenta. De cualquier manera, la COVID-19 ganará. Nos obligará a confinar lo no esencial para la vida y a alcanzar lo esencial para la felicidad.

Es hora de revisar cómo clasificamos a la gente

Mi nuevo articulo: «Es hora de revisar cómo clasificamos a la gente«

Una de las primeras preguntas que suele hacerse en una reunión es: “¿Qué haces?” es decir, ¿a qué te dedicas?

Hay dos cosas que generalmente queremos saber cuando hacemos esa pregunta: 1) cuánto ganas y 2) cuál es tu rango en el estrato social. De hecho, si le dijeras de inmediato a tu nuevo conocido lo que ganas, ya no preguntará por el trabajo que haces ni por tu estrato social. Con tu sueldo podrá clasificarte.

Pero, ¿qué haces cuando el dinero no tiene sentido?

Nos dirigimos hacia una realidad de desempleo generalizado en la que muchos se quedarán sin trabajo permanente, no por su voluntad, sino porque no habrá empleos que ocupar. Este no es un escenario a futuro. La COVID-19 provocó esta realidad. Si inicialmente se suspendió a la gente, ahora está siendo despedida a medida que más y más empresas se adaptan a una realidad de baja demanda permanente.

Ya escribí innumerables veces en ensayos y en libros, sobre la obligación de los gobiernos de dar a los desempleados un ingreso básico, y que este ingreso debe depender de su participación en sesiones que hablen a las personas sobre la realidad que hizo que los despidieran. Si bien es esencial saber que el mundo se volvió totalmente interdependiente y que para sobrevivir debemos ser responsables unos de otros, también debemos cuidar el sentido de autoestima de la gente.

Para decirlo de otra forma, hay tres elementos que las personas deben mantener para poder llevar una vida satisfactoria: 1) provisiones físicas (productos básicos), 2) comprender el mundo en el que viven y 3) un sentido de dignidad y autoestima. Sin esos tres elementos, la gente viviría en la desesperación y muchas recurrirían a la violencia, que destrozará a la sociedad.

Pero como, finalmente, las figuras públicas satisfacen los deseos del público, el público debe demostrar que respeta a las personas que dan a la sociedad, y lo más importante, la unen. No hay duda de que una sociedad cohesionada es una sociedad resistente. Además, la gente es más feliz cuando vive en un entorno de apoyo. Necesitamos demostrar que esta es la sociedad que queremos y que pagamos a los que nos ayudan a unirnos con respeto, dignidad y elogios. Si lo hacemos con convicción y demostramos resueltamente que condenamos a los que explotan a los demás, incluso las personas más ricas y poderosas renunciarán a su poder y fortuna a cambio de aprecio.

“No debes olvidar que no importa cuántos miles de millones tengas, si la gente no lo sabe y no te respeta”.

Por lo tanto, si los valores sociales cambian, también lo harán los deseos de cada uno, pues nada es más poderoso que la opinión del público sobre una persona. Si mostramos los valores que queremos, el tipo de persona que respetamos, crearemos una sociedad hecha de esas personas.

El padre de mi maestro, el prolífico pensador y cabalista, Baal HaSulam, expresó todo el concepto en un breve párrafo: “De hecho, cualquiera con experiencia sabe que el mayor de los placeres imaginables del mundo es ganar el favor de la gente. Para obtener esta codiciada condición, vale la pena hacer todos los esfuerzos y concesiones mundanas. Este es el imán al que se sienten atraídos los mejores de cada generación y por él, minimizarían toda la vida mundana”.

Cuando respetamos a la gente que contribuye a nuestra solidaridad, esa contribución será la nueva moneda. Mientras más contribuya, más “rico” serán a los ojos de la sociedad y también ante sus propios ojos, a medida que el respeto sea la nueva moneda. Si empleamos esta táctica, navegaremos por nuestras comunidades y países a un lugar seguro en las aguas tormentosas de la COVID-19 y más allá.